domingo, 4 de octubre de 2015

LA CUEVA DEL BECERRO




Os voy a enseñar ahora otro de esos tesoros naturales de la Serranía de Cuenca, capaz de dejar a cualquiera ojiplático. 
Al igual que hice en su día con otras cuevas como los Boquerones de la Toba y Valdecabras, voy a mostraros la Cueva del Becerro por dentro y por fuera. Y seguramente os preguntaréis: ¿por fuera? ¿Que tiene de especial enseñarla por fuera, más allá de la foto de la boca, de la entrada?


Pues que estas cuevas que os menciono, son cuevas activas, enseñarosla por fuera, es cuando expulsan agua a mansalva, algo mágico y brutal,  nada fácil de ver, como comprenderan. Se debe dar un otoño invierno muy lluvioso, y luego hay que estar allí los escasos días que dura.



Esta maravilla pertenece al Karst del río Guadiela, todo un entramado espeleólogo acuático de primer orden. Os intentaré, de manera somera y como iniciado en la materia que soy, explicaros esto.



Me queda dar las gracias a ese pozo de sabiduría, el carrascoseño y excelso pintor Alfonso Calle y toda su familia. Su labor para sacar a la luz los increíbles tesoros que guarda el término de Carrascosa de la Sierra y alrededores, entre ellos esta Cueva del Becerro, que lleva dándola a conocer desde hace décadas, es encomiable, y debe ser reconocida.

Vamos primeramente con la parte espeleóloga, donde visitamos la Cueva el verano aprovechando que estaba seca.



 Vamos a explorarla con el equipo de espeleo mi hermano Román y yo, y con ese fin pronto nos ponemos en su impresionante boca.


Pueden ver perfectamente el grandioso tamaño de la misma, y por donde vendría a caer el agua en cascada.



                 Comencemos a subir por su galería. Parece que al fondo se ve luz.......


                      Donde si se ve luz es en la vista de la boca de la cueva desde la galería.


                          Avanzamos pero es curioso pues ahí adelante hay luz natural.


En efecto, en un lateral hay un hueco abierto a modo de ventana. A la vuelta saldremos por ahí.


       Y nada más pasar por esta ventana de luz, ya damos la bienvenida al mundo oscuro.


                           Nos empiezan a aparecer las primeras formaciones.


                                                             O esta otra maravilla.




Aunque también nos recibe el agua. Decir al haber llovido tan poquito en primavera y verano, esperaba encontrarme el agua mucho más adentro.




  Pero no es así, y ya tenemos que ir extremando el cuidado, y avanzando muy lentamente.




          Lo que si que esta claro, es la belleza de estos tramos con agua verde y cristalina.




                       Y alguna que otra formación de la de quedarte anonadado.






Luego bajamos bastante hasta encontrarnos en este punto con una rampa descendente llena de barro arcillloso y una cuerda que penetra hacia abajo.




Bajamos y nos encontramos con agua, y sobre todo un ruido continuo y fuerte de agua fluir que nos tenía intrigados.




                 Vayamos hacia el fondo mientras se pueda ir por el agua sin hundirse.




Y aquí llegamos, donde nos dimos cuenta que nuestro periplo por la cueva se había acabado.




Habíamos llegado al primer sifon, conocido como el de Carlos Romero, donde la Cueva continuaría por ahí abajo. Si os digo la verdad, albergaba esperanzas de que la sequía y el largo verano hubieran hecho que la cueva tuviera menos agua y poder pasar este paso andando con agua hasta la cintura.




Eso sí, es un sitio absolutamente mágico e hipnotizante, donde el inviolable e incorrupto color y la absoluta trasparencia del agua nos incitaba al baño. A mi hermano Román le faltó poco para meterse, pero pensar que luego hay que salir y secarse sin toalla y en la oscuridad da bastante cosa...



 La explicación al ruido que oímos era esto: De la enorme poza del sifón se va un poco de agua por ese agujero. Días despues, comentándolo con Lisa, la hija de Alfonso Calle, me dijo que ellos creen  que esa agua es la que crea ya fuera de la cueva una pequeña surgencia conocida como Fuente Morena.





                    En este punto damos marcha atras volviendo a pasar por este bonito tramo.




Aquí estamos cerca de la salida, pero la cueva aún nos exige un poco de elasticidad y esfuerzo.









            Hasta que ya salimos pero esta vez por la ventana lateral hecha en la cueva.





     Todo un placer esa salida a la luz del día por encima del barranco del Arroyo Grande.





El Becerro causa honda mella en nosotros y aún nos inmortalizamos otra vez con su gran boca.




Que mejor que terminar el dìa con un baño en el Guadiela en el barranco del arroyo de la Hocecilla para quitarnos el barro y el sudor de la fascinante Cueva del Becerro.







