domingo, 30 de agosto de 2015

LA CRUCETA (1856 metros)




  El termino municipal de Cuenca es el termino municipal con más superficie forestal de España y el 2º de de Europa. Esta curiosa y peculiar característica se remonta a la época medieval cuando en 1114 el rey Alfonso VIII otorgó el  Fuero de Cuenca, y que hace que rutas como esta que trascurren a unos 80 kilómetros de Cuenca ciudad, realmente lo hagan por el termino de la ciudad.



A todo esto, la excursión de hoy  nos va a subir al 2º monte más alto de la provincia de Cuenca, la Cruceta, (1856 metros), el que por 8 metros no se lleva la gloria de ser el 1º, quedándosela la Mogorrita.

Aquello es un cordal montañoso en el que se encuentran 4 cerros que superan los 1800 metros: el Cerro del Enebral (1816), la Cruceta (1856), el Melquizas (1836) y el Risco (1813). Recorreremos los dos primeros y fotografiaremos los dos siguientes, ya que el hecho de estar coronados de pinos hasta arriba, hizo que desistiéramos de subirlos.



Las vistas no son tan espectaculares como en Mogorrita o San Felipe, pero en contraposición al ser más desconocido, hace que aquello esté mucho más virgen y salvaje. Es posiblemente el 1800 menos montaña de todos, pero allí lo que prima por encima de todo es el entorno que nos rodea.

Recorremos una jungla de recios y espectaculares pinos silvestres, mares de Sabina rastrera muy bien conservada, verdes prados de montaña y un bello tramo de cordal rocoso de piedras acuchilladas y cortantes que hiciera extremar el cuidado de no tropezar y caerte.


Vamos a comenzar, dejando el coche abajo que tiene que ser un todoterreno 4x4, para comenzar con las primeras rampas para subir al Cerro del Enebral.

                                                                  Comienzan las cuestas.

Pronto se nos presenta el precioso paisaje que vamos a tener, con el protagonismo absoluto de los pinos albares o silvestres.


Por aquí, y dándole al zoom podemos avistar la cumbre de la Mogorrita, techo de Cuenca.


         Y otro invitado que no me esperaba que se pudiera ver: San Felipe y sus 1836 metros.


Ahora toca presentaros al otro gran protagonista de la jornada: la Sabina rastrera (Juniperus sabina)

Como era principios del otoño, comenzamos a ver algún que otro níscalo (Lactarius deliciosus)

                                        Las ultimas rampas antes de llegar al alto.


Aquí estamos en lo alto del Cerro del Enebral y sus 1813 metros, donde en la vista norte vemos principalmente a lo lejos la sierra de Albarracín turolense.


Pero la que me llamó la atención es esta novedosa vista de Tragacete. Lástima de la luz del sol y mi impericia, que hace que salga algo difusa.




Toca bajar ahora para enfilar el gran objetivo de la jornada que es lo que tenemos allí delante: la Cruceta.


                            Ahí va Paco camino al collado que separa los dos cerros.


   En este puro y virginal collado recuerdo que me dió un mini ataque de magia serrana.

        Y pensé que buen sitio para haber un pequeño refugio de montaña, donde pernoctar.


Subiendo a la Cruceta los pinos se empiezan a desmelenar y regalarnos unas postales muy chulas.


Y no os digo de la Sabina rastrera, todo un mar verde. Pero aquel árbolillo de enfrente, ¿qué es?


                         Un hermoso ejemplar de acebo rodeado de sabina rastrera.


              Vamos a deleitarnos con las postales que tenemos en la subida a la Cruceta.






                    Por aquí nos encontramos otro Acebo que algún animal ha ramoneado.


                                       Pero alto!! ¿que es esto con lo que nos topamos?


  Al igual que en la Mogorrita, en la Cruceta también hay trincheras de la infame guerra civil.

Andamos otro poco ya por un cordal rocoso, donde en ese punto, Paco y yo vemos que por ahi quedan los restos de una antigua senda que vendría del lado izquierdo.


Y nos topamos con otra trinchera más. Decir que solo vimos dos, al contrario que en Mogorrita que hay muchas más.

La explicación es que estaban apuntando en dirección Teruel que era donde estaba el frente en ese momento, y por aquí iban y venían las tropas.

                            Toca salir en la foto con lo que tengo detras que es.........


          En primer plano, el cerro del Enebral, y detrás se ve timidamente la Mogorrita.


                                                Y al fondo, San Felipe a la derecha.

Lo que si encontramos aquí, que no vi en la Mogorrita, son los refugios donde los milicianos dormían y se protegían de los fríos y los aires que corrían por aquí.


            Y ahora se nos presenta una bella cresta rocosa que parece que va hacia la cima.




           Por aquí nos topamos con un pino albar hecho un cisco de ramas y troncos.


                               Parece que ya vamos llegando a la cima de la Cruceta.

Ya estamos en la segunda montaña más alta de la provincia de Cuenca, con sus 1856 metros.

En dirección norte tenemos lo que yo llamo los Montes Universales conquenses,  detras de este primer e inmenso bosque, estaría el turolense valle de las Salinas de Valtablado: Visto Aquí

 Justo donde estoy mirando yo, estaría el siguiente cerro del cordal, la Peña Melquizas de 1836 metros, y a la que no subiremos, pues como podéis ver esta colmatada de pinos hasta arriba.

Justo al empezar a descender por su ladera derecha, tenemos enfrente la siguiente altura que sería el Risco con sus 1815, y que no estaría en el mismo cordal, sino en uno enfrente algo más bajo. Se ve un clarito donde seguro que hay buenas vistas, pero la hora de la cerveza en Huélamo o Uña aprieta fuerte y nos reclama.

                             Seguimos bajando de manera muy suave y gradual.

        Y a punto de enlazar con el camino, no encontramos con esa extraña casa.


En efecto, un pequeño refugio de montaña, que me da pena el hecho de estar cerrado. He vuelto a pasar alguna vez por ahí, y siempre esta cerrado. 

Y a la vuelta por el camino, tenemos la maravilla de la Fuente del Becerro para refrescarnos.


Cimas de la ruta de hoy, en un foto invernal hecha desde el Cerro del Mojón Blanco en Teruel.

                         Ruta trazada, siendo el círculo el punto donde dejamos el coche.




                                    Hasta la semana que viene!



10 comentarios:

  1. ¡Que maravilla! Toni, cuando hicimos esta ruta nos faltó el Enebral, dejamos el vehículo justo debajo de el, pero fuimos "faldeando" hacia el Melquizas para volver por la cresta, al llegar a La Cruceta se nos echaba el tiempo encima y bajamos desde la cresta de nuevo al punto de origen, lo de las cervezas es que tira mucho.

    Habrá que volver.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis and cia.

    Pues ese tramo entre el Enebral y la Cruceta de lo más bonito. Que tal la parte del Melquizas? Me dió la impresión de demásiado pino para poder ver algo. Todo ese tramo de la Sierra Somera es muy bello. También veríais el refugio ese, porqué lo tendrán cerrado a cal y canto? En fin.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Melquizas, en efecto está cubierto de vegetación y no deja ver mucho, volviendo por la cresta hacia la Cruceta enseguida se despeja y aparecen esas grandes vistas, pasadas las trincheras nos bajamos hacia el coche.

      El refugio no lo vimos, pero en la Muela, junto a los restos de la Casa Quemada hay uno exactamente igual y también cerrado.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. UN reportaje precioso a mi como buen conquense me ha tirado mucho la Searrania tan hermosa que tenemos tanto la nuestra como la de Teruel

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel.

    En efecto, es todo un paisaje serrano que comparte Cuenca y Teruel (junto con Guadalajara), que es único en España.
    Gracias por comentar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Toni.

    Me has abierto el hambre de Sierra con esta ruta. Efectivamente, éstos 1.800 parecen olvidados y no llaman tanto la atención pero nos ofrecen parajes y vistas novedosas. El collado entre el Enebral y la Cruceta es idílico y placentero y la subida por ese espolón rocoso con las trincheras, los pinos retorcidos, ese sabinar rastrero tan bien conservado, lo hacen interesante. De la cumbre de la Cruceta guardo una piedra toda incrustada de conchas marinas, que nos habla del pasado prehistórico de estas tierras sumergidas. Desde aquí yo he bajado por el barranco de los Churreros, uno de esos que te lleva un buen rato descenderlo hasta dar con el Almagrero y volver por la pista hacia el collado del Angel. Vaya, que me gusta mucho toda esa zona, ea.

    Efectivamente, desde el Melquizas no hay buena visión por estar arbolada su cumbre, y al Risco merece la pena darse un paseo por su cercanía, pues tampoco ofrece malas vistas. Nada, que cuando quieras volvemos por allí.

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrés.

    jejeje, esto te suena seguro, tú que has subido y bajado estos barrancos perdidos de la mano de Dios. Me falta andar desde el Risco hacia el Almagrero, toda esa zona.
    Es verdad que todo esas soledades de pino albar, sabina rastrera y barrancos pedregosos cautivan al caminante.
    Este Octubre por ejemplo, ya que habrá llovido algo (digo yo) debes hacernos por lo menos una visitilla, no? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más de una!! Cuenta con ello, que nos vemos prontito. Parece que ya descarga algo por la Sierra. A ver si la cosa es benigna y tenemos agua.

      Eliminar
  7. Buenas Toni.

    Cómo me gustan esas alturas serranas, con la sabina rastrera en los collados, y esos pinos hasta la misma cumbre, quedando un cacho despejado de arbolado para poder disfrutar de las vistas.
    Muy chula esa Fuente del Becerro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Dani.

    Importante es que haya un cacho despejado en estos cerros, porque si no, pasa como en el Caimodorro, que de verdad no se culmina la ascensión, y no se otea nada. Recuerdo que bebi de esa fuente fresquita pero me deje algo de sed para las birras, jejejeje. Siempre estamos igual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar