lunes, 1 de junio de 2015

ANIMALES DE LA SERRANÍA DE CUENCA


Tengo claro que no soy un fotógrafo de animales, ni siquiera un buen avistador de bestias, bichos y aves. Mi cada vez más severa sordera hace que en mis innumerables caminatas serranas vaya muchas veces sin enterarme de muchos ruidos que delatarían a los animales. Aún así, es tanto el tiempo que estoy en el monte que es inevitable que muchas veces me tope con bestias de todo tipo y algunas veces me de tiempo a fotografiarlas.

Por aquí os pongo fotos de animales y de restos que suelen dejar en el monte como pistas y señales para un detective. Ellos son los verdaderos habitantes del monte y a ellos debemos molestar lo menos posible.




Vamos primero con fotos de animales domésticos o domesticados:


                                         Rebaño de vacos cerca de la Cañada Mostajo.





                            O este de cabras en el arroyo Almagrero, cerca de Huélamo.


                        


                                    Rebaño de ovejas en Prado Redondo (Zafrilla)




                           Con Felipe, mastín que cuida los rebaños de ovejas y cabras.




 Burro calado de agua cerca de la Serna en Huélamo. Antaño eran numerosos, pero hoy en día cada vez quedan menos.





                        Caballos paciendo en el Valle de las Salinas de Valtablado.




                                         O este durmiendo en la Veredilla, Zafrilla.





                  También se ven imágenes algo dantescas como este cadaver de vaco.





También hay fincas donde hay toros de raza brava, y que el aquí presente fotografía a una distancia prudencial.








Vamos a pasar a otro tipo de animales ya en estado salvaje:


                     Unos que no son nada fáciles de ver, debido a sus hábitos nocturnos.




 Un hermoso Tejón, el cual había salido de su madriguera por la tarde, quizás buscando el frescor y la humedad del chaparrón de agua que acababa de caer, y al que tuve la suerte de cazar.




            Allí enfrente tienen al amigo Jabalí mirándome con cara de pocos amigos.





                         Inconfundible su paso por donde hozan buscando comida.





                                     Los sapos cerca de los arroyos y barrancos.


                                         


       Serpientes también se ven por estas sierras a cuanta más distancia mejor.




           Otros animales fascinantes a los que hay que intentar molestar lo menos posible.





     La Serranía de Cuenca esta llena de cuevas con murciélagos en su interior de todo tipo.




El guano o excremento del murciélago, un abono natural con un altísimo poder enriquecedor por su alto contenido en fosforo, nitrógeno y otros contenidos.




                                                      Tambien es posible ver lagartos.




                                           De tipos varios, como el lagarto ocelado.








           
Vamos a ver ahora fotos de los más clásicos animales serranos, comenzando por los buitres, amos y señores del espacio aéreo de la Serranía de Cuenca.


                                                    Aquí están rapiñando una carroña.




                                 Me acerqué bastante a verlo y es un auténtico espectáculo.




                               En otra ocasión los sorprendí de esta forma tan curiosa.





Entiendo que se habían bañado y en ese momento estaban secando sus alas al sol, y es el momento que más vulnerables son.





Ahora os pondré fotos de momento variados en los que pude admirar a este impresionante ave carroñera tan numerosa por la Serranía.
































                                     Ahí podéis ver un huevo de buitre en su buitrera.




                                                     Unas buitreras propiamente dichas.









                                                                Preparándose a volar.




                                                                 Restos de un buitre.








Pasemos a unos animales muy esquivos y nada fáciles de ver: las cabras montesas que siempre van por los riscos y que se camuflan muy bien con la roca.





























Y por último os voy a dejar con unas cuantas de ciervos, gamos y corzos:















Cuerno de corzo que me encontré.










Este me lo encontré así, sin signos de violencia exterior, y parece ser que murió de una enfermedad.




Algunos os habréis dado cuenta que no he hablado de una de las joyas de la Serranía de Cuenca, y referencia ineludible en cuanto a animales serranos se refiere, es decir, de la Reserva Cinegética del Hosquillo, una maravilla de la naturaleza a modo de torca asimétrica y valle cerrado donde viven en semilibertad animales tan "exóticos" como los lobos u osos. No he querido mencionarlos aquí porqué lo haré más adelante y detenidamente.




Gracias a todos/as.

10 comentarios:

  1. Y dices que tu "severa sordera" no te permite observar todo.... ¡Pues si tuvieras buen oído no te digo! Enhorabuena, buenas fotos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pepe.

    jajajaja, la verdad que al cabo de estos años he juntado una buena colección de bestias. Mi asignatura pendiente: los pajaros y ahí si que no los oigo nada. Como no se me posen delante de los ojos, no me me entero.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que buena colección de compañeros de viaje!. Decía mi abuelo, que hasta que no gozamos de la oportunidad de amar a algún animal, una parte del alma permanece dormida... Eso lo sabemos muy bien los que somos de pueblo y de campo.
    ¡Otra felicitación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Borillo.

