domingo, 14 de abril de 2019

REFUGIOS FORESTALES DE LA SERRANÍA DE CUENCA


Os voy a enseñar en esta 2ª recopilación pelín excesiva, y a modo de muestra representativa, un catálogo de refugios forestales de la Serranía de Cuenca. Esta entrada la podemos engarzar perfectamente con esta que colgué en el 2016 donde vimos Campamentos y merenderos de la Sierra de Cuenca.  No están todos los refugios que hay, ya que no quiero hacer una entrada eterna pero si es una buena muestra.

En esta ocasión serán casi todos refugios forestales, pequeñas construcciones hechas para poder guarecerse en el monte protegido de los fríos serranos por los gruesos muros y una chimenea que hará caldearse dichos habitáculos. Antaño muchos de estos refugios eran para los pastores, ganaderos y hombres de campo que recorrían los montes con ganado, y poder pernoctar en ellos, guardando el rebaño en un compartimiento grande que tenían al lado.


En la sierra de Cuenca, hoy en día, dichos refugios pueden tener distintos usos y finalidades. Están los que son de titularidad y uso privado, algunos de ellos otorgados por un tiempo a grupos de cazadores o pescadores o alguna asociación con fines relacionados con la naturaleza.
    Casa refugio de titularidad privada, posiblemente en manos de algún agrupación de cazadores.

En Belvalle (Beteta) tenemos esta, que creo recordar que hace años estaba en manos de una agrupación de pescadores.

Refugio de la Mogorrita, hoy en día creo que reservado para una agrupación de cazadores. Antaño, cuando lo tenían mis tíos, veníamos a dormir y hacer excursiones.

Hay tinás de pastoreo totalmente privadas que con el paso de los años, los descendientes generalmente se las han reformado.

Quedando como auténticos refugios en los que no me importaría pernoctar cualquier noche.

                                O esta otra con su soportal y su bidón depósito de agua.


También están los que hace muchos años fueron las Casas de los Guardas Forestales, luego pasaron a ser refugios normales abiertos o cerrados,  y con el tiempo tomaron dos derroteros:  cayeron en la ruina y el olvido como el Albergue de Coronillas en la Muela de la Madera o estos dos refugios en el monte de Boniches, que desconozco si en el pasado llegaron a servir de pernocte a la gente aunque diría que si, estando abandonados hoy en día.
                             Albergue de Coronillas en la Muela de la Madera.

Aunque las casas están en pie, por dentro está todo ruinoso. Un incendio de hace años que se quedo a punto de llegar y su solitaria ubicación en la extensa y desconocida Muela de la Madera, entre otros factores, terminaron de darle la puntilla.
         Aquí veníamos en la adolescencia con los amigos a pernoctar y pasárnoslo en grande.


                             El primero de los que hay en Boniches que no tiene ni puerta.

                           Pero en cambio tiene una magníficas vistas al Pico de la Zorra.

         Este otro en el Collado de las Cabezas, que aún guarda el símbolo del antiguo ICONA.


Algunas como la Casa de Pie Pajarón fue la Casa de los Guardas Forestales del ICONA y de ahí pasó directamente al abandono


                                         Y la ruina en el que lleva sumido muchos años.

El otro derrotero fue que acabaron reformándose para privatizarse y hoy en día, poder ser disfrutados mediante pago pecuniario, como si fueran una casa rural, como la Casa del Cerviñuelo, las Vaquerizas o el Albergue de Tejadillos. Una manera estupenda de estar en la naturaleza, recordando a los refugios de toda la vida pero con comodidades más de casa rural para los que necesitan ese tipo de servicios, tipo luz, agua, camas, cocina, baño, nevera, sofás, etc.

Vamos a ver el Refugio de Las Vaquerizas, hoy en concesión a una empresa privada para su alquiler. Ubicado al lado del pueblo de la Vega del Codorno, en el término de Cuenca capital.



A decir verdad, nunca he oído de gente que lo haya alquilado y tampoco encuentro información en internet sobre el mismo.  Una valla lo circunda y no es posible acercarse.


   Un poco más abajo, está otra de esas fuentes gozosas de la Sierra, la de las Vaquerizas.


         Antes era de libre disposición y entre algunos desalmados y el paso del tiempo....


          su deterioro era notable, viniéndose algún techo abajo, y pintadas por todos los sitios.


Vamos al Refugio albergue de Tejadillos que muchos años fue de libre disposición, luego ocurrió un incendio y estuvo muchos años en ruinas, hasta que no hace mucho se reformó y privatizo, y hoy en día, es un refugio rural donde pasar unos días en plena naturaleza.



