domingo, 20 de octubre de 2013

VALDECABRAS, SUS PIEDRAS Y SUS CUEVAS (1ª Parte)


Os voy a enseñar en esta entrada esa maravilla de pueblos seranos que se encuentran a pocos kilómetros de Cuenca capital, y que demuestran que con poco de salir de la ciudad, uno ya se puede perder andando por estos magníficos parajes.

Posiblemente, si tuviera que elegir un pueblo para vivir, cerca de la ciudad de Cuenca, mi elección estaría entre Buenache de la Sierra y este que vamos a ver en esta entrada, Valdecabras.
Aunque hay más, Palomera, Jabaga, Sotos, etc.....

Esta va a ser la primera de una serie de entradas que pondré sobre Valdecabras, pueblo serrano con su propio valle, tierra de pinos y aguas, y sobre todo, de rocas. Preciadas son sus cuevas, y si se tiene inquietudes espeleólogas, como un servidor, pues Valdecabras es un paraíso para ello.
Estamos en una zona kárstica pura y dura; el agua, la roca y el frío han estado hermanados desde el principio de los tiempos, creando un sinfín de cuevas, simas, cavidades y formaciones pétreas peculiares.

Os voy a poner en esta 1ª entrada sobre Valdecabras, a modo de presentación, algunas fotos del valle, su entrada, sus barrancos, el pueblo y luego pequeños rincones rocosos que atesora su gran término municipal.



Podéis ver por las curvas de nivel marrones la forma del valle de Valdecabras, teniendo la única entrada natural a la izquierda del todo, en el desfiladero que crea el río de Valdecabras, que es donde esta la carretera.





Antes de entrar el desfiladero de entrada al valle, comprobamos coma baja el río de Valdecabras, justo en el puente para cruza al pequeño caserio de Verdelpino de Cuenca.





De repente las paredes se alzan en un desfiladero de unos dos o tres km, donde solo cabe la carretera y el río de Valdecabras.




Ese arco rocoso de arriba nos indica que entramos en una zona donde la roca es la auténtica protagonista.





   Vamos a subir para ver una vista desde arriba y de paso ver un pequeño barranco que viene a caer al río.




                  Encontrando al final del mismo una cavidad donde han adosado una vieja tiná.





                           Desde aquí podemos ver el cañón por donde va la carretera abajo.




En este sitio se conjuntan dos de los elementos más comunes y bellos de esta sierra de Valdecabras: cavidades rocosas y tinás de pastores aprovechando dichas formas. Ya os enseñaré en otras entrada todo esto más detenidamente.




                   Pero volvamos al desfiladero para entrar de una vez en el valle de Valdecabras.





        El paisaje que tenemos delante nos delata absolutamente: estamos en la Serranía de Cuenca.





Vamos a ver el pueblo pero en otra estación muy diferente; estamos en Invierno y el valle esta nevado.





Valdecabras se considera un barrio pedáneo de Cuenca capital y se encuentra a 16 kilómetros de esta.





                Nos encontramos a 1156 metros de altitud y el Invierno se suele notar en estos lares.





En la otra punta del valle, al otro lado del pueblo, vemos que el valle continua río de Valdecabras arriba. ¡¡Vayamos por él!!





                                Viendo los bordes rocosos que conforman el valle, paraíso de buitres.






                                 Siendo la ladera norte húmeda y umbrosa, recargada de pinos.





                                        Encontrándonos fuentes y charcas con frecuencia.





Llegado un momento en que el valle del río Valdecabras se abre en un inmenso mar de pinos. Cosa que hace volvernos otra vez al valle del pueblo.





                  Nos ponemos a pie de río, cerca del pueblo, para remontar otro barranco.





En este caso el barranco de la Canaleja, donde cuando llueve mucho, revienta de aguas por varios sitios.





Y allí en la famosa fuente de la Canaleja, llenamos las botellas. Que bien que esta vez me acompañaba mi amiga Eva "Pato".





                            Desde aquí tenemos vistas del pueblo verdaderamente preciosas.






         Con el zoom avistamos mejor el pueblo en medio de valle donde confluyen estos barrancos.





Son innumerables las veces que me he venido a andar por Valdecabras. Las cosas de tener esto tan cerca de casa.





La carretera la subieron por la ladera y tras varias curvas cerradas y varios zigzagueos sale del valle por esta dirección.





                           Pero vayamos a ver sus rocas, diseminadas por todos los sitios.





Y sus múltiples cavidades, que son uno de sus grandes tesoros. Aquí Maru y Nacho buscando a ver si hay murciélagos.





                                                               Nacho y su mini cueva.





                             Se nota que andamos a pocos kilómetros de la Ciudad Encantada.




                              Hay algunas cuevas que la palabra espectacular se queda corta.





                                                                        Sin comentarios




                      No hay nada mejor cuando el frío aprieta que echarse una buen lumbre.





En invierno cuando esta todo mojado o nevado, esta cueva abrigo de pastores es ideal para encenderte una buen lumbre y calentarte.





                        Solo nos falto llevar unas parrillas y hacernos unas buenas butifarras.




                                   También hay muchas fuentes y algunas muy bonitas.





                                             También hay muchos agujeros de este tipo.





                                         Y todo esta lleno de cavidades de todo tipo.





               Aquí estoy con el amigo Félix, que nos fuimos a rastrear cuevas por Valdecabras.





                                            Interior de la cavidad de la foto de antes.




