domingo, 1 de mayo de 2016

A LA MORATILLA DE FUERTESCUSA POR LA VÍA NACHO.




La alta frecuencia semanal con lo que suelo salir al monte ha hecho que me haya especializado en dos facetas.

Esta semana vamos a ver la primera de ellas, que es buscar y explorar nuevas rutas desconocidas o pasos por sitios a priori imposibles o peligrosos. Esta faceta requiere en muchos casos tener que hacer dos o tres veces la visita al paraje, pues muchas veces tengo que dar el tránsito por imposible o intentarlo por otro sitio. Es una faceta que me exige mucho estudio del lugar, mapas, exploración y luego sensatez para renunciar al proyecto si ves que la cosa se pone jodida. La verdad que disfruto mucho con estas exploraciones y ya he juntado unas cuantas rutas novedosas, desconocidas y espectaculares que con paciencia irán saliendo por este blog.

La que os voy a enseñar transcurre por el bello término de Fuertescusa. Es de imaginar que parte de esta ruta, sobre todo el tramo que transcurre por el cordal y luego la vuelta por el abandonado carril si se haya hecho por gente del pueblo sobre todo en verano, pero en lo que yo me había fijado hace tiempo es empezar desde la misma carretera a orillas del Arroyo del Peral. Además siempre intento que las rutas sean circulares; estoy seguro que los senderistas de bien saben apreciar esto ya que muchas veces conseguir esa característica no es tan fácil y siempre es mejor pues no repites camino. Allí hay una pendiente de aupa qué cuando subes arriba va por una faja. Quería explorarla, sin saber bien si se podía y si la vegetación nos iba a dejar transitar por allí.

A estos efectos, fuimos Maru, Nacho y yo,  y al final conseguimos pasar y hacer la ruta circular poniéndole el nombre de Nachete al primer paso sobre todo, en donde la pendiente y la vegetación la hacen más explosiva y espectacular. 




La semana que viene os enseñará la otra faceta serrana montaraz en la que me estoy especializando.


 Aquí estan Maru y Nacho dispuestos a comenzar la ruta. Detrás de ellos se aprecia por donde tenemos que subir.

 Estamos donde confluye el Barranco del Hocino de Fuertescusa, que ya vimos en esta Entrada.


 Aunque nosotros vamos a hincar bien los pies y a subir por la pendiente que está al otro lado del barranco.


         En este primer tramo hay que jabalinear buscando la manera más cómoda de subir.


 Cuando ya cogemos algo de altura, hay que echar la vista atras para ver el soberbio Puntal del Castillo, donde hubo un castro celtíberico del que apenas quedan vestigios.


                 Pero debemos seguir subiendo pues nos queda mucha pendiente todavía.


 Aquí podéis ver la pendiente de lo que llevamos subido, ya que nosotros venimos de la carretera que se ve abajo del todo.


 Esta parte está cubierta de matorrales de romero del que hay que tener cuidado pues sus ramas inferiores están muy duras y se enganchan a los pies.


 Las continuas vistas que vamos teniendo hacen que la dura pendiente sea amena y llevadera.


 Por ahora estamos consiguiendo salvar este empinado paso, y aunque arduo, la espectacularidad del tramo merece todo el sudor y el esfuerzo.


 Aunque este tramo invite a ir por la mitad por comodidad, hay que tirar hacia la derecha y seguir ascendiendo.


 Aquí tenemos a Maru y Nacho, a quien saber que le iba a poner su nombre a esta subida le hizo especial entusiasmo y subió como un tiro.


 Vamos a hablar de lo que vemos delante, pues siempre tenemos enfrente esa preciosa montaña conocida como el Cucurucho.


Mi intención a priori era seguir a la misma altura más o menos por esa faja, pero llegamos a un punto que lo que tenía delante no me gustaba ni un pelo. Demásiado vertical con el avance muy cerrado de vegetación. Ahí decidí dejar la faja (vía Nacho) y subir un piso por donde ya transitaríamos por la parte superior del cordal montañoso que se dirige hasta la Moratilla (1316 metros).


 Ahi tienen la vía Nacho (faja intermedia) vista desde el Cucurucho. Justo cuando empieza a haber más pinos, un poco más abajo del cerrete de las antenas, la dejamos para ponernos en la parte superior.


