domingo, 5 de marzo de 2017

INTRODUCCIÓN A NUEVA ZELANDA - WELLINGTON Y PICTON




Recién llegado 18 días de un país muy lejano llamado Nueva Zelanda a ver a nuestro amigo Javi Roca. ¿Cómo? ¿Magia Serrana en Nueva Zelanda?. Si si, están oyendo bien, un amante de la naturaleza como yo en un país que es 100% naturaleza en estado puro.

Por eso voy a colgar unas entradas de nuestras peripecias por allí. Por no hacerlo monotemático y que las buenas gentes que seguís mi blog os canséis de NZ, iré alternando dos entradas de la Serranía de Cuenca con dos entradas de sus antípodas, Nueva Zelanda.

Como podéis ver en el título, el blog durante las entradas de las antípodas, se llamara MAGIA ZELANDA (genial idea del amigo Alvarito, duro contrincante en el squash).


Sin más preámbulos, salto a detallar nuestro estelar viaje a ese bello y salvaje país, estando una semana en la isla sur y otra semana en la isla norte. Demasiado poco tiempo para dedicarle a este lugar, pero bueno para poder hacernos una idea de lo que uno encuentra allí si valen estas entradas mías.

En esta 1ª entrada como introducción os voy a contar  a grosso modo algo de este país. Compuesto por dos islas, la norte y la sur. Al contrario que en España, cuando más al norte vayas en NZ, más calor hará, ya que hacia el sur te vas dirigiendo hacia la Antártida aunque frío frío, lo que se dice frío, solo lo suele hacer en las espectaculares montañas de la isla sur, en los Alpes Neozolandeses. El estar rodeado de océano hace que se suavicen mucho las temperaturas. Eso sí, la lluvia está a la orden del día, haciendo una de las características que más me han sorprendido de NZ, lo verde que está, y eso que nosotros hemos estado en lo que sería pleno agosto allí.

Cambiaría de mil amores nuestras sequias de mierda y las garras del Sahara sobre España, por el tiempo de NZ. Nunca he visto tantos ríos y tantos lagos juntos como en NZ.




Juntando las dos islas, NZ tendría el extenso tamaño de aproximadamente media España y solamente 4,5 millones de habitantes. Recordemos que España tiene unos 50 millones de habitantes. Dentro del país, la isla sur (151,215 km2), solamente tiene una población estimada de 1 millón de habitantes, estando los restantes 3 millones y medio en la isla norte (113,729 km2). Estos datos otorgan una idea de lo virginal y despoblada que está la isla sur. Íbamos con la idea que la isla norte no sería tan interesante como la isla sur, e incurrimos en error, pues aunque las islas son distintas, también son muy parecidas, y la isla norte nos sorprendió de lo verde –más que la isla sur incluso- y bella que es.

En esta entrada introductoria, vamos a ver fotos de la capital Wellington, sito en el sur de la Isla Norte, recién llegados de la tortura de viaje. Veremos esta pequeña ciudad, ya que aunque es la capital y tiene trazas de gran ciudad apenas rebasa los 300.000 habitantes, siendo Auckland (al norte de la isla norte) la más populosa de las ciudades con algo menos de millón y medio de habitantes. 


También veremos nuestro viaje en Ferry a la isla sur y fotos del pequeño pueblo de Picton, donde llega el Ferry y donde dormimos nuestra 2ª noche en NZ y dimos el pistoletazo a la loca aventura de Maru y yo solos, conduciendo por la derecha por las pésimas carreteras neozelandesas, para recorrernos gran parte de la isla sur de norte a sur.

La semana que viene ya entraremos más en materia montañera con una de las excursiones que hicimos en la isla sur, aunque cuando vaya tocando las entradas de Magia Zelanda, iré saltando indistintamente de la isla sur a la isla norte.


 Desde que nos montamos en Madrid hasta llegar a Wellington tardamos 33 horas!!! Una tortura pero ya por fin estamos con nuestro amigo Roca.


                                      Demos un paseo por Wellington, capital del país.


                                     Las referencias al rugby, deporte nacional, son continuas.


                                                   Su paseo marítimo es toda una gozada.


                                     Y las referencias marítimas también son continuas.


                                                               De tiburones va la cosa....
 

 Ahora vamos a subir a aquel cerro, el Monte Victoria para tener buenas vistas de Wellington.


 Los parques en NZ son el propio bosque que llega hasta penetrar en muchos casos dentro de las ciudades.


                             Siendo los ejemplares de pinos (Pinus radiata) de gran porte.


                                 La subida es un agradable paseo en mitad de este pinar.


 Cuando llegamos arriba, tenemos la primeras vistas de la bahía de Wellington, de las ciudades más ventosas del mundo, aunque hay que decir que nosotros en los días que estuvimos apenas fue una brisa marina.


 Aunque parezca un populosa ciudad, realmente anda solamente por los  300.000 habitantes.


         Su pequeño aeropuerto, en un istmo que une la tierra con una pequeña península.


       La ciudad suele desparramarse entre el verde  del bosque con pequeñas casas y chalets.


Habíamos hecho nuestra 1ª noche en Wellington visitándola a la mañana siguiente. Por la tarde, tocaba coger el ferry que nos cruzará a la isla sur, y comenzar nuestra aventura en solitario, pues dejábamos el manto protector de nuestro amigo Roca, y tocaba sacarnos las castañas a nosotros mismos, con el ingles precario de Maru, que tengo que decir que se comportó como una jabata defendiéndose muy dignamente ante lo cerrado y autoctono que suele ser el acento neozelandes. Mi ingles no va más alla de tener conocimientos de ingles escrito, pero como soy Deaf, jejejeje, pues a Maru le tocaba cargar con el peso de hacernos entender. Llegamos a un trato: ella con el idioma y yo con con el coche de alquiler y los cerca de 3000 km que me haría conduciendo por la izquierda por 1ª vez en mi vida, que se dice pronto pero tiene su miga ya que de las pocas cosas malas que encontramos en NZ son sus carreteras, que en el año 2017 Auckland y Wellington no tengan una autovía que les una, habla mucho de las horas que se tardan en recorrer las distancias en NZ.  Peor son las carreteras de la isla sur que la norte, ya que cuando debes cruzar un río o un arroyo de los miles que hay, la carretera se estrecha y se convierte en un solo carril, debiendo frenar y dando la preferencia indistintamente, según los carteles.


                          Ahí tenemos a mi vaquera favorita esperando que salga el Ferry


 Ya estamos en el ferry dispuestos en unas tres horas a cruzar los 92 kilómetros que separan las dos islas.


                      Tras un rato, ya nos aparecen los primeros acantilados de la isla sur.


 Todo el norte de la isla sur es una sucesiones de bellas islas y fiordos pequeños, nada que ver con Fiordland al sur de la isla sur, que no nos dió tiempo a visitar por encontrarse lo más lejano.


 La entrada por estos grandes canales naturales es digna de verla en las barandillas del barco, pese al aire inclemente que hace.


         Llama la atención la falta de árboles en estas montañas, aunque tapizadas de verde.



Se ven asentamientos que debidos a la verticalidad de las montañas solo se puede llegar en barco.



Poco a poco va apareciendo mas exhuberancia mientras vemos las nubes agarradas a la montaña.


       Tambien se ven muchas explotaciones tipo bateas para recolectar ostras o mejillones. ¡Ostras! nos decimos Maru y yo que no estaría mal unas ostras de las antípodas.



                                    El bosque llega literalmente hasta los mismo bordes.


                  Y comienzo a capturar instantáneas marítimas que llaman mi atención.


                                                     Se ven multitud de islas de este tipo.


 Y ya estamos llegando a Picton que se ve como un pequeño reducto entre la montaña y la vegetación.


 Os pongo una plano, viendose Wellington a la derecha del todo, y todos la zona de fiordos e islas donde Picton estaría en tierra firme.



     Pictón es un sitio idílico donde se respira una tranquilidad que nos dejó sorprendidos.



Pese a que se puede pensar que al ser el sitio donde se cogen los ferrys a la isla norte debe ser un sitio excesivamente bullicioso y turístico pero nada más lejos de la realidad. Está el ferry de la mañana y el ferry de la tarde. Quitando esas horas en concreto donde la gente sube al barco o baja del barco, y luego suele coger los coches de alquiler, el sitio rezuma serenidad y belleza por los cuatro costados.



