domingo, 7 de octubre de 2012

EL BARRANCO DE LA HOZ Y LA CASCADA BATIDA DE CALOMARDE -SA-

La Serranía de Cuenca por el noroeste tiene su continuación natural por el Alto Tajo, en Guadalajara, y por el noreste lo tiene con Montes Universales, en plena sierra de Albarracín, en Teruel.
Precisamente, a esta última vamos a acercarnos, pues a una hora, más o menos, de Cuenca, nos ponemos en estas alpinas sierras. Estamos hablando de tierras frías de grandes pinares, donde están los pueblos de más altitud del país. Sierra que vertebra el río Guadalaviar/Turia, con sus muchos arroyos y afluentes.
Cerca del pueblo de Calomarde, se encuentran estos dos parajes de gran belleza. Primero vamos a acercarnos a este precioso barranco, el de la Hoz.

Saliendo del pueblo de Calomarde, cogemos el paseo hacia el barranco de la Hoz, en que la primera parte, esta acondicionada como paseo.



Ya desde un primer momento, contrasta las farolas con las formaciones pétreas de este barranco, aunque, pronto se acabaran dichas farolas.



                        Que mejor para esta excursión que llevarme al incansable amigo Paco.




Hasta que llegamos a un bonito y pequeño represamiento que hace el río de la fuente del Berro.




                           Con una curiosa placa, que recuerda este peculiar suceso.




El río u arroyo de la fuente del Berro, va a echar sus aguas al Guadalaviar, cerca del pueblo de Royuela.



    Era el típico día frío y soleado de invierno, y en estas umbrías del barranco hacía un frío del carajo.




           En esta pequeña explanada se acaba el camino/paseo por dentro del barranco.




              Y es cuando hay que empezar a subir por una sendecilla que va por arriba.




              Arriba nos damos cuenta que esta 2ª parte del barranco es una tremenda grieta.




   El barranco en un momento se engrandece, creando esa formación geológica que veis enfrente.




     Ahí delante esta Paco, para calibrar el verdadero tamaño del barranco donde nos encontramos.









                Durante todo este tramo, apenas podemos ver el arroyo por abajo.




                                   Pero en algunos tramos bajamos y llegamos a verlo.




Hasta que el barranco se acaba, y comenzamos a descender, siguiendo siempre el curso del río arriba.




                     Aquí nos encontraríamos lo que queda de el Molino de la Pisadas.




En este paraje se encuentra la fuente del Berro, donde viene a nacer el arroyo, de la confluencia de otros arroyos pequeños.




                         No me digan que no entran ganas de meterse en ese tupido pinar.




LA CASCADA BATIDA DE CALOMARDE.

Siguiendo el río de la fuente del Berro hacia su desembocadura con el Guadalaviar nos encontramos con esta preciosa cascada.




                               Esta vez que fuimos la cascada bajaba escasa de agua.




                                                            Debajo de la cascada hay una cueva.





                Debajo de la cascada, quedan los antiquísimos restos de un molino de agua.




                                            De la que da fe la vieja piedra del molino.














                                     La Cascada abajo crea unas bonitos arcos pétreos.









Vámonos a retroceder un poco, unos años atrás, para ver la cascada con mucha agua. Aquí tenemos a Maru (¡¡con el pelo rojo!!).





                          ¡¡Que gusto, que gozada, cuanta felicidad, cuanta agua!!




                   El arroyo de la fuente del Berro a punto de descolgarse. ¡¡Así llovía antes, señores!!




   El espectáculo del agua chocando contra la roca y el musgo, mojándome a mí y a la cámara.




     Recuerdo que ese día íbamos a pasar la noche en Albarracín y yo no me quería ir de ahí debajo.





                   Foto de la cascada batida de Calomarde desde arriba. Toda una maravilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada