domingo, 2 de noviembre de 2014

HONGOS Y SETAS DE LA SERRANÍA DE CUENCA



Me piden que haga una entrada dedicada a las setas y a los hongos. Al principio de empezar con el blog ya colgué una cortita. Ahora voy a explayarme un poquito más, poniendo fotos variadas.

Primero hay que decir que este vértice del Sistema Ibérico que conforman las tres serranías, es decir, la de Cuenca, la de Teruel y la de Guadalajara, como buen pulmón forestal,  con un régimen de pluviosidad por lo general aceptable y una cierta altitud que va desde los 800 metros a los 1950 metros., es un sitio excelente para la aparición de las setas.
La abundancia de pinos sobre todo, mezclado con los diferentes Quercus hacen un buen caldo de cultivo para la ansiada aparición de nuestras queridas amigas.

Bosques de Robles Melojos, Quejigos y Encinas diseminados por la Sierra.
 
 

 
Extensos mares verdes de pinos tamizan la Serranía.
 
 
 
 
Que si llueve lo que tiene que hacerlo, explotan micológicamente.





La Micologia no solo es una ciencia, sino todo un mundo asociado a la naturaleza. El elegir los parajes y salir a buscarlas, el conocerlas y apreciarlas para recogerlas, y por último el conocerlas para cocinarlas. Aparte que es ejercicio físico, ya que siempre he querido saber cuanto ando mientras busco hongos, y a tales efectos, me lleve el podómetro para ver lo que caminaba, con el resultado de hacer 19 kilómetros en  unas 7 horas aproximadamente

 
Amanitas Muscarias.
 
 
 
 
De lo primero que suele salir y en mucha cantidad, son los Boletus Suillus, conocidos como pejines y que suelen tomar gran tamaño.
 
 
 
 
Nacho y Maru se acaban de encontrar un maravilloso rodal de Boletus Edulis.
 
 
 
 
Mi madre, mi hermano pequeño, Nacho y Maru con el botín recolectado hasta entonces.
 
 
 
 
 
 

Hay una fase menor intermedia,  que es el limpiarlos y clasificarlos, que puede parecer tarea ingrata, pero a mí me gusta.
Tengo multitud de recuerdos de jovencillo, que vaciar las cestas en gran mesa de mármol de la cocina de mis padres y empezar a limpiarlas, viendo que no estén agusanadas, y clasificando según las clases, y, en el caso de los niscalos, si son trozos feos destinándose para patatas, si son pequeñitos, apartarlos para estofarlos en un guiso de mi madre que esta para chuparse los dedos.

 
Ahora toca limpiarlos y clasificarlos.
 

La cocina se suele ensuciar mucho, pero ver todos los hongos limpitos y por clases merece la pena.
 
 
 
 
 
La seta de los enanitos.
 
 
 
 
 Hongos del tipo Ramaria, que se asemejan a la coliflor.
 
 
 
 
                    Otro momento de limpiar, desechar lo feo o agusanado y clasificarlos.

 


 

También tengo recuerdos de mi madre decir que estaba hasta el gorro de tantas setas y hongos, y de lo sucia que se quedaba la cocina, pero al día siguiente, se volvía a ir al monte con mi padre a buscar, o al fin de semana siguiente ya estábamos la familia entera otra vez buscando y llenando las cestas.

                                                  Hermosura de Boletus Edulis.





                        Las Russulas también tamizan el suelo de la Serranía con frecuencia





.                                                    De los hongos más bonitos (y tóxicos).



 

                Hay que aprovechar sus múltiples salidas culinarias, como estas tostadas de         cebolla caramelizada y Boletus Edulis.






Otro recuerdo es lo contento que se ponían los vecinos y familiares cuando la familia Virtudes Segarra veníamos del monte cargaditos, pues teníamos que regalar niscalos a diestro y siniestro porque no nos cabían en la cocina y en la terraza.

Al igual que a nosotros nos sacaron desde bien críos a buscar, hacemos lo mismo con los nuestros.






                         La micología crea afición rápidamente, y más si el día se da bien.







                                  No me canso de ver y fotografiar Amanitas Muscarias.






                                                               Sentirme Boletus.






Y digo niscalos pues en mi casa se han cogido hongos, desde antes de que yo naciera,  y eran cuatro gatos los que sabían de setas y salían a buscarlas (y cuando digo cuatro gatos es de lo más ajustado a la realidad que se puede decir).
Solo se conocía el niscalo y la seta de cardo, y era lo único que se probaba. Hasta los Boletus Edulis, o la Amanitas Cesáreas eran auténticos desconocidos que no se probaban por miedo y desconocimiento. Nosotros comíamos todas las clases comestibles. Sirva como ejemplo estas recetas familiares: filetes de ternera con Russulas como guarnición, crema de negrillas o ratones, setas de los caballeros con nata y cebolleta, lepiotas rebozadas, pudin de pies azules, revuelto de amanitas cesáreas, etc.

