domingo, 8 de mayo de 2016

CAMINOS Y SENDAS ANCESTRALES DE LA SERRANÍA DE CUENCA: EL VIEJO CAMINO DEL ARROYO DE VALQUEMADO.




Tras esta expectante semana por fin se desvela la 2ª  faceta en la que me he especializado tras mucho salir al monte; y trata de buscar, reencontrar y reabrir viejos caminos y sendas ancestrales, es decir, esos caminos de herradura, sendas de transito o necesarios pasos por sitios difíciles, por los que el hombre/mujer de antaño transitaba, sea pastor, arriero, hachero, labrador, maquis, ganchero, resinero, etc.

Es una de las cosas que más disfruto cuando salgo al monte, descubrir restos del pasado, del hombre de antaño, que vivía –incluso muchas veces sobrevivía-  en los pueblos de la Serranía de Cuenca y sierras aledañas.

Los restos son de muchos y variados tipos como pueden ser molinos de agua, fuentes, caleras, pegueras, puentes, castros, o simplemente tinadas de ganado, pero a mí los que me llaman especialmente la atención son los caminos y sendas

 –Estos restos suelen ser desde varias décadas atrás hasta algún que otro siglo ya pasado. Su importancia era vital, para que estos hombres y mujeres tuvieran movilidad y no terminaran muriéndose de hambre, inanición y hastío en sus pueblos.

Venían a ser lo que son nuestras carreteras de hoy en día, y la progresiva despoblación de la Serranía de Cuenca y alrededores, está haciendo que cada vez estén más abandonados y asalvajados, y encontrar estos restos se convierta en auténticos hallazgos.




Os voy a enseñar uno en concreto que fui descubriendo y recorriendo, y que parece bastante antiguo por lo que lo más normal es que la historia de este camino para bajar al río Escabas se haya perdido, y luego os pondré más ejemplos sueltos.  
Comencemos con el este camino que va paralelo al Arroyo de Valquemado, el que baja del Alto de la Vega al río Escabas.
¿Y se preguntarán ustedes como descubrí yo que por allí hubo un camino? Pues como suele pasar en estos casos de la manera más prosaica que se puede imaginar. Una de las muchas veces que iba de la Vega del Codorno hacia las Majadas cogí esa carretera que baja al río Escabas, y en uno de los claros a orillas de la misma paré a orinar, y allí mientras descargaba la vejiga, descubrí que en el otro lado del arroyo se intuía una senda grande o camino. Allí empezó todo, pues la gran pregunta era para qué ese camino ya que aquello está muy apartado, lleno de vegetación y solitario. Debiera ser de mucho antes de la existencia del Aula de la Naturaleza de Tejadillos y del Refugio del mismo nombre, que ya os enseñé en esta entrada.

 Comenzamos en el Aula de la Naturaleza de Tejadillos, donde de jovenzuelos pasábamos allí los Campamentos.


  Allí vemos como entra en el campamento el Arroyo de Valquemado  que suele tener agua, excepto a finales de verano que puede secarse.


 Cruzo el arroyo y me pongo en este lado. He dicho antes que el camino era para bajar al río, por lo que es de suponer que entrara en lo que hoy es el Aula de la Naturaleza de Tejadillos.


         Allí mismo transito por esta especie de senda, un poco comida por la vegetación.


En ese momento no sabía si de verdad hubo allí un camino ancestral, y de haberlo, si iba a existir algún vestigio, pues viendo esta foto, la expectativa es mala, pues una senda presuntamente tan vieja estará desaparecida y comida por la vegetación. Necesitaba encontrarme con alguna obra o resto de obra de proporción grande del viejo camino, que me diera la razón, y me reafirmara en mi teoría del camino ancestral.


                            Y muy rapidamente encuentro la obra que iba buscando.


 Un levantamiento con enormes piedras para que el camino salvara el gran desnivel que hay en ese paso.


      Ya se habían desmontado muchas pero allí había mucho trabajo para levantar aquello.


                             El paso era jodido y aquella obra tuvo que tener su miga.

    Vean otra vista del camino salvando el desnivel que hay este tramos de cortados rocosos.


               Vean otra vista del desnivel que salva el camino, vista desde arriba.



Ya he comentado antes que paralelo al arroyo de Valquemado y este camino ancestral va la estrecha y sinuosa carretera de montaña que une el Escabas con el Alto de la Vega del Codorno. Está claro que este camino que estamos descubriendo era la antigua carretera del hombre de antaño para transitar. Lo que quiero enseñar que cuando se construyo la carretera este desnivel y este tramo lleno de cortados y rocas inmensas que hace el arroyo en su barranco tambien lo tuvieron que salvar de manera más moderna, claro está.