Ahora vamos  a retroceder dos años hasta encontrarnos un invierno lluvioso, época propicia para ir a visitar la cueva del Becerro. Me acompaña esta vez el amigo Paco.


Bien cerca de la Herrería de Santa Cristina buscamos el cauce del Arroyo Grande, viendo como está de húmedo el monte por estos lares.




Observamos muy gratamente que dicho arroyo baja hecho una bestia parda ¡¡Eso significa que el Becerro esta bramando!!




Antes de llegar a la cueva, vemos esta surgencia pequeña que claramente debe estar asociada al funcionamiento de la cueva. Me parece que su nombre es Fuente Elvira.




Y de repente, una violenta corriente nos nos deja avanzar. Esta cantidad de agua a mansalva es el Becerro.






                                           ¡¡Estamos flipando del ruido, es atronador!!





           Señores y Señoras: ahí la tienen! la Cueva del Becerro en pleno funcionamiento.




       ¿Os acordáis en las fotos primeras cuando Román y yo entramos tranquilamente y remontamos por la cascada seca?




Al contrario que la otra cueva grande que expulsa agua de la Serranía, la del Boquerón de la Toba donde sale el agua pacificamente, aquí sale violentamente.



 Sale el agua tan fuerte y rebota el eco en las paredes de la cueva que hace muchisimo ruido; de ahí el nombre del Becerro ya que se oye muy a lo lejos.






Aunque lo que queremos es pasar al otro lado y ver la cueva desde allí, pero cruzar el arroyo son palabras mayores. Ahí se puso una cuerda, no sabemos bien para qué, ya que a las encinillas que están atadas no aguantaba el peso de una persona.




Tal es la fuerza del agua que lo vemos imposible. Debemos bajar arroyo abajo buscando un paso, si lo hay.





Y al poco de bajar lo encontramos. Es el unico sitio donde el arroyo es más estrecho y pusieron esos palos. La verdad que hay que tener mucho cuidado, pues un resbalón y caída podrían tener consecuencias muy trágicas y nefastas. Yo pase, pero Paco no se atrevió y se bajo casi hasta la cercanía del pueblo para encontrar un puente donde cruzar.





                                           Esta foto ya está hecha desde el otro lado.





Una absoluta maravilla. Algunos os diréis que insólita la Serranía de Cuenca que sigue guardando tesoros como este, no tan conocido como otros parajes y fenómenos.





          En las fotos primeras, estamos Román y yo sentados tan placidamente ahi debajo.





También subo a la ventana lateral de la cueva para ver como por ahí fluye el río antes de descolgarse por la cascada.



 Salimos de la cueva y vamos a remontar el Arroyo Grande, pues al poco, le viene a entrar de la izquierda (donde está la cueva) esta caudalosa surgencia.




  Aparto la vegetación para poder ver desde mana el agua. Esta surgencia es uno de los puntos de desagüe permanente de la Cueva del Becerro.





De ahí sale. ¿Os acordáis de ese ruido que oíamos dentro de la Cueva, donde el sifón, y el agua irse por un agujero? Pues sí, como bien decía Lisa Calle, tiene todo el aspecto de salir por aquí, conocido como la Fuente Morena.





               Toda esta parte es muy selvática y rezuma humedad por todos los lados.




Dejamos la Fuente Morena, y seguimos remontando el arroyo, ya que a los pocos metros sale otra surgencia menor que la anterior pero tambien con cierto caudal. Esta es conocida como el Becerrillo.





Cuando deja de llover unos días, el Becerrillo es la que primero que se seca, dejando un agujero de metro y medio, por el que no se pude acceder más. Toda esta información la saco del blog de Lisa Calle.





Y para terminar os voy a contar un poco de lo que se conoce como el Karst del río Guadiela, o la red kárstica geológica acuática Sima del Campo - Cueva del Becerro.
Al noroeste del término de Carrascosa, está el Pozuelo, pueblo de la Serranía de Cuenca. En su termino está la Sima del Campo, por lo que si trazamos una recta de norte a sur, desde dicha sima iríamos a parar por el barranco del arroyo del Castillo principalmente, a parar a la Cueva del Becerro. Estamos hablando de unos diez kilómetros.  No se ha podido demostrar aún, pero queda bastante claro la unión de galerías subterraneas durante estos diez kilómetros.
Lo curioso que en mitad de camino tenemos fenómenos tan insólitos e increibles como la Coveta, una especia de sima-cueva-surgencia vauclasiana que alimenta y retroalimenta dicha red kárstica, ademas de otras surgencias como las del arroyo Valdehambre que claramente pertenecen a esta red hidrogeóloga.

Como ya comento antes, todo esto lo he aprendido viendo los fantásticos blog de Alfonso Calle (http://alfcalle.blogspot.com.es/) y de su hija Lisa (http://descubriendohojas.blogspot.com.es/).
¡¡Un millón de gracias!!

