domingo, 15 de marzo de 2015

EL COLLADO, TARAYUELA Y EL PUNTAL DE LOS BARBEROS

 
Se puede considerar esta entrada, como la 2ª parte de esta otra, donde os enseñé las despoblados temporales de  Carrascallano y las Povedas.

Y esto es lo bueno del blog y el internet, pues gracias a la ayuda de otras personas hemos podido descubrir con certeza que los dos despoblados de la entrada anterior fueron dos núcleos temporales de casas con corrales del s. XIX y principios del s. XX (incluso puede ser de antes) donde la gente de Fuertescusa pasaban todo el verano sembrando y pastando con el ganado aprovechando los buenos pastos estivales,  y así no tenían que estar yendo y viniendo en el mismo día al pueblo, ya que la distancia y la dureza del camino desaconsejaban eso.
Realmente esto es digno de estudio, pues en el libro de monteria del rey Alfonso XI del siglo XIV, ya nombra por estos parajes de un lugar conocido como las Povedas (o Pobedas).

Gracias a Jose Mª Checa por contarnoslo a nosotros, ya que él le preguntó a Amparo una mujer octogenaria de Fuertescusa que ha sido la que ha relatado el porqué de la existencia de estas aldeillas.

Lo curioso y sorprendente es que Amparo nos ha contado que no solo eran dos: Las Povedas y Carrascallano, sino cuatro las aldeillas que surgieron al calor de aquellos años duros; las dos mencionadas anteriormente, más el Collado y Tarayuela.

Magia Serrana ya tenía localizadas las cuatro aldeillas, aunque desconocía el nombre y la historia de las dos ultimas, ya que las descubrí de paso, mientras quería ir a ese paraje mirador espectacular conocido como el Puntal de los Barberos, que nos divide el río Escabas en dos valles, el más cerrado y agreste, contiguo a Fuertescusa, y el más extenso y abierto de Cañamares.

 
 
Por aquí vamos subiendo en todoterreno mientras vemos el pueblo de la Frontera haciendo de claro límite entre la Serranía y la Alcarria que es lo que ven en el fondo.

 
 
Por aquí nos hemos puesto en el Collado Moreno, justo debajo del Cerro Poste, y tirando de zoom podemos avistar esa preciosidad que es el Estrecho de Priego, y puerta de entrada a la Alcarria.



 
 
Como ya expliqué en la entrada anterior de Carrascallano, para llegar al punto de inicio de nuestra ruta hay que tener todoterreno (se puede llegar arriba andando pero deberías tener unas cuantas horas más de luz y la ruta se haría bastante dura). Si para ver Carrascallano y las Povedas subimos desde el valle del Escabas, para ver el Collado y Tarayuelo vamos a subir desde Fresneda de la Sierra, siempre por un carril pedregoso apto para coches todoterrenos.
 
Al subir arriba torceremos hacia la izquierda para encotrarnos rápidamente con la aldea de El Collado.
 


 
Dejamos el coche muy cerca de la Aldea del Collado, donde antes de llegar ya vemos tinás y casas sueltas.


 
 
       Desde aquí podemos ver al otro lado al aldea de Carrascallano, ya vista y ubicada en el puntal.


 
 
Fuimos en verano y aquello estaba bastante seco, pero aún así este es el bello paisaje que conforma esta solitaria altiplanicie donde están las 4 aldeas. El Collado esta abajo a la izquierda.


 
 
                   Alrededor del vallecito donde esta ubicado la aldea hay casas diseminadas.


 
 
Estas aldeas se solían construir cerca de una fuente. Hay abajo tienen la del Collado creando una pequeña lagunilla. Lástima del verano, que me impidió verla con agua.


 
 
El vallecito del Collado aún se mantiene verde en su parte final. Aunque no se vean pero hay restos de tinás por las dos laderas.



 
Aunque el nucleo grande de ruinas esta en la ladera izquierda. El Collado es de las cuatro aldeíllas la que peor se conserva, ya que las tinás son apenas las base de los muros.


 
 
El nombre del Collado puede venir por su ubicación estando en un collado que se crea en los bordes rocosos del valle del Escabas. Las ruinas de la foto de antes están a la izquierda y el valle es lo que ven a la derecha.
 


 
 
Después de ver el Collado, andaremos unos tres kilómetros, para encontrarnos muy cerca del camino restos de otra aldea. Estamos ante lo que era Tarayuela.


 
 
              Con Tarayuela nos topamos al estar en medio del viejo camino que iría por aquí.

 
 
 
También nos damos cuenta que encontrarnos a alguna persona tiene las mismas probabilidades de que nos toque la lotería.


 
 
Nos subimos a una colina que hay allí conocida como el Cerrillo (1311 metros) para poder ver Tarayuela desde arriba.


 
 
Desde aquí podemos ver más tinás en su vallecete y podemos intuir el aterrazamiento de la tierra cuando antaño la labraban.


 
 
Desde lo alto del Cerrillo podemos ver esta otra vista del Estrecho de Priego por donde el río Escabas se despide de la Serranía.


 
 
                       Atentos a la Via Ferrata que se va a instalar allí próximamente.



 
Debe haber una fuente que abasteciera a Tarayuela de agua. Vamos a buscarla mientras nos topamos con alguna tiná más separada de las otras.
 
 
 
 
Efectivamente, a unos 150 metros del nucleo grande de tinás encontramos la fuente.
 
 
 
 
Con los restos de los gamellones incrustados en el suelo.
 
 
 
 
 
 
Después de ver Tarayuela, seguimos por el camino hacia adelante, que ya no tiene perdida pues ahora vamos por un puntal cada vez más estrecho que nos va a llevar al Puntal de los Barberos.
 
 
 
Hacia el lado derecho tenemos la majestuosidad del valle del Escabas.
 
 
 
 
Con ese espinazo rocoso conocido en los mapas como las Tajadas, que separa el valle del Escabas del valle de Fuertescusa.
 
 
 
Y hacia el lado izquierdo, cuando la vegetación nos deja ver, vemos esta bella vista del pueblo de Cañamares con el Estrecho al fondo.
 
 
 
 
Iremos alternando las vistas mientras me hago algún autorretrato por estas soledades.
 
 
 
 
Por el lado izquierdo si miramos hacia atrás, veremos ese extenso valle donde al fondo estaría el pueblo de La Frontera y a la derecha de la foto, Cañamares.
 
 
 
 
La empinadas laderas dan paso más abajo a la Dehesa Boyal de Cañamares.
 
 
 
 
Misma vista pero mirando hacia el lado del río Escabas. Vean que verdor todo este gran rincón.
 
 
 
 
Siempre que voy por la carretera de Cañamares me fijo en estos cuchillos pétreos. Ahora estaba encima de ellos.
 
 
 
 
Esta es la vista que se ve desde la carretera de Cañamares. Yo estaría arriba del todo.
 
 
 
 
Espectaculares, eh!!  Yo sería una manchita azul en la parte superior derecha.
 
 
 
 
 
 
La vista del valle de Cañamares desde aquí pide a gritos una panorámica.
 
 
 
 
 
 
 
 
Hay tienen a un pajarraco maravillado ante lo que ve.
 
 
 
 
De la derecha vendrían el río Escabas que pasaría cerca del pueblo y en el Estrecho de Priego que ven al fondo pegaría un brusco quiebro a derechas para entrar en la Alcarria.
 
 
 
 
La Dehesa Boyal y al fondo el Escabas.
 
 
 
 
Cañamares y a la derecha la verde vega del Escabas.
 
 
 
 
 
Otra vista de Cañamares.
 
 
 
 
Aunque ya vamos llegando a lo que se considera el puntal, donde tenemos estas vistas 100% serranas.  Debajo nuestro el Escabas, y al otro lado del promontorio rocoso de enfrente iría la carretera que pasa por el túnel del Monsaete, dirección Cañizares.
 
 
 
 
Y en esa misma dirección lo que tenemos detrás, es el valle del arroyo de la Vega, afluente del Guadiela, otra comarca de la Serranía muy solitaria y de gran belleza, que os pondré por aquí.
 
 
 
 
Aunque lo que nos llama la atención mirando un poco hacia detrás nuestro, es el agreste valle del Escabas.
 
 
 
 
Acerquémonos un poco más para verlo mejor, donde podemos ver a la derecha parte de los Galayos.
 
 
 
 
Nos estamos moviendo por un paisaje montañés y en un ambiente completamente alpino.
 
 
 
 
Por aquí se nos abre esta increíble vista, donde resalta algo que antes no podíamos ver. ¿Sabéis que es?
 
 
 
 
Con mi superzoom lo capto. El pueblo de Fuertescusa.
 
 
 
 
Ya estamos muy cerca del puntal, aunque llevo un rato andando por monte a través, por lo que en unos metros nos ponemos al otro lado para ver algo que aún no os he enseñado.
 
 
 
 
Si, lo han adivinado!! la archiconocida Playa de Cañamares, también conocido como el Barco, uno de los baños serranos más ricos y placenteros. Aquí con Nieve
 
 
 
 
 
 
A la izquierda el ancho valle de Cañamares, a la derecha el agreste valle del Escabas.
 
 
 
 
 
 
 
 
Estaba haciendo tanto calor, que tuve que improvisar y hacerme un moño entre palestino y tuareg muy coqueto.
 
 
 
 
Y aquí lo dejamos pues avanzar ya es muy arriesgado pues todo empieza a estar muy inclinado y demasiada vegetación. Es hora de volver por el mismo camino.
 
 
 
Y ya volviendo me pongo encima del barranco de la Cañada del Royo que tan espectacular se ve desde la carretera de la Frontera a Cañamares.
 
 
 
 
Y al igual que comencé la entrada con una foto de La Frontera, me despido con otra vista del pueblo, marcando muy claro el límite físico y geográfico entre Serranía y Alcarria.
 
 
 
 
En este plano os voy a poner la ubicación exacta de la 4 aldeas. Siendo de derecha a izquierda: Las Povedas, Carrascallano, El Collado y Tarayuela.
 
