domingo, 8 de septiembre de 2013

NACIMIENTO (OCASIONAL) DEL RÍO ESCABAS - La Cañada Mostajo-


De tanto andar y recorrer la Serranía de Cuenca y alrededores de arriba a abajo, uno va adoptando costumbres y manías, cuando menos atípicas y peculiares.
El buen senderista debe estar preparado y tener la indumentaria y material para todas las estaciones del año, curtiéndose en todo tipo de variable meteorológica, sea día plácido o día inclemente.
Yo reconozco que tengo debilidad por los días lluviosos, cuando una pertinaz niebla aploma el cielo y descarga durante todo el día, a ratos lluvia fuerte, a ratos llovizna, otorgando al día un color gris y plomizo donde los colores de la naturaleza resaltan con una viveza salvaje y brillante.

Esos días en que la verde tierra, la vegetación, las piedras y los arroyos supuran agua y vida, como mostrándose al caminante, recobrando el color y dejándose revivir por ese fantástico día de perros.
Esos días, un servidor no se suele quedar en casa. Es más, suelo cancelar cualquier tipo de compromiso urbanita para irme al monte. Siempre suelo ir solo, pues no encuentro a nadie dispuesto a pasar un día caminando bajo la constante lluvia. Además, me suelen mirar con cara extraña, como diciéndome que estoy algo chalado y que un día de estos voy a volver con una pulmonía.

Suelo ir con buena ropa impermeable, pero tengo comprobado que no hay ropa que resista a 5 o 6 horas de marcha bajo la lluvia. Eso si, volver al coche, ponerme ropa seca y parar en algún bar de los pueblos de la Sierra con la chimenea funcionando y tomarme un caldito caliente o un café con leche, o simplemente llegar a casa y que mi chica me prepare una sopita de ajo es un placer indescriptible para el aquí presente. Al fin y al cabo, es Magia Serrana también.


El precioso río Escabas viene a nacer dentro del valle del Hosquillo con la aportación primera del arroyo de las Truchas, pero su verdadero nacimiento o mejor dicho su primer nacimiento, siempre excepcional, que solo ocurre después de una buena temporada de lluvias es fuera del Hosquillo, unos kilómetros más arriba, en un magnífico paraje llamado la Cañada Mostajo, donde discurre mientras se le van uniendo regueros y ramblas y arroyos menores como el arroyo de la Alconera o el del Vallejo del agua, para descolgarse por una cascada de varias decenas de metros, en el inaccesible valle del Hosquillo.    


                           

    Comienza el día y comienza la ruta. Dejamos el coche en el firme del camino más seguro posible.





                                                     El bosque esta verde y espléndido.





                     Me encuentro algún que otro resto que me recuerda felizmente donde estoy.





El día es cojonudo y la temperatura también es buena, ya que hacía un tiempo primaveral. Esta entrada esta hecha a finales de Marzo del 2013.





                 Podemos comprobar como en el fondo de la cañada se va formando un arroyo.




                          De repente llegamos a una enorme laguna o balsa de agua.





            Lleva tantos días lloviendo, que la tierra no es capaz de absorber tanta agua de golpe.








                                  Panorámica de la laguna de la Cañada Mostajo, diluviando.





    Parece ser que el origen de esta lagunilla fue artificial. Con el tiempo se ha naturalizado al 100%




                             Foto de la misma lagunilla en el verano del año anterior.





       Otra foto del verano. En esta lagunilla todos los animales tienen un gran sitio para beber.




                                        Volvamos a la lluvia. Que maravilla de día, copón!!




                           Vemos aquí que el arroyo ya se va convirtiendo en el incipiente río Escabas.




Algunas veces hay tanta agua por la Cañada, que me meto por el pinar donde se ven trazas de un viejo carril.





Hasta que nos encontramos en la Cañada Mostajo, un enorme y magnífico Sauce. Esta foto es de otra estación.





Mi padre sostenía que el Escabas en la Cañada Mostajo iba siempre casi seco, porque este bello Sauce se chupaba todo el agua.





                                  Volvamos al día de lluvia y debajo del enorme Sauce.




                      Podemos comprobar que se este Sauce son 7 u 8 árboles en uno.




           En algunos tramos podemos ver que el agua ocupa todo el ancho de la Cañada Mostajo.




Os voy a dejar un par de fotos de la Cañada Mostajo, unos años atrás, cuando la sequía apretaba más.




Que aún sin apenas agua, estos altos prados de más de 1500 metros se suelen mantener siempre verdes.




                                 También nos encontramos con una fuente inundada.




                                                         La fuente era como una isla. 




Mi padre sería también feliz viendo esto, como la cañada Mostajo hacia nacer y crecer a todo un río.





        Vemos que el Escabas ya deja la verde Cañada Mostajo para meterse en el bosque.





                Incluso empieza a encañonarse un poco, entrando en una orografía más abrupta.




                     A esto me refiero cuando digo los del resalte de los colores por el día gris que hace.





Aquí el Escabas entra en el paraje conocido como el Pozarrón, ya dispuesto a enfilar hacia el Hosquillo.





     Por aquí empezamos a subir, y a darnos cuenta de verdad de la niebla en la que estamos inmersos.




En este intrincado laberinto de barrancos le viene a entrar al Escabas los arroyos de la Alconera y del Vallejo del Agua, justo antes de llegar al Hosquillo.




En este punto tenemos dos opciones. Seguimos el río Escabas hasta el borde del Hosquillo o cogemos un carril que sale a a la izquierda que nos llevaría a ver el agua del río caer sobre el Hosquillo.
La 1ª de las opciones, tengo que recordar que esta prohibida, ya que estamos en zona de especial protección por ser el valle del Hosquillo un reserva cinegética experimental, y puede haber molestias a la zona protegida, especialmente a los osos. Yo os pondré unas fotos de hace ya unos cuantos años, cuando el río iba seco y se podía llegar sin problemas.





Tras un buen rato de ir por el cauce seco del arroyo llegaríamos al impresionante valle del Hosquillo.





          En este punto, conocido como el Rincón del Buitre, se descuelga el Escabas en cascada.




Abajo del todo, podemos avistar las Oseras donde los osos viven en semilibertad. Eso que se ve es la pasarela por donde los humanos pueden avistarlos (cuando ellos se dejan claro está).





El Hosquillo es un tesoro de la naturaleza y joya de la Serranía de Cuenca. Aquí VER AQUÍ podéis ver la entrada que le dedique en su día..





La otra opción que es la que os voy a enseñar ahora, es seguir por ese carril que comento antes, para ponerse, más o menos, en el lado izquierdo de la foto anterior, para tener mejor vista de la cascada del Hosquillo, siempre rara de ver.






                                              Ahí la tenéis desde lejos en todo su esplendor.





Debido a que se me estaba haciendo de noche y tenía que volver aún al coche, no pude acercarme a ver la cascada. La sensatez y la precaución venció a mis ganas irrefrenables de llegar hasta este punto. Y bien que lo hizo pues llegue al coche comenzando a anochecer y calado hasta los huesos. Estas dos fotos son cortesía de José J. Bustamante, el Busta para los amigos.




                       La vista de la cascada desde dentro del Hosquillo sería una vista así.





Ruta trazada por toda la cañada Mostajo con la dos bifurcaciones posibles comentadas anteriormente. La longitud aproximada de ida y vuelta es de unos 11 km (si llegas al lado izquierdo para ver la cascada échale un par de km más)




Y volviendo al coche casi oscureciendo, me cambie por ropa seca, me tome un descafeinado con leche calentito en el pueblo de Uña y luego en casa, la Maru me preparo un sopa de ajo, de la que aún me acuerdo. ¡¡Hasta la próxima semana!!
 

4 comentarios:

  1. Tengo que remarcar como un dato muy importante, que este sendero que recomiendo, sería hacer toda la Cañada Mostajo hasta el Pozarrón, pues lo que hay después de acercarse al borde del Hosquillo, en el rincón del Buitre (encima de las oseras) está terminantemente prohibido.

    ResponderEliminar
  2. Hola Toni. Me interesa sobre manera esta ruta. Me gustaría que me aclarases si lo que dices que está prohibido es acceder al Rincón del Buitre, o lo es a la zona desde donde se puede divisar la caída del río. Viendo las imágenes que muestras se comprende el enorme caudal del Escabas en este año excepcional, en cuanto a pluviosidad.
    Por cierto... ¿Conoces el paraje, al que se accede desde Lagunillos, donde el Escabas pasa bajo un arco cerrado de toba y que creo que se llama Cueva del Murciélago?
    Toni. Un abrazo, Latejavan

    ResponderEliminar
  3. Hola TejaVan. Lo que si tengo claro que una vez en el Pozarrón puedes ir por el carril que lo cruza de lado a lado, pero seguir por el cauce del Escabas hasta el Rincón del Buitre (encima de las oseras) esta prohibido y de hecho un cartel allí lo recuerda. Lo de seguir por el carril y salir para acercarte por un lateral, ya no te lo sabría decir.

    Toni.

    ResponderEliminar
  4. En cuanto al paraje que comentas, metete en el buscador del blog (lateral derecho) y pon "la Umbría Guillomar" y te sale la entrada que colgue de dicho paraje.

    Un saludo.
    Toni.

    ResponderEliminar