                              El refugio de Tejadillos visto desde Dos Hermanas.


Aquí el Refugio de Tejadillos a principios de la década de los 90 cuando era de libre disposición. Foto de José Saiz Valero.


                 Refugio ubicado dentro del Valle del río Escabas en un sitio 100% serrano.


Vamos con el 3º el de la Casa del Cerviñuelo, otro albergue refugio plenamente integrado en la naturaleza.


Antigua casa del Guarda Forestal, luego estuve cerrado mucho tiempo, se reformó y se privatizó, no hace mucho ocurrió un incendio y ahora se ha vuelto a reconstruir.


                                       Con su patio interior donde preparar las barbacoas.


                 O la cocina para preparar estas sartenes de seta de cardo y de níscalos.

Luego están los que son de libre uso y disposición. Aquí debo mencionar varios asuntos. Están los que en un principio son de uso para los vigilantes de las torretas forestales o para los retenes de bomberos. Suelen estar cerrados pero también hay algunos abiertos aunque hay que recordar que la preferencia primera es para los trabajadores del sector forestal.


 Ejemplo de refugio de torreta forestal abierto y de libre disposición, ubicado a casi 1400 metros.


                 Otro ejemplo de refugio de torreta forestal abierto y de libre disposición.



Aquí estamos a 1627 metros de altitud, y huelga decir que en caso de utilizarlos hay que dejarlos, incluso mejor de nos lo encontramos.


Vamos con ejemplos de refugios de vigilancia forestal cerrados, como el que hay en la Mogorrita, a 1864 metros.


                               O este también cerrado, del Cerro Candelar, a 1533 metros.


                             O este otro también cerrado en lo Alto de la Bandera (1794 metros)


                                    Con su interior un poco aséptico pero muy apetecible.

 Luego están los que están abiertos sin más, y a priori, están para disfrutar de ellos, con responsabilidad. Aquí se mezclan una serie de refugios en estado de abandono y ruina como el del Tío Idelfonso o de la Coronilla (este parece que se iba a reformar pero al día de hoy, sigue amenazando ruina) con otros que siguen en buen estado (por suerte, los que más), incluso se llegaron a reformar, como el del Pozarrón o la Casa del Cura.
En algunos de estos, los Forestales se pasan por el refugio y te piden el dni para tomarte los datos, por si hay que pedir responsabilidades a posteriori, y, francamente, veo muy bien esa medida.


Vamos con uno de libre disposición que lleva aguantando muchos años y siempre se ha mantenido incólume.


                            De fecundo pasado relacionado con el ganado y el pastoreo.


    Este otro de planta circular con varias compartimentos, y también de tradición ganadera.


             El calor de la lumbre y la cerveza en la mano, pequeños placeres de los refugios.


                  Mientras fuera, ventisca, frío y nieve invitan a quedarse en el refugio.


                         El Refugio de la Coronilla parece que está en buenas condiciones.


     La foto engaña pues aquel esto invite a quedarse, el techo esta a punto de derrumbarse.



                                                 ¿A ver si encontráis el próximo refugio?


                                   De pequeño tamaño pero ubicado en un verde valle.



Cuando se reformó, se hizo con el viejo horno que tenía antiguamente. ¿Pero quien hay ahí dentro?


                    ¡Coño! un montaraz investigando los planos topográficos ;-)


         Este es otro clásico de la Serranía conquense que lleva muchos años aguantando.


    Sus interiores suelen ser muy parecidos, aparte de la chimenea, mesa y sillas o banquetas. y luego unas literas, aunque al tener que traer colchones también se duerme en el suelo.


En los refugios es costumbre dejar allí lo que te sobre cuando te vayas a ir, como puede ser el aceite, el fairy, la sal, especias, latas, velas, etc.


No está nunca de más recordar esas cosas que a muchos de nosotros nos parece tan obvio, pero hay que hacerlo.


                             Este otro completamente reformado y de gran capacidad.


Los refugios de vigilancia forestal (en los altos) no suelen tener agua, otros si tendrán fuente cerca o manantial, y algunos otros tendrán pozo no muy lejos del refugio, como el de la foto.


                                      Como mola sacar agua fresquita y limpia con el cubo.



       Este otro con su vallado supuestamente para guardar el ganado mientras se pernocta.


            Un clásico de toda acampada en un refugio o de tiendas de campaña: el Lumigas.


                                        O la vieja cantimplora, completamente en desuso.



                                            Vamos con otro refugio que es bastante desconocido.


                        Ubicado en la parte alta de un barranco con vistas al mismo.


                                               Todo de madera y en perfecto estado.


La verdad que la Sierra de Cuenca tiene por suerte muchos de libre disposición y en buen estado, como este otro.


      Algunos están tan sumidos en el olvido que sólo saben de ellos los del pueblo y poco más.


  Quedando únicamente para que los chavales que vuelven en verano al pueblo hagan allí sus quedadas.


Otro refugio de pastoreo donde se ve a la derecha el habitáculo para dormir y echar la lumbre y todo el resto del refugio es para guardar el rebaño de animales.


Otro refugio de pastoreo con el compartimiento al lado para guardar el rebaño, y en el que hemos pernoctado unas cuantas veces siendo más jóvenes. Hoy en día está en estado deplorable.


En este caso, el refugio a la izquierda y hay una rica fuente que crea una pequeña lagunilla estacional.


Tengo que decir que me da mucha rabia encontrar refugios de libre disposición cerrados. Voy a explicar esto un poco. Los que pateamos el campo constantemente sabemos que un día entero por el monte es una experiencia muy gozosa pero también se puede torcer y convertirse en un día penoso, de esos para olvidar. Con esto vengo a decir que se pueden dar circunstancias que hacen que un refugio de estos abierto pueda venir muy bien en determinados casos.
Me vienen a la cabeza ahora un par de casos en que se te puede complicar el día, como por ejemplo, que estés volviendo al coche ya de tarde, después de una ruta invernal de 6 horas, y el coche no funcione por una avería, y por supuesto, como pasa en gran parte de la sierra de Cuenca, no tengas cobertura de teléfono, y estés muy lejos de cualquier centro civilizado. 
(Recuerden el mandamiento nº:1 del montaraz: tanto como si vas con alguien, como si vas solo al monte, deberás dejar dicho y explicado, a qué lugar vas a ir)

Otro ejemplo que se me ocurre es que te hagas un esguince de tobillo o alguna otra lesión de gravedad, y al encontrarte sin cobertura, el refugio pueda ser otra buena opción para combatir el frío de la noche, aunque en este último caso, lo más conveniente sería intentar pedir ayuda al 112, en vista de la gravedad de la lesión.
En resumidas cuentas, conozco refugios sin uso ninguno que se mantienen cerrados, cuando podría estar perfectamente sin el candado echado para poder utilizarlo, si hace falta.


                          Este por ejemplo en la Muela de la Madera y cerrado a cal y canto.


O este otro en la Cruceta, a donde se dirige Paco y donde al verlo, nos dijimos de comer allí.


Nuestro gozo se quedó en un pozo al comprobar que estaba cerrado. Llama la atención que es el mismo tipo de construcción que el de antes, el de la Muela.


                              Este circular pequeño y tan bonito también está cerrado.


Una lástima pues ese día de ruta habría comido ahí y me habría echado una pequeña siesta al fresco del refugio después del tute que llevaba a andar.

Como ven, me estoy remitiendo a los refugios de la Sierra de Cuenca, pues si pasamos a las serranías hermanas como la de Teruel o la de Guadalajara también nos encontraremos este tipo de construcciones. Solamente voy a poner un ejemplo de cada, que si no, esta entrada va a batir el record de extensión de la historia de MS.


            En el Alto Tajo de Guadalajara tenemos este refugio del Hundido de Armallones.


                                      El Refugio de la Portera en la Sierra de Albarracín.


Este, como algunos otros, tienen la chimenea en la habitación grande y en las pequeñas una estufa como esta. Así da gusto, a todo confort.



Por otro lado, están los refugios que son propiedad del Ayuntamiento del pueblo correspondiente, que se encarga de mantenerlo en buenas condiciones y lo alquila por un precio bajo, casi simbólico, como puede pasar con el Refugio de Fuente Peñuela en La Huerguina (cuando íbamos nosotros, costaba 3 euros por persona y día), donde también hay que dejar una fianza por seguridad.
Decir que esta es una manera muy buena de que haya refugios forestales en estado óptimo y poder disfrutar de un fin de semana en el monte. Recordar que, excepto, en los refugios albergues privatizados que menciono antes, en el resto se duerme en el suelo o en literas de madera pero tendrás que llevarte tú el tatami o la colchoneta, apenas habrá una mesa y alguna banqueta corrida de madera para poder sentarse, y luego la chimenea. 
El frío se combate con el saco y la lumbre, las necesidades fisiológicas en el monte, la higiene en la fuente fresquita, la comida, lo que hayas traído o te cocines en las ascuas, y así con todo. No se esperen ninguna comodidad, más propia de casa rural.


           El Refugio de Selva Pascuala, propiedad del Ayuntamiento del Villar del Humo.


                        De gran tamaño y con un interior envidiable y muy cuidado.


                               El de Fuente Peñuela, propiedad del Ayuntamiento de La Huerguina.


  Con la fuente dentro del refugio, y que ha sido durante muchos años sede oficial del célebre Acampedo de los Cutres.


Al hilo de lo de la fianza, tengo que recordar que hace años, cuando se salía más al monte que ahora, y estaba muy de moda lo de irte a dormir a un refugio con las familias o los amigos, había casos de gente que no cuidaban ni limpiaban los refugios que estaban disfrutando, incluso, los destrozaban adrede, bien por ir bajo influjos de vapores etílicos, bien por ser gilipollas integrales, sin mucha respeto por el campo, o las dos cosas a la vez, que era lo más normal.
He llegado a saber de casos de individuos que no sabían ni buscar leña,  y por eso rompían las literas o las ventanas y las echaban a la lumbre, o cortaban pinos pequeños sanos, causando destrozos en naturaleza alrededor del refugio. También de aquellos que hacían pintadas por las paredes o dejaban el refugio hecho un asco, sin recoger al dejarlo.

Por todo ello, y porqué este blog es de acceso público, me van a disculpar los amantes del monte y la naturaleza pero enseñaré los refugios sin más, sin decir su ubicación, solamente los de carácter privado por aquello de darles publicidad  ¡Espero que me entiendan!

Terminaré la entrada poniendo fotos de varias acampadas en refugios, en uno con mi chico, en otro con la familia entera, y una última, con los amigos


                            Nachete y yo preparamos la leña para guardar en el refugio.



                       Cae la noche y Nacho y yo comenzamos a caldear el ambiente.


                                Nacho y yo tenemos el refugio preparado para acostarnos.


                     Al irse hay que dejar el refugio mejor de lo que te lo encontraste.


    La familia casi al completo y un matrimonio amigo, todos a dormir juntos en otra ocasión.


                             Unas judías al fuego de la lumbre para comer es algo indescriptible.


                                    Los chicos se lo pasan en grande y yo como ellos.


Vamos a la acampada con los amigos, el célebre Acampedo, donde la potencia del fuego hará que tengamos que ir toda la noche en manga corta.


                                                                          Comeremos


                                                                           Y beberemos


                                                       Como si no hubiera un mañana.


                                                              Arroz  con carabineros.


                                                      El desayuno: chorizos a la sidra.


                                                                 El almuerzo: Asadurilla.


                                   La merienda: Revuelto de boletus y colas de carabineros.


Como ven, poco verde se ve. En el menú del acampedo, como bien dice el amigo Ovi: de lo que come el grillo, poquillo.

A modo de epílogo, decir que muchas de estas fotos de refugios son de hace años, es decir, estuve en algunos de estos refugios hace ya tiempo y por aquel entonces estaban como me lo encontré. Con esto digo que el uso, titularidad o condiciones del mismo puede haber cambiado por completo.

Espero que les haya gustado. Hasta la próxima!

11 comentarios:

  1. Joder Toni, cuánto me ha gustado esta entrada y cuánta razón tienes en no poner la ubicación de los refugios. Hay demasiados desalmados que son un cáncer para estas cosas. Yo tengo que decir que sólo he pernoctado en el refugio de La Fuente del Peral, y te aseguro que ha sido de las mejores experiencias. También me ha gustado una frase que siempre la hago mía que es la de -Deja todo más limpio de como lo encontraste- Próximamente me pondré en contacto contigo para que me aconsejes algún otro refugio. Un saludo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      COño!! La Fuente del Peral, que recuerdos. No tengo ni idea de donde pueden estar fotos de aquel refugio. Pasé por él hace tres o cuatro años, y llevaba si ir algo más de doce/trece años, pero por aquellas fechas, íbamos 5 o 6 amigos allí a pasar un finde entero, y precisamente allí, entre tanto buen recuerdo, tengo uno un poco malo, y que no se me olvida nunca.

      Nos levantamos una mañana y nos fuimos a buscar hongos, ya que era otoño. Al ppio íbamos medio juntos, pero al cabo de un rato yo me fui alejando, confíado en mis dotes (no es lo mismo ahora con 45 tacos, que con 32). Total, que me perdí en la inmensidad de la muela. Desde las diez de la mañana que me perdí, ande extraviado, hasta que me apareció la virgen en forma de un patrol de cazadores. Cuando les dije que me había perdido y que estaba en la Fuente del Peral, me dijeron que estaba a tomar por culo, que yo ya andaba por Santa Mª del Val. Gracias a sus indicaciones, llegue al refugio a las 5 de la tarde, y mis amigos ya estaban preocupados, porque no había llegado a comer.
      Un susto del copón, benditos aquellos cazadores. Es la vez que peor me he visto en el monte.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Genial aporte y información gráfica! gracias por conservar su ubicación en el anonimato, la verdad es que los que disfrutamos de la serranía nos gusta conocerla como está y no masificada como el pirineo y otros lugares. ¡Eres un crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.

      Lo de explicar donde está cada una, seguramente no pasaría nada pues los que entran al blog son amantes de todo este tipo de cosas, pero he visto tanto refugio en condiciones deplorables, que prefiero no hacerlo.

      Si es cierto, que yo tb disfruto mucho, lo poco masificada que está la Serranía a la hora de practicar senderismo pero si es cierto que nuestra ubicación, apartada de los grandes centros y carreteras curvosas y la desgraciada despoblación de toda esta comarca la está llevando al otro extremo, que tampoco me gusta, a mi por lo menos.

      La masificación de los Pirineos es lógica. Son únicos en España, con alturas de +3000 metros, y aglutinan multitud de disciplinas, pero al ser tan grandes en extensión, siempre puedes elegir rutas y parajes no tan masificados.
      Una sierra que si está realmente masificada, y no es tan grande como los Pirineos, es la Sierra de Madrid, y allí si se nota la presión demográfica pero bueno, esto es así, no quita para que uno no vaya a conocerla.

      Un saludo y muchas gracias por tus palabras ;-)

      Eliminar
  3. Hola Toni,

    Me ha gustado mucho está selección de refugios de diversa índole que nos has mostrado, algunos en muy buen estado, otros, por desgracia, en un estado muy deplorable o directamente en ruina.

    Por aquí también pasa lo mismo con los refugios, por desgracia hay mucha gente que los usa y luego los dejan en unas condiciones pésimas, es por eso que cuando voy a alguno de Francia al tenerlo muy cerca, es impresionante lo bien cuidados que los tienen, da gusto quedarse a comer o pernoctar.

    Por cierto, ese montaraz que encontraste en el refugio, no se porqué, pero me suena de algo... jajaja

    Salud, refugios limpios y civismo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla David.

      Si es cierto que aquí (como en muchos países latinos) hay un sector de la sociedad que no tiene civismo y pagamos el pato el resto de la misma. Según vas subiendo hacia el norte de Europa, va aumentando el civismo por lo general.
      De todas formas y como nota optimista, voy viendo los refugios de Cuenca más cuidados que en la época de los 90 por ejemplo. También es verdad, que por aquel entonces se iba mucho de refugios, y ahora yo creo que no tanto.

      No veas ese montaraz como deglutía raciones de patatas y huevos y litros de cerveza en una terraza de Cuenca unas cuantas horas después.

      Saludos montaraces.

      Eliminar
  4. Hola Toni, aquí el cojo montaraz morador del refugio del horno jeje.

    Otra gran recopilación, como siempre muy divulgativa, mis felicitaciones.

    El refugio que nos da calor en las noches frías, cobijo de las tormentas, descanso y nutrición en las travesías de varios días, regocijo familiar en una jornada campestre con la familia, o la cerveza al final de una larga ruta pirenaica.

    Toda una cultura el mundo de los refugios, y hay que ver lo diferente que es esta cultura en todo loa largo y ancho de la geografía española. Sin ir más lejos en el País Valencià esta cultura es nula, cosa que se entiende pues es una región bastante poblada y aquí la filosofía montañera es de hacer rutas de un día y lo de hacer rutas de varios días es una práctica poco extendida. Me ha chocado también la diferencia entre los refugios de vigilancia conquenses y valencianos, en la Serranía suelen estar individualizados de la torre de vigilancia y más integrados en la naturaleza, sin embargo los de aquí suelen estar todo en uno, torreta y casa, y suele ser una construcción más moderna, normalmente en cimas ya plagadas de antenas.

