domingo, 25 de febrero de 2018

ASCENSIÓN AL CIELO ALICANTINO, EL PUIG CAMPANA (1408 metros)



Una de las rutas que me había planeado en este año 2018 era subir a la 2ª montaña más alta de la provincia de Alicante, en este caso el temible Puig Campana; y digo temible pues sus 1408 metros de altitud tan cerca del mar mediterráneos presagiaban un desnivel borrico equiparable perfectamente a montañas pirenaicas o asturianas.
Me es curioso el caso de Alacant, pues cuando a mis amigos no montañeros, les digo que nos vamos de senderismo a Alicante, se extrañan un poco. Hay que reconocer que esta provincia está fuertemente asociada a las playas y ciudades costeras y turísticas, y en este punto me van a permitir que diferencie entre el suelo y el vuelo de Alicante.
Me explico: el suelo de Alicante, principalmente el que está más cerca del mar es pasto del ladrillo más voraz desde hace muchos años.  Se construyó desaforadamente en detrimento de la naturaleza y si es cierto que para mí no guarda mucho interés, pero en cambio, el Vuelo de Alicante es otra historia. ¡Ah amigos!, aquí ya estamos hablando de palabras mayores, esta provincia tiene un relieve montañoso extraordinario (de hecho tengo entendido que es de las provincias más montañosas de España, sino la más). Una explosión de caliza vertical que hace que cualquier mirada en altura en direcciones dispares haga ver más y más montañas y rugosidades sobre el terreno.
Y subiendo y bajando sus laderas rocosas y barrancos pedregosos, sin necesidad de tener que mirar el suelo de hormigón y ladrillo desde un punto horizontal, uno se da cuenta que es una paisaje único dentro de la enorme variedad de paisajes que atesora el país.
 




Una salvedad que tiene las rutas montañeras por Alacant es que hay que hacerlas en invierno/primavera. En verano/otoño el calor es demasiado implacable para subir sus duras cuestas con tanta roca y tan poca sombra. No hubo problemas en nuestro caso pues fue en enero cuando decidimos coger un apartamento ruso cirílico cerca del pueblo de Finestrat, al lado del horroroso Benidorm, y al día siguiente, domingo, acometer la ruta.
Tuvimos la inmensa suerte de contar otra vez con nuestros amigos de Betxí (Castellón) que se bajaron con nosotros, y poder tener a Dani como guía, ya que él ya había subido anteriormente al Puig Campana aunque al haberlo hecho con niebla, esta segunda vez le fue como nueva al poder disfrutar de las hermosas vistas que desde allí arriba se ven, y para Eva y Laia fue, al igual que nosotros, su primera vez.
 
Comienza el día, después de desayunar, estamos en la Font de Molí, con su parking para dejar el coche, y con la visión bien clarita del objetivo primordial.
 
 
Con sus partes bien diferenciadas, primero la mole rocosa que yo durante un buen rato pensé erroneamente que era el Puig Campana. Seguro que Dani lo explico pero como yo estoy en mi mundo feliz, y en el monte mucho más, no me enteré hasta mucho más arriba.
 
Y la otra parte es esa canal pedrera que hasta que no la sientes, no sabes bien lo que es. Conocida como el Carreró o incluso los urgentes y perentorios runners le llaman Kilómetro Vertical. Nada más allá de la realidad. Su verdadero topónimo es el Barranc de les Marietes.
 
Pero no nos entretengamos, ya que hasta que lleguemos al principio del Barranc nos quedan unos cuantos cientos de metros de desnivel que sirven perfectamente para entonarnos y echar los primeros resoplidos.
 
Este montañón que yo pensaba que era la cima del Puig Campana, es realmente su otra parte, el Pic Prim de altitud menor, pero de tamaño avasallador.
 
         En sus descomunales paredes vimos intrépidos y osados escaladores. Foto de Dani.
 
Ya hemos cogido altura y un vistazo hacia atrás nos lo corrobora con la visión de la Serra del Cabecó d'Or al fondo.
 
Pero no solo el cielo nos guarda visiones; si uno está atento el suelo guarda bellas sorpresas.
 
 
No se puede obviar la visión de Benidorm Benimordor (como diría Dani), ahora que vamos cogiendo altura. Si alguna vez, me reconocéis, recordarme que me acuerde que os cuente como aquello pudo ser mío, jejeje.
 
Benidorm tiene su característico islote delante. Os voy a pedir que os quedéis con esta imagen pues luego os contaré porqué está esa isla allí.
 