                                                  Los cortados rocosos los salvaron así.


 Este es el tunel de la foto de antes visto desde arriba y enfrente. A la derecha el primer tunel y a la izquierda el 2º. Lo que véis enmedio es el hueco que queda al aire libre.


 Volvemos al camino y a nuestro paso, donde en la parte alta podemos ver cosas curiosas comoe este pino.


                                                          Por allí se ven hermosos Acebos.


 Sigo hacia delante pero no me gusta lo que veo: el camino ha desparecido, la ladera se ha empinado y el buje ocupa casi todo. Voy cogiendo sendas de bestias varias y subiendo más alto y más bajo a ver si veo la continuación de ese camino pero nada.


 En la parte alta de esas laderas de buje (Boj) consigo ver el otro lado del valle el impresionante y vertical Barranco del Vasillo.



                                Desesperado y sudando la gota gorda, bajo al arroyo.


                                  Es imposible que el camino vaya por esas laderas.



Y allí remontando el arroyo es cuando llego a la conclusión que el camino en ese tramo va pegado al arroyo en lo que hoy es la carretera, motivo por el cual no queda ningún vestigio. Todo ese tramo que camino y carretera se confunden lo remontamos rapido hasta que llegamos a un punto que yo sé que la carretera se separa del arroyo y se va por los bordes del valle más arriba, por lo que allí debiera aparecer otra vez el camino. Veamos si es así.


  Pese a ir por la carretera el trayecto es muy bonito, ya que no suelen apenas verse coches.


 A lo largo de la carretera veo muchos restos de los cartuchos de dinamita de cuando tuvieron que reventar la roca para poder hacerla.



       También nos encontramos con una clásica fuente de la Serranía, la Fuente Magallón.


 En  un principo una fuente con tanto hormigón en un paraje así no me suele gustar, pero esta Fuente es una excepción, tan envejecida que está integrada el en paisaje, además siempre es curioso encontrarse restos con el escudo del antigo ICONA.


 Hasta que llegamos a este bonito rincón donde podemos ver que la carretera abandona el valle del Arroyo de Valquemado para irse por arriba.


 Habiendo allí esta maravilla de fuente, de que no recuerdo el nombre. A indicación de Chema Checa, se le conoce como la Fuente de Valquemado. Gracias.



                              No se queda atrás el estanque alberca que crea la fuente.


                    Donde me pierdo un buen rato con los reflejos del bosque en el agua.


 En efecto, detras de la fuente y paralelo al arroyo va esto que parece ser nuestro camino otra vez.


Para reafirmarme en mi teoría busco restos que de pequeñas obras para marcar el camino y las encuentro.
 



Allí me encuentro este extraño muro que sujeta parte de la ladera para que no se eché en el camino que vendría por aquí.


Con esta abertura o entrada en muro cubierto de musgo y aguas chorreando, como si allí hubiera habido una antiquísma fuente.



La parte superior es como de turberas y medio encharcada, por eso contemplo la teoría de que se hizo el muro para sujetar este tramo de mojada ladera y sacar la fuente, aunque realmente no sé exactamente el porqué.



Luego hay tramos que el camino se ve perfectamente posiblemente en todo su ancho. Debieran bajar y subir carros con mulas a lo largo de los años.







Poco despues de esto ya aparece otra vez la carretera a la izquierda del arroyo pero ya se ha subido casi todo el desnivel, y el camino se mantiene ancho y claro por la derecha puesto que ya estamos en su final, situados en la parte alta, donde viene el sendero GR 66 que va de la Vega del Codorno a Tragacete.
Me imagino que este camino de Valquemado empalmaría con dos ramales de camino que fueran a estos dos pueblos, a la Vega por el Refugio de las Vaquerizas y a Tragacete por los Vasallos.
En todo caso, esto es lo que he podido deducir yo de mis exploraciones por allí. Si alguien supiera de este camino y su historia y viciscitudes le estaría muy agradecido.


                               A la vuelta me cayó un chaparrón de agua impresionante.








Ahora vamos a ver fotos de otros de los innumerables caminos de los que está plagado la Sierra.

Vean por la ladera como va esa vieja senda en el Embalse del Campillo en el Alto Tajo de Guadalajara.


La 1ª foto de la entrada pertenece a esta senda, que es de imaginar que la utilizaban para bajar del pueblo de Villar de Cobeta y alrededores a un Molino que había a orilla del río, antes de la existencia del pequeño embalse.


El paso de la Cambronera, para ir de Valdecabras a las tierras de Verdelpino y Cuenca. 


