domingo, 30 de noviembre de 2014

LA MODORRA (1447 metros) Y MONTEAGUDILLO (1441 metros)



Cuando un cerro es divisable desde varios sitios y tiene algo peculiar en su forma o cima, va haciendo mella honda en quien se fija en ellos. En otras palabras, sus siluetas se le quedan grabadas al que recorre los alrededores.

Lo digo en referencia a dos cerros que escoltan el pantano de la Toba entre el pueblo de Uña y el de Beamud, justo enfrente de la Muela de la Madera y lindando con Tierra Muerta.

Estoy hablando de Cabeza Modorra y Monteagudillo, dos montañitas que están separadas por el barranco y brazo del pantano de la Toba, conocido como el Boquerón. Se puede hacer una gran ruta que suba a la Modorra, se baje al Boquerón para ver su cueva, salir del barranco y después ir hacia Monteagudillo para acometer su subida.

En este caso yo he subido a los dos cerros independientemente. De todas formas al final os enseño en el mapa como se podrían unir las dos ascensiones en una sola ruta por quien estuviera interesado.
 
 
 
Vemos que aún queda nieve, bastante congelada del frío. Tenemos que coger la carretera que va desde Uña hacia Buenache, pues ahí delante tenemos el primero de nuestros objetivos.


 
 
                              Estamos en Tierra Muerta, y el paisaje invernal nos acompaña.


 
 
            Dejaremos el coche en la carretera pues ahí es donde debemos subir, a la Modorra.


 
 
                           Vemos como el frío y la nieva atenazan hasta las Procesionarias.


 
 
                                                        Rápidamente empezamos a subir.


 
 
                                      Hay que ir buscando lo menos empinado de la ladera.


 
 
         Vamos tomando altura y las vistas se nos presentan de órdago, con media Serranía nevada.


 
 
                                 Ostras Pedrín, que buena vista de mi querido pantano de la Toba!!


 
 
                  Por esta cara este, debemos buscar un desplome como este para subir arriba.

 
 
                               Ya estamos en lo alto de la Modorra, que tiene nieve.


 
 
                                              Y esta pequeña y antigua caseta forestal.


 
 
                  Ya estamos en coronando los 1447 metros de altitud de Cabeza Modorra.


 
 
                              Buena atalaya de vigía, viéndose al sur todo Tierra Muerta.


 
 
                                                         Al oeste el Puntal del Cuerno.


 
 
          Y al noroeste, el pueblo de Uña, junto con las imponente paredes de la Muela de la Madera.



 
 
Y todo la vista norte y noreste, es de izquierda a derecha, el pantano de la Toba, el brazo del boquerón, y otro cerro que ven en el centro derecha de la fotos.

 
 
 
    Que es nuestro siguiente objetivo: Monteagudillo y su peculiar losa de piedra coronando el cerro.


 
 
            Pero bajemos pronto de la Modorra, puesto que aquí arriba hace mucho frío y aire.


 
 
                          El paisaje de Tierra Muerta en invierno es desoladoramente bello.


 
 
         Que con el deshielo se van quedando numerosas charcas mitad heladas, mitad líquidas.


 
 
Aunque Tierra Muerta es tierra de Sabinas albares y pinos laricios, también nos encontramos algunos ejemplares de pino rodeno como este de la foto.


 
 
         Ya estamos situados cerca de nuestro siguiente objetivo, el cerro de Monteagudillo.


 
 
                                                                       Subamos a él.


 
 
                   La parte superior esta pelada, y la gran tapa rocosa nos espera arriba.


 
 
                           Una vez arriba, comprobamos que no va a estar fácil subir arriba.


 
 
                               Comencemos a bordear la gran losa buscando una manera de subir.



 
Desde aquí podemos ver una buena escena con el brazo del boquerón a la izquierda, el pantano de la Toba y la Muela de la Madera.


 
 
La Toba con el poblado de la Central Hidroeléctrica en el centro. Esta península isla que ven en primer plano del pantano es buen indicativo para ver que la Toba esta baja de aguas, ya que es una península. No tardó ni un mes en llenarse el pantano, merced al buen invierno y primavera que tuvimos.


 
 
                                                     Seguimos bordeando la roca.


 
 
Aquí podemos ver como viene el Júcar de las nieves de la Serranía alta, y va enturbiando y llenando el pantano.


 
 
Aquí nos encontramos la placa en homenaje a un chico fallecido hace años, que le gustaba mucho venir por aquí.
 

