domingo, 14 de junio de 2015

SUBIDA A LA PEÑA EZKAURRE (Senderismo por España)

LLevamos tiempo queriendo conocer el Pirineo Navarro. Ya conocemos algo el oscense, tambien el catalán y nos faltaba la verde Navarra. 
Por un lado queríamos conocer la selva de Irati, y también la parte más montañosa, la que esta pegando a Huesca. Allí es donde las alturas rondan los dos mil metros, siendo los 2446 metros de la Mesa de los Tres Reyes la altura máxima de Navarra/Nafarroa.

El primer día de ruta subimos a una montaña, a la que yo estaba enganchado tras haber visto unas fotos de la misma en una guía de senderos. La montaña en cuestión se llama Peña Ezkaurre y mide 2045 metros, siendo bastante durilla, ya que la ruta de hoy es principalmente subida a la vertical montaña, y su posterior bajada.

Cogiendo la carretera que va de Isaba a Zuriza, dejaremos el coche en el Collado Arguibiela para de ahí, acometer la subida al Ezkaurre, donde las marcas del GR ayudan a ser la senda bien visible y comoda. La primera parte es una subida no muy fuerte hasta que llegaremos a un falso llano, que realmente es lo unico llano que nos vamos a encontrar. Allí ya tendremos la majestuosidad de la pared norte del Ezkaurre y la empinada canal por donde subiremos. Empinada canal que trae la peculiariedad de ser un impresionante hayedo muy vertical, que nos hará clavar bien los pies, pero siempre bajo la placentera sombra de los Hayas. Cuando lleguemos al Collado Abizondo, dejaremos la vegetación y ya tendremos la ladera rocosa propiamente dicha, y tambien el tramo más duro y empinado de la ascensión, donde solo tendremos algunos pinos negros acompañandonos. Una vez arriba de esta ladera pared, tendremos el paisaje pelado y rocoso de alta montaña. Allí seguiremos subiendo, no tan duramente como antes, en dirección este hacia la cumbre, donde las vistas son de órdago. La vuelta por el mismo sitio. 
Aquí os dejo con la crónica, donde mis chavales inaguraron sus aventuras pirenaicas con este montañón, dejando otra hermosa montaña para el siguiente día, pero eso ya os lo contare la próxima entrada.


Dejamos el coche en el collado Arguibiela, y lo que tenemos delante es la visa lateral del Pico Ruzquía, la hermana oscense de enfrente de la Peña Ezkaurre.




Comenzamos la ruta por la marcada senda con las señales roja y blanca de GR. Estamos a 1297 metros de altitud.




           Esta primera parte es un subida no muy fuerte, y además debajo del Hayedo.




Hasta que llegaremos a la única zona llana del recorrido de hoy, donde ya podemos ver la majestuosidad de la cara norte del Ezkaurre. Los chicos decían asombrados, y ¿ahí arriba tenemos que subir? ¿por donde?




Esa no es la foto que yo había visto del Ezkaurre, pero también me encanto esa pared con las manchas de pino negro y enormes canchales.




Y ahí tenéis la canal hayedo por donde vamos a subir hasta el collado Abizondo que es la parte alta.




Y desde bien pronto, vamos a ver que esto es una cuesta continua de las que ponen a tono.




Fíjense la forma de las Hayas debido a la inclinación de la ladera.  Había tramos que teníamos que ir como Spiderman, agarrándonos de haya en haya.




                                    Los chicos aprovechan para pasárselo en grande.





       Y para encontrar en la paz y relajación del Hayedo esa inspiración para la meditación.





             Se acaba el hayedo, nos quedan unos metros de verde antes de llegar a la roca.




Y comienza la parte más dura de la ascensión mientras vamos dejando atrás un paisaje tremendo y por donde hemos subido.




Y mientras lo hacemos vemos la ladera del Ezkaurre y al otro lado su hermano el Ruzquía. Impresionantes los dos. Esta parte es Navarra, aquella Huesca.




Y nos empiezan a aparecer los pinos negros (Pinus uncinata), solitarios y bellos en las alturas.







                      El panorama que tenemos detrás nuestro es para deleitarse.









En estos tramos muy empinados, el amigo Nachete se nos quejó demasiado y se quería volver.




Aunque le hicimos desistir de eso, y rapidamente nos pusimos en la parte alta, donde un mundo de roca, completamente de alta montaña nos esperaba.





Miramos atrás y con el zoom captamos Zuriza, que es realmente es un camping, y vaya sitio chulo para un camping.