Hay algunos de mayor riqueza histórica y arqueológica como este camino de entrada al Castro celtíbero del Castellar.



 Camino que baja por el barranco de Valdehambre para poder ir de Carrascosa y alrededores a zonas de labranza por las parideras de la Sotarraña.



Preciosa senda que sale del Huerta del Marquesado, salvando el barranco, para subir hacia la Sierra de Valdemeca.



En Cuenca ciudad y muchas partes de la Serranía se le llama Escalerones a las sendas que salían y entraban en las muchas hoces y barrancos, como esta en la Hoz del Huecar, cerca de la capital.


 El Escalerón de Uña, de los pocos sitios que permitía a la gente de este pueblo subir y bajar a la Muela de la Madera.



Por el valle del Júcar en Tragacete, cerca de la CañadaHonda podemos encontrar restos de antiquísmos caminos.



Incluso con los cortes transversales para desaguar el agua a un lado en caso de lluvias fuertes.



Camino abierto en los Alto de la Campana para poder bajar al Tajo por el lado de Guadalajara.



Camino que salva el desnivel de un barranco por un lateral para poder bajar al Tajo por el lado de Cuenca.



Abertura que tuvieron que hacer en el cortado rocoso y luego levantar este muro para sujetar el camino en la Entrada del Asno o la Raja para la construcción del Canal La Toba-Villalba a principios del siglo XX.


                   Paso labrado en la roca viva para salir del Estrecho de Valdecabras.



Y me voy a despedir con el curioso caso de la Raya de Uña, y digo curioso pues antiguamente las gentes de Las Majadas cuando querían bajar a Uña lo hacían por camino que bajaba muy cerca del mirador del Picón del tío Cogote, lo que es ahora el GR-66, una vez abajo ya iban paralelos al río remontándolo, por donde ahora va un carril y el canal de agua. 
Pero hay que saber que antes llovía mucho más, y el Arroyo de la Madera podía tener más reventones, incluso durar más tiempo, cosa que hacia que no pudieran atravesarlo. En ese caso, los Majadeños cogían otra alternativa que era seguir por la Muela y bajar por el paso de la Raya que les ponía encima del pueblo de Uña, ya pasado la Cueva del Tío Manolo por donde sale toda el agua del arroyo de la Madera.

 El Arroyo de la Madera una vez que revienta. Los de las Majadas vendrían por ese carril, por aquel entonces camino, que se ve al otro lado. Como ven, es imposible pasarlo y llegar a este lado de la fuerza que lleva.


                                  La alternativa: el precioso paso de la Raya de Uña.


                        Donde por aquí nos pondríamos encima del pueblo de Uña.


Bueno amigos/as, hasta aquí esta entrada de otra mis pasiones serranas, en encontrar, reabrir y interpretar los viejos caminos de la Sierra.
Hasta la semana que viene.

15 comentarios:

  1. Muy bueno Toni. Sabemos que la Sierra está llena de estos caminos ancestrales, y precisamente quiero comentarte dos que conozco muy bien y me gustan mucho (como no, todos ellos cerca de Poyatos). El primero es un precioso sendero que discurre en paralelo al río Escabas, a la otra orilla de la carretera. Es un sendero que se me antoja antiquísimo, con sus manposterias que lo delantan desde la otra parte de la carretera. Imagino q sería el antiguo camino de las caballerizas para comunicar esta parte de la sierra con Las Majadas o Tragacete. Es facil de localizar desde el mismo puente Romano, rio arriba. El otro, aún más espectacular es el antiguo camino que va desde Poyatos a Fresneda. El sendero casi perdido sale muy cerquita del camping, cruzando el río y subex el vallejo de las mujeres en un espectacular sendero, muy trabajado en algunos puntos hasta la cimas altas, donde ya se une a los caminos forestales mas recientes. De echo, pensaba que la foto de portada del Facebook, pertenece a ese sendero.
    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      El camino que comentas que va pegado al Escabas lo desoconozco, estaré atento a ver si lo veo. En cuanto al otro que dices, tampoco lo conozco pero estaba en mi agenda de rutas por hacer. Lo digo porque en la parte alta, donde van esos carriles forestales por el cordal que separa Fresneda de Poyatos hay un poste verde de esos que hay diseminados por toda la Serranía que indica Fresneda-Poyatos. No sé bien ese poste por donde indica de bajar, ya que con coche por ahí lo veo jodido, lo mismo es la senda que dices u es otra. Ya investigaré.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Con ojo de lince, se vé parte del sendero desde el mismo pueblo de Poyatos. Por ahí traían el correo desde Fresneda. Por cierto, caminado el sendero del Escabas, he tenido la fortuna de contemplar nutrias.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Fantástico Toni. Si bajas andando todo ese barranco hasta Tejadillos, es mejor y más rápido hacerlo por el camino que por la carretera, en particular en la parte superior. El camino va bastante recto, mientras que la carretera da varias revueltas. Esa fuente siempre la he conocido como la Fuente De Valquemado. Muy cerca de la misma había labores. Este hecho y que el camino era muy transitado (vía de escape de la parte alta al Escabas, y con él Poyatos, Fuertescusa, Cañamares y La Alcarria) explican los muchos vestigios de mampostería que quedan por allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema.

