domingo, 26 de noviembre de 2017

EL COSTERON (1ª PARTE) Y LA CABECERA DE VALLEJO HONDO



Una carretera serrana que se transita mucho es la que va por el valle del río Escabas cerca del pueblo de Fuertescusa. Desde esa carretera hay algunos tramos que se ve una enorme y alargada piedra tumbada en una de las laderas del valle.  Lo primero que viene a la cabeza es una forma de reptil tipo lagarto, aunque su nombre en Fuertescusa, que es el término del pueblo donde está ubicado, es el Costerón.
En mis múltiples salidas he llegado a ver muchas perspectivas del Costerón, todas siempre muy llamativas pero un buen día me dije de subirlo. Busqué en internet y no vi información de alguien que hubiera subido a esta enorme piedra. Hay perspectivas en las que parece que no se puede subir o que puede ser un poco peligroso pero yo creo que debe haber alguna manera, y bien seguro que algún fortero/a ha tenido que subir en algún momento. Con todo en la cabeza, planeé subir con mi hermano y Maru al Costerón pero desde arriba, es decir, cogimos el carril que viene desde Fresneda de la Sierra y nos pusimos en el ruinoso despoblado estival de las Tinadas del Collado, donde primeramente vimos este bonito vallecete donde están estas ruinas y que vimos en esta entrada. Después nos acercamos a ver el agreste y hosco Vallejo Hondo en su parte alta o cabecera, para de ahí saltar a la parte superior del Costerón.

La perspectiva del Costeron desde arriba es impresionante y de hecho nos deleitamos un buen rato en aquel lugar. Luego intentamos bajar por la ladera para ver si encontrábamos un lugar por donde entrar y subir por su costado derecho (mirándolo desde arriba) pero nos fue imposible de la feroz vegetación. Hubo un momento que Maru, Román y yo íbamos cada uno solo entre la jungla de buje, rosáceas, majuelos y nos oíamos las voces pero no conseguíamos vernos. Lo que se dice un feroz trance, además en una pendiente de esas tiesas tiesas que al poco rato decidimos recular y volver a subir a la parte alta pues aquello estaba siendo durillo.



 
Como para llegar al Costerón teníamos que pasa al lado de la parte alta de Vallejo Hondo, uno de esos verticales barrancos que le entran al río Escabas como hachazos en su discurrir, nos acercamos con cuidado a ver esa cabecera del barranco, y digo con cuidado pues aquello está muy agreste y avanzamos lentamente hasta que nos topamos con la primera cascada, o rapel como dirían los barranquistas, donde ya nos volvimos.
Hasta aquí esa crónica, y en mi cabeza ya estaba planeando una 2ª intentona para subir al Costerón pero viniendo de la parte baja, más cerca del río Escabas, aunque eso lo veremos la semana que viene, y atentos a dicha entrada pues habrá una sorpresa que bien seguro que a mis seguidores del blog os gustará.


                    Dejamos el todoterreno cerca de la fuente de las Tinadas del Collado.


Que va a desembocar a su propia lagunilla y que la sequía se está encargando de secar estos rincones. Vean que nuestro perrete Crispito aprovecha para chapotear ahí buscando sapos.

Restos de tinadas que se esparcen alrededor del vallecete, desde algunas ruinosas del todo y otras que siguen en pie.


Si seguimos el desague natural del Vallecete hacia el Valle del río Escabas, veremos que lo hace por lo que en los mapas viene como Vallejo Hondo, un barranco que suele lleva agua en los inviernos buenos, y que salva unos 360 metros de desnivel por lo que es utilizado para rapelar en modalidad barranquista. Nosotros vamos a bajarlo un poco para ver ese paisaje tan al-pino y avanzaremos hasta que no podamos llegar más.

                                                 Primeramente avanzamos por un lateral.


                Que nos permite asomarnos a pequeños puntales en este mar de pino y roca.


        Bajamos al cauce que vemos que ha sido moldeado por el agua con esta extraña forma.


                                         Maru va por la acanaladura que ha hecho el agua.


         Román ya va por delante por este tramo tan chulo del comienzo de Vallejo Hondo.

                                             Debe ser una pasada ver por aquí bajar el agua.


Llegamos al punto donde ya no se puede avanzar más, donde vemos un agujero que Román y yo no tardamos ni un segundo en meternos a ver....


Que nos da una increíble del primer rapel (cascada) de Vallejo Hondo, con la particularidad que el agua viene a caer por esta cueva agujero.


Vamos a darle al zoom para ver que en la poza de abajo hay agua. Le calculo a ojo de buen cubero unos 12/15 metros a este primer rapel.


                                Arriba tenemos a Maru esperándonos con este bonito marco.


Ahora toca volver por donde hemos venido para desde lateral del principio de Vallejo Hondo, acceder al colladete donde está el costerón, pero vimos que podíamos atajar por una especie de canal empinado. La cuestión que estaba comido por la vegetación, aparte de la pendiente. Diez minutos de penar con un bujedal muy cerrado pero al final conseguimos ponernos en la parte de arriba.


                                             Por la derecha de esta gran roca quisimos atajar.


                          Lo conseguimos pero fueron diez minutos de esos intensos.


Las vistas son tremendas en un caos irregular de calizas de mil maneras y formas, y pinos clavados en los sitios más inverosímiles.


Cuando llegamos a la parte alta nos encontramos con este murillo para sujetar una senda que venía claramente del valle de las Tinadas del Collado.  Donde llevará ya es mera suposición pues esa parte de Vallejo Hondo y Costerón es muy abrupta y vertical, por lo que supongo que a alguna vieja tinada.


           Por esta canal que veis ahí abajo entre las dos grandes moles rocosas hemos subido.


También tenemos la primera vista que vais a ver del Barranco de Vallejo Hondo y abajo del todo, el valle del río Escabas.

Desde aquí ya tenemos la primera vista del Costerón desde Vallejo Hondo en una vista nada conocida.

Si por el otro lado parece un lagarto (ya veréis las fotos), por este me recuerda a una tortuga.


       Aquí tenéis una vista más alargada de la tortuga del Costerón que se ve muy vertical.


Antes de irnos hacia el Costerón, nos asomamos a esta pequeña cresta encima de Vallejo Hondo.
 
 

Hasta que nos ponemos debajo del impresionante morro del Costerón.
 

Como explico en el texto del principio, ahora intentaremos bajar por la parte derecha de la foto por una ladera para mucho más abajo, ver si se puede acceder a esta gran piedra alomada y subir ahí arriba a la punta. Aunque antes de todo, voy a poneros unas fotos lejanas del Costerón a modo de presentación pues va a ser el protagonista absoluto en las próximas semanas.

                                        Vista lejana asemejándose a un lagarto tumbado.


En esta vista se ve perfectamente lo que íbamos a intentar. Bajar por ese lado izquierdo de la foto hasta la mitad donde parece que la piedra ya no es vertical. ¡¡ De locos!!


                   Vista lejana desde el frente, siendo el Costerón lo de la derecha.


 El Costerón al fondo y en primer plano el despoblado estival de las Tinadas de Carrascallano.


          Hay una belleza telúrica en aquel sitio con semejante proa rocosa surcando el cielo.


                                         Las vistas del Valle del Escabas son cosa fina.


                        Pero nosotros seguimos embelesado por este prodigio de la roca bruta.


                      Y su contraste con los verdes horizontes llenos de crestas y cuchillos.


En mi fuero interno sabía que ese día no íbamos a conseguir subir ahí arriba, pero no soy de los que se dejan vencer.


No hay fotos de las penurias que pasamos bajando e intentando encontrar un acceso, de hecho era tanta la vegetación y la pendiente que ni siquiera pudimos acercarnos a la base rocosa. Solo esta foto de la parte más aclarada del principio donde ya se puede ver como va siendo la pendiente.

              Eso si, el Costerón no deja en ningún momento de mostrarse altivo y desafiante.


                       Y las vistas del Escabas río arriba, dirección Poyatos son sublimes.


Con esos muchos barrancos rocosos que le van entrando por sus lados y que os enseñé en esta Entrada..


Volvemos a la base del morro del Costerón donde a su sombra descansaremos después de la pequeña paliza, y comeremos.

                                   Yo me voy alejando para que veáis la grandeza de esto.


Ahí tenéis a Maru y Roman como una pequeña mota en la bestialidad de la cabeza del Costerón.