          Vamos hasta el Pozuelo para ver la impresionante Sima del Campo o Sumidero.



Uno de los dos ojos negros. Decir que primeramente se bajaría con cuerdas y una altura de unos 12 metros por ahí a un primer piso muy grande, y luego se sigue bajando hasta los -113 metros donde ya habría un sifón para espeleobuceadores.



               Desde donde estoy yo, vendría a caer el agua, en época fuerte de lluvias.



 Como ya digo, unos cuantos kilómetros mas abajo en dirección sur, nos encontramos con la Coveta.



 Vean sencillamente este video de Lisa Calle para ver el fenómeno de la Coveta. 

https://www.youtube.com/watch?v=ynSWxxLhm5A#t=310




 Y si seguimos en dirección sur, camino del río Guadiela, nos encontraríamos con la Cueva del Becerro, maravilloso final de la red kárstica.



Esto ha sido todo, espero que les haya gustado. Hasta la semana que viene.

23 comentarios:

  1. Maravilloso, sorprendente. Enhorabuena por acercarnos estas joyas a nuestros ojos y por hacernos sentir la Magia de la Sierra de Cuenca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ignacio.

      Ya era hora de dar a conocer el Becerro al público serrano. Es un paraje sin igual que merecía una entrada ya en el blog.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Madre mía! Lo he leído sin parpadear! Simplemente extraordinario. Enhorabuena por el reportaje, y cuánta envidia me dais. La Serranía de Cuenca es única e irrepetible. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Javi.

    Me llevaba guardando esta entrada ya bastante tiempo, y era el momento de sacarla a la luz, pues como bien tú dices, es una maravilla. Dos años y medio me ha costado sacarla desde la primera vez que la vi con agua y otras dos veces que he ido tiempo despues. Encantado que te guste ;-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Fantástico reportaje fotográfico. Para los que vamos a La herrería de Santa Cristina desde que tenemos uso de razón la Cueva del Becerro es todo un orgullo. Enhorabuena por mostrarla tan bien paso a paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio.

      Gracias por tus palabras y encantado que te guste. Yo suelo ir por la Herrería de Santa Cristina más en invierno, y raro raro ha sido el día que me haya encontrada a alguien. Eso sí en verano, ya se ve más gente y choca bastante a bote pronto. Es un pueblo precioso con una magia especial.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola Toni, enhorabuena por tu blog! He llegado aqui de casualidad buscando una ruta de senderismo para escaparnos este puente. Somos de Toledo, pero no hemos andado nada por la serrania de Cuenca. ¿Qué nos recomiendas? Buscamos una ruta de unas 4h, de dificultad media, a poder ser circular, y donde disfrutar de los colores del otoño. Si hay lagunas, saltos de agua, cuevas..etc...siempre se agradece.

    Te agradecería muchisimo que nos aconsejaras algo, como gran conocedor de la zona.

    Muchisimas gracias por adelantado.

    Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belen.

      Ahora que lo decis, hay un ruta que viene al dedillo por todo lo que dices. Se tarda como mínimo unas tres horas. Y además es un sendero de pequeño recorrido señalizado. Se llama del Escaleron al la Raya en el pueblo de Uña, a unos 40 km de Cuenca capital. Es circular y vas viendo y trascurre por la Laguna de Uña.
      Ir a Uña y allí en la misma plaza a pie de la laguna tenéis los carteles indicadores del senderno.
      Ya me contaras como os ha ido.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Un reportaje muy interesante y muy currado, en el que nos muestras una cueva bastante larga en sus dos facetas. También nos hablas de como está la afectando la sequía. Un punto muy importante que desgraciadamente se está haciendo global en toda España.
    Enhorabuena por las fotografías y por el artículo.
    En saludo Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan A.

      Si es cierto que cada vez es más dificil verla saliendo agua, pero el agua de dentro se mantiene allí, y me esperaba, por la sequía, encontrarmela más adentro de la cueva y poder avanzar por ella más tiempo, pero no fue así, y al cabo de veinte minutos de galerías apareció.
      Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Toni qué bonitos reportajes. He estado viéndolos con tu madre. Que trabajo más importante haces con este blog para dar a conocer esas maravillas de la naturaleza. Nos hubiera gustado que nos hubierais acompañado este fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gloria.

      Que sorpresa que estéis allí mirando el blog!! Gracias por tus palabras. A ver si para la próxima vez, nos podemos apuntar.

      Un abrazo para toda la familia.