A esta cavidad se podía entrar sin casco, aunque de todos formas, después de esta fuimos al coche a por los cascos.





                                                           Explorando más cavidades.





                                                                            Otra más...





                                           Aquí posando en la proa de este trasatlántico. 






   Se siente uno tan diminuto al lado de piedras ciclópeas. Aquí acaba la 1ª entrega referida a Valdecabras, pero aún hay más, mucho más. Ya os las iré enseñando.

13 comentarios:

  1. Aquí, en muchos lugares que aparecen en tus fotos, es donde solía venir con la familia a pasar el Domingo cuando era pequeño, y donde me enamoré de la sierra para siempre. Es, además, uno de mis lugares predilectos por los que ahora, de mayor, paso con la bici cuando me subo a la Toba, a Uña o más lejos, o por donde salgo a correr por la montaña cuando llega el frío. Un amigo, también ciclista, me dijo hace no mucho: "Tío, a este paso van a hacerte un carril en la carretera sólo para ti". Iba a comentar algo de las decenas de rutas y lugares que hay por ahí, y quiero tanto, pero creo que no sabría por donde empezar. Como seguro que vas a poner entradas mas concretas de estos parajes, prefiero esperar a que lo hagas, y si se tercia, comento alguna mas de las muchas que hay. Un saludo para ti y para todos los seguidores de este blog.

    ResponderEliminar
  2. Toni, preciosas las fotos. Serranía pura...y luego se empeñan en llamarnos "manchegos".
    La foto de la fuente de la Canaleja, con ese chorro, llamaba a echarse un buen trago de agua ahora mismo. Y esa lumbre en la cueva...¡te faltaron las parrillas, las chuletas, los chorizos y morcillas! .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no, esa profusión de rocas y pinos no puede ser la Mancha. Se nos queda un poco más abajo. Si alguna vez vais a la Ciudad Encantada o a Uña, ir por Valdecabras y paráis en la fuente de la canaleja a echaros unos tragos, ya veras que cosa más buena. Y sí, hicimos la lumbre por el frío glaciar que hacía ese día, pero una vez hecho nos dimos cuenta que unas parrillejas habrían sido el broche perfecto. Desde entonces siempre llevo en el coche unas pequeñas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Juan Ignacio. Bienvenido a este blog y humilde morada. Siempre he pensado que Valdecabras es nuestro laboratorio para luego ir a lugares serranos más lejanos o de más altos vuelos. Tan cerquita de casa todo eso, me parece una bendición. Y si colgaré más cosillas de por aquí. Fijate que en esta entrada me he ido a más de 40 fotos, cuando generalmente me quedo entre 30 y 40, pero es que tengo tantas que me gustan. En el último año estoy conociendo la Valdecabras espeleóloga, ya que he bajado a la sima de la Palomas, cueva de la Canaleja, cueva de la mora, etc....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por esta entrada, que aunque sean lugares conocidos para algunos, explicados de esta manera y con estas fotos tan chulas parecen mejor todavía. Por cierto, para bajar a la Sima de las Palomas ya se requiere dominio técnico, lo que viene a decir que no hay nada que se te resista...
    Un saludo,
    Germán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán. Pues si la verdad, que para los que les gusta andar por el monte, ya me imaginaba yo que con estas fotos, iban a reconocer muchas. Gracias. En cuanto a la bajada de las Palomas, ha sido mi primera sima de cierta dificultad. Como soy del grupo de espeleo ARA, me estoy empezando a iniciar en este tipo de historias...
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Siempre había pasado de largo por esta zona prometiéndome inspeccionarla algún dia, pero viendo tus fotos ya si que no me lo perdono. Muy bonita esa foto de la cueva con los agujeracos. Por cierto que el lunes pasado anduve haciendo el Escaleron y la Raya. Un dia estupendo que disfrute a tope. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés. Pues la próxima vez, con tiempo, párate en cualquier lugar de toda esa zona, y en cuanto te des un paseo, comenzarás a ver bellos pinares y piedras caprichosas. El Escalerón y la raya nunca defraudan, que gran sendero. Gracias por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Toni
    Preciosas esas cuevas con esos agujeros y como tú dices, se nota que está cerca la Ciudad Encantada...imagino que el agua de esas fuentes estará fresca, fresca.

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.
      Bienvenido al blog. Pues si la verdad, la Serranía en general tiene muchas piedras calizas de mil formas, pero en los alrededores de la ciudad encantada se multriplican a pares. He llegado a encontrar 4 o 5 ciudades encantadas en 5 km a la redonda. Y ahora que bajan las temperaturas, ese agua se siente más fresquita todavía....
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Preciosas imágenes. La cueva de los agujeros me ha dejado anonadada. Gran foto. ¿Esa cueva está muy lejos de la carretera de Valdecabras? Es que me encantaría visitarla pero reconozco que me pierdo con facilidad por el monte, jajaja
    De nuevo, magnífico reportaje

    ResponderEliminar
  8. Hola Almu.

    Pues la verdad que no esta fácil decirte el punto exacto donde dejar el coche para ver la cueva. Es la carretera que va de Valdecabras a Ciudad Encantada, y antes de llegar a la misma. Después de una curva cerrada a la izquierda hay un pequeña entrada en cuesta como para dejar tres o cuatro coches. Ahí se dejaría el coche. Ya te digo que sin conocerlo no es fácil.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias. Creo que se donde dices, he ido por esa carretera varias veces. A ver si encuentro la cueva. Gracias de nuevo

    ResponderEliminar