domingo, 17 de enero de 2016

LA LAGUNA DEL MARQUESADO EN OTOÑO




Había un lugar en la Serranía de Cuenca con el que me sentía en deuda. Lo visitamos hace ya tiempo y le dedique una Entrada en este blog. Aquello nos pareció precioso, pero yo sabía en mi fuero interno que no me había mostrado toda la belleza que esconde, que aquello tenía aún más enjundia.

Multitud de veces he pasado por ese paraje camino de otros enclaves, y siempre me decía que tenía que volver a caminarlo.



Unos años después, una día otoñal entre nublado y lluvioso, me acerqué para hacer una ruta por ella, subiéndonos a la Muela para poder captarla desde arriba tambien.



Os presentó por 2ª vez, otra láguna kárstica de la Serranía, además la única de este tamaño completamente natural al 100%, (y que siga así por cientos de años)

En esta entrada verán tanto fotos donde relato la cronica de la ruta realizada, con fotos más estéticas y contemplativas, donde deleitarse con los colores del otoño.



Aquí va crónica de una deuda serrana satisfecha.



Este otoño pasado ha sido bastante seco y caluroso, pero algún día se salva y cuando vi que un dia en concreto iba a hacer un día tipicamente otoñal, no lo dude ni un segundo y me fui hasta el pueblo de Laguna del Marquesado, para recorrer su bella laguna.

 Dejaremos el coche en el pueblo y tras diez minutos de una bella senda llegamos a la Laguna pasando por este viejo Molino restaurado con muy buen gusto.



Por estos dos puentes cruzamos el río Laguna (llamado un poco más abajo río Campillos) que desagua de la Laguna y va camino a juntarse con el río Tejadillos para los dos volcar al río Mayor, y de ahí al Cabriel.



                                             Pero lo que hemos venido a ver es esto.


                                                          El otoño, la laguna y sus reflejos.




                                                 Bordeamos la laguna deleitándonos. 



Al contrario que las bellas lagunas del Tobar y de Uña, que en algun momento fueron agredidas y modificadas por el hombre, la laguna del Marquesado es virgen y permanece incorrupta.












             Que gustazo encontarte con un día así, en mitad de un otoño seco y caluroso.






          Las nieblas se quedan agarradas en los distintos barrancos que bajan a la laguna.


En toda la ruta no me encontré ningun resto de suciedad humana, cosa que habla muy bien de la gente del pueblo.






                                            Que bonitas las endrinas rezumando agua.









                     Un panel explicativo nos enseña otro de los motivos de enorme valía.



       Ahí tenéis esa planta tan especial. La verdad que queda claro que esta laguna no se debe tocar lo más mínimo.






                                          Seguimos bordeando la laguna hacia su cabecera.



               La cabecera de la laguna es más zona de vegetación tipo juncos y carrizos.


 La senda bien marcada sale de la laguna en dirección norte. A la izquierda tenemos lo que se conoce como el arroyo del Soto que acaba en la laguna creándola, al haber un barrera travernítica que es la que ha hecho el embalsamiento del agua a lo largo de los siglos.



Nosotros seguimos por la derecha que es por donde va la senda, ya que todo lo demas es un maravilloso suelo medio encharcado con un vegetación abundante y variada, donde el arroyo iría por la izquierda.



Pero aquí debemos hacer un alto ya que estamos en la Fuente del Tejo, y curiosamente sigue habiendo una hermosura de Tejo a su vera.



Vean a la izquierda como el agua de la Fuente del Tejo pasa por debajo de las ramas del propio Tejo. Decir que este maravilloso Tejo lo vimos en esta Colección de Tejos de la Serranía de Cuenca.



Un poco más arriba pasamos al lado del Arroyo  del Soto, que debido a la falta de lluvias en otoño, no iba muy cargado de agua, aunque nada más que llueva este arroyo que un poco más arriba es conocido como el arroyo de los Horcajuelos, trae abundantes aguas de debajo de la Maritosa, alla donde confluyen la sierras de Valdemeca, Zafrilla y Laguna.



Pero al cabo de unos trescientos metros debemos dejar el valle por donde va el arroyo (y la carretera) para meternos por ese barranco que veis.



Subiendo allí por un vieja y magnífica senda que es el unico paso para subir a la parte de arriba.



              Y desde aquí nos asomamos al puntal del estrecho que forma este barranco.



               Donde tenemos la vista del valle por donde transcurre el arroyo del Soto.



Y cuando llegamos arriba, comprobamos que nos encontramos en una especie de valle superior muy bonito.


  Sitio maravilloso conocido como la Dehesa Vieja, o por lo menos asi viene indicado en  el mapa.



Donde en época de lluvias diversas fuentes mojan esto y en caso de crear arroyo, baja al arroyo del Soto por el barranco que hemos subido.



Aunque nosotros pronto dejamos la Dehesa, ya que nuestra intención es subir a la Muela por este camino. ¿Y se dirán ustedes, para qué?



Pues para ver esta maravilla desde arriba. Confío en que la niebla no vaya a mas y me deje admirar la laguna.






                         Que juego me están dando el dorado amarillento de los chopos.



                                                                    A ratos se me tapa....










                                                                                    ¡Brutal!






Como por delante es imposible bajar, volvemos hacia atras, pero lo vamos a hacer por el borde del barranco donde hay una faja por la que se puede transitar.



Por este borde vamos hasta ponernos donde los chopos, pues allí comienza la senda que baja por este barranco.



Por aquí ya hemos bajado bastante y estamos a punto de llegar a los chopos, pero al mirar a la izquierda vemos esto tan frondoso y exuberante: el principio de la Cañada de la Dehesa Vieja.



Este es el comienzo de la senda que bajar por este barranco conocido como el barranco de la Laguna.



              Vemos pronto que el barranco desciende mucho y la senda va por la parte alta.



En el monte no solo voy mirando hacia delante y arriba, sino qué como buscador de hongos tambien miro al suelo, y de vez en cuando veo cosas curiosas como esta piedra.



 Por los chopos del fondo, ya estamos llegando a la laguna.


 No puedo resistirme a seguir haciendo fotos de la laguna. Es como una droga dura.


 Este paraje esta protegido con la figura de Reserva Natural de la Laguna del Marquesado.





 Plano con la ruta circular realizada.



 Y con esta vista trasera del pueblo de Laguna del Marquesado os dejo. La laguna estaría a la derecha del cerro ese que véis con los restos de una vieja torre.
Siempre he pensado que el hecho de que la laguna esté encima del pueblo río arriba la ha preservado a lo largo de los tiempos (y que no haya ningun pueblo o aldea arroyo arriba).

14 comentarios:

  1. Bien merece la pena esta ruta "Salvaje" como tantas de nuestra serrania.
    Gracias, Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      Ya sabes que el otoño serrano es muy buena fecha para visitar nuestras lagunas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bueno. Gracias, Toni.
    Esta laguna a principios de 1300 se llamaba LAGUNA BENARDET.
    Te lo digo como dato curioso y documentado. (Fueros de Molina)

    ResponderEliminar
  3. Las garras de Moya, acaparadoras y poco indulgentes, quebraron viejas historias, no acordes con la hegemonía otorgada.

    ResponderEliminar
  4. Hola Niceto.

    Muchas gracias por el apunte y muy curioso lo que cuentas. ¿De donde vendría ese nombre? pues parece el apellido de un particular.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu publicación, como buena lagunera que soy te puedo decir que es un paraje incomparable, además del arroyo del Soto según se por los mayores del pueblo la Laguna es una Sima con bastante profundidad y fuentes en su interior. Esta super protegida por su fauna y vegetación al parecer única en Europa.Gracias por haber publicado sobre ella, espero hagas alguna más. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari Carmen.

      Encantado que te guste. Ya me imaginaba que aparte del agua del arroyo del Soto, la laguna debe abastecerse de manantiales de agua en su interior. Tenéis un rincón único y yo paso muchas veces por esa carretera y siempre suelo parar para disfrutarla aunque sea un ratito.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Toni.

    Parece como si hubieses estado girando alrededor de un cuadro. ¡Que cosa tan bonita!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis.

      La verdad que me salío un día bueno y me encontraba algo inspirado, aunque lo mejor fue el tener la paciencia para acercarme a este paraje un nublado dia de otoño con nieblas pero no mucha y sin lluvia (cosa que tuve suerte ya que me estuvo lloviendo toda el viaje de Cuenca a Laguna pero al llegar allí paro).

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Toni.

    Menuda preciosidad de sitio, acentuada más aún si cabe con el colorido y el día otoñal, mirar esos chopos amarilleantes reflejándose en las tranquilas aguas de la laguna, es hipnotizante. Qué bueno que aún queden lugares así, en los que el ser humano no ha metido la zarpa, y que se preserve tan bien y tan limpia, que dure así para siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Dani, es tan díficil encontrar enclaves no tocado por el hombre, y más aún acuáticos, que esta pequeña laguna de montaña es todo un tesoro.
      Como llevas los cítricos? Estarás hasta los huevos...me imagino.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Buenos días Toni
    Soy Lagunero de adopción, y lector habitual de tu blog, una joya. Como buen ambientalista sólo puedo admirar tu blog, que es una maravilla. Bellos textos, bellas fotografías y bellísimos lugares.... ¡qué generoso eres compartiéndolos con nosotros!.
    Respecto a esta entrada sobre La Laguna, quería hacerte una puntualización. Recomiendas aparcar en el interior de la Reserva, concretamente frente a mi casa, un antiguo molino que he tratado restaurar, aunque la parte de la maquinaria no me la han vendido.
    Creo que para aprovechar mejor el viaje y respetar el paraje, minimizando la afección al entorno, sería mejor que los visitantes aparquen en la plaza del pueblo y caminen, tan sólo 10 minutos, hasta llegar a la reserva. El camino es cómodo y así se evita aparcar en la reserva.
    Por otra parte, según se llega al molino, a mano derecha, hay un salto espectacular de agua, una cascada con un buen salto, que merece la pena ver. El molino esta flanqueado por una cascada (a mano derecha mirando al molino) y, en primer término, por un salto de agua que conduce el agua saliente del primer molino al molino de abajo, conocido como molino de Don Gonzalo.
    Por lo demás, La Laguna es una joya que merece ser visitada en cualquier estación del año.
    Enhorabuena por tu Blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.

      Encantado que te guste el blog. Pues ahora mismo lo cambio y pongo que lo suyo es aparcar en el pueblo y hacer la senda hasta la Láguna. Ningún problema por mi parte.

      Un saludo y gracias.

      Eliminar