domingo, 19 de octubre de 2014

LA CIUDAD ROMANA DE VALERIA Y LA HOZ DEL RÍO GRITOS



Generalmente la Serranía de Cuenca suele abarcar todo el norte de la provincia hasta el este y cogiendo parte del sureste de la misma. La misma ciudad de Cuenca hace un poco de limite físico, quedando la agreste Serranía al norte y este de la misma. Pero hay que saber que la Serranía Media se extiende al sur de la ciudad, descendiendo hacia el sur de la provincia, siempre teniendo como eje vertebrador el discurrir del gran río Júcar, y sus afluentes por esta zona.

En toda esta extensa comarca la orografía es más suave y no tan abrupta como la Serranía alta y baja. Pero hay un dato revelador que nos dice que seguimos metidos en la sierra y es la cantidad de hermosos pinares que sigue habiendo al sur de Cuenca ciudad; aparte, se ven de gran riqueza, mostrándose como un gran bosque híbrido de Pino, Quejigos y Encinas.
Ahora bien, en esta orografía suave y amable, destaca una joya, mejor dicho, dos. Dos tesoros.

El primero rompiendo la suavidad de líneas orográficas, es una tremenda Hoz, que podría estar perfectamente enclavada en la Serranía alta. Estamos hablando de la Hoz del río Gritos, pequeño afluente del río Júcar.

Y el 2º tesoro, es la impresionante ciudad romana de Valeria, situada estratégicamente en un puntal rocoso entre la Hoz del río Gritos y la corta Hoz del arroyo Zahorra.

Aconsejo enfervorizadamente su visita obligada, pues no es nada normal ver una ciudad romana en un lugar tan inexpugnable y altivo, siendo el precedente más claro de la ciudad de Cuenca. En esta entrada verán el paraje en Otoño y en Invierno.
Además de impresionante, la Hoz del río Gritos es de gran longitud, pues estamos hablando de 6 kilómetros, antes de llegar al pueblo de Valera de Abajo donde acaba.

Antes de nada, hay que pasar por el Centro de interpretación del Parque Arqueológico, donde sacaremos la entrada y nos darán un mapa y las explicaciones pertinentes.
Y afortunados podréis consideraros si Julián Torrecillas, alma mater del yacimiento, os lo explica y enseña.

 

Dejamos el coche abajo, cerca del pueblo de Valeria, y entramos en ese puntal rocoso que crean las dos hoces. A la derecha podéis ver una.
 
 
 
La corta Hoz del arroyo Zahorra, tributario del río Gritos.
 
 
 
 
Entramos de lleno en las ruinas de la ciudad romana de Valeria, viendo el gran tamaño de su Foro.
 
 
 
 
Gran parte de Valeria está aún sin sacar.
 
 
 
 
 
 
Como hace ya un par de años que hicimos esta excursión, y al no ser un entendido en la materia, remito a las siguientes direcciones:
-http://www.valeriaromana.es/
-http://www.patrimoniohistoricoclm.es/yacimiento-de-valeria/
-http://www.rutasconhistoria.es/loc/Valeria
-http://www.arqueotur.org/yacimientos/ciudad-romana-de-valeria.HTML
 
 
 
 
 
Vamos hacia el puntal viendo detrás nuestro parte de la ciudad.
 
 
 
 
Encontrándonos aquí restos de la muralla y ermita medieval de Santa Catalina y la necrópolis.
 
 
 
 

 
 
 

 
 
 
 
Antes de Roma, parece ser que era territorio poblado por Celtíberos y Olcades. Hacia el 179 a.c. es conquistada por Roma, aunque la ciudad se funda entre el 93-82 a.c. por el Cónsul Cayo Valerio Flaco.
Hacia el siglo VII se cree que fue una sede episcopal visigoda, al igual que Segobriga y Oreto, aunque hay mucha oscuridad sobre esa época. Se cree también que a principios del siglo IX fue afectada por una rebelión bereber.
Desde mediados del siglo XI fue reducida a una aldea, a la vez que surgía la ciudad de Cuenca como centro neurálgico de la provincia.
Con la conquista de Cuenca por Alfonso VIII, las antiguas diócesis de Valeria y Ercávica se trasladan a Cuenca.
Pero a partir del siglo XVI tiene un resurgir al convertirse en Villa de Señorío dependiente de la Casa de los Alarcones.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Por toda esta ladera que desciende al río Gritos se encuentra el resto de la ciudad de Valeria. Imagínensela toda sacada a la luz.
 
 
 
 
Restos de piedras diseminadas por toda el puntal, esperando a ser sacadas a la luz.
 
 
 
 
Atentos también al comic del amigo y autor gaditano afincado en Cuenca, Mateo Guerrero, con el director de cine y guionista del mismo, Juanra Fernández, que trascurre en Valeria. El comic titulado Gloria Victis se va a publicar en breve en Francia, y esperemos que pronto lo haga en España, pues la pinta que tiene es espectacular. Vean el enlace donde se promociona:
 
 
 
 
 
 
 
Nos acercamos al puntal. De la izquierda viene el río Gritos, de la derecha el arroyo Zahorra.
 
 
 
 
Y una vez juntos, tiran hacia abajo creando la Hoz del río Gritos de unos 5/6 km hasta que termina en Valera de Abajo.
 
 
 
 
Visitar Valeria es un plan fantástico para hacer con la familia.
 
 
 
 
Vamos a volver bordeando el puntal para poder ver mejor la Hoz del río Gritos.
 
 
 
 
 
Desde aquí podemos ver toda la ladera donde estaría la ciudad. Las ruinas del Foro y demás edificios desenterrados están a la izquierda de la foto.
 
 
 
 
Sus riscos y miradores son espectaculares.
 
 
 
 
No obstante, allí hay una famosa zona de escalada.
 
 
 
 
Estamos acostumbrados ver estas hoces tan erosionadas más al norte, pero la del río Gritos no tiene nada que envidiar.
 
 
 
 
En estos bordes llegaron a construir los romanos una casa colgada, el más claro precedente de las famosas casas colgadas de Cuenca.
 
 
 
 
Bajamos hasta abajo para poder ver la poquita agua que lleva el río Gritos.
 
 
 
 
Por allí nos topamos con un puente romano sobre el río.
 
 
 
 
Allí nos asomamos a una cueva en las paredes de la Hoz.
 
 
 
 
La Cueva no es muy profunda, teniendo unos quince metros aproximadamente, y seguramente fue muy utilizada en tiempos antiguos.
 
 
 
 
Y vamos a dejar Valeria con esta foto donde se ve lo inexpugnable y altiva que tuvo que ser la ciudad romana en aquellas épocas.
 
 
 
 
 
Como me quedé con ganas de ver más tramos de la Hoz del río Gritos, volví el otoño siguiente para fotografiarla.
 
Comenzamos a orillas del río Gritos.
 
 
 
 
Observando las laderas y paredes de la Hoz.
 
 
 
 
Cuevas, covachos y grietas se ven por las paredes de la Hoz.
 
 
 
 
Yo voy a coger altura para ver la Hoz desde arriba.
 
 
 
 
Los colores del Otoño se mostraban bonitos en la Hoz.
 
 
 
 
La carretera que une Valeria con Valera de Abajo (Las Valeras) va por dentro de la Hoz.
 
 
 
 
Al igual que a su padre el río Júcar, al río Gritos le acompaña el dorado de los chopos.
 
 
 
 
 
Alrededor de 6 kilómetros tiene de longitud la Hoz.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Como buena Hoz de la Serranía los buitres son los amos de ella.
 
 
 
 
Buena época el Otoño para visitarla.
 
 
 
 
Vamos a ver otra vez el río Gritos pasando por debajo de este puente.
 
 
 
 
Si quieren recorrerse la Hoz, les comento que por ella va un sendero SL-CU-03 totalmente señalizado, y la mejor manera de conocerla.
 
 
 
 
Arriba tienen el pueblo actual de Valeria y al lado el puntal donde estaba la ciudad romana.
 
 
 
 
¡¡Hasta la semana que viene!!

6 comentarios:

  1. Hola Toni.

    ¿Y dices que Valeria no está completamente desenterrada?, madre mía debía de ser enorme esa urbe romana, ¿no?, y luego de un tesoro a medio desenterrar a otro perfectamente sacado a la luz como es esa Hoz del Río Gritos, que vamos, pide a ídem ser visitada, todo un acierto publicar las fotos con tintes otoñales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dani.

    En efecto, la provincia de Cuenca tuvo tres grande Urbes romanas. La más grande Segobriga (hubo un tiempo que había controversia con Segorbe en Castellón sobre donde estuvo Segobriga; ya hace tiempo se descubrió que era la de Cuenca), la otra Valeria y por último Ercavica. Las dos primeras están cerca en un radio de 30 km.
    Como ves, otro plan para venir a Cuenca el finde sería para visitar ciudades romanas bastante enteras, es decir, que no son 4 piedras diseminadas, ya que Segobriga, se puede ver circo, foro, lo de los caballos, etc.. De todas formas, si venís por aquí veo que antes de Roma toca Serranía y montaña, jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He pasado por aquí para tomarme la ración semanal de tus relatos; llenos de naturaleza y hermosura, ligeramente aumentada por los colores otoñales. Solo con mirar las fotos , casi siento el aire puro que me llenan los pulmones y me refresca el rostro calentado de todo el fuego de un verano prolongado; solo con mirar las fotos mi vista descansa después de muchas horas de trabajo con el ordenador; Es una magia que se transmite a pesar de la distancia y tiene un nombre: Magia Serrana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurelia.

      A mi me encanta leer tus comentarios, rezuman sensibilidad de alto voltaje. Un fuerte abrazo y afortunado de tenerte entre mis lectoras asiduas del blog.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Que tal Toni!!

    Hace unos 20 años salió un reportaje en la revista Desnivel, sobre la escalada en Valeria y me dije; tengo que ir a trepar y patear por allí. Pues pasado esos 20 años aún tengo pendiente el ir allá :(

    Esta claro que donde hay álamos, la mejor estación es el otoño. Buenas y demostrativas fotografías que le entran a uno ganas de coger los bártulos y encaramarse por los roquedos.

    Viendo esta entrada dedicada al Gritos, no queda mejor eslogan que decir,"Cuenca, la provincia de las hoces"

    Hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      La verdad que el viajecito a Cuenca lo tienes justificado, si te gusta la escalada y el senderismo (por la bici ya conoces bastante de la Serranía). Tanto esta zona de Valeria (a media hora en coche de Cuenca), como la zona de la hoz del Jucar o Valdecabras ( a cinco minutos en coche) es cojonuda para la escalada. Cada vez se ve más gente por Cuenca por lo de la escalada. Da gusto como está ayudando a promocionar la ciudad y la Serranía. La verdad que con tantas hoces, pues es normal los paredones que salen.
      Bueno, si os da por acercaros a la city, dar un toque y nos tomamos un cafelillo o una sopita de ajo, pues por aquí ya arrea el frío.
      Chao.

      Eliminar