domingo, 8 de octubre de 2017

CIRCULAR A LA SIERRA DE BERNIA - Senderismo por España-



Son ya muchos años que le tengo ganas a la caliza montañosa alicantina, ya que son pocas mis incursiones por allí. El ver continuamente blog tan buenos como el del amigo Dani, y gustarme tanto el senderismo, es lo que ha hecho que aprovechando un largo finde del año pasado, nos fuéramos a recorrer un día la Serra d`Espadà con los mejores guías posibles, Dani y Eva, y otro día nos bajáramos hasta Altea pues allí nos estaba esperando la Sierra de Bernia, la cual la tenía en la lista de espera de hace mucho. El último día fuimos a ver el Acueducto romano de Chelva en Valencia pero eso ya es otra historia que os contaré más adelante.
La Sierra de Bernia es una pequeña alineación montañosa perpendicular a la costa mediterránea, que se extiende unos 11 kilómetros de oeste a este, con una extensión de 1900 hectáreas. Su punto más alto son los 1126 metros del vértice de Bernia, y en su cara sur es donde más desnivel hay, habiendo más de 1000 metros en pocos kilómetros de distancia, ya que estamos tan cerca del mar que el desnivel es realmente brutal. Algunos de los iniciados en esto, os sorprenderá pero en la provincia de Alicante hay desniveles parecidos a sitios más alpinos como pueden ser Pirineos o Picos de Europa



En un principio pensábamos hacer una circular a la Sierra de Bernia, subiendo a su cresta cimera para luego volver a bajar y terminar dicha circular, pero la niebla agarrada a la parte alta hizo que desecháramos la subida a la cresta y sólo hiciéramos la circular, que viendo lo acaecido y la hora a la que empezamos, estuvo muy bien y pudimos ir a un ritmo tranquilo y deleitándonos en el paisaje. Si llegamos a subir también a la cresta, todo se hubiera acelerado, incluso complicado.
 
Comenzamos la ruta dejando el coche en la Casa del Bancal Llarg, al lado de la carretera curvosa  CV-749.
 
No vamos muy confiados porque miren como la niebla se ha agarrado a las cumbres de esta sierra.
 
Eso si, dirección Calpe y el mar vemos que el día anda despejado, típicamente mediterráneo.
 
 
Nos topamos con esta fuente peculiar por dos cosas, una que sale de una botella del Solán de Cabras, y la otra, es que no es potable, ¿o se refieren a que no está potabilizada?, como el agua de las fuentes ricas de la Sierra. En cualquier caso, no bebemos por si acaso.
 
Maru indica hacia donde parece que va la senda. Por aquí ya le voy diciendo que vamos a hacer solo la circular pues no merecerá la pena subir arriba.
 
          Nos vamos acercando a las rocas y la niebla mientras la cuesta se empina lo suyo.
 
 
          Miren a Maru para calibrar el tamaño de las primeras paredes calizas de Bernia.


          La senda ya dentro de la niebla nos lleva directamente a las paredes rocosas.


En esta ruta hubo dos momentos de esos que hacen amar el senderismo, pues me cogieron por sorpresa. El 1º fue este momento que yo veía que la senda iba a morir a la mismísima pared rocosa. Miraba entre la niebla por donde iría la posible trepada por la roca, pero al ver eso con niebla y húmedo me decía que vaya locura ponerse a trepar ahí. A Maru no le va a molar nada. Según nos acercábamos, iba flipando más ante la imposibilidad de seguir la ruta. En ese momento no me acordé que hay un punto en esta ruta que se llama El Forat, que en castellano es el agujero.


                                               Coño!! si es un agujero, el famoso Forat.



Si vale, una cueva allí que para refugiarse de la humedad de la niebla está muy bien pero la ruta seguimos sin saber bien por donde va....


          Pero si se mira al fondo se el otro lado, que es por donde va Maru. ¡¡Increíble!!


Guuaauu, la boca del otro lado es espectacular. Mirando ahora los mapas, en este punto donde está el Forat, la cresta de la Sierra de Bernia se estrecha mucho y tiene una anchura de apenas 15 o 20 metros, cosa que hizo que es su día se excavara el Forat.

La humedad de la niebla hace que las miles de cagarrutias de las ovejas de allí suelten un olor intenso que hace que uno no pueda deleitarse con la boca de la cueva mucho tiempo.


  Porque la visión del otro lado de la Sierra de Bernia con el mar es completamente sublime.


Nos alejamos del bello Forat y su mal olor, asombrados de la facilidad con la que hemos cruzado al otro lado de la Sierra de Bernia.


Nuestro camino está claro, ya que debemos seguir la senda que va más o menos cerca de los paredones calizos. Allí al fondo se ve donde acaba la Sierra y donde la bordearemos para completar la circular.


Vamos con las bella vista del mar, en donde en primer término tenemos la comarca de la Marina Baixa con Altea y sus muchas urbanizaciones. Al otro del Peñón de la Sierra Helada, se encuentra Benidorm, o como diría el amigo Dani, BeniMordor.


                                            Con el zoom vemos la Illeta de L´Olla.


Y en dirección hacia el interior tenemos los plásticos de las huertas, los pueblos de Polop, la Nucía, y sobre todo la Serra de Aitana, con el temible Puig Campana (1408 metros) a la izquierda. Mi próxima incursión es Alicante será para conquistarlo.


Seguimos por la senda, donde tomaremos un desvío para ver cerca de la ermita del Vicari.


                      Donde lo más interesante es ver unas pinturas rupestres que hay allí.


             Y el contraste y desnivel que hay entre donde estamos nosotros y la parte baja.


                Una foto antigua de una población que no sé cual sería y Bernia detrás.


              La senda en todo momento se encuentra muy bien marcada y hollada.


                 Un vistazo hacia arriba para ver lo imponente que es la cresta superior.


Con el zoom capto cosas que me gustan muy poco, como estos campos de golf en una zona donde el agua por lo general es un bien escaso.


                    Apurando el zoom, sacamos el skyline de Benimordor y su islote.


Pasamos por el Portixol, la única manera de subir a la parte superior para poder hollar el vértice de Bernia (1126 metros). En este punto, entre que aún había niebla y la hora algo tardía desaconsejaban totalmente subir y bajar, por lo que seguiríamos con la circular.


           A ambos lados del Portixol se ven unos murallones de caliza que quitan el hipo.


   La senda va atravesando bellas pedreras donde alguna que otra encina se agarra bien.


De izquierda a derecha, el Puig Campana(1408 m.), el Ponoig (1182 m.) y L´Ombría (1184 m.)


                     Las pedreras que hay en este tramo son de grandes proporciones.


Esta foto tiene reminiscencias de alta montaña, tipo Pirineos o Picos de Europa, ya que la ruta desde la parte baja para subir al Puig Campana anda por los 1100/1200 metros de desnivel. ¡¡Toma ya!!

   Ya te puedes ir preparando, Maruji, que esta va a ser nuestra próxima ruta en Alacant. Subir al Puig Campana.


    Hasta que llegamos a un punto donde asoma cercano e imponente el Morro de l´Aspre(912 metros) y otro de las cosas famosas del esta ruta, el Fort de Bernia.



              El Fort de Bernia fue mandado construir por el rey Felipe II en el siglo XVI.


El motivo fue para prevenir alzamientos moriscos, y también como punto de vigía para incursiones piratas, ya que se ve la costa desde Benidorm hasta Calpe.


Después de ver el Fort y toparnos con una familia de jabalís, seguimos ya adelante se nos presenta el punto donde deberíamos dar la vuelta a la Serra de Bernia y el Planiol y el Morro de l`Aspre se presentan bien claros.