   De aquí para abajo empieza la ladera terrorífica, aunque nosotros ya nos volveremos al coche. No habíamos podido acceder al Costerón, ni siquiera sabía si se podría o si merecía la pena, pero es me daba igual, ya lo tenía dentro de mi cabezota y estas cuestiones serranas no puedo estar mucho con ellas sin realizarlas.


         Mientras volvemos veo nuevas perspectivas como esta dirección río Escabas abajo.


                                   Como esta donde se ve el lateral del Cucurucho (Visto Aquí)


          El Escabas es un río casado con las rocas, y genera cuchillos de todos los tamaños.


Mirando hacia Vallejo Hondo vemos cosas tan curiosas como esa especie de hueco artificial hecho en la pared.


Volvemos por las praderas del Collado que aún se mantienen como pueden con un ligero verdor.

Es posible que Crispín casi se hubiera convertido en el primer perro que sube al Costerón. Vamos a evitar pasar por la lagunilla, ya que meterlo al coche hasta arriba de barro no es cuestión.


A la vuelta nos tomamos los tercios en el pueblo de Fresneda, desde donde vemos el cercano pueblo de Castillejo en su colina.


                                      Nos vamos a despedir con un poco de Historia,

       Ya que al lado del bar, tenemos las ruinas del Templo dedicado al Arcángel Miguel y reconocible desde todas las dirección ya que está en lo alto del pueblo.


                                   Con algunos restos de arcadas y columnas barrocas.


Y esto no ha sido todo, ya que no tardamos mucho en volver e intentar completar aquello del Costerón. ¿Lo conseguiremos?  Eso si, no se me debe soltar más la lengua pues para mis fieles lectores del blog la entrada de la semana que viene es toda una sorpresa muy jugosa.

Hasta la semana que viene.
 

13 comentarios:

  1. Esperaremos con impaciencia Toni. Lo que si que me han gustado mucho han sido las fotografías de las vistas. Creo que son de una belleza espectacular. Cuánta envidia me das como siempre...Con tu permiso comparto alguna. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Soy Toni MS. Por supuesto que tienes mi permiso para coger fotos. Aparte de la subida al Costerón, tanta en esta entrada como en la de la semana que viene vas a haber vistas del valle del Escabas desde todas las opticas, metros arriba metros abajo, es lo bueno de andar por estos horizontes.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Soy Javi Carrión. Esq he entrado desde el otro perfil. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me en canta el lugar pues soy un enamorado de Fuertescusa y esos lugares los conozco muy bien la pena que conseguiste subir a lo alto del costeron

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael.

      Yo también soy en enamorado de este pueblo y su término. Tiene tanto que andar, ver y descubrir.
      Lo de conseguir subir al Costerón, conociéndome estaba seguro que lo conseguiría, pero si tenía más dudas de si iba a merecer la pena semejante cuestón asalvajado, pero si nos mereció y mucho, como veras en la entrada de la semana que viene.

      Un saludo y bienvenido al blog.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Yo más bien hubiese titulado la entrada como "el Costerón y el Cabezón", porque macho, cuando se te mete algo en la cabeza, jajaja, igual hago "spoiler" y todo, pero estoy convencido de que al final la perseverancia dio sus frutos
    y conseguisteis subiros a la cabeza de esa tortuga/lagarto, estamos a expensas de esa siguiente entrada. Me recuerda mucho el Costerón, sobre todo en la perspectiva que parece un lagarto, al "trampolín" de les Agulles de Santa Àgueda, foto, en lo más alto, muy ansiada por todo buen excursionista que se precie en Castellón, aunque por lo que veo, es mucho más complicado subir al Costerón que a este saliente rocoso rodeno del Desert de les Palmes. Menudas vistazas que gozasteis durante esta aventurilla.
    Por cierto, me ha picado la curiosidad y he buscado alguna cosilla sobre el barranco del principio, a parte del primer rápel que nos muestras, luego viene uno de 70 metros, y otro de 40, poca broma con este Vallejo Hondo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Soy Toni. Jajajaja, ya me conoces bien pues la palabra cabezón se ajusta a lo mío tanto en sentido literal como figurado ;-) Como le digo a Rafael, estaba seguro que lo conseguiría. De hecho nos lo tomamos como si queríamos conquistar una cima, un pico, por ver las vistas aunque ya las conociera, pues desde varios sitios alrededor son todas las vistas muy parecidas. Le dije a mi hermano que nada de manga corta pues habría que batallar con la vegetación (aunque luego nos hizo cierto fresquete), y la recompensa fue mayor, pues nos encontramos algo.....ejem ejem...ehh estas abusando de la confianza para que suelte prenda de lo de la semana que viene...
      Es verdad lo que dices de que hay mucho parecido a les Agulles de Santa Agueda, una en caliza, otra en rodeno. La diferencia también estribará que a les Agulles han subido cientos de senderistas y al Costerón, Román, yo, Crispito y algun fortero, con el consiguiente estado asalvajado de aquello.
      Me ha picado a su vez la curiosidad al comentarlo tú, y también he investigado y si es verdad que son cosa fina esos rapeles de Vallejo Hondo. La verdad que desde que te metes en la cabecera alta (antes del primer rapel) todo avanza muy lanzado, muy vertiginoso por lo que hay que andar con cuidado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fantastico Articulo!, yo siempre veo el costeron de lejos y quiero ir , con tu escrto creo que casi he estado ahi, vamos que los bujes y rosaceas me han rozado cara brazos y piernas.
    Esperamos ansiosos tu siguiente entrada.
    Un saludo y gracias por esta bonita forma de hablar de estos entornos tan desconocidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hotel Fuertescusa.

      Soy Toni Magia Serrana. Encantado que te guste la entrada y gracias por comentar. Veo que a tu también has pensado lo que se me pasaba por mi cabeza cuando veía el Costerón, de si se podía subir.
      La entrada de la semana que viene finaliza en el Hotel de Fuertescusa con unos ricos tercios de cerveza, jejeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Toni.

    Antes de ver la segunda parte, me vengo a la primera, ya te dije en otra entrada, que los serranos, sois igual de cabezones que los maños.

    No se yo si a la segunda lo conseguiste, pero sino, seguro que habrá una tercera, cuarta, quinta ... :)

    Hay que ver que barranco más guapo ha dibujado el río Escabas, como siempre la serranía no defrauda con sus vistas, menudas cuchillas, y formaciones de todos los tipo.

    La verdad que depende desde que perspectiva se mire, parece una tortuga o un lagarto, y bien que se ve, que algunas veces hay que echarle mucha imaginación, pero este no es el caso.

    La verdad, que se ve jodido subir hasta la parte alta del Costeron, conozco muy bien esos tramos de jabalinear, uno acaba reventado, y jurando en ebreo, pero vamos que a la semana siguiente, volvemos a repetir, es un vicio sano, jaja.

    Pues nada, en cuanto pueda me paso a la segunda parte, será la definitiva ...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Jjeejejeje es que además pienso que el senderismo, la naturaleza y la montaña requieren de un plus de cabezonería.
      Pues yo creo la 2 entrada te va a gustar....

      Veo que fuiste de ruta por los Billares, guuuaauuu

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola soy de Fresneda de la Sierra confirmarte que un grupo de amigos de Fresneda hemos conseguido subir y decirte que hay premio !! En su cabeza hay un habitáculo escabado en la piedra, incluye peldaños y un pequeño reguero de desagüe parece la construcción de un nevero perfectamente orientado al norte. Las vistas son espectaculares, ni que decirte las penurías en modo jabalí. El paso está sobre la ladera derecha mirando al norte en un punto dónde la plancha de la base de la roca se integra con la ladera de descenso. Me gustaría volver. En wikipedia Fresneda de la Sierra está la posición gps de la cabeza cómo tu bien dices del lagarto. Así lo bautizamos en su momento. Allá por el 2004. Y en él sigpac se observa la sombra del hueco, perfecto cuadrado escabado en la roca de la cúspide. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Si en la 2ª ocasión, dos semanas después llegamos a esa punta y al habitáculo viniendo desde el Escabas. Como puedes ver en la 2ª entrada que puse del Costerón, ahí esta la investigación seguida para saber que fue aquello. Tanto nevero como aljibe viene a ser lo mismo, estamos de acuerdo, tuvo que ser una construcción para guardar agua durante el año, especialmente verano, e hielo durante el invierno.

      Un saludo.

      Eliminar