       A nosotros aún nos queda subir, pero ya no son rampas tan duras como las de antes.





             Y nos comienzan a aparecer neveros donde Marcos y Nacho se lo pasan de lo lindo.





                             Mientras la Maruji y yo disfrutamos viendo a los chicos.





            En dirección Francia vemos un mar de nubes como que quiere entrar en España.





              Marcos en su primera experiencia pirenaica esta fascinado con los neveros.





Estamos a punto de llegar a la cima viendo estas especies de monolitos que la gente ha ido poniendo con las piedras del lugar. Nosotros también pusimos el nuestro.





Hasta que coronamos los 2045 metros de altitud de la Peña Ezkaurre. Nos hemos metido 748 metros de desnivel en algo menos de dos kilómetros. No esta mal, aunque a Nachete se le atraganto bastante. Menos mal que en la cima ya olvido todas las penurias.





                                           ¡Estos dos quieren hacer un vivac allí arriba!





Debajo del vértice nos encontramos estas verdes hoyas que resultan que son lagunas secas. Que bonitas deben ser con agua allí arriba.





Pero el vértice esta puesto en el interior, y lo que hay que ver en el Ezkaurre es el impresionante abismo que tenemos en su borde. Allí vamos.





Lo primero que llama la atención es el Pico Ruzquía como si fuera la misma montaña pero al otro lado, como una fotocopia del Ezkaurre. 








                                     Esta vista merece con creces cualquier esfuerzo .








La geología en el Ezkaurre es harto fascinante. Realmente porque por abajo la atraviesa y parte el río Veral (y la carretera que baja a Ansó), sino sería un anfiteatro rocoso alargado.





                                        Aquí os enseño el anfiteatro que comento.






De vernos a Marcos y a mí por los bordes, a Maru le da un ataque de pánico vértigo y se lleva a Nachete al vértice donde nos esperan.










El horizonte que tenemos detrás es fascinante, viéndose el Petrechema que es la montaña a la que subiremos al día siguiente.





                          De aquí a la carretera hay más de 1000 metros de caída.





                                    A la de uno, a la de dos y a la de tres: Toma selfie!!





Vamos a bajar al fondo de estas lagunas de alta montaña, pensando en que maravilla debe ser verlas con agua.





          Esta laguna cuando tenga mucha agua y rebose, caerá por esta canal hasta abajo.




Recogemos a Maru y Nacho y nos acercamos al lado sur del Ezkaurre para poder ver lo que en el mapa viene como Ibones del Ezkaurre, en un piso inferior sobre los 1700 metros de altitud.




Solo pudimos ver uno, aunque en realidad son dos y con el agua de un color extraño pero bonito.




Por aquí nos buscamos para comer un hoyo que nos proteja de los vientos que hace allí arriba.





                            Ese bote de asadillo pide a voces ser comido, bien mojao en pan.





Y después de comer iniciamos el descenso, que en estas montañas pirenaicas siempre es la parte mas desagradecida y dura.




               Por aquí nos sobrevoló esta avión drón que no tenemos ni idea qué era.






Desde aquí podemos ver más al norte, y de izquierda a derecha: el Alto de Ukerdi (2252 ), el alto de Budogia (2368) y luego el Pico de los 3 Reyes (2446), el puntal de la derecha sería la Mesa de los tres reyes (2421). Al día siguiente veríamos estas montañas más nítidamente.





                             De vuelta al hayedo, esta vez en trepidante bajada.





Y después de acabar la ruta y bajar con el coche a Zuriza, pude tomar esta foto donde se ve perfectamente nuestra ruta de ascensión.





Como primer día había estado muy bien. Nacho se nos quejo mucho, pero luego la acabo y le gusto. El me preguntaba si la del día siguiente (subida al Petrechema desde el refugio de Linza) iba a ser igual de dura. Yo le dije que íbamos a subir más desnivel, unos 1200 metros pero en muchos más kilómetros, por lo que no iba a ser tan dura como esta. No sabía bien que decirle. También pensé en ponerle una recompensa que sé que no falla; por ejemplo si sube sin protestar cuando lleguemos a Cuenca le regalamos un Call of Duty 4, un juego de la Play 3 que le chifla. A ver, a ver como se daba el día siguiente................pero esta historia deberán esperarse la semana siguiente para saber como fue.





Luego volvimos a Urzainki, pueblecito del valle del Roncal, donde teníamos habitación en un Albergue Refugio donde se estaba de maravilla.