Maru con el sustejo de la familia de jabalís aún en el cuerpo, se me adelanta y me llama diciéndome algo.


Aquí llega el otro punto de la ruta que me sorprendió muy gratamente, pues yo una vez desechada la idea de subir a lo alto de la cresta de la Sierra, me imaginaba que la ruta iría por esta ancha ladera, por debajo de los farallones rocosos de la sierra. Es decir, muy bonita y llena de vistas pero ya lineal y siguiendo una senda más o menos uniforme, pero viendo lo que nos esperaba justo al otro lado de Maru, me llevé un sorpresón muy bueno.


Guuaaau, una caída brutal muy en vertical donde al principio al no ver la continuación de la senda, le dije a Maru pero por donde vamos a seguir!!


Nosotros estamos en el collado entre la Sierra de Bernia propiamente dicha, y el Morro de l`Aspre que es lo que veis, es decir la continuación montañosa de la Serra de Bernia.


Se ve nuestra senda como va dando la vuelta a la Serra, con esa caída tan brutal a la izquierda.


Pero vamos a deleitarnos un poco más en este rincón investigando las sendas que salen de allí.


Como este enorme colmillo rocoso colgado sobre el vacío, y donde podemos ver a Maru justo en el collado.


Aquello es francamente bestial, pues tenemos una caída de unos 700 metros de desnivel  aproximadamente.


         Yendo ya por la senda se nos presenta esta tremenda vista del Morro de l`Aspre.


                  Zona dañada por incendios pasados, donde el palmito rebrota con ganas.


Según avanzamos no podemos dejar de mirar atrás y ver ese tramo de la Sierra de Bernia, que a mi personalmente fue el que más me gustó.


Un vistazo abajo del todo con el zoom, donde nos aparece un cerrete abancalado, Penya Pollastre, donde tenemos las ruinas de una casa, la Casa Pons.


Pero el espectáculo aún no ha acabado, y antes de terminar de dar la vuelta y enfilar hacia donde está el coche, se nos presenta esto, el tremendo Estrecho del Barranc del Curt con el Penyot de l`Orenga en primer termino.


                                Y al otro lado del Estrecho, impresionante la Penya Grand.



Y ya por ultimo la senda, va bajando hasta coincidir con una pista que nos llevará entre olivos hasta donde tenemos el coche, dispuestos a parar en el primer pueblo para mojar con cerveza este fantástico encuentro entre Magia Serrana y la Sierra de Bernia.

Hasta la semana que viene.
 

9 comentarios:

  1. Muy interesante, y el contraste de la altura, montaña y mar, es una pasada. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      El contraste del mar y la montaña y el desnivel existente es una seña de las sierras alicantinas y sorprenden mucho. Esperamos hacer más escapadas.

      Gracias Javi.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Muy bonita la Sierra de Bernia. Hicimos este recorrido hace unos veranos, pero no pudimos disfrutar de las vistas, por culpa de la niebla, así que con esta entrada, he podido ver lo que nos perdimos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Ya sabemos que la niebla interviene mucho en nuestras rutas, y una lástima no poder ver pues merece la pena. Bernia en plenitud no defrauda para nada.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Qué bien has descrito la sensaciones que tuviste al atravesar el Forat, las mías fueron muy parecidas la primera vez que pasé por él, y recuerdo también lo que me impresionó, al igual que a vosotros, ese paisaje tan alpino tras el fuerte, que sin duda trae reminiscencias pirenaicas.
    Anda que no tengo yo historietas que contar de las veces que he estado en Bèrnia, he pasado cuatro noches allí, dos en el pinar del principio, y dos en la fuente (de la que se puede beber perfectamente), una al raso, el día que hicimos integra la cresta, y otra en tienda, que también llevábamos idea de hacer la cresta, pero no veas el cebollazo que pillamos en Benissa, por lo que el día siguiente no estábamos en un muy buenas condiciones que se diga de ponernos a escalar, luego allí conocí a Fernan, y también a los amigos de Trotasendes de Benicalap, ese día en la boca sur del Forat vimos...una monja!!!, te lo juro, y en el Fort unos flipaos que habían encendido una hoguera para calentarse, y ya el día que fui con Eva creo que ya os contamos lo del abuelete que regentaba el refugio cercano al punto de inicio y que vivía como desconectado del mundo...en fin, muchas historias y buenos momentos los que he vivido en Bèrnia, por lo que siempre es agradable ver reportajes sobre esta sierra.