      Con que la fuetne de Valquemado; perfecto lo cambiaré. La verdad que todo el trayecto de este camino/carretera es de lo más chulo de la Serranía.
      Siempre es bueno saber de tí. Espero que todo vaya bien!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bueno quizas la conozcas, existe una cartografía del Instituto Geografico Nacional del año 1905,a escala 1:25000 donde aparecen los caminos antiguos y vias pecuarias, junto con nombres de parajes, personalmente la he utilizado para seguir viejos caminos. Está georreferenciada y la puedes comparar con cartografía actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.

      No conozca tal cartografía. Investigaré a ver si por internet se descubre algo. Gracias.

      Saludo.

      Eliminar
  4. Jose Maria Contreras Martinez9 de mayo de 2016, 6:07

    Buenos dias a toddos y en especial a los serranos: Bonita entrada como todas las tuyas. Humildemente te podia señalar alguna de estas vias pero creo que no es necesario porque seguro que tu las conoces mejor que yo. Si quieres alguna informacion de La Pinosa o Castillejo de la Sierra gustosamente te la dare. Saludos Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María.

      Aún son muchos los caminos que me faltan por descubrir. Con la Pinosa no sé bien a que paraje te refieres. Conozco la Pinosa que hay antes del Balneario de Alcantud, pero no sé si te refieres a eso.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Como siempre Toni has hecho de algo sencillo y casi inapreciable todo un canto al descubrimiento y al aventura.
    Has provocado sin darte cuenta que en cualquiera de nuestras próximas marchas andemos ojo avizor a cualquier detalle que nos indique que por aquí cerca existió una vereda, un camino, un sitio que antaño fue nexo de unión entre pueblos y utilizado por lugareños y caminantes y ahora ha quedado cubierto por la maleza y el olvido.
    En definitiva, al fin de cuentas buscar ese sentimiento similar al que tambien nos has transmitido en tu relato, sentirnos descubridores de algo que ningún otro ve.
    Un saludo y sigue, no pares, sigue, sigue que te acompañamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patxi.

      Siempre es un placer, aparte de estar contigo, leerte. Muchas gracias por tus palabras que siempre son certeras y bellas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Esas sierras maravillosas con innumerables valles, hoces y barrancos, tiene que estar llena de caminos históricos muy interesantes, que abrieron y consolidaron a través de los siglos, los madereros, pastores y los pueblos que se asientan allí. Muchos de estos caminos o tramos, seguramente han quedado en desuso en los últimos cincuenta años, como consecuencia del abandono del monte y la despoblación de los pueblos. Ahora tiene que se una interesante aventura transitar por ellos, e imaginarse, como podían subir o bajar aquellas gentes con los carros cargados de mercancías o troncos, por esos collados... Enhorabuena por este interesante artículo.
    Un saludo Toni.

    ResponderEliminar
  7. Hola Juan A.

    Estas en lo cierto, aunque la aventura de transitar por ello, debe de ser acompañado de un machete o en su defecto de una armadura pues hay muchos que ya son irrecuperables de la cerrada vegetación, aunque como bien dices, siempre queda la imaginación para hacernos una ligera idea de como el sufrido hombre de antes transitaba por estos caminos y veredas. Gracias por comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Toni.

    Cuando agudizamos nuestros sentidos acabamos descubriendo cosas que nunca pensamos que pudieran estar allí. Bendito el momento en que descargaste la vejiga, pues habiendo subido y bajado ese puertecillo en coche y en bici no fui capaz de descubrir lo que tu nos muestras. La verdad es que éstos caminos merecían rescatarse del olvido y ser catalogados y documentados para reconocerles su valor y utilidad en otros tiempos tan duros y austeros. Buen trabajo!!

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Es que estas cosas son asi. Mil veces habré ido por esa carretera en coche, y parado en las dos fuentes a beber agua y jamas había reparado en la historia de ese camino. Como molaría que estos caminos y su historia estuvieran catalogados.

      Un abrazo.

      Eliminar