domingo, 22 de marzo de 2015

LA ATALAYA (1662), EL PUNTAL DE HIERRO (1673) Y EL PICO DEL FRAILE (1534 metros)



Vámonos hoy a una parte de la Serranía alta de Cuenca muy poco masificada que y siempre es un placer caminarla. En este caso, nos vamos al serrano pueblo de Tejadillos (no confundir con el paraje y refugio del mismo nombre sito en el valle del Escabas antes de llegar a Poyatos).

Hoy vamos  recorrer un cordal montañoso para hollar y conquistar tres Altos en su recorrido.

Verdaderamente, en la Serranía de Cuenca no es fácil hacer rutas por cordales montañosos que sean en muchos tramos crestas rocosas. Haberlas haylas, pero el bendito inconveniente es que generalmente están colmatadas de pinos hasta arriba, los pinos albares y laricios de formas bellas y grotescas lo cubren todo y  hacen que no puedas ver apenas vistas y panorámicas, desluciendo lo que es la sensación aerea de andar por estos cordales. Es una de las consecuencias de tener una sierra ideal e idónea para las especies arbóreas, en especial los pinos.

En la entrada de hoy veremos una excepción con  esa  muralla montañosa  que separa el valle de Tejadillos del valle de Zafrilla, siendo este último el pueblo a más altitud de Cuenca, y donde los pinos nos dan un respiro y podemos hacer una bella ruta subiendo y cresteando por esta cordillera rocosa.
 
 
      Nos acercamos al serrano pueblo de Tejadillos, cerca del límite de la Serranía alta con la baja.


 
 
Desde el pueblo podemos ver por este lado el cordal montañoso que vamos a recorrer hoy, aunque nosotros subiremos por el otro lado.


 
 
            Dejamos el coche en el carril y comenzamos la ruta atravesando un bello robledal.



 
 
           Desde por aquí abajo tenemos ya vista de parte de nuestro bello recorrido de hoy.


 
 
Uuuummmmm, que buena pinta tiene recorrer eso por allí arriba.
 
 
 
 
No se puede subir tan fácil ya que hay desnivel por lo que vamos buscando un pequeño barranco que sale a la izquierda de la foto.
 
 
 
 
Y progresando por el cauce seco de dicho barranco.
 
 
 
 
Llega un momento que llegamos a una pared vertical de varios metros, pero entonces podemos salvarlo por el lateral derecho subiendo con cuidado.
 
 
 
 
Román ha venido con hambre, y ya en este punto nos tomamos nuestro primer pinchito.
 
 
 
 
Desde aquí podemos ver esas paredes verticales que digo que son insalvables.
 
 
 
 
Y también podemos ver de donde venimos: el valle del arroyo del Puerto abajo y los Morrones de los Tancuales y de la Aliaguilla.
 
 
 
 
¿Y aquella otra cresta que se ve al otro lado?
 
 
 
 
La cresta rocosa del Morrón (1606 metros ), con muy buena pinta y con el arroyo del Puerto debajo.
 
 
 
 
A nosotros nos toca ahora las rampas más duras.
 
 
 
 
Echando un vistazo atrás, veríamos en primer plano el barranco por donde subimos y al fondo el valle del arroyo del Puerto donde tenemos el coche.
 
 
 
 
Y comprobamos que la ruta de hoy va a trascurrir en muchos tramos sobre roca caliza, desnuda, bella y a ratos empinada.
 
 
 
 
Abajo el arroyo del Puerto, junto con el carril que comunica Tejadillos con Zafrilla, y enfrente la Cresta del Morrón.
 
 
 
 
Seguimos comprobando que pocos son los sitios por donde subir al cordal.
 
 
 
 
Grandes extensiones de roca pelada vamos cruzando.
 
 
 
 
 
Estos bordes son muy buenos para acercarse y lanzar unas fotos.
 
 
 
 
Y entre los primeros pinos que aparecen vemos nuestro primer objetivo.
 
 
 
 
En efecto, La Atalaya (1662 metros), y punto exacto donde convergen los términos municipales de Tejadillos, Zafrilla y Laguna del Marquesado.
 
 
 
 
Y lo mejor es que desde aquí podemos ver ya esta vista del otro pueblo que veremos en esta entrada.
 
 
 
 
Ahí lo tienen, Román tocando a Zafrilla con sus 1420 metros. el pueblo más alto de la provincia de Cuenca.
 
 
 
 
Ahora vamos a ir por este cordal en este caso más lleno de pinos hasta lo que ven al final.
 
 
 
 
Lo que vemos al fondo nos llama la atención ya que es un punto algo más alto que el Atalaya.
 
 
 
 
Es el Puntal de Hierro o del Herrero y lo pueden ver a la izquierda de la foto.
 
 
 
 
Con sus 1673 metros, aunque no tiene más interés que las vistas y algunos conjuntos de piedras amontonadas que dan fe de que antaño hubo allí algún tipo de construcción.
 
 
 
 
 
 
Ahora vamos a volver por donde hemos venido, ya de manera más rápida para pasar por la Atalaya otra vez y después por encima del barranco por el que subimos, para de allí llegar en la otra dirección al Pico del Fraile y poder avistar Tejadillos.
 
 
 
Antes de ello, con esta hermosura de vistas, nos tomamos el 2º pinchito, mas copioso que el 1º.
 
 
 
 
Aquí ya hemos pasado por encima del barranco por el que subimos y nos dirigimos al fondo.
 
 
 
 
Se nos abre ya una buena vista del precioso y gran valle donde  ubicado Tejadillos.
 
 
 
 
Y nos va saliendo la cresta rocosa de la que hablaba al principio.
 
 
 
 
Tejadillos con sus 1220 metros y donde confluyen varios arroyos.
 
 
 
 
Podemos ver como la cresta aquí los dos valles, el más pequeño del arroyo del Puerto, y el más grande de Tejadillos.
 
 
 
 
Este es el punto más alto de esta parte de la cresta con sus 1611 metros.
 
 
 
 
No es tan fácil ver en la Serranía crestas y cordales rocosos como este, sin apenas pinos.
 
 
 
 
Por aquí se ven estas vistas tan bonitas con el semicirco de las paredes del cordal. Vean justo enfrente mío el barranco por el que subimos.
 
 
 
 
Y para terminar de darle un toque distinto a la excursión, nos empiezan a aparecer balcones, puntales y miradores pétreos bien bonitos.
 
 
 
 
Y también torretas, columnas y demás esculturas.
 
 
 
 
Esta es la parte más erosionada.
 
 
 
 
Nos estamos acercando al Pico del Fraile.
 
 
 
 
Estas piedras están puestas para empezar a hacer malabarismos.
 
 
 
 
Con esta vista del vallecete del arroyo de la Cereceda, afluente del río Tejadillos.
 
 
 
 
Estamos en el Pico del Fraile, con sus 1584 metros.
 
 
 
 
Nombre que puede venir dado por esta gran figura que sobresale hacia adelante, respecto a las otras.
 
 
 
 
Vista del Pico desde abajo. Por aquí bajaremos para ir torciendo hacia la derecha de la foto, viendo que aquí el desnivel es salvable, siendo una empinada ladera de pinos y quejigos.
 
 
 
 
Seguimos bajando, y en esa frondosidad de pinar nos espera el coche.
 
 
 
 
Desde aquí, y dándole al zoom nos despedimos con esta vista del Pico del Fraile.
 
 
 
 
Aquí la ruta trazada de unos 14 km siendo el círculo el punto de salida, y los cuadrados de arriba a abajo: el Puntal de Hierro, la Atalaya y el Pico del Fraile.
 
 
 
Hasta la semana que viene!! 

10 comentarios:

  1. Hola humildemente creo que estais haciendo un gran trabajo para difundir las bellezas de vuestra tierra me ha encantado este,bueno los anteriores tambien por lo que a mi me toca MUCHAS GRACIAS Y ENHORABUENA!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malrroy.

      Muchas gracias por tus palabras, tus ánimos y por comentar. Todos los lunes entrada nueva.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Que atractiva esa cresta, tanto vista desde abajo cómo desde arriba, cuando andáis sobre ella sin nada que os obstaculice las vistas a ambos lados del cordal, luego la parte final con esas formaciones me ha parecido precioso, uno de esos pequeños rincones para degustar con calma.
    ¿Para cuando la cresta del Morrón?.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      La verdad que se nota la influencia de tu blog principalmente, pues de tus muchas rutas de crestas y cordales rocosos,, me puse a buscar por la Serranía rutas parecidas, y eso que también tenía planeado una ruta por abajo por los valles de abajo, siguiendo los estrechos y cañones por donde se meten los arroyos de por allí, pero me apetecía crestear. Y bueno, aunque no sea una super cresta rocosa, pero se disfruta de las vistas. Y la del Morrón se me ha quedado pendiente, ya que tiene buena pinta, aunque me esperare a que nieve (cosa muy usual por allí, aunque ya me tendré que esperar a la temporada siguiente) para recorrerla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es increíble la sensación de libertad que producen tus fotografías. Otra felicitación más por la labor que estas haciendo.
    Un saludo.
    Borillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Borillo.

      Muchas gracias, como siempre. Me gusta eso de que las fotos producen sensación de libertad ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Buena ruta, me la voy a apuntar en la agenda, que crestas tan limpias son difíciles de encontrar por aquí.

    Esas moles del final hay que verlas en directo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis and cia.

      Verás como no defraudara. Es de esas zonas de la Serranía que quedan apartadas de las grandes rutas, pero cuando lo conoces, te asombras de la maravilla que son. Si tienes razón al decir que esas moles rocosas en fotos son bonitas, pero en directo es otra cosa.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Vaya, pues la única vez que he estado en Zafrilla no había reparado en éste cordal rocoso que ya veo que pinta bien. Como bien dices no es fácil crestear por la Serranía sin que los pinos te tapen las vistas. De momento mi visita por la zona se resume a la Umbría del Oso, así que habrá que ponerlo en la lista de rutas pendientes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Por fin encontré una cresta rocosa que de sensación aérea. Aquella zona ya sabes que es más desconocida hasta los más expertos, pero según vas conociéndola, uno va asombrándose más de lo que ve.

      Un abrazo.

      Eliminar