    Esta cultura "refugil" y su arraigo en cada región creo que está estrictamente relacionada a la demografía/extensión/práctica del excursionismo en cada una de ellas. Por ejemplo la Serranía es una zona muy extensa pero poco poblada, lo que dio pie a que antaño pastores, trashumantes o agricultores construyeran esos refugios para tener techo en las noches en los trayectos de pueblo a pueblo, la poca práctica excursionista de la zona hace que estos refugios no se utilicen con ese fin y se acaben utilizando con otros fines más privados, véase caza, pesca o turismo rural. Todo lo contrario sucede en Pirineos, zona extensa y también poco poblada, pero que debido al auge del montañismo y senderismo si que tiene una buena red de refugios funcionando, y ya no solo de guardados, sino otros que son libres y otros que en su día fueron simples casetas de pastores.

    Lo de la falta de civismo a la hora de conservar estos refugios es algo que desgraciadamente va en el ADN de este país, aunque tampoco hay que generalizar, tampoco generalizaré diciendo que la gente que sale al monte es más cívica, pues así como me he encontrado refugios hechos un pincel también me he encontrado otros hechos una mierda.

    Bueno y no me extiendo más, que además de estudiar mapas, engullir huevos y papas y beber cantidades industriales de cerveza, me enrollo más que las persianas ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Sabias tus palabras y muy curiosos esos datos que das de la diferencias de los refugios entre regiones. Seguro que se podía sacar un libro muy chulo.

      Es curioso. Es verdad que en cuenca se utilizan para eso, para disfrutarlo durante uno, dos o tres días seguidos, haciendo comidas en él. Se podrían utilizar al modo de los refugios de los Piris, trazando rutas largas con pernoctación en ellos, pero nunca ha habido esa costumbre, independientemente que hay gente que lo haya hecho.

      Recuerdo que si en esa terraza estábamos tú y yo comiendo como lobos después de 9 horas de ruta, al lado teníamos a otros dos que habían estado 10 horas de ruta, y también comían que daba gusto: Mr. Nieto y Tere.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Gracias a estas construcciones se nos hacen más entrañables esas jornadas por el monte. Quisiera yo también ver un futuro más prometedor y provechoso tanto por esos refugios hoy ruinosos como aquellos no aprovechables al estar cerrados. Nunca entenderé ese vandalismo que nos priva a los demás de poder guarecernos o simplemente disfrutar de buenos ratos con familia o amigos. Larga pero merecida y jugosa entrada. Gracias por tu esfuerzo recopilatorio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Pues si, si ya he hecho otras recopilaciones, a los refugios les tenía que tocar que ya sabes tú que entre toda la historia Mesta/ganado/cañada/pastoreo más cazadores/pescadores y luego construcciones varias, existen diseminados por la sierra muchas casas de estas.

      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  6. Hola Toni...
    Una magnifica entrada,que me ha encantado y me ha traído gratisimos recuerdos,ya que muchos son los refugios en los que he disfrutado noches y días,incluso semanas y dentro de la provincia de Valencia.
    Si que es verdad como comenta Dani,que la Comunidad Valenciana,al menos lo que yo conozco,pocos refugios de libre uso hay,por no decir casi ninguno.
    Los que yo te comento,los alquilabas en las oficinas de refugios y acampadas del PROP y solían estar muy bien conservados,El Pico en Jalance(una pasada),Palomera Alta y Baja en Ayora(llegaron a poner baños fuera),La Caballera en Titaguas(una cabaña,al lado del río Turia que tenia lo básico,pero que estaba en un entorno idílico) o el de Fuente Puerca en Chera(situado en un sitio privilegiado).Es curioso que siempre me ha gustado la acampada libre e ir de refugios,cuando era mas joven,pero entonces aun no andábamos como ahora por la montaña...jejeje
    Buff,me he venido arriba con el recordatorio,pero me han quedado muchos mas.Lamentablemente,cuando paso lo del refugio de Todolella,en el que murieron 18 jóvenes,la Generalitat,opto por cerrarlos todos(al menos los de Valencia) y hoy en día,solo Chera,se ha quedado con la gestión de Fuente Puerca y aun lo alquilan.
    Desde luego es una pasada la cantidad de refugios que hay en la Serrania y al menos algunos son de uso publico y están abiertos,que como comentas,pueden venir bien para un cambio de tiempo repentino o que la ruta se te haga mas larga de lo previsto.
    En fin,una muy buena entrada y me has dado una buena idea y quizá escanee las fotos que tengo en papel de los diferentes refugios y haga una entrada recordatorio...jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar