martes, 8 de febrero de 2011

LA HOZ DE TRAGAVIVOS

Aquí vamos a diferenciar hacer un sendero, debidamente marcado, de hacer una ruta, de las que se han hecho toda la vida. La ruta de hoy es una de las más impresionantes que se pueden hacer, no apta para niños ni para gente con vértigo de mas, en este caso, se convierte en algo peligroso. Para el resto, la ruta es asequible y como comprobarán nada falta de encanto y emoción. Para hacerla cómoda lo mejor es hacerla con dos coches, dejándolos en cada uno de los extremos. Adentremosnos en ella:


LA TEMIBLE HOZ DE TRAGAVIVOS

Desde el embalse del Molino de la Chincha en el pueblo de Puente Vadillos, sale esta Hoz, por la que discurre el río Guadiela, ya con el río Cuervo en su interior, hacia las ignotas tierras del dificilmente accesible, inhóspito y bonito pueblo de La Herrería de Santa Cristina. Estamos en tierras de pinares casi vírgenes. No hay carretera de asfalto para llegar aquí, todo son caminos y bosques. Como verán la ruta se hace por un canal de agua situado dentro de la Hoz en el margen izquierdo. Descendamos por él:



En el embalse del Molino de la Chincha preparándonos para descender por la presa y dar comienzo a la ruta.




En el lado derecho de la presa se ve la empinada escalera por donde descendemos para colocarnos encima del canal.



Y ya puestos sobre el canal, ésta es la vista que dejamos a nuestras espaldas.



Aquí ya bajando por el canal y como pueden ver, siempre que sea posible hay que ir por el lado del interior.




Aunque a veces, no hay otra que tener que ir por el exterior, cosa que hay que hacer despacito y con tranquilidad, ya que ve que el ancho del canal es lo suficiente para pasarlo sin problemas.



Aquí tenemos a mi hermana y mi cuñado con un vista realmente impresionante desde el interior de la Hoz.



Durante todo el trayecto te acompaña la majestuosidad y la grandeza de Tragavivos en todo su esplendor.




Aunque estamos dentro de la hoz, como el canal va por un lado, mas o menos por la mitad, disponemos de varias alturas y vistas distintas. En esta vemos a la Maru volar cual águila serrano.




El canal varias veces penetra en la roca, haciendo un túnel, y nosotros tenemos que bordearlo por fuera, asomándonos al vació, por escaleras de roca circulares.




El silencio es aquí el amo de todo esto, y los buitres y demás rapaces no conocen apenas la intrusión humana.



La vegetación es tan exuberante, el musgo tan poblado -Tejos silvestres hay en su interior- y todo tan verde, que por  momentos piensa uno que esta dentro de un bosque gallego.



Y ya llegando a la Herrería de Sta. Cristina, le entra a Tragavivos por el lado derecho, otra Hoz, no menos impresionante, la Hoz Somera, que viene de Carrascosa de la Sierra, y que otro día os pondré la ruta, ya que también tiene tela marinera.



Y aquí termina la hoz propiamente dicha, y en el centro de la fotografía se encuentra el pueblo pedanía de la Herrería de Sta. Cristina, aunque en la foto no se llega a apreciar bien.




Vista del pueblo pedania de la Herrería de Sta. Cristina, encaramado en un espolón rocoso que forma unos de los meandros que hace el Guadiela, ya fuera de la Hoz. Poco después de esto, dejamos el canal para descender ( y luego subir) al pueblo.



Este bello pueblo pedanía perteneciente al termino municipal de Carrascosa de la Sierra tiene de 1 a 4 habitantes casi todo el año, excepto los tres meses de verano que tiene unos cuantos más.




La hoz de Tragavivos y toda esta ignota y remota parte de la Serranía la crea el hermoso y peligroso río Guadiela, que atesora rincones de gran belleza.



7 comentarios:

  1. un sitio increible, que ganas de volver! yo estaba pensando quedrame a vivir en la Herreria...

    ResponderEliminar
  2. Alli incomunicada del mundo, perdida de la mano de Dios, y rodeada de aire puro, agua limpia y vegetación por doquier.
    Llama la atención bastante el plan. Si algún día me tengo que retirar a escribir un libro o a buscar inspiración, me ire a la Herrería.
    De todas formas fuiste tú quien me conto la historia esa de la azafata de vuelos internacionales, que cuando tenía los dos meses de descanso se volvía a la Herreria a vivir con su padre que tiene una casa. Bonita historia. Todo el año sobrevolando paises y continentes variados y cuando pisas tierra te recluyes en este rincón perdido de la mano de Dios rebosante de tranquilidad, serenidad y belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La azafata, ya prejubilada, vive allí en su propia casa. Su padre nunca vivió en La Herrería ni tuvo casa. Un saludo

      Eliminar
    2. ah pues entonces vive allí, ya. Es una historia que me contaron gente de Beteta. Gracias por la corrección del padre.
      Un saludo, anónimo.

      Eliminar
  3. Solamente una precisión: La presa del Molino de Chincha no es de Puente de Vadillos puesto que Vadillos es una pedanía de Cañizares. La presa es, a partes iguales, de Carrascosa y Vadillos puesto que el límite entre ambos términos es el río Guadiela. El Molino de Chincha, cuyos restos aún pueden verse a escasos 80 m. de la presa pertenece a Carrascosa y la Hoz del Guadiela, llamada Trgavivos en Cañizares, pertenece en casi tres cuartas partes a Carrascosa de la Sierra.

    ResponderEliminar
  4. Pero la única manera de llegar es desde Vadillos. De todas formas, me apunto este preciso dato.
    Un saludo.
    Toni.

    ResponderEliminar
  5. No es, desde Vadillos, la única manera de llegar. Se puede llegar desde Cañizares por tres rutas distintas, por Carrascosa por otras tres y por El Pozuelo por otra. La más atractiva es desde Carrascosa, en coche (ahora se puede ir) hasta el pie de Cabeza Pinosa, y tras recorrer el mirador que conforma esta "cabeza", de más de 1 Km. de largo y desde el que puede ver a los buitres leonados volar por debajo de tu atalaya, puedes bajar hasta el barranco de la Povedilla, verdaderamente impresionante en su final en el Estrecho de Madereros, y continuar río abajo hasta La Herrería, no sin antes haber visitado El Rinconazo donde desemboca La Hoz Somera tras seis cascadas. Es una manera de disfrutar muchísimo más la Hoz del Guadiela pues la ves desde fuera y desde dentro. Si a la gente la mandas exclusivamente por Vadillos se perderán buena parte del encanto y de los muchos más rincones, tan hermosos como la propia hoz, que atesora este tramo del Guadiela, como son, la cascada de La Povedilla de unos 30 m. de altura, dos más que encuentras antes de llegar a ella, las vistas desde el Poyal de Rocines, el Covacho de Las Pintas con gravados rupestres, el mencionado Rinconazo o los dólmenes de la Cueva de la Arena.
    Un saludo, muy bueno tu trabajo y extraordinarias las fotos.

    ResponderEliminar