domingo, 3 de marzo de 2013

CASCADAS DE LA SERRANÍA DE CUENCA (1ª ENTREGA)

Uno de tanto andar y gustarle especialmente los ríos y arroyos, termina amando cualquier fenómeno o accidente relacionado con los cursos fluviales. Con esto vengo a decir, que me considero un cazador de cascadas. No solo en la Serranía de Cuenca, sino de toda España.
Ver como el descendente cauce de agua se quiebra de golpe, y cae, como puede y donde puede, varios metros más abajo, creando tobas, cuevas, musgos o pozas, rincones siempre bellos, es algo insuperable para el que suscribe estas líneas. Esto es auténtica Magia Serrana.

La Serranía de Cuenca como buena y abrupta sierra de montaña atesora mucha y variadas cascadas, con el único peligro de las continuas y cada vez más numerosas sequías que amenazan esta parte de España.
Os voy a poner en dos entregas cascadas de todos los tipos que me he encontrado en mis innumerables excursiones, siguiendo el curso de mis amigos, los ríos y arroyos.




                                            Cascada del Pozo Batanero en el  Río Guadazaón.


                                                          






                                       Cascada del Arroyo Obriguillo, afluente del Escabas.


                                               Y mi hermano bañándose en su fría poza.







                                                            Cascada en el río Escabas.










                                                    Cascada en el río Guadazaón.










                                                              Cascada del río Cabriel.









                  Cascada del arroyo de la balsa de Valdemoro de la Sierra, afluente del Guadazaón.











                                                            Cascada del río Trabaque.










                  Un ejemplo de cascada seca, la del arroyo de la Hocecilla, afluente del Guadiela.


                  Al principio odiaba verlas así, con el tiempo he aprendido a ver belleza en ellas.








                   Un ejemplo de cascada helada, la del arroyo del Oceñigo, afluente del Júcar.











                                                           Cascada en el río Cabriel.










Cascada del arroyo Almagrero, afluente del Júcar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
            Cascada del Pozo de la Horca en el río de la Virgen, afluente del río Mayor del Molinillo.












Un ejemplo de Cascada de origen artificial (es una presa) que el tiempo y la vegetación se han encargado de naturalizarla: Cascada en el río Tajo.
 
 
Este lado es Cuenca, el otro Guadalajara. 
 
 
 
 
 
 
Cascada en el río Júcar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Y me despido con un ejemplo de pequeña cascada, humilde pero bonita, de las que esta llena la Serranía. En este caso, del arroyo de fuente de la dehesa, afluente del río Laguna.






Pero os recuerdo que tengo muchas más, que os pondré en una 2ª entrega.

14 comentarios:

  1. Preciosas todas, no sabría elegir la que mas me gusta.¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Pues para hacerte más difícil todavía la eleccion, Llanos, esperate a la entrada del lunes que viene. Más cascadas!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Preciosas fotografías, hay que ver la vida que le da el agua al monte, esperamos ansiosos la segunda entrega.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Dani. En estos días que esta lloviendo por Cuenca una burrada estan saliendo cascadas por todos los lados. Encantado de tenerte por aquí. Tu blog ha pasado a ser de mis favoritos. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Toni pápa mencanta la página que públicaste anteayer

    ResponderEliminar
  6. Tooooooma que alegría!! Mi chico por aquí!! Este blog tambien es tuyo, Nacho. Bueno y de mama y de Marcos, es de los cuatro. Y me gusta mucho que me hayas escrito y que te hayan gustado las cascadas, donde nos vamos a bañar este verano en algunas.
    Adioooooooos.....

    ResponderEliminar
  7. Toni papà mis amigos y yo emos visitado el blog Nacho e IZAN

    ResponderEliminar
  8. asi me gusta a mí, ahora solo falta que os vengais al campo todos juntos.

    ResponderEliminar
  9. Aguas claras, precipitados saltos de alegres fluidos primaverales.Ojo clínico del que atisba el renacer de la natura con el paso de los fríos y la llegada de la vida. Mucha intuición en lo que se busca, mucho calor en lo que se muestra. Un abanico de satisfacciones. Gracias Toni

    ResponderEliminar
  10. Que bellas palabras, Patxi y gue ganas de compartir estos sitios con vosotros....

    ResponderEliminar
  11. Hola Toni. Por casualidad he encontrado tu bloc, y estas dos entregas me han dejado petrificada. Preciosas fotos de hermosos lugares de la serrania conquense. Personalmente conozco las del rio escabas, que en cuatro días pasaré a visitar por enésima vez, a ver como están, no me canso de ellas, y si es respetando como tu dices, siempre es agradecida la naturaleza...desde hace algo más de 20 años las visito siempre que puedo...a ver si este año de lluvias las puedo ver como la primera vez. Gracias por deleitarnos con estas imágenes, intentaré descubrir en mi viaje algunas más...me ha entrado el gusanillo, GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Txus. Para mí es un honor enseñar esta sierra y estoy muy agradecido si encima gusta a la gente. Gracias por tus palabras.
    El río Escabas es posiblemente una de las grandes joyas de la Serranía. Es un río tan limpio, fresquito, precioso y sobre todo, generoso. Derrama pozas y zonas de baño en cantidad a lo largo de su recorrido. Ahora todos los río y arroyos han pegado un bajón, pero más agua que en estos años anteriores, llevan. Un saludo, y todo los lunes cuelgo una entrada nueva.

    ResponderEliminar
  13. Hola Toni.
    Preciosas cascadas y excelentes fotos.
    Las cascadas donde el agua salta haciendo cabriolas, donde canta y a veces casi ruge por su fuerza son un gran espectáculo de la Madre Naturaleza.Como tu bien dices,amenazadas por las continuas sequías.
    Donde hay agua hay vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que mala es la sequía, Jose Luis, para un sierra que tiene muchos ríos, como la de Cuenca, y que acostumbra a ver sus ríos y arroyos verlos de agua
      Un saludo.

      Eliminar