 
 
En este otro plano, la ruta hecha hoy, siendo los dos círculos, El Collado y Tarayuela.
 
 
 
 
Y aquí os pongo un 3ª sobre ese tremendo esquinazo que es el Puntal de los Barberos.
 
 
 
Hasta la semana que viene!! 

10 comentarios:

  1. Simplemente, MARAVILLOSO!!! Muchas, muchas gracias por compartirlo con nosotros.
    Soy de Cañamares y algunos de los parajes que has fotografiado tienen nombres concretos, que te dejo por si fueran de tu interés, como: El Salidero del Pajar (es la única vía de bajada hacia Cañamares, en donde dices que te hiciste el gorro para el sol) Otra foto corresponde con la Peña Hendída ( Peñarendía, a nivel popular) La "playeta" que tú citas era denominada en la Edad Media el Vado de Sanchas Negras; y el Puerto de Monsaete es nombrado en el Libro de la Caza como el Puerto de Abenzayde (de donde ha ido derivando fonéticamente). Te felicito. Me has ensanchado el corazón. Sabía algunas cosillas pero no sospechaba que hubiera tanto. ENHORABUENA. Queremos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio.

      Muchas gracias por tus palabras. Ojala tuviera siempre que cuelgo algo de un pueblo determinado, alguien del pueblo que me dijera como les llaman los del pueblo a los parajes. Curioso los topónimos que me dices, la Peñarendia y el vado de Sanchas Negras y Abenzayde. Estaba acostumbrado a ver Cañamares siempre de paso por la carretera, pero estas vistas mías desde arriba hablan de un pueblo precioso de la Serranía.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Magnífico, Toni. Has despejado la incógnita más importante que faltaba, o sea, poner Tarayuelo en el mapa (por cierto, ¿no es Tarayuela?). El círculo queda cerrado, pero faltan algunas pequeñas cosas por aclarar. Por ejemplo, supongo que la fuente de la foto (me refiero a la de Tarayuelo) es la Fuente del Vaso.

    Hay un sitio emblemático para la gente de Fuertescusa, justo enfrente del Puntal de Los Barberos. Es el alto que separa el Valle del Escabas del descrito por el Arroyo del Peral (que pasa por Fuertescusa). Se llama El Cucurucho. Desde su mirador las vistas son espectaculares hacia todos los lados. La parte que peor se ve es justamente la de Cañamares, tapada por el Puntal de Los Barberos.

    Fantásticas fotos y maravilloso el recorrido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Mª.

      Encantado que te guste. Yo estoy muy contento con estas entradas. Lo que se iban a convertir en una más de mis rutas de senderismo, al final fue un poco de labor de investigar, y por partida doble, y gracias a vuestra ayuda, hemos conseguido descifrar un poco como fue aquello.
      Conozco el Cucurucho, las vistas son gloriosas (no me acordaba del nombre). Ese gran rincón que se forma guarda muchas sorpresas y paisajísticamente es brutal.

      Voy a cambiar lo de Tarayuela.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Joder, todavía con la resaca serrana de este reciente fin de semana, mientras cenábamos nos hemos visto el dvd que me regalaste y ahora me he leído esta entrada, y me han aumentado las ganas de seguir conociendo más y más Serranía.
    Gracias a los tres por ser tan buenos guías y anfitriones, pero sobre todo gracias por ser como sois.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Dani.

    Gracias a vosotros también, por haberos prestado a venir, y ser tan buenos invitados. Ya os lo dije que yo he disfrutado mucho con vosotros, ya que nos gustan las mismas cosas de naturaleza y nos maravillamos ante lo que vemos, y eso me hace estar muy a gusto con vosotros. Y de Laia no hace falta que te diga más. Maru, Nacho y yo nos lo hemos pasado en grande este finde.
    Habrás comprobado que no estamos tan lejos, por lo que se puede seguir conociendo más Serranía.
    Ahora tengo yo ganas de conocer la Serra d´ Espada bien a fondo, aunque tengo la silueta del Penyagolosa dentro de mi cabeza. No se me va la jodia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Hola JJ.

      Y gracias a ti por leerlo y comentar.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Toni.

    Doy fe que la ruta que has marcado es de las que no se olvidan. Panorámicas gloriosas, praderíos de altura y caminos solitarios. Interesante conocer el pasado de aquellos caseríos. La vista del espolón de Los Galayos que se ve desde ahí es espectacular. Por cierto que la bajada desde el Puntal de los Barberos hacia la playa de Cañamares por los cuchillos es complicada pero se puede bajar... con paciencia, je,je.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      De hecho en el primer comentario, el de Ignacio B. S. nos indica el nombre exacto de ese paso: el Salidero del Pajar. La verdad que lo que iba a ser una entrada sola del puntal de los Barberos se ha visto enriquecida con lo de las Aldeíllas. Que cuando vuelvas a tener un sábado libre, no dudes en darme un toque, y nos hacemos otra escapada!
      Un abrazo.

      Eliminar