      Me parece a mí que en tu familia sois todos sabios!

      Gracias.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Ya nos contarás qué tal por tierras, montañas y aguas!!! navarras, bonita entrada recopilatoria, yo siempre lo digo, una de las cosas que más me llena cuando voy al monte es ver a los animales en libertad, siempre me quedo embelesado mirándolos, a no ser, claro, que el animal tenga aviesas intenciones, como me ha pasado alguna vez con alguna vaca y haya tenido que salir por patas jajaja.
    Ya deducía y ahora sé, que te chiflan los buitres al igual que a mi, y les has dedicado unas cuantas fotos, de los que has mostrado con el único que no he tenido un encuentro ha sido un jabalí, y el único hurón que he visto lo vi muerto, en la Serra d'Espadà.
    Tengo pendiente hacer una entrada calcada a esta, pero no veas la pereza que me da coger el disco duro y empezar a buscar todas las fotos de bichos...y luego seleccionarlas!!! buffff...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón quise decir tejón, no hurón...

      Eliminar
    2. Hola Dani.

      Nos ha encantado esta parte de Navarra, la que linda con Huesca, ya que aun tiene la exuberancia de la Navarra verde pero ya se conjuga con los dos miles rocosos y puntiagudos tan normales del Pirineo Oscense. No tardaré en ponerlos en el blog.

      Y si es verdad, que otro gran aliciente de las salidas al monte son los animales, sean mariposas, anfibios, mamiferos o aves. Con el tiempo tambien se aprende del reino vegetal, sean arboles grandes o curiosos, flores o plantas extrañas, pero los animales siempre sera de lo más fascinante. Ya te digo yo que los encuentros con jabalies no son muy placenteros. Generalmente los veras muy poco tiempo pues huyen, pero cuando no es asi, se te ponen los huevos de corbata y se te queda un cuerpo de susto que no veas. Hay que reconocer que las aves rapaces tienen una magia especial, y aquí en Cuenca los buitres son los más faciles de poder ver y otear. El Tejón es mi "captura" más especial pues nunca los habia visto (excepto una vez durante una fracción de segundo), y hace un par de semanas que es cuando lo vi tuve tiempo de hacerlo hasta un video (creo que era una Tejona -se dirá así?- ya que estaba muy gorda, como embarazada y huía muy lentamente y bamboleandose como si le pesará el culo. Luego di un oco de rodeo para grabarlo de frente y cuando me puse había desaparecido como por arte de magia. Claramente estaba muy cerca de su tejonera o tajonera y por allí se fue con su culo gordo. A ver si subo el video al facebook.)

      Ah amigo, lo de coger el disco duro y pegar un repaso buscando algo en concreto es algo terrorifco y hay que se muy masoca para hacerlo. Yo me autodiscipline, es decir, antes de acostarme, decidí dedicarle 20 minutos todos los días a repasar carpetas, pero te comprendo, apetece menos que otros cuatro años de la innombrable, jejejejej, ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Tienes unas fotos muy bonitas de buitres. Imagínate si te haces con un buen equipo y le echas tiempo al tema... o disfrutar de la macrofotografía!! El tema "auditivo" no es impedimento; tú acuérdate de Beethoven... De todas formas le estás sacando mucho partido a tu cámara con súperzoom.
    El burro de La Serna me resulta familiar, lo tengo grabado tumbadico a la sombra del pino un día de calor cuando bajé del barranco de Fuencaliente. Que poquitos se ven ya por los pueblos. Bueno, a ver si nos vemos pronto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrés.

    Si alguna vez he pensado dedicarme más en serio a la fotografía de naturaleza, pero luego se me pasa eso, ya que yo soy y disfruto como fotografo de rutas y cuanto más jodias y duras, mejor. El tema auditivo lo noto más con los pájaros, que me tienen que decir siempre Maru y los chicos que se oyen allgo. Tengo otro par de burros más, pero es verdad que pocos se ven ya, cuando fue el animal que ayudo al hombre de antaño a sobrevivir. Por aquí en la zona pegada a Teruel están cayendo tormentas de agua, pero en el resto que mala pinta lleva la primavera. Hay que joderse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Toni:
    Muy bueno tu comentario, pero es más fácil inventarse un abuelo, que ser todos sabios en la familia. Un abrazo y unas risas.
    Borillo

    ResponderEliminar