 Aunque la foto que me hizo querer explorar este paso fue esta impresionante vista que le hice a la vía Nacho el verano anterior que fuimos al Cerro del Castillo. ¡¡Por ahí subimos!!


                    Hagámoslo pues, dejemos la faja y subamos a la parte superior.


         En la parte superior ya tenemos vista del bonito pueblo de Fuertecusa en su valle.


 Y hacia delante, una de las vistas principales con el valle del  Arroyo del Peral en primer termino, pues el valle más grande que se ve detras sería el valle del río Escabas.


 Y Nachete, aunque su paso propiamente dicho ya se ha acabado, sigue disfrutando de las vistas con el vacío debajo. 


     Por aqui es por donde debemos progresar, que como ven aun con vegetación, es cómodo.


                       Nacho poniendo cara de cucurucho como el que tiene detrás.


             Aquí vemos nuestro objetivo bien: en este caso la cara sur de la Moratilla.


 Pero antes vemos el cerro de las Antenas del pueblo. Nosotros iremos por el cordal, ya que entre el cordal y el cerro de las antenas hay un barranco aunque en la foto no se aprecie.


                          Obviamos el cerro de las Antenas y seguimos por nuestro cordal.


                  Por aquí ya asoma un viejo conocido nuestro: la Degollá de Priego.


 En los mapas viene una pista que sube a la Moratilla y la cogemos pues ante tanta jabalineo por mitad del monte se agradece un poco de suelo firme.


 Una vez en la Moratilla ya tenemos vista del cordal montañoso por el que hemos venido.


 Lo bueno de la Moratilla que tiene vistas hacia el otro lado, en este caso los Cingles o farallones rocosos del valle de Cañizares.


  Esta vista del Cucurucho y su cresta con el valle del río Escabas al otro lado es muy potente. Maru me preguntaba si por aquí ibamos a bajar.


 La parte alta de la Moratilla es muy extensa y las vistas pueden ser variadas, como esta donde vemos todo el camino recorrido. El paso Nacho no se vería pues estaría a la vuelta del final del cordal.


 Aunque a mí la que me gusta es esta donde podemos ver el Cucurucho partiendo los dos valles:  el del río Escabas y el del arroyo del Peral.


Pero antes de bajar, debíamos rendirle pleitesía a los talentos culinarios de Maru, y recobrar fuerzas. Un vientecillo desapacible hizo que no estuvieramos mucho allí arriba.


La ruta de hoy a priori tenía dos puntos más criticos en el que teníamos que tener especial cuidado y si había que volverse para atras pues se abortaba y nos volvíamos. El primero era la Vía Nacho, que si lo hicimos. El 2º es bajar de la Moratilla mucho desnivel hasta encontrar un antiquísmos y olvidado carril que transita por mitad de la alargada ladera de la Moratilla y que yo conocía de otra ocasión que lo cogí desde la carretera. Esta bajada hay que saber desde que punto hacerla, pues si te equivocas, como por ejemplo desde el sitio que que decía Maru de bajar, te verías en problemas pues la ladera se pone vertical con muchos cuchillos pétreos de los de ponerse los huevos de corbata.


             Comenzamos a descender con mucho cuidadito y con los pies de lado.


 Pero antes se nos regala esta impresionante vista del final del valle del río Escabas, con el pueblo de Cañamares ocupando su vega.


 Tras bajar los más empinado con mucho cuidado hay que encontrar esta vaguada llena de pinos que nos va a dejar justo donde empieza (o acaba) el viejo carril.



     Esa es la vaguada por la que hay bajar, sin equivocarse pues bajar por la ladera de la izquierda es bastante peligroso.


 Hasta llegar al carril. ¿Os acordais que os dije que estaba en desuso y olvidado? jajaja es casi peor que eso, pero es plano y suficiente para volver por la empinada ladera hacia donde tenemos el coche.


                  Las vistas desde aquí tambien son muy buenas, pues ya vemos.....


         Esos cuchillacos rocosos tan característicos de esta parte del valle del Escabas.


                                       No hace mucho rato íbamos por allí arriba.


                                  Otra rocosa vista de Cañamares para guardar en la retina.


                             O esta otra del Estrecho de Priego con la Degollá a la cabeza.


 Cuesta quitar la vista de este paisaje tan abrupto de pinos, valles, cuchillos y cingles rocosos.




                     Pues a cualquier sitio en donde pongamos el ojo, se ve una buena foto.


El ganso de Nacho tuvo su recompensa al encontrare esta cornamente de ciervo en bastante buen estado.


Seguimos por el carril, o mejor dicho, la senda que se dirige hacia el coche. 


Tengo dudas para que se hizo este carril camino en su día. Observo dos teorías, una que se hizo para llegar a alguna tináda de ganado muy metida en ese anfiteatro que conforman los bordes de la Moratilla; y la otra es que era un viejo camino que empalmaba por la vaguada y el collado por donde bajamos, con un camino que viene desde la carretera de Cañizares, aunque esa parte de la vaguada está un poco dificil. En todo caso, nos permite realizar esta espectacular ruta haciéndola circular.


 Ya hemos descendido bastante y nos vamos acercando al punto de partida, bajo otra vez la atenta mirada del Cucurucho.


 Y llegamos a la carretera un poco antes del donde tenemos el coche, aunque la cruzaremos para ver lo límpito y caudaloso que va el Arroyo del Peral.


        Y los últimos metros vemos nuestro coche debajo del imponente Puntal del Castillo.


 En el hotel de Fuertescusa solo nos queda brindar con cerveza y coca cola por la nueva ruta conseguida, y la apertura del paso con el nombre del ganso que tenéis en la foto. Detras nuestro podemos ver a la izquierda el Cucurucho y a la derecha el Puntal del Castillo.


                Ruta realizada siendo el círculo el principio y final de la excursión.


HASTA LA SEMANA QUE VIENE!

6 comentarios:

  1. ¿Dos facetas?, yo diría que son tres, la otra en la que te has especializado es en la de dejarnos en ascuas y con la miel en los labios esperando la próxima entrada, y descubrir cual es esa segunda faceta jajaja.
    Dicen que lo mejor para la resaca es beberte una cerveza, pues en este caso lo mismo, en plena resaca serrana, de un fin de semana intenso y excelente, en el que nos has descubierto unos rincones espectaculares, pues que mejor que una buena jarra de Magia Serrana para combatirla jeje.
    Como mola esta vía Nacho, en las primeras fotos ya aparenta tiesa de verdad, pero el las fotos que nos muestras desde otra perspectiva se aprecia mucho más esa inclinación, es una diagonal en toda regla, tuviste buen ojo al imaginar una posible subida por ahí.
    Pues nada chico, a la espera de descubrir esa nueva faceta tuya...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dani.

    jajaja que buen ejemplo es de la resaca y la cerveza!

    Tienes que saber que de ti y tu blog he aprendido mucho, y también en el tema de buscar nuevos pasos, transitos por fajas o diagonales imposibles.
    En cuanto a esa tercera faceta, la de dejaros en ascuas, pues..... hay que esperar al domingo/lunes jejeje....

    Abrazos y cervezas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Toni.

    Je,je. Ésta es de las que me gustan. Buenas y empinadas laderas, crestas rocosas y vistas soberbias. Ya veo que te estás especializando en la modalidad de "trepafajas", y a buen seguro que en la Serranía hay un buen número para disfrutar sin dejar de extremar la precaución. Me he acordado de la del cerro del Rodenal, en Priego, que se veía bastante transitable y seguro que la tendrás en proyecto. Bueno, quedamos a la espera de esa nueva faceta para la próxima semana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Pues si, ese es el nombre de mi faceta, el trepafajas. Tengo que seguir explorando pues seguro que me están esperando rutas espectaculares. La del Rodenal la subimos por donde lo hace la carrera que es un poco más arriba. A ver si un día vuelvo y la alargo por esa faja que dices.
      La nueva faceta os va a gustar tambien, bueno es que no es dificil que no os guste a vosotros caminantes incansables serranos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me encanta esta ruta, la progresión y tus expresiones tale como jabalinear, cordal, abortar o poner los huevos por cobata.
    Cuando te leo me da la sana sensación de que he vivido eso con vosotros,me haces sentir incluido en la ruta.
    Gracias por todo ello, tienes una "virtud" grande amigo mío.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí Patxi. Claro que tú sabes de que van mis rutas, y tambíen los picnics...jejeeje, ahí no hay quien nos gane....

      Eliminar