      Eliminar
  8. Absolutamente estupefacto me he quedado, una maravilla de lugar, si ya son fascinantes las cuevas, esta, cuando se forma esa corriente agua tras lluvias, lo es mucho más, donde ya no continuasteis, en la poza cristalina ¿sabes si sigue la cueva? si es así, terreno para espeleobuceo supongo.
    Una entrada muy currada, y muy bien documentada...gran reserva Magia Serrana jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Me gusta eso de entrada de gran reserva de la bodega conquense Magia Serrana, vinos y licores de calidad suprema,jejeje................ la verdad que la llevo guardando tiempo esta entrada, y como bien dices, me la he tenido que currar más que otras, pero bueno, lo mejor que ha quedado chula y novedosa.
      Por supuesto que la cueva sigue. Despues de este sifón donde nos quedamos, vuelve a haber galerías secas por donde andar, hasta llegar a otro sifón, luego galería seca y hasta un tercer sifon, donde han hecho espeleobuceo y creo que más adelante de la galería con agua se han quedado. Generalmente estas cuevas activas con río en su interior no terminan de explorarse nunca. El becerro sigue sin encontrarse el final.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Toni, muy bonito con fotos de todas sus facetas. Gracias por las menciones a mi blog y al de mi padre. La red del Becerro es nuestro más preciado tesoro.
    Por último apuntar que uno siempre encuentra agua dentro de la cueva en los dos lugares en los que la has encontrado, aunque haya más sequía unos años que otros.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Toni.

    Está claro que toda ésta zona comprende un gran complejo y potente sistema kárstico que ya se intuye desde cualquier cumbre o mirador de los alrededores. Y es cierto que aún sigue siendo de lo más desconocido de la Serranía. Aún no he visitado ésta cueva, aunque sí he recorrido el río Valdehambre en busca de su espectacular cascada, pero llegué un par de días tarde y la encontré casi sin agua. También me quede sin tiempo para subir al Castillo de la Sotarraña. Otra vez será. En fin, barrancos más que interesantes los de por aquí.

    Un abrazo y mucho cuidadín por esos mundos subterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      O sea que también has visitardo esta parte de los barrancos de Carrascosa y el Pozuelo. Aquello con agua es un lugar mágico (bueno y sin agua). El arroyo de Valdehambre me falta recorrerlo por dentro (espero hacerlo cuando llueva y vaya bien de agua). Lo que si conozco es el castillo de la Sotarraña y el barranco que está al otro lado del de Valdehambre , el del Castillo (que es donde esta la Coveta) y es una pasada, pues allí el arroyo crea unas pozas de ensueño, y es un lugar de esos puros de la serranía, acrecentada por la soledad y el desconocimiento.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Lisa.

    Encantado que os guste la entrada.

    Me imaginaba que según que pase el tiempo sin llover el agua iría retrocediendo dentro de la cueva, pero se ve que en el Becerro no lo hace mucho. Vaya baño más bueno tuviste que darte en el primer sifon.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Toni.

    Pedazo de cueva, la verdad que ya solo la boca de la cueva impresiona. Menuda diferencia entre estaciones, no quiero ni pensar si a uno le pilla dentro, en plena tormenta, y comienza a subir el nivel.

    Yo al igual que Paco me da que tampoco hubiese pasado por ese "puente" por llamarle algo, jaja, y el entorno que rodea la cueva, no está nada mal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Al ver este tipo de cuevas tan usuales por la Serranía es inevitable que la imaginación no se vaya a verse uno dentro cuando se está cargando de agua, jejejej debe ser terrorifico.

      Te pongo el enlace a otra cueva de este tipo que tenemos por aquí:

      http://elbrilloenlamirada.blogspot.com.es/2013/12/reventon-del-arroyo-de-la-madera-cueva.html

      La verdad que parece una gilipollez de paso el de los palos sobre el arroyo, pero yo tambien me lo pense un rato, comprobe que los palos estuvieran asentados. Al final porque era muy corto lo que habia que pasar. Una caída habría sido para no contarlo.

      Un saludo.

      Eliminar
  13. Panorámicas las tuyas Toni como nadie sabe plasmar las leo, nubes sobre valles, rutas, cruces, fuentes y merenderos. He subido cimas, cruzado ríos y descansado bajo pinos albares, negros y rodenos. Pisando pizarras y barros, he refrescado mis inquietudes en tus fuentes y tus quiebros. Debo seguir leyendo para disfrutar sin celos.

    ResponderEliminar
  14. Como bien ha dicho Javi Carrion.......yo tambien me lo he leido sin pestañear !!.....Precioso todo !!....las fotos , las descripciones......una maravilla !!
    He de reconocer que tengo envidia !!....pero sana !!....jjjjj
    Gracias por enseñarnos estos paisajes tan bonitos.....tengo ganas de visitarlos.
    Enhorabuena !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicente.

      Muchas gracias por comentar, y encantado que te guste la entrada y el blog.

      Un saludo.

      Eliminar