 
            De izquierda a derecha, Níscalos a la sarten, Boletus Edulis crudo con aceito y sal, revuelto de champiñones silvestres, y barbudas (Coprino Comatus) a la sartén.




 

     De aperitivo una bandejita de Boletus Edulis crudo con buen aceite, sal y un chorrito de limón.






Que no falte la excelsa seta de cardo, que sola en la sartén o en un estofado de carne queda de muerte.

 


                                                         Vamos a secar algún Boletus.




 

Para tenerlo guardados, y más adelante, sacarlos, tenerlos en agua y de ahí hacer un arroz tipo risotto por ejemplo.





De hecho, desde que tengo uso de razón, todos los otoños por mi casa desfilaban amigos y familiares trayéndonos setas y hongos que habían cogido para que mis padres les  dilucidaran si eran buenas o malas. Sin mentar esa montaraz fama que teníamos la familia de comernos todo lo que salía del campo.

Cada tipo de hongo micorriza mejor con un tipo u otro de arbustos y plantas. En este caso, vemos a las Amanitas Muscarias hacerlo con la Sabina Rastrera.





                                                      Nacho con una Lepiota o Parasol.





                                           Uno de los reyes de los bosques españoles.






                       Un servidor con una Clitocybe Geotropa, conocidas como Vizcainas.





                                       Champiñones, Níscalos, barbudas, lepiotas y Boletus.



 

Hoy en día la Micología ha irrumpido con fuerza, y ya hay abundancia de verdaderos entendidos y estudiosos del tema con estudios micologicos inclusive, asociaciones y jornadas micologicas, conferencias, exposiciones,  pero antaño no. Antes la micología era algo raro, y exclusivo de unos pocos privilegiados. ¡Que gustazo daba buscar hongos sin estar pendiente de si por ese paraje  ya habían pasado buscando!

 
                             Llenar la cesta de Boletus Edulis es un placer indescriptible.


 






 
                                                              Asoma el Boletus.





 

                 También lo hace el Lactarius Deliciosus, conocido como níscalo o robellón.






       Seta de los Caballeros (Tricholoma Equestre) y Ratones (Tricholoma Terreum).





Por ultimo, decir que desde hace unos años no corren buenos tiempos para nosotros, los micologos. Por un lado, y más en concreto en la Serranía de Cuenca, llevamos mucho tiempo que apenas hay otoño, pasamos del calor al frío más gélido, sin apenas correr por temperaturas otoñales. Además, los otoños suelen traer muy poca agua, lloviendo más en el invierno. Llámenlo efectos del cambio climático o como demonios quieran, pero esta claro que nos estamos cargando el planeta y  poniéndole fecha de caducidad.



 



                                                      Otras del tipo ramaria.





           Esta especie de gran boletus, no se exactamente si es un Boletus Satanas, un simple Suillus ya envejecido.





                                                    Nacho con un pequeño Coprinus.





                                           Cogiendo hongos con unos buenos amigos.





Por otro lado, y con los efectos de la globalización en general y de la crisis en particular, cada vez más personas salen a buscar, llenándose el monte de gente; cosa que hace que cada vez más cueste encontrar setas y hongos. No critico esto, ya que todo el mundo tiene el derecho a disfrutar de la micología, pero si es verdad que la abundancia de gente trae consigo individuos indeseables, y hasta cuadrillas de energúmenos que salen a buscar con fines mayoristas y comerciales, sin respetar los códigos de las setas y hongos, el monte y la naturaleza en general.

De ahí la aparición de los cotos micológicos tan necesarios en algunos parajes, y de la importancia de la vigilancia forestal





 


 









                                               Desconozco el nombre de estas.





Estas desconozco el nombre, pero nosotros las llamamos chupa chups, pues la cabeza naranja esta dulce.












                          Hasta la semana que viene!!

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Pepe.
      A vosotros también os gusta la micología de hace años, si mal no recuerdo. De hecho, de las pocas veces que fui con la Asociación, os recuerdo allí también.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias por la entrada, toni. Como veo que aceptas peticiones, porfa ve un dia a la toba(el paraje, no el embalse) que hace tiempo q no voy. Aunque ten cuidado por q no se como estara el camino.besos. laura b

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura.

      Te refieres con la Toba al Rento que tenía tu padre al lado del Cabriel, y donde íbamos a bañarnos (cuando yo era más jovencillo) y que esta Cabriel arriba dirección Villar del Humo?
      Madre mía, que buenos veranos de risas y botellines!

      Eliminar
  3. Hola Toni, la que llamas chupa chups es una Clavaria, concretamente una clavariadelphus truncatus, una pequeña descripción: Se cría en bosques de frondosas y también de coníferas, su parte superior está truncada, formada por una superficie rugosa que le da un perfil aplanado. Su carne es comestible de sabor dulzón (o sea un chupa chups, jajaja)
    Saludos
    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel.

      Una clavaria entonces. Me diría mi madre el nombre pero no me acordaba; eso si, ir de niños chupando eso como un chupa chups si me acuerdo.
      Gracias.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Anoche estuvimos Eva y yo leyendo la entrada y decir que nos encantó y disfrutamos mucho mientras leíamos y veíamos las fotos, mira que sueles dejar el listón alto, pero esta pasa a ser una de mis entradas favoritas de Magia Serrana.
    Hay que ver como una cosa tan aparentemente simple como salir a buscar setas lleva recordar anécdotas o buenos momentos, y en tu caso siempre con la compañía de la familia, yo, uno de los mejores momentos de cuando salimos a buscar setas llega cuando las limpio en compañía de mi madre, y es verdad, hay que ver como se pone la cocina, pero que gusto da ver la recolecta impoluta jejeje.
    Apuntamos también esas recomendaciones a la hora de cocinar las setas, aunque de momento, nosotros aún somos bastante pollos y solo conocemos cinco o seis clases de setas (por cierto, a la negrilla nosotros la llamamos fredolic), a ver si poco a poco vamos conociendo unas pocas más.
    Respecto a la masificación estoy de acuerdo contigo, y lo malo que aquí en Castellón y Teruel toda esa gente solo busca el robellón, para luego lucrarse con él, he visto autenticas barbaridades, como furgonetas frigoríficas para ir metiéndolos o montones de escombro que dejan en la montaña, pero lo más fuerte lo vi con mis propios ojos en una tienda de Mosqueruela donde el tendero se quejaba de los rumanos que iban a coger robellones y que dejaban la montaña hecha un asco, que un día iba a coger la escopeta y tal y tal...y en ese justo momento entraron unos chicos rumanos con dos cestas repletas y el tío va y se los compra!!!...
    Veo que tienes un fetiche con las amanitas muscarias, pues el otro día hablando con un compi del curro que es todo un experto en el tema, me dijo que en Finlandia les quitan la muscarina y se las comen...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Veo que también tenéis el gusanillo de las setas y los hongos. Lo bueno de esto que no hace falta ser un entendido para disfrutar la micología en sus varios niveles (recolección y cocina), aunque suele ir enganchando poco a poco (siempre que se de bien metereologicamente la temporada, que esa es otra).
      Conocía el nombre de fredolics, pues mi madre tiene de hace mucho tiempo un libro de cremas y sopas catalanas, y allí venía la crema de fredolics,-nuestras negrillas o ratones- y casi siempre que cogemos los solemos hacer de esta crema que está riquísima. A mi antaño me gustaba mucho cocinar, pero con el tiempo y el monte, jeje, lo dejé, pero la cocina micológica aún me gusta bastante. Siempre se ha dicho que las setas y el pescado no congenian bien, pues yo le he encontrado al fredolic cierto feeling con una merluza o un bacalao fresco de guarnición. Es decir, freir las negrillas con mucho ajo (al ajillo) y acompañarlo con un buen lomo de merluza o bacalao a la plancha. Ya sabemos que luego están los gustos de cada uno, pero a mi me gustó.
      Lo de la anécdota del tendero tiene tela, que cacho hipócrita! y encima le da cancha a esa gentuza de las cuadrillas rumanas. Hay que joderse!!
      Aquí en Cuenca, aun podemos cruzar los dedos, pues se han dado pocos casos aún de trincar a esta gente, pero en los vecinos Montes Universales turolenses ocurre mucho, y ya va a ser todo un coto micológico , y la verdad que me parece bien, pues a esta gente le da igual el monte, y eso es muy malo.
      No había oído eso de quitarle la muscarina nunca que hacen en Finlandia!! A mis años ya no voy a probar estos experimentos pero es curioso el dato. Te cuento una anécdota de hace años. Estaba de fiesta y llegó un amigo con muscarias secas, y diciendo que el sabe la cantidad que hay que comerse para que alucinaras y no te entraran ganas de potar. Tengo que reconocer que con la euforia de la noche y la fiesta estuve a un tris de probarlas, pero menos mal que no, pues conociéndome en aquellos años, habría acabado vomitando y el estomago hecho un cisco.

