domingo, 6 de enero de 2013

REMONTANDO EL RÍO GUADIELA HASTA LA HERRERÍA DE SANTA CRISTINA

Hoy vamos a ver una larga ruta por el norte de la Serranía, allí donde la Sierra se convierte bruscamente en Alta Alcarria, dejando escenas y estampas de gran belleza. Nuestro eje va a ser el gran Guadiela que viene con el río Cuervo en sus entrañas, y aún sin recibir el alpino Escabas y el exiguo Trabaque.
A la altura del pueblo de Alcantud, cogeremos el Guadiela y de ahí lo remontaremos hasta la pequeña y remota aldea de la Herrería de Santa Cristina, asomándonos al final de las majestuosas Hoz de Tragavivos y Hoz Somera.

De Alcantud sale el camino que tras unos cuantos km nos deja en el valle hoz por donde va el Guadiela.





            Nos acercamos al río, ya que el color verde azulado del Guadiela es fascinante.





Al principio va el carril a un lado del río. Al cabo de unos cuantos km se unirá al otro lado otro carril que viene desde el puente del Monsaete. Las dos únicas maneras de llegar a Santa Cristina, y siempre por carril. El asfalto aún no ha llegado allí (ni creo que lo haga)





Por aquí estaríamos cerca de la Central Hidroeléctrica de los Toriles, vista en otra entrada anterior: http://www.elbrilloenlamirada.blogspot.com.es/2011/12/central-de-los-toriles-ermita-de-nra.html
donde encontramos esta maravilla, una inscripción romana .





Remontaríamos el río que va metido en su hoz de gran belleza.
 
 
 
 
 
En cuanto tengamos la posibilidad de acercarnos a su orilla lo hacemos.
 
 
 
 
 
También nos encontraríamos con el bonito Molino de la Losa.
 
 
 
 
 
 
Puesto en la zona más pedregosa del río, por lo que tiene pozas y cascadas.
 
 
 
 
 
Molino de agua del que quedan bastante intactas sus canalizaciones para traer el agua.
 
 
 
 
 
Restos de la vieja presa que embalsaba el agua para llevar parte al Molino.
 
 
 
 
 
Deben estar al loro de la ubicación del molino, pues esta bastante escondido y encajonado en la ribera del río.
 
 
 
 
 
Una vez visto el molino y contemplado el río, debemos subir otra vez al carril que va más arriba.
 
 
 
 
 
Hasta que por fin avistamos la aldea de la Herrería de Santa Cristina, pueblo que en verano tiene más gente viviendo, pero el resto del año anda entre los 1 y 5 habitantes.
 
 
 
 
 
Pero no nos vamos a quedar en el pueblo, ya visto en otra entrada anterior, sino que bajaremos al río otra vez y lo remontaremos.
 
 
 
 
 
Entrando en el final de la Hoz de Tragavivos, vista en otra entrada anterior: http://www.elbrilloenlamirada.blogspot.com.es/2011/02/magia-serrana-xii.html
 
 
 
 
 
Y encontrándonos la grata sorpresa de la existencia de muchos manantiales de agua que nacen a lado del río, y echan sus aguas a él, como este de la foto.
 
 
 
 
 
Otra surgencia más.
 
 
 
 
 
Por aquí la senda transcurre entre mucha exuberante vegetación.
 
 
 
 
 
Aparte de ser ayudado por esta escalera para poder seguir remontando el río.
 
 
 
 
 
Y otra surgencia más, donde disfruto llenando las botellas.
 
 
 
 
 
Aquí habría llegado a su confluencia con la Hoz Somera, otro tajo impresionante que ya os enseñaré en otra entrada.
 
 
 
 
 
El río esta cubierto en este tramo por una flora de algas acuáticas exagerada.
 
 
 
 
 
Cuando la senda sube, hay que aprovechar para otear la maravilla que tenemos delante.
 
 
 
 
 
Donde quedan viejos restos de Tinás que aprovechan las paredes de la Hoz.
 
 
 
 
 
Y en este paraíso de buitres, hoces y cortados, daríamos por finalizada la ruta. Ahora solo queda volver por donde hemos venido.
 
 
 
 
De Alcantud (a la izquierda) saldría el carril que nos lleva al río, remontándolo hasta Santa Cristina que es el pueblecito que esta en el centro derecha.

5 comentarios:

  1. Gracias Sergio.

    Se me olvidaba decir que hay un tercer carril para llegar a Santa Cristina, y es que baja de Carrascoasa de la Sierra.

    ResponderEliminar
  2. La inscripción romana, de época augustea, informa de la reparación o construcción de un tramo de vía pública, con los 100000 sestercios ganados a las rentas del dinero que el ercavicense Iulius Celsus había donado a su res publica, a Ercávica.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Julián, por estos datos. La verdad que llama la atención la ubicación de esta inscripción en un paraje tan agreste y serrano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este paraje tan agreste estaba atravesado por una vía romana de relativa importancia. Todavía se ven las huellas dejadas en las rocas por las ruedas de los carros, y los retalles hechos para apoyar las maderas que permitían cruzar el río.

      Eliminar