 Escena curiosa como estas gaviotas rodean a este pajarraco gordo con su trozo de pan hasta que al final consiguen quitarselo por detrás.




                  Picton tiene este pequeña playa de aguas completamente cristalinas.

                                             Donde por ahora solo se bañan las gaviotas.
 Acomodándonos al horario neozelandes de comidas, a las 7:30/8 estábamos cenando unas ricas ostras y mejillones del propio Picton. Alguno sé que está poniendo ahora mismo una bonita cara de asco ;-)
                                 Luego fuimos a la bonita casa que teníamos en Picton.
 En NZ a las 9:30/10 como muy tarde ya estábamos durmiendo para aprovechar bien el día siguiente.

 A la mañana siguiente Jan, la agradable y zen dueña de la casa de sangre maorí nos preparó un riquísimo desayuno, cogiendo hojas de menta y otras hierbas de su propio jardín.

¿Y ya esta? Tanto esperar lo de NZ y esto ha sido todo. Jejejeje, como ven es una introducción para explicaros un poco por encima los avatares y circunstancias y la próxima semana ya empezaremos a ver parajes y rincones de los que dan fama a NZ.

8 comentarios:

  1. Joder con los serranos, que bien se lo montan los jodidos. NZ es un pais, que tanto a mi mujer, como a mí nos apetece mucho visitar, el problema es que hace falta un buen presupuesto!

    El tema de las carreteras, yo creo que es más un problema para el que viene de fuera, que para los que viven allí, por norma general el ritmo de vida en las islas, es mucho más pausado, eso si, conducir por la izquierda tiene que ser muyyy raro.

    La verdad que viendo las fotos, vivir tanto en Wellington como en Picton, tiene que ser una delicia, una ciudad engullida por el bosque y el mar, en la que se respira tranquilidad, a mi no me importaría nada.

    Muy chula esta primera entrada, las fotos son una pasada!, esperaré con ganas, las siguientes entradas, a ver si no tardas mucho, eh?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Cierto lo del presupuesto, es un pais muy caro. Nosotros al tener allí un amigo pues mucho mejor.
      Lo de las carreteras es de capitulo aparte. Aunque pueda ser cierto lo que dices el resto del año, el verano NZ recibe mucho turismo y las carreteras no están muy preparadas, montándose unos atascos en la entrada de las ciudades un poco grandes, que hasta los oriundos debe sufrirlo. Para que te hagas una idea, hay un cartel puesto en las carretereas dirigido a los de fuera que dice: "Las carreteras de NZ son distintas, tomate tu tiempo de sobra a la hora de conducir". Eso viene a ser, si está pensado que tardes 3 horas a tal sitio, planea que vas a tardar 5 o 6. Ya te lo digo yo.

      Tanto Maru como yo coincídimos que NZ es un hermoso y gran sitio para vivir: mucha calidad de vida, mucha tranquilidad y naturaleza, un ritmo de vida más pausado. El hecho de ser poca población, mucho territorio y el carácter insular hace que tenga otras ventajas, como por ejemplo un tasa de delicuencia y criminalidad muy bajo.
      Estoy puesto con la siguiente entrada y seleccionar 60 o 70 fotos me está costando la vida.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni & family !!!
    Vaya pasada de viaje, qué maravilla!!!
    La Magia Serrana empapándose de la Mágica Zelanda. Tu crónica del viaje promete y mucho ...
    NZ siempre me ha atraído, empezando por los All Blacks (me encanta el rugby) y sobre todo por su increíble naturaleza. Espero ansioso el resto de reportajes.
    Lo de conducir por la izquierda ya tuve ocasión de experimentarlo en Escocia y la verdad es que no me resultó incómodo, tan sólo los primeros kilómetros (los mío fueron de noche). Otro gallo cantaría si fuera con un coche de aquí ... jejeje.
    Bueno, un abrazo ... con sana envidia ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Cuanto tiempo!! El rugby aquí es religión, en cualquier bar se veía la típica escena de gente viendo el rugby, como aquí el futbol.
      No he conducido por las carreteras de Inglaterra y Escocia, pero las de NZ, sobre todo las de la isla sur, que son verdaderametne estrechas y sin arcenes, y como comento, debido a los terremotos, en continuas obras. Al tercer día ya conducía sin problemas, pero el primer día tuve que conducir 9 horas (iban a ser 4/5 horas pero por obras de terremoto tuvimos que dar una vuelta muy grande; yo y tropecientos coches más, aparte ese día para rizar el rizo, estuvo lloviendo. Se me hizo duro pero ya digo que al día siguiente, dominaba aquello muy bien.

      Espera a las siguientes entradas pues comenzará la traca ;-)

      Eliminar
  3. Hola Toni!!

    Primero que nada enhorabuena por la experiencia, y con ganas de veros y que nos la contéis de primera mano.

    Bueno, ahora que ya nos has abierto el apetito, y con ello no me refiero a las ostras ;-), pues estamos deseosos de veros en la materia que más nos interesa a todos, la naturaleza y la montaña de ese paraíso llamado Nueva Zelanda. Me han parecido geniales las ideas, la de cambiar el nombre del blog para las entradas de NZ -muy original- y la de hacer esta crónica introductoria, con esos sencillos pero precisos datos sobre el país, sus horarios, infraestructuras, hábitos etc, y también vuestras sensaciones a modo personal con respecto al idioma y otros hábitos diferentes de los nuestros, como el conducir por la izquierda. Luego, ya conoces mi repulsa por las grande urbes, pero mira, no le haría ascos a vivir en cualquiera de estas dos, aunque ya sabes que si me dieran a elegir me iría a vivir a Hobbiton jeje.

    Lo de Maru y el inglés no me sorprende, después de ver como engatusó a aquellos bizarros franceses para repartirnos aquel postre racionado en Jeandel...jajaja.

    Ah, y que sepas también, ya que lo has mencionado, que estoy cogiendo ritmo otra vez con el squash, así que si de verdad quieres enfrentarte a un duro rival...te echo el guante para cuando vayamos a Cuenca o vengáis vosotros a Betxí jejeje

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Dani.

    Hobitton es un poco pequeño para tí, te irias cargando todas las puertas con la frente, jajajaja.
    Vivir cerca de esas urbes aunque fuera de ellas sería lo idóneo para mí, y vivir entre la naturaleza, aunque eso es una obviedad ya que en NZ está por todos los sitios.

    Jajaja, que buen paralelismo ejemplar que has ido a elegir cuando organizó la cena entre los franchutes y nosotros con su parloteo marujil clásico. En NZ fue la cosa más seria pero terminó saliendo airosa.
    Mecaguen la ...que le estás dando al squash. Molaría un huevo echarnos un partido y luego hidratarnos con unas birras. A ver si lo podemos conseguir que no es fácil pero ya te digo Magia Serrana vs Per Dalt i per baix, gran bolo de squash interprovincial, jajajaja...

    Algo me dice que la entrada próxima de Magia Zelanda te va a gustar....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ Hola Toni !!
    Ganas tenia de ver tus ''crónicas neozelandesas'',desde que comentaste que os ibais a NZ y Magia Serrana iba a tener un descanso...jejeje.
    Lógicamente me ha venido el recuerdo de mi hija que estuvo un año recorriendo las dos islas.Le dedique una entrada titulada Esto Se Empina en Nueva Zelanda...jejeje(esta en Curiosidades,por si le quieres echar un vistazo).Nos quedamos con ganas de ir,aunque con ese ''tute'' de viaje...no se no se...jajaja.
    La verdad es que aun viendo las imágenes de Wellinton o Picton,sigues teniendo la sensación de estar casi en plena naturaleza y como comentas en los datos,ya ves lo poco poblada que estan las dos islas,sobre todo la sur.
    Atentos estaremos a la nueva entrega de Magia Zelanda...jejeje

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Juane.

      Ole por tu hija, que fiera la chica. Como se lo monta, mi más sincera enhorabuena pues parece una gran emprendedora y aventurera y eso debe enorgullecer a un padre mucho. Un año allí es lo que yo me habría pasado para recorrer bien aquello y enseñaroslo, pero yo sin currar....jajajja.
      NO en serio, gran persona debe ser tu hija, y que siga así, aprovechando la juventud al máximo.

      Un saludo.

      Eliminar