Hasta la semana que viene.

8 comentarios:

  1. Preciosa ascensión y espectaculares vistas.
    Lo de los juegos de la play a mí no me suele fallar, alguna vez lo he tenido que hacer con el peque, jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gracia.

      jajaja, si es que la Play tira mucho. De todas formas, fue curioso pues al día siguiente la ruta era de más desnivel, pero al ser mas repartida a lo largo de los km, y además con más gente, niños de su edad incluido, pues hizo que se lo pasará bien y no nos protestó nada.

      Eliminar
  2. Madre mía que cosa tan bonita, yo en el Pirineo solo conozco parte del parque de Ordesa, habrá que ir pensando en volver... Esos jóvenes caminantes seguro que no lo olvidarán, que grandes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis and cia.

      Nosotros por ahí, por ahi. Nos conocemos Ordesa un poco más, luego un poquito de Aigües Tortes y la Vall de Aran y poco más. Por lo que esta visita al Pirineo Navarro lindando con el oscense nos ha cautivado. Siempre lo he dicho a los que nos gusta el senderismo, el Pirineo es lo máximo.
      Bien seguro estoy que estas impresiones que se le quedan a los chicos se le quedan para toda la vida. No es lo mismo que suban a un dos mil pirenaico que los lleves un día a la playa, o un día a ver de turista una ciudad.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Bueno, bueno, menudo montañon esta Peña Ezkaurre, no tiene nada que envidiarle a otras cimas con más altura, incluso a algunos tresmiles!!!, el Pirineo Navarro es mi deuda pendiente, tengo echado el ojo a algunas montañas de la zona como el Ori o el Castillo de Acher, ahora no tengo más remedio que añadir esta Ezkaurre, y sin olvidarme de su hermana Ruzquía, qué preciosidades!!!.
    Enhorabuena a los cuatro por esta cima y por la experiencia, sobre todo a Nachete, que me lo parece a mi, ¿o ha pegado un buen estirón?.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      No eres la primera persona que lo dice. La propia Maru viendo las fotos me ha dicho, que grande se nos está poniendo Nacho. Entre la época del estirón y que tiene a un auténtico tragaldabas como yo a su lado, pues se está poniendo bonico. Ya le digo a Maru que tenemos que sujetarle algunas veces con la comida. Como su hermano es vegano, el amigo se pone de chicha como un descosío.
      Me imaginaría que te gustarían estas montañas. Además, al contrario que el Petrechema, que tiene más gente, esta montaña me imagino por su dureza, tiene menos trasiego. Nosotros nos encontramos solo un grupo de veteranos que bajaban cuando nosotros subiamos. Tambien hay que decir que era viernes.
      En la entrada de la semana que viene, la del Petrechema, nos fijamos en un montaña cercana, que me llamo mucho la atención y me acordé de tí. Seguro que también te habrías fijado. Ya te la desvelo la semana que viene.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Que guapa es la Peña Ezkaurre, corta pero muy intensa, y con paisaje de lo más variado. Muchas veces cuando te encuentras en la base de la montaña y la miras, uno se acaba preguntando ¿por hay que subir?, y una vez metido en harina lo vez más fácil.

    Menudos chavales que tienes, dentro de poco os dejan atrás,jaja. Este pico yo lo tengo en la lista de pendientes desde hace mucho tiempo, es muy chulo, pero el que sean tan solo tres horas, hace que ir en el día solo para subirlo no merezca la pena, haber si en julio que voy unos días a Jaca, me acerco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Como digo, tengo una guía de el Pirineo Navarro hace años, y venía esa foto de la cara espectacular del Ezkaurre, que no se me ha ido de la cabeza en todo ese tiempo. Reconozco que más que tirarme la selva de Irati, era esta montaña la que me llamaba. Y en efecto las vista con de alli arriba es tremenda y a la vez distinta a otras vistas.
      Hay otra manera de subir que es por la carretera que baja a Ansó, dentro de la garganta, que tiene más desnivel aún todavía y se te puede ir la ascensión a una hora y media más. Si vas informate, empieza en una borda al lado de la carretera.
      Espero francamente que a los chavales esto se le quede grabado y tarde o temprano ellos terminen también haciendo del senderismo un modo de vida.

      Ah, tienes un blog cojonudo, cuanta chicha tiene, me lo apunto para verlo más detenidamente.

      Un saludo.

      Eliminar