    También es muy normal que estén las nubes enganchadas a esta sierra, al igual que al coloso Puig Campana - no lo subáis sin nosotros!!!- por lo que hicisteis bien en no hacer el tramo de cresta desde el Portixol hasta la cima, ya que es un tramo muy visual y merece la pena hacerlo con buena visibilidad para disfrutar a tope de él. También os recomiendo que volváis algún día a subir hasta arriba, ese tramo final de cresta no es para nada difícil, y como digo es muy disfrutón, vale mucho la pena.

    El pueblo de la foto antigua es Altea la Vella, y el barranco que separa el Penyot d'Orenga de la Penya Grand (Serra del Ferrer) es más conocido como el Passet dels Bandolers.

    Bueno, a ver si este finde vamos afinando proyectos, entre ellos el del Puig Campana, luego al final de esa ascensión podemos irnos a Benimordor a beber cerveza en plan "hooligan" jajaja.

    Un abrazo, nos vemos el viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, si quieres ver hasta que punto se estrecha la cresta sobre el Forat, no dejes de echarle un vistazo a la crónica que hice del día que hicimos la integral ;-)

      http://pdipb.blogspot.com.es/2012/10/cresta-de-bernia.html

      Eliminar
    2. Hola Dani.

      Jejeje, ya sabía yo que tu puedes escribir las Crónicas de Bernia con todos esos recuerdos tan chulos.

      Ya te comentamos que nos había flipado conocer la Ruta de Bernia, el día, las vistas, Maru y yo solitos, el forat, el Fort y muchas otras cosas nos encantaron de ese día, y eso que no subimos por el Portixol, que a tenor de las fotos del enlace que has puesto, habría sido una gran guinda a tan fantástico día.

      En esos meses de Febrero, Marzo, nos gustaría planear una escapada a Alacant y subir el Puig Campana. Se me está metiendo entre ceja y ceja, y cuando eso pasa, ya sabes......
      De todas formas este finde lo hablamos en vivo y en directo ;-)

      Hasta pasado mañana.

      Eliminar
  4. Hola Toni...
    Espectacular esa Sierra de Bernia,de la que también tengo pendiente su cresta.En su día cuando fui(junio 2013),solo hice la parte circular por abajo,ya que salia de un esguince bastante chungo en el pie derecho.
    Aunque como bien apuntas,con el forat,fort y demás,ya te quedas con la satisfacción de una gran ruta,pero falta el ''remate''...jejeje
    Desde aquella vez,hasta en tres ocasiones hemos tenido que suspender Bernia por el mal tiempo y al final habrá que ir sin avisar,para ver si hace bueno...jajaja.
    Desde luego que el paso por el Forat y ver que has atravesado la Sierra por dentro y el espectáculo visual,son una pasada.
    Con el tema de los vértices + de 1000,pendiente tenemos de hacer el Puig Campana y desde luego que seria todo un placer,compartir esa subida...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Si me imagino que hacer el Portixol y el vértice habría sido la guinda, pero la ruta nos dejó muy satisfechos.
      Viendo que la niebla es normal allí, y con la cosa que tenemos que ver en Alicante, no se yo si volveremos a Bernia, pero nunca se sabe, pues es éxito de ruta asegurada.

      A ver para los primeros meses del 2018 esa visita conjunta al Puig Campana ;-) Ya te aviso para cuando la planearemos.

      Un abrazo.

      Eliminar