      Pues eso, un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Con estos manjares gastronómicos se le hace la boca agua a uno. La verdad es que constituye otra buena excusa para salir al monte.
    De la problemática del abuso recolector me queda el mal recuerdo de una marcha a la Mogorrita saliendo de Tragacete, cuando mi sorpresa fue encontrar la Cañada del Hontanar llena de gente buscando setas. Aquello parecía una romería. Y lo peor es que al regreso por la tarde de la cumbre aquello estaba lleno de botes de bebida, plásticos y restos de todo tipo. ¿Tanto nos cuesta recoger la basura y dejar aquello como lo encontramos? Al final las restricciones acabarán llegando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Los efectos adversos de una actividades que cada vez son más populares. Quiero pensar que la gente de por acá es más civilizada y responsable. Que generalmente eso pasa cuando viene mucho más foráneo de las ciudades a buscar. En todo caso, se comprende que a larga las restricciones lleguen.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenas noches!
    Muy bueno el blog! Me gustaría poder enviar una foto de una seta que encontró mi padre para que me dijeras su nombre exacto, no es en Cuenca Capital, es un término de un pueblo de Cuenca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo.

      Gracias por tus palabras. Manda la foto del hongo en cuestión a virtuditas@gmail.com a ver si te lo puedo adivinar.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Toni. Impresionantes esos articulos d los q conozco mas o menos, como los d Cueva dl Hierro, y toda esa zona. Mi tio, q quiza hayas conocido, fue Secretario d Admon d Beteta (Pedro Lopez). Mi tia fue tb maestra d alli (Felipa Cañas). Otro tio fue Secrerario d Masegosa, el Tobar y Lagunaseca, donde yo, d crio, llegué a hacer el Censo d la Población. Ahora vivo en Cuenca, pero casi toda mi vida activa, he estado fuera. Ahora la 'clásica' vuelta a casa. Y lo q me interesa es l tema d los niscalos. No tengo ni idea d como ni donde coger. Es x lo q t pido, si puedes, si conoces algún lugar idoneo, lo mas cerca posible d Cuenca. Hoy he estado x Javaga.. y después d 2horas, ni siquiera he visto uno! Ya ves q 'habilidad' la mia para eso. Como lo q me sobra es tiempo, me gustaria ir introduciendome poco a poco. X eso me gustaria si puedes darme algun indicio al raepecto. Gracias d antemano. 1 saludo. Fernando. Si quisieras mejor, t puedo dar mi mail.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando.

      Bueno la temporada de níscalos esta siendo floja. No ha pasado con los Boletus que hemos tenido un mes de Octubre cojonudo para los Boletus. Pero las tres semanas de anticiclón y calor que hemos pasado han venido muy mal para los níscalos. Aun así, algo se pude sacar, siempre que no estén agusanados. Aunque con el frío de estos días vete tú a saber, si van a seguir saliendo o no.
      Los alrededores de Cuenca suelen ser muy buenos para los níscalos siempre y cuando la meteorología se haya portado bien. Zonas como los Palancares, Jabaga y Cabrejas, Sotos y Mariana, o toda la zona de Almodóvar del Pinar y Monteagudo suelen ser ricos pinares. Una amiga de la familia acaba de coger niscalos en Jabaga (siento decirte eso) pero no te preocupes, pues esta mujer es del pueblo y se conocera los pinares de allí como la palma de su mano. Yo la verdad que no estoy saliendo a ver si cojo níscalos, pues este calor que hizo hace poco fue el detonante para que se me pasaran las ganas de salir, pero este finde o la semana pasada ire a ver, pero ya te digo que tanto frío como esta haciendo tampoco es bueno.

      Bueno, pues espero haberte sido de ayuda. Un saludo.

      Eliminar
  8. Hola Toni:
    Muchas gracias por atender tan rápidamente mi petición sobre la página de las setas. La verdad es que conforme vamos haciendo años, pocas cosas hay más gratificantes que perderte en medio del monte o de la montaña o llenar una cestilla de setas.
    Si no te importa te mandaré un mensaje a la dirección virtuditas@gmail.com para que me facilites una dirección para mandarte una cosilla.
    Un abrazo y no dejes de crear estos pequeños trozos de magia y dejárnoslos compartir desde la lejanía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Borillo.

      Razón tienes al decir que la búsqueda de setas es de las cosas que siempre va a estar ahí. Te contesto al correo dándote la dirección.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola, menuda envidia de cestas llenas teneis jeje. Yo he empezado a ir de boletus edulis por la zona de bronchales pero ahora es de pago y siempre que he ido estaba lleno de gente. Soy una persona respetuosa con el medio ambiente al maximo soy pescador deportivo y estudiando para agente medioambiental. Me gustaria si no es molestia me dijera zonas no muy alejadas de Cuenca para salir a buscar boletus. Gracias. Le dejo mi correo para que me conteste por privado: gato_cuenk@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Hola Victor.

    Pues si te digo la verdad, yo de boletus suelo subirme tb a lo de Orihuela y Bronchales (es de pago, pero bueno cinco euros por venir con una cestaca hasta arriba no esta mal). Ya sabes que la Serranía es más caliza y los boletus salen en terreno siliceo. Aquí hay una zona muy buena micologica que es la Sierra de Valdemeca, que es tb silicea.

    Un saludo.

    ResponderEliminar