 
 
 
Tras dar la vuelta a toda la enorme losa rocosa que corona Monteagudillo, descubrimos que solo hay una manera de subir, por una grieta algo desplomada que hay en la roca. Hay que trepar algo y ayudarse de las ramas de los arbustos que nacen de la grieta, por lo que fácil, lo que se dice fácil no está.

 
 
                 Y tras subir, llegamos a los 1441 metros de altitud de Monteagudillo.


 
 
Viendo primeramente el Cerro de la Modorra, donde hemos estado antes. La caseta forestal está en la parte izquierda.


 
 
Justamente donde estoy mirando, en la parte inferior izquierda, está el Albergue refugio de Fuente de las Tablas.



 
Si miramos al fondo vemos la Serranía alta, con las alturas de 1700 y 1800 metros completamente blancos.



 
                                               Bonita vista del pantano de la Toba.


 
 
          En esta foto se puede ver perfectamente la Cabeza Modorra y el brazo del boquerón.


 
 
      Y volviendo al coche, no podemos dejar de admirar las las Sabinas Albares de Tierra Muerta.
 
 
 
 
 
Y os voy a dejar con unas vistas de estos dos cerros desde otros puntos, emplazándoles para la semana que viene!
 
 
                                  Monteagudillo desde los cortaos encima de Uña.


 
                                               Monteagudillo desde el frente.

 
 
                                 Cabeza Modorra desde el Puntal del Cuerno.




                                                   Cabeza Modorra desde el frente.




Otra vista de Cabeza Modorra. Lo que ven a la izquierda es un tercer cerro que se llama Cabeza Gorda, que esta muy cerca de Monteagudillo, y que tiene 1465 metros de altitud, pero que al estar cubierto de pinos y no tener cima rocosa ni forma más de montaña como las otras dos, pues no nos mereció la pena subir.




 
Aquí tienen el plano de la ruta entera que sería de ida y vuelta. El cuadradito sería donde dejamos el coche y el primer círculo sería la Modorra y el segundo Monteagudillo.
 
Yo como explico al principio de la entrada subí a los cerros independientemente. A la Modorra desde la carretera (cuadradito en el mapa) y a Montegudillo es muy buen sitio desde el mismo Albergue de Fuente de las Tablas, aunque yo lo hice desde otro sitio más largo, más o menos desde la esquina inferior derecha del mapa.
 
 

12 comentarios:

  1. Nos muestras una zona de extensos valles calizos, poblados por pinos de diversas especies y sabinas albares, con unas vistas y paisajes espectaculares... Una zona de la que he oído hablar muy bien y que un día habrá que visitar. Enhorabuena por el artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luz del Monte.

      Se nota que eres un apasionado de la naturaleza. Enhorabuena!! Gracias por comentar. Ya sabes que estas tierras no te pillan lejos, por lo que este invierno - primavera es una época especial para visitar la Serranía.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Bien cierto es que esos dos cerretes llaman la atención desde la carretera, verdad? Me queda pendiente esa subida a Monteagudillo, pues quise hacer los dos en un frío día de diciembre, pero salí andando desde el aparcamiento de la Ciudad Encantada, el mirador de Uña, puntal del Cuerno, atravesar la hoz de la Bujosa (que me llevó un buen rato), y cuando llegué a la Modorra tuve que renunciar a Monteagudillo por falta de tiempo... mecachis!! Así que nuevos ánimos gracias a tu entrada que en un día tan especial con nieve le da otro toque al paisaje.
    Como curiosidad te diré que la Modorra tiene exactamente la misma altitud del pico más alto de los Montes de Toledo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Imagínate las veces que pasare por esta carretera y siempre los veo. Que pena que no pudieras llegar a Monteagudillo, pues los dos cerros van de la mano. Pero es que eres un poco borrico ;-) a la hora de trazar las rutas, jejjejje. Anda que salir desde la Ciudad Encantada para ver la MOdorra. De todas formas, si ya has visto la Modorra ya conoces aquel paisaje bastante bien. Dices que te costo la hoz de la Bujosa, jejeje. Me estoy esperando a que tenga agua permanentemente para bajarla por dentro, pues no la conozco todavía.

      Bueno chico, un abrazo.

      Eliminar
  3. Mi primo Guillermo de León nos comenta:

    en Monteagudillo hubo un castillo musulmán, del que sólo quedan esos majanos en los que estás subido. La fortaleza era el centro de la llamada Heredad de Monteagudo (o Monteagudiello como aparece en algún otro papelote). La Heredad (o Quiñón) englobaba la fortaleza y al menos tres aldeas, hoy despobladas: Fuencaliente, Valduérguinas y Los Quintos. Aunque lo he visto en dos lugares al menos, no está claro que alguna vez abarcase Uña. En 1172 la tenía el caballero navarro Fortún de Tena, que ese año la vende al señor de Albarracín, Pedro Ruiz de Azagra, junto con el castillo de Huélamo. Monteagudo y Huélamo fueron propiedad patrimonial de los Azagra (que no Comunidad de Albarracín) hasta 1242, en que Sancha Pérez de Azagra, hija del primer señor, las entrega a la Orden de Santiago a cambio de varias posesiones toledanas. Monteagudillo se entrega a los santiaguistas "culta e inculta, con todos los derechos y sus pertenencias habidas y por haber". Tuvo que pertenecer en un principio, como Huélamo, a la diócesis segobricense. El castillo tenía que estar completamente arruinado a finales del siglo XVI. Lo que desconozco es cuando deja de ser término redondo santiaguista y se integra en la tierra de Cuenca. Alguna de sus aldeas han estado pobladas hasta época muy reciente.

    Gracias primo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Toni.

    Je, je. Sí que a veces me planteo las rutas en plan borricote; ya sabes que me gustan las buenas palizas. Se que te ha sorprendido que accediera a los cerros desde la C. Encantada, pero es que quería visitar el Puntal del Cuerno para completar el trío y calculé mal el horario. La hoz de la Bujosa me pareció bastante agobiante e incómoda de recorrer al menos en el poco tramo que recorrí hasta cruzar más arriba, cuando el cortado ya no me lo impedía. Parece poca cosa pero luego allí se ve que la cosa está potente. Ya me contarás si te atreves con ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que conste, Andrés, que a mi me pasa lo mismo, quiero abarcar y llegar a cuantos más sitios mejor, y muchas veces, tengo que hacer la excursión sin ver todo lo que me planteé. De todas formas, lo tuyo es más entendible, pues las veces que andas por acá es normal que quieras ver cuantas más cosas, pues luego tardaras en volver.
      Yo el puntal de Cuerno lo hice saliendo desde la fuente de la canaleja de valdecabras, y ya lo pondré en el blog. Curioso fue pues cuando fui había nieblas en la parte que da a Uña y el propio puntal hacia de barrera para que esa niebla no pasase al otro lado.
      La hoz de la Bujosa se ve en el mapa pocas cosa, pero ya me imaginaba yo que estas pequeñas hoces de la Serranía luego en la practica pueden ser muy hijaputas. Habrá que echarle un ojo, pero con agua. Ya te contaré.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Me ha gustado sobre todo el Monteagudillo, con esa pequeña muela coronándolo, como diciendo: "no te lo voy a poner fácil el subir aquí" jejeje, me ha recordado a la Moleta de Xert (la tengo pendiente) en el Baix Maestrat, solo que allí creo que han instalado grapas tipo ferrata para poder subir.
    Por lo demás buenos paisajes y árboles entre las dos cimas, y por no hablar de las vistas del pantano, que mola mucho verlos desde las alturas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues si la verdad; que porque esto es Cuenca, pero lo suyo habría sido poner unas grapas para subir eso, como han hecho en Castellón. Ya que niños, o personas mayores pueden llegar hasta la base, pero subir arriba esta algo jodido. Esa Moleta de Xert ya está tardando.....;-)
      Cualquier vista lejana o desde arriba de un pantano serrano suele ser buena.
      Lo mismo esta finde largo te mando unos whatsap para preguntarte cosillas de las sierras de allí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Bonito emplazamiento para una fortaleza del cual yo no recuerdo ningún resto, solo una pequeña escabación que podría ser los restos de un aljibe.
    De la placa de Samuel Ferrer, solo recordar que está puesta en memoria de un hijo de Buenache enamorado de la montaña que fue a dejar la vida de la manera más absurda allá por el año 1997. Estaba haciendo el servicio militar en los Pirineos donde parce ser le había llevado su afición a la montaña, una noche un sargento bravucón y borracho le asesinó en su acuartelamiento. D.E.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Migue.

      La verdad que ya no queda ningún resto, y según cuenta Guillermo ya hace siglos que no hay restos allí.
      Conozco el caso de Samuel Ferrer, pues lo conocí, ya que íbamos al mismo Instituto. En efecto, es como tú lo cuentas. Una pena muy grande. D.E.P.

      Un saludo.

      Eliminar