lunes, 23 de mayo de 2016

EL CANAL DE UÑA - VILLALBA DE LA SIERRA (3ª PARTE)


En Mayo del 2013 AQUÍ, y Marzo del 2014 AQUÍ colgué las entradas donde recorríamos y visitábamos el canal de agua que se hizo a principios del siglo XX para unir el pantano de la Toba con el Salto de Villalba, de aproximadamente unos 16 kilómetros.
Dichas entradas enseñaban el canal en su sentido inverso, es decir, saliendo desde su final en el Deposito, justo encima de la Central Hidroelécrica, yendo en dirección Uña.
En la primera recorrimos un largo tramo desde el Deposito hasta un poco antes del Puente de Royo Frío.
En la segunda bajamos por un barranco que va a dar al canal justo mas o menos donde nos volvimos en la primera entrada. De ese punto recorrimos el canal para ver bien y con detenimiento esa obra de principios del siglo XX que es el Puente de Royo Frío, hermano del célebre Puente de San Pablo en Cuenca, el que se cruza para ver las Casas Colgadas.

 Creo yo que ya iba siendo hora de enseñaros la tercera parte, desde el Puente de Royo Frío hasta el pueblo de Uña, ademas que esta ruta la tengo hecha hace ya unos años. Tengo que decir que una ruta por un canal de agua siempre entraña riesgos, aparte que en estos últimos años ha habido algún accidente allí dentro. 
Todo eso es lo que ha hecho que se acabe vallando todo el canal para que sea más seguro.
Pero esta 3ª ruta no se puede hacer en su totalidad, pues debemos atravesar un largo tunel en el que la oscuridad es total. Además, para entrar en ese tunel hay que salvar una valla con pinchos, puesta allí para disuadir a la gente de meterse, ya que dentro del tunel la oscuridad es casi total, y hay que ir ayudado de linternas o frontales.
Por eso y para terminar, recomiendo que esta ruta se puede hacer en tramos, es decir, podemos hacer desde el Puente de Royo Frío hasta la entrada a ese tunel y volvernos, o desde Uña hasta el tunel y volvernos.




Llegaremos a Uña, y como el tramo de canal desde la Laguna hasta que llegan los tuneles es más monotono, avanzaremos con el coche por ese carril que va paralelo al canal. Una vez pasado el Arroyo de la Madera, es cuando nos incorporaremos al canal y ahí comienza nuestra crónica.
Observarán que este último tramo sobre el Canal Uña-Villalba lo haremos en sentido inverso, es decir, saldremos de las inmediaciones del pueblo de Uña para llegar al Puente de Royo Frío, y de allí volver por el canal.
Veran fotos de dos ocasiones; una de ellas en invierno con un dia muy soleado que hizo que las fotos no me gustaran por lo que veran pocas de esa ocasión.
Aunque tambien tendrán fotos sorpresa.




      Esta es la ocasión invernal que fui con mi hermano Román al que se ve a la derecha.



Y esta es la vez que fuimos a principios del verano donde podemos apreciar el verde mucho mejor.


Aparte que la vegetación caducifolia no tenía hoja, el sol alto hacía que tuviera constantemente media hoz en sombras.


                       Por lo que veremos y nos deleitaremos más con las fotos de esta vez.


 Avanzamos por el canal que vemos muy bien vallado a ambos lados y con vistas continuamente a la Hoz del Júcar.

 No es fácil encontrar algun tablazo de agua sin vegetación allí dentro. Recordar que el río va por ahí y por el canal.




                                   Seguimos avanzando y al fondo nos espera un tunel.


 Aquí tenéis la sorpresa que os decía, en estas fotos de cuando se construyó el canal en la década de 1920.

                           Que bueno poder disponer de estas fotos para ir comparando.


   Pero antes de meternos al tunel, tenemos esta maravillosa, exuberante y poco conocida vista del Júcar.


La vamos a comparar con esta. Curiosamente, las fotos del monte en aquellos años siempre muestran el terreno pelao de árboles y vegetación pero en el Cañón del Júcar no. Aquello siempre ha estado frondoso.

Aquí ya hemos pasado el pequeño tunel que podemos ver que se puede bordear por la derecha.
 



Enfrente nuestro tenemos la otra pared donde podemos ver sitios que cuando llueva mucho seran bonitas cascadas al río.

Otro vistazo hacia adelante donde vemos que el cañón sigue, jejeje que si sigue...unos cuantos kilómetros.

 Hasta que llegamos a la valla que os comento donde se prohibe el paso.

Ya os he comentado que por allí dentro sigue vallado pero la oscuridad es total. Lo peor de todo es salvar esta valla, pues no es nada fácil con los pinchos esos. Además el riesgo de caerte está ahí, pues si no tiene agua, tendras un buen golpe, ya que hay altura aunque en la foto no lo parezca, y si tiene agua pues yo creo que peor pues te arrastrará el agua. Por eso lo suyo es hacer este tramo desde Uña hasta aquí y volverse.

 Mi hermano y yo, provistos de frontales, salvamos la valla y nos metemos viendo la negrura al fondo.


 ¿Que es esto? Pues que dentro del largo tunel tuvieron que hacer ventanas para ventilar aquello.

 Ventanas que nos sirven para asomarnos y tomar fotos como esta.


O esta vista hacia delante de lo que nos queda. El tunel va por dentro de este lado rocoso de la derecha.


 Foto con flash del interior del tunel donde podemos ver que cuando hay una ventana se aprecia la luz natural.


 No nos vamos a perder ninguna ventana de estas, por las que es imposible bajar.


 Ya que son auténticos balcones sobre la exuberancia del Júcar.


En esta parece que se puede intentar bajar por una pedrera algo inclinada, siendo peligroso.


 Otra ventana más.

 Una vista hacia adelante, donde vemos que ya es el pino el que ocupa casi todas las laderas. Aquel puntal que asoma en el lado de enfrente es por donde esta La Raja.


Hasta que por fin llegamos al final del largo tunel donde debemos hacer otra vez la delicada operación con cuidado de no dejarse allí las nobles partes.


  El tramo que sigue es muy espectacular pues al lado derecho se van teniendo estas paredes de calizas tableteadas o librerías de bella estética.

 A lo que sumado la frondosidad del bosque lo hacen una preciosa ruta.


 En un claro para asomarnos en la parte derecha se puede apreciar ya nuestro objetivo, el puente.


 Hacemos los últimos metros de canal antes....


 ....de llegar a donde se represa el agua para pasarla por el puente.

 El Puente de Royo Frío, ya visto tambien en esta entrada.


Con vistas primeramente al Cañón del Júcar en su discurrir río abajo que vemos que no cede en espectacularidad.

  El Barrnco del Molinillo o de Royo Frío que es que tiene que salvar en puente.


 Y encima nuestro el Picón de Royo Frío.

Ya hemos hablado otras veces del este hermano del Puente de San Pablo, construido en la decada de 1920. 




Y se dirán que titánica y dura hubo de ser la obra en aquel entonces para hacer esto en un paraje tan agreste, abrupto e inaccesible. Pues vayamos a ver fotos de la construcción del mismo en la década de 1920.

Dar primeramente las gracias de antemano a los dueños (o descendientes de los autores) de estas maravillosas fotos.






  

 Ahi lo tienen en construcción salvando el barranco de Royo Frío. El Júcar vendría por la parte inferior de la foto, de derecha a izquierda.

Una vista desde lo alto de la Raja para ver como por esta ladera baja la vagoneta que pasaría por dicha Raja.

  Nos volvemos por el canal y fijénse en mi hermano para calibrar el tamaño de las paredes.


Toca otra vez el tramo del tunel. Por eso explico al principio que otra opción más cómoda es ir con el coche hasta encima del Puente, bajar al mismo y coger el canal hasta este punto.

 Volviendo no podemos dejar de admirar estas vistas del Cañon que me recuerdan, salvando las distancias, a otros parajes como las Hoces (Foz) de Navarra.




                 Veamos este tramo de canal visto desde el otro lado. ¡¡Impresionante!!



O esta otra magnífica vista del tramo del canal que se metería por dentro del largo tunel que os he enseñado en la entrada.


 Y ya fuera del canal hacemos los últimos metros por esta bonita pista que transita paralela al río y al canal.

 Donde nos espera el coche, debajo de los imponentes puntales de la Muela de la Madera.


¡¡Hasta la semana que viene, fieles lectores!!

10 comentarios:

  1. Dionisio Manzanares23 de mayo de 2016, 12:32

    Buenas noches Toni, nosotros hacemos el canal completo o desde Villalba o desde Uña, al llegar al túnel cerrado de los pinchos se sube a la montaña y andando un poco pedregoso se cruza el túnel por arriba, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dionisio.

      Ah pues mucho mejor, que tener que volverte, aunque viendo aquello pues habrá que jabalinear un poco por las laderas tanto de subida o de bajada antes de enfilar el canal.
      Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Me parece muy original que se aproveche también, y se haya acondicionado, esa canal para hacer senderismo, y disfrutar de todo el paisaje que la envuelve, que es precioso, aunque eso sí, yo no sé si me hubiese atrevido a saltar esa valla, clavarte un pincho de esos debe doler lo suyo...
    Y felicitarte por haber complementado la crónica con esas fotazas "vintage", que cada vez me gusta mirar más y más, en el grupo de face Amig@s de Pirineos hay un chico que pone muchas fotos de estas antiguas de los Pirineos y es para flipar...de las que tu has puesto las del puente son flipantes, ¿cómo c**o pudieron levantar esa estructura con los medios de la época?.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Cierto, ahora está todo vallado y senderistamente hablando es una maravilla, aunque como se masifique aquello, no sé yo lo de tener que dejar paso continuamente, ya que es un coñazo. Aunque pensándolo bien estas rutas aunque te digan que está vallado hay mucha gente que no se atreve.
      Tambien le echo el ojo a las fotos vintage de los Pirineos y son una pasada. Cualquier foto antigua de la naturaleza es una pasada. Además, yo estaba acostumbrada a verlas y ver todo pelao sin árboles apenas, y en estas de cañón del Júcar se ven pinos y demas vegetación y no me da tanto desasosiego.
      Lo del puente es increible, muchas veces me lo digo. Ya que el Puente San Pablo, el de las casas colgadas, vale, allí no tenían problemas de acceso, abastecimiento, etc, etc.. Pero en este de Royo Frío parece increible. Es que cuando veas el paraje vas a decir pero como pelotas consiguieron llegar, bajar allí todo, y levantar todo eso. Es algo increible.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Esta es la particular "ruta del Cares" de la Serranía de Cuenca. Impresionan las imágenes de la Raja y el puente para la época en que se hicieron. Por lo que aprecio en la última foto antigua, los márgenes del río estaban más limpios de vegetación, supongo que por el paso de las sucesivas maderadas antes de la construcción del canal, que debían dejarlo todo "trillado" a su paso. Sin duda una ruta cargada de emociones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Nuestro Cares, jejeje, no está mal. Tú que conoces esto, es que impresiona todo, de como conseguir hacer canal y puente en ese sitio en aquella época. No había caído pero tienes razón, con las maderadas tuvieron que dejar eso peladisimo pq es cierto que las margenes se ven claras completamente. Y el raíl bajando de la Raja?, tela marinera con la pendiente que hay allí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jose Maria Contreras Martinez27 de mayo de 2016, 8:00

    Esas obras que nos parecen increibles a nuestros ojos, fueron hechas por anónimos que merecian tener un monumento con sus nombres y apellidos.Hombres fibrosos, rocosos curtidos desde su nacimiento con el hielo invernal y el seco calor estival de nuestra serrania. Yo conoci algunos, entre ellos a mi padre, que me contaron infinidad de anecdotas, entre ellas que en la construccion del canal apenas se usaba dinamita todo era a base de porra para romper la roca. Uno de los hombres mas fuertes se llamaba Angel Palencia,natural de Castillejo de la Sierra, y en aquellos años levantaba una porra de unos cinco kilos de peso en cada mano a pulso agarrada al final del astil. Yo le conocí mayor( cerca de setenta años) y le vi hacer cosas increibles,
    Saludos Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María.

      Cuanto aprecio que me cuentes este tipò de anécdotas. Son muy curiosas para hacernos idea de la dureza de aquellos tiempos, del carácter de este tipo de hombres.

      Un saludo.

      Eliminar