domingo, 6 de marzo de 2016

EL BARRANCO DE LA FUENTE DE LA HERRERÍA EN CASTILLEJO DE LA SIERRA (Sendero PR-26)




Este invierno está siendo muy poco frío, pero de vez en cuando uno se lleva una grata sorpresa, como fue un domingo que al levantarnos y asomarnos por la ventana, vimos que había nevado. En Cuenca capital no era mucho, pero podíamos intuir que a cuanto más altitud, más nieve habría.

En un principio íbamos a salir a hacer una ruta de esas raras mías, pero según estábamos subiendo a la sierra y viendo la nieve que había, pensé que no era el día idóneo para hacer esa ruta que yo quería por Fuertescusa, por lo que había que improvisar.



Como en ese momento estábamos pasando por Castillejo de la Sierra, y los barrancos que bajan de la Sierra se veían blancos, le dije a Maru de subirlos andando ya que dicha subida es muy bonita y con nieve, debiera ser mucho más.




Desde el Refugio de la Portera de la Dehesa subimos hasta el vallecete donde está la Fuente de los Arroyos, que es la parte que ya me conocía. Como dicha subida coincidía con un sendero PR 26, del cual yo no me acordaba, pensamos que en vez de volver a bajar por donde habíamos subido, íbamos a volver a Castillejo siguiendo el PR, que es circular y baja por otro barranco que yo ya no conocía, saliéndonos al final una bonita ruta de 16 kilómetros donde pudimos disfrutar de la maravillosa nieve, tan extrañamente escasa por estas fechas en la Serranía de Cuenca.


             Nosotros vamos a comenzar la ruta en el Refugio de la Portera de la Dehesa.


                                Como véis algo de nieve se ve, aunque no mucha.


     Una foto primaveral del refugio para que veías lo bonita que está la dehesa toda verde.


                  Y de detrás del refugio sale el carril que desde bien pronto se empina.


            Según vamos subiendo, notamos que hay más nieve. Jejeje, estamos de suerte!


La diferencia entre los 1000 metros que está el refugio y los 1100 metros que andaremos por aquí es increíble en cuanto a nieve.


Si echamos la vista atras, con el zoom captamos el pueblo de Fresneda de la Sierra abajo en el valle sin nieve alguna.


Aunque lo mejor es que delante nuestro ya empieza a asomar, imponente y blanco, el barranco de la Fuente de la Herrería.


Otro vistazo hacia atras para ver al fondo ese valle donde están los pueblos de Castillejo y Fresneda de la Sierra.


                           Ya decía yo que la Procesionaria se había adelantado este año.


                                       Las tinadas entre la nieve quedan de escándalo.


                                         Ahí las tienen en otra época del año.


                                        Seguimos subiendo por nuestro bello carril.


       Pero una fuerza irresistible tira de nuestras cabezas hacia la derecha, hacia el barranco.




Me intranquilizaba algo saber que adonde ibamos estaba sumido en nieblas, y que no ibamos a ver un pijo.


                                                                      ¿Ven a Maru?


 Estamos en la parte más chula del carril, ya que transita por un lateral del barranco con .....


                                  Vistas y caída al espectacular barranco nevado.



Mirando hacia delante veíamos el carril a la izquierda, pero la nieve nos distorsionaba el paisaje y no conseguiamos adivinar por donde seguía el carril.


                                 Foto primaveral de aproximadamente el mismo sitio.


  Debiera quedar instaurado que un día a la semana durante todo el invierno nevara un poco.



                                           Pinchen la imagen para verla más grande.


 Cuando mirábamos hacia arriba, teníamos visiones que nos recordaban a otras latitudes más norteñas.





                   Un vistazo hacia atrás para ver el carril por donde hemos venido.



Durante la subida, subieron dos o tres todoterrenos por este carril, me imagino que para ver la parte alta de la sierra más nevada. Seguro que alguno pensarían que extraña esta pareja que teniendo un Nissan Terrano aparcado abajo en el refugio, se suben andando hasta arriba.
Durante la subida fuimos viendo la marcas del sendero PR 26, y me fui haciendo la idea que, una vez arriba y como teníamos tiempo de sobra, en vez de volver a bajar por el carril, haríamos el sendero circular entero y volveríamos por otro sitio que no conocía.  


           Por aquí ya estamos en la parte superior y hemos dejado el barranco atrás.


            Con nieve, el monte está lleno de detalles como esta cencellada en los pinos.


                           Este hermoso arbusto fue el elegido para hacernos una foto.


                                       Que llama la atención en cualquier época del año.



         Hasta que llegamos a la parte superior, a la zona conocida como los Arroyos.


 Donde hay una zona que suele estar encharcada, donde esta la Fuente de los Arroyos y una caseta como de captación de agua, creo yo que de un antiguo canal de agua que baja por el barranco de la fuente de la Herrería.


  Misma zona en primavera. A indicación de Jose María Contreras, me dice que el agua del que se abastece Castillejo viene de este sitio y esta caseta de captación.



 Por allí nos encontramos una vieja tiná de ganado reconstruida. No me importaría nada que fuera mía y os invitaba a dormir a todos vosotros, queridos lectores. Por turnos, claro está.


 Lo que ven en el fondo no es una aparición, sino que de pronto apareció un chico con su perro que también iba a hacer el sendero PR.


 Se va aclarando el día. Por aquí andamos por la parte más alta del recorrido, aproximandamente los 1350 metros.



 Por aquí hay que estar a loro ya que hay algun punto que si abusamos del zoom podemos ver el pueblo de Poyatos. Parece mentira que estemos tan cerca de Poyatos, pero así es. Por coche daríamos muchísima vuelta y tardaríamos bastante.


 Otra construcción extraña que nos encontramos, algo más feucha que la tinada de antes pero ubicada en un buen sitio.


 Según avanza el día la temperatura sube y la nieve se transmuta en barro. Solo de pensar pasar por aquí con Torri me intranquilizo.


                            Y comenzamos a bajar aun yendo por el blanco pinar.


                                              Hagamos una cortina de humo nieve.


 Comenzamos a bajar metros por que se conoce como el Vallejo Oscuro, donde al fondo podemos ver que ya no queda nieve.


 Nos topamos con esa pequeña maravilla que es la Fuente del Resquicio, un manantial que brota de esa grieta donde si os fijáis arriba hay un santo de arcilla labrado e inscrutado en la pared.


 Debo probar, como que me llamo Antonio, esa fresca agua que sale de las entrañas de la tierra por su resquicio.


 El sendero se situa sobre el cauce seco del Arroyo de los Aliagares para volver. Aquí la nieve parece que nunca ha existido.


 De hecho, por aquí abajo y a esta hora rondaríamos los 12 o 13º, y eso es mucho calor para que la nieve permanezca.


 Aquí tenemos esa bonita vista del pueblo de Castillejo de la Sierra, aunque nosotros torceremos hacia la izquierda donde está el refugio y el coche.


 Un último vistazo con el zoom a una cosa que me ha gustado siempre y que nos llevaban mis padres siendo más críos: el robledal de Fresneda de la Sierra, donde hay ejemplares de gran tamaño.



En definitiva, un hermoso día de senderimo con y sin nieve, en un bonito y señalizado sendero de 16 kilómetros con un desnivel de 480 metros. Ese desnivel fue clave para ver en la parte alta todo repleto de nieve y en la baja ni rastro de ella. En todo caso, uno de esos senderos PR que no defrauda para nada.


Hasta la semana que viene que os enseñaré mucha más nieve!!  



14 comentarios:

  1. Me gusta el contraste de las fotos en primavera y las de nieve. Y la fuente del Resquicio... pura envidia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola javi. La verdad que queda curioso el contraste. Podía haber puesto alguna más, pero me estoy guardando las fotos de primavera para hacer otra entrada más adelante, donde enseño otras cosas aparte.
      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Muy bonito recorrido, Toni, te sigo "mentalmente" como es lógico, pero aquí sentado frente al ordenador, me lo he pasado bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      Me deja enormemente satisfecho saber que te tengo ahí como lector del blog y "seguidor mental" jejejjej.
      Muchas gracias por estar ahí!!

      Eliminar
  3. Jose Maria Contreras Martinez7 de marzo de 2016, 2:14

    Hermoso recorrido y lleno de nostalgia por mi parte.¡on las pisadas que yo habré dado por esas cañadas,barrancos y cimas!. Deseo decirte que esa captación de agua es la que abastece a Castillejo. Otra curiosidad, que me extraña que no hayas comentado es el Escalerón,el peñón sobre el barranco a la altura de la tinada hundida.Gracias Toni por mostrarnos tanta hermosura.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María.

      Gracias por comentar, y me encanta que los lectores conozcan y hayan recorrido lo que enseño, para que a su vez me muestren datos y cosas que no se, como la de la captación.
      En otra ocasión, desde el refugio me meti por el barranco de la fuente de la herrería y vi por donde llevan el agua pero como lo ví un poco abandonado pensé que esa captación a Castillejo ya estaba en desuso, pero si me indicas que eso sigue funcionando, voya a cambiarlo en el blog.
      En cuanto al Escalerón, la verdad que no puse fotos, pues un poco por azar. Al principio iba a poner una pero luego la deseché por otra pero sí podía haber salido perfectamente.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Muy bien aprovechada esta nevada, y más si nos dices que la semana que viene hay más relatos nivosos jejeje. ¿Donde hay que firmar para que se instaure el día de la semana en que debe nevar?, que yo firmo hasta con sangre si hace falta jajajaja.
    Muy bonitas fotografías, y buen detalle el que has tenido de poner las fotos primaverales de algunos lugares para comparar.
    El colega Javi Nieto siempre compara la Serranía con Canadá, el Canadá Español lo llama él, viendo estás fotos que nos muestras hoy la comparación está más que justificada.
    Jo, yo no hubiese dicho nada de la "aparición", esa foto la mandas a Íker Jiménez, dices que no había nadie allí y ya tenemos risas y cachondeo para una temporada, ¿te imaginas? "...nuestro amigo Toni y su mujer estaban dando un paseo por el bosque, cuando de repente echaron una foto y apareció alguien que no tenía que estar allí..." jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Bien ya tengo otro elemento para mi propuesta ;-) Hacemos un change.org de esos para proponer el día a la semana nivoso!! jajaja, que dementes!!

      Se lo comentaba el otro día a un amigo con el que me fui de ruta, que hay un chico de Castellón que suele llamar a la Serranía de Cuenca y Montes Universales el Canadá Español. La verdad que hay veces que así lo parece.

      Cuando puse la foto con el tío que sale al fondo, estuve por no mencionarlo a ver si alguien se daba cuenta que allí había una persona.
      De todas formas, fue algo raro, pues apareció de la nada con su perro silencioso, le preguntamos algo, y respondía monosílabos, y tiró para adelante hasta que desapareció. No recuerdo nada de su aspecto ni de su cara. De hecho, porque he visto la foto, sino pensaba que lo había soñado.........jejejej, le meto intriga a la cosa, eh.....

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jose Maria Contreras Martinez8 de marzo de 2016, 8:21

    Jajaja!!. Me hace gracia el Canada español. Un gran conquense le llamaba nuestra Amazonia, y en uno de sus poemas titulado,
    ARDE NUESTRA AMAZONIA,lo inicia así. Arde nuestra Amazonia,eden salvaje de hoces, dolomias,torcas y tormos. Huyendo por las sendas viboras hocicudas. Halcones, gavilanes,aguilas y alimoches,gran variedad de aves y el buitre leonado,planeando en lo alto del cielo, tratando de comprender al ser humano,que con el fuego a destruido sus nidos y sus polluelos a quemado

    ResponderEliminar
  6. Un verdadero placer ver las fotos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Toni.

    Que extraña sensación la de pasar del severo y misterioso paisaje nevado al verdor más amable y tranquilo en cuestión de minutos. El blanco manto combinado con esos cielos azules le da un toque estupendo a las fotos y la cencellada en los pinos me deja fascinado. Supongo que estarás aprovechando éstos días de nieve para engordar el archivo fotográfico, y de paso ver esas ramblas y torrenteras descargando agua.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Eso mismo pensábamos nosotros. Este invierno tan cálido es el responsable de ver este fenómeno algo inusual por estas tierras. En la Serranía cuando nevaba, el frío hacía que la nieve durara tiempo sin deshacerse, pero en la entrada se ve de manera clara esta fenómeno.
      Hace dos semanas me fui a la nieve por Vega del Codorno, pero había tanta que no iba yo preparado para hacer una ruta. Hice fotos sueltas pero ruta nada. El finde pasado fui ya con Ignacio y pertrechados los dos donde hicimos una ruta (no te la pierdas que es la de la semana que viene). Y este sabado por la mañana me subo a estrenar las raquetas que me han llegado hoy (la pena que nos tenemos que ir a Madrid a la hora de comer, si no hacía una ruta con raquetas.

      Un abrazo.

      Eliminar