Eva y Maru con el Mare Nostrum detrás. Yo estaba flipando literalmente de lo cerca que está esta montaña del mar.
 
Pero discúlpenme que deje de hablar tanto que comienza les Marietes, y ya os digo que no es moco de pavo esta subida.
 
Vamos a subir por la parte derecha, evitando la pedrera pura y dura, y aprovechando un pequeño carrascal que ha nacido allí, con muchas tramos que tenemos que ayudarnos de las manos.
 
Toca la parada gastronómica de frutos secos, donde rulan los dátiles, los higos, las pasas, avellanas, nueces, etc. Un pequeño pero gran momento en todas las rutas duras.
 
Por aquí nos cruzamos con unos chavales bajando por la pedrera y que lo estaban pasando realmente mal.
 
            La mirada hacia arriba es bella pero engañosa, pues queda mucho, mucho Barranc.
 
Para pequeños descansos, cada uno debe buscar un mínimo sitio que sea horizontal para coger aire.
 
                           Empiezan a verse detrás nuestro agujas y frailes variados.
 
 
                                                        Y la pedrera enorme y vertical.
 
Vamos a hacer un inciso, pues como veis en las fotos, esta subida está siendo muy exigente. No obstante, aunque estemos en Alicante, al lado de Benidorm, los parámetros que os voy a mostrar son más de latitudes pirenaicas. Vamos con los datos: 1º estamos hablando de 1408 metros de desnivel a escasos 8 kilómetros en línea recta del mar. Comentamos Dani y yo que posiblemente no había una montaña tan alta, tan cerca del mar, ya que Mont Caro, la mayor altura de Tarragona, está más alejado del mar. Por otro lado, se sube 1100 metros de desnivel en tres kilómetros y medio, que son estos que habéis visto en las fotos. ¡¡Ahí es nada!!
 
              A Maru parece que le cuesta pero terminamos subiendo todos bien.
 
La visión del lateral del Pic Prim hace algo más amena la subida. Ahí está Nachete descansando. Ahora después os contaré algo de él.
 
                        Parece que se va acabando la pedrera y nos aparecen una trepadas.
  
Y en esto, llegamos a la parte alta que es un Carrascal más horizontal y donde se empieza a respirar magia serrana.
 
Eso suele pasar en sitios donde el común de los mortales no suele llegar, como por ejemplo el collado conocido como el Bancal del Moro, entre el.....
 
                               Pic Prim y su grandiosa cresta vista desde el collado.
 
Y la propia cima del Puig Campana que es adonde nos dirigimos dejando atrás el Pic Prim. Ahora es donde se comprueba que es altitud más baja.
 
El Pic Prim tiene un enorme hueco, que aquí vemos desde un lateral, como si le faltara a la montaña un trozo. Recuerdan ahora el islote que hay enfrente de Benidorm, no? Pues si, cuenta la leyenda, según nos contó Dani, que ese islote es el trozo que le falta a la montaña. La explicación aquí en este enlace. Luego en Cuenca, mi madre también me contó esa historia que se la contaba cuando era niña mi abuelo de origen valenciano.
 
A esta altura nos asoma ya la montaña más alta de Alacant, el Aitana (1557 metros), con una base militar en su cima.
 
Me llama muchísimo la atención ese enorme tajo que rasga su ladera, conocido como el Barranc de les Perxes.
 
Ahora nos faltan unos 130 metros de desnivel hasta la cima que los haremos por una bonita senda que lo va bordeando.
 
Nos va asomando el Penyal d' Ifac, y si se fijan a la izquierda, aparece la isla de Ibiza, perfectamente divisable desde esta montaña.
 
Fíjense en el lado derecho de la foto donde se ve un trozo de playa de Benidorm. ¡¡Que cerca está el Cielo del Infierno!!
 
Una visión muy estética es la Serra Gelada, una peculiar estribación montañosa de enormes acantilados por el lado del mar. Para verla mejor os paso el enlace del blog de Dani.
 
La cima aún no nos aparece pero nos da igual pues la senda sigue bordeando espectacularmente la montaña.
 
Lo que se nos abre ahora es una espectacular y conocida de Maru y mío, la Serra de Bernia, que vimos en esta entrada.
 
                         Con su continuación la Serra de Ferrer, y detrás el famoso Montgó.
 
  Hasta que por fin, hacemos la cima del Puig Campana todos, incluida como no, Laía, que ya tiene en su haber un curriculum montañero rutero que no muchos canes pueden presumir.
 
Si hay algo que un servidor se merece en ese momento es su bocata de tortilla y su cerveza.
 
  Ahí está el mejor guía posible que podemos tener. ¡¡No lo cambiamos por nada del mundo!!
 
Faltaba una vista por enseñar desde la cima y es la vista de las dos hermanas del Puig Campana, el Ponoig que es el de la derecha de la foto, y el Cabal que es el que está en el medio, justo enfrente de Dani y Laia.
 
En esta foto tomada por mí desde la Sierra de Bernia se ve mejor. El Puig Campana, el Ponoig y el Cabal.
 
                     Sencillamente espectacular la vista desde la cima con el Aitana al fondo.
 
Y aquí Nacho disfrutando de la cima, además de manera muy meritoria lo suyo por lo que os voy a contar.
 
Durante la subida por la pedrera, veía a Nachete que subía bien pero que iba parando más veces de la cuenta, como cuando era más pequeño y me lo llevaba a bajar y subir cerros, quejándose siempre. Desde hace unos tres años, me sube montañas pirenaicas, asturianas y lo que le echen encima como un sherpa y disfrutándolas como me reconoce siempre, pero esta vez, notaba yo que le faltaba chispa. El no se quejó en ningún momento, y tampoco tuvimos que esperarle pero algo pasaba, y eso lo sabia yo su padre. 
En un principio, lo achaque a las navidades donde al no haber curso, ya no hacia rugby, ni parkour y tampoco se venía al monte conmigo pues suele pasarse las navidades en el pueblo con los abuelos, poniéndose fino a comer.
Pero no, después de acabar la ruta, y volver a Cuenca tras tres horas y media de coche, volvió vomitando, y con un mala cara tremenda. Casi 40º de fiebre. Al día siguiente, tenía una gripe de caballo, donde tuvo que ir al médico para que le recetara antibióticos.  Subir este Montañón incubando un gripazo tiene mucho mérito.
 
Toca bajar y volver al Bancal del Moro. ¡¡Vaya la que tengo últimamente con los Meones Serranos, jajaja!!
 
                         La bajada promete y mucho, con las vistas del Cabal y el Ponoig.
 
 
Vean que ladera más tremenda tenemos por delante. A la izquierda el León Dormido del Ponoig.
 
La senda hace innumerables lazadas recordándome a las grandes y largas bajadas de montañas pirenaicas.
 
         Y el paisaje grandioso acompaña en la parte estéticamente más bella y visual.
 
En algunos tramos la senda la tuvieron que meter por donde se puede y acompañarlas de barandillas.
 
Hermosas pedreras también se ven donde despuntan Arces que en otoño deber dar su nota de color.
 
Como en toda buena montaña alicantina no debe faltar su nevero, Pouet de Neu del Puig Campana que data del siglo XVIII. 
 
     Una vez abajo en el valle del Collado de Pouet, se ve el Coll del Llamp y el Ponoig.
 
Ahora por una pista primero y luego una senda bordearemos el macizo del Puig Campana por un paisaje que en su aciago día fue pasto de las llamas pero que el matorral ha colonizado, dándole un manto verde.
 
Pero antes seguimos viendo cosas curiosas como la Serra de Castellet, una cresta solo apta para escaladores.
 
Hasta ahora no lo habíamos visto bien, pero ahí tienen el hueco del  Puig Campana visto por el otro lado.
 
Pasamos por debajo del Pic Prim que nos deja literalmente boquiabiertos ante tanto poderío rocoso.
 
          Al seguir bajando, se nos presenta más individualizado, y más espectacular todavía.
 
Y después de otra gran jornada de senderismo MS&PDPB, nos inmortalizamos con la gran Roca detrás, deseando llegar a Finestrat y remojarnos el gaznate con el oro líquido que suelen servir en los bares.
 
Me quiero despedir con una foto de Dani, hecha desde la Serra Gelada, al lado de Benidorm, donde se ve la brutal mole del Puig Campana y el Tajo de Roldan a al izquierda.
 
                                                          ¡¡Hasta la próxima!!
 

12 comentarios:

  1. Impresionante como siempre. Me ha encantado y creo que no voy a tardar mucho en hacerla. Desde luego, sólo por las vistas tan privilegiadas tiene que ser algo para recordar siempre. Enhorabuena como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Desde la fuente que salimos nosotros sale un sendero PR que sube a la cima bordeándola por la derecha para terminar subiendo por donde bajamos nosotros de la cima, luego volvería al punto del partida por donde lo hicimos nosotros, es decir, el PR evita la pedrera del Barranc de les Marietes al ser muy empinado, duro y técnico. Por lo que tienes para elegir si la la ruta PR o la que hicmos nostros. En todo caso, no te va a defraudar para nada. La cuestión es tener suerte y que no haya nieblas porque si no, poco veras.
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Al habla el Meón Serrano/Intérprete Ruso Cirílico/Guía.

    Amigo, ya puedes decir bien alto, y presumir ante tus amigos si quieres, que habéis subido a los tres grandes valencianos; Benicadell, Penyagolosa y Puig Campana, y que para mi ha sido un placer acompañaros en las tres ascensiones ;-)

    Como ya te comenté ayer en privado, excelente crónica, y ya no solo por las fotos y la descripción del recorrido y los paisajes, sino también por los detalles que has ido intercalando durante la descripción, empezando por esa magistral comparación entre el suelo y el cielo alicantino, o también el dejar en suspensión una cosa para contárnosla luego más adelante, como la leyenda del Tajo de Roldán o la gripe que estaba incubando Nacho (yo también le noté algo apagadote durante la subida, pero el tío no se quejó en ningún momento, un campeón!!).

    Una jornada y media para recordar, desde el enredo con las calles hasta la parada a cenar en Picassent, con el punto álgido, como no, de la subida a esta gran montaña, a la que seguro miraréis de otra manera, y en el buen sentido por supuesto, desde ese día. Y sin olvidar los buenos ratos de la cena, paradas a comer y cervezas post-ruta...qué bien lo pasamos siempre copón!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Que bien se te daba el ruso, te veo dando clases de ruso para los inmigrantes eslavos de Marina d'horror.

      Ya te dije que estoy encantadísimo que te haya gustado la crónica. Si es cierto que ya tengo esos tres gigantes, y con vuestra compañía, fueron rutas especiales, bueno la verdad que todas, pues como nos lo montamos tan bien que nos lo pasamos siempre de puta madre, jajaja esa es la actitud. Montaña, buena compañía, risas y mucha cerveza ;-)
      Ahora para Abril/ Mayo tenemos que organizar otra de dormir sábado y hacerla en domingo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni&family ! Otra muesca más en vuestro revólver. Para mí el Puig Campana forma parte del póker de ases de las montañas valencianas, eso es impepinable. La primera vez que lo subí (no estaba yo muy puesto ni preparado para estas lides por aquel entonces) fue por el sendero del PR pero mis cuñados (curtidos en mil batallas montañeras) me bajaron por el carreró y casi me tienen que llevar en brazos. Lo pasé realmente mal y creo que fue la espoleta que hizo estallar en mí la pasión por la montaña. Aquel día fue un antes y un después te lo aseguro.
    Las otras veces que lo he subido he pillado de todo, niebla en la cumbre que deja con la miel en los labios o buen tiempo con inmejorables vistas que es el mejor premio para el esfuerzo de la subida.
    Y me encanta esa comunión con PDiPB, hacéis un equipo la mar de chulo, roquero, humano, cachondo y muchas cosas buenas más. Un abrazo para Dani&family también.
    Espero que Nacho ya esté recuperado, yo acabo de pasar esa maldita gripe,nunca la había cogido tan fuerte, y me ha tenido KO un par de semanas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Odo, vaya historia la tuya con el Campana, tiene algo de dureza, de romanticismo, aquello de que fue tu primera montaña, donde el sufrimiento te hizo descubrir lo que a la postre ha sido una de tus grandes pasiones.

      Si es cierto, que Dani y yo congeniamos muy bien, y todos juntos hacemos un equipo muy bueno, y nos reímos un montón que es lo importante en esta vida.
      Nacho se paso una semana entera en el sofá, por un lado se alegraba por no ir a clase pero por otra daba penilla verle tan desganado y debilucho.
      La gripes de fiebre y placa en la garganta son muy jodidas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Toni,

    Hacía tiempo que quería comentar, pero por una cosa o por otra no me animaba, y que mejor que comentar un rutón como este del Puig Campana.
    Ruta espectacular y dura donde las haya, que nada tiene que envidiar a montañas pirenaicas.
    Además con el mejor guía posible.
    Impresionante Nacho que subiera encontrándose tan mal, espero que ya esté recuperado.
    A ver si me animo y voy comentando más vuestras rutas, que además mi padre es conquense, exactamente de Arrancacepas, cerca de Cañaveras, zona que tengo muy abandonada y a la que espero poder realizar alguna visita en plan montañero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, bienvenido.

      Lo primero es que no conocía de tu blog, me lo he guardado para verlo con más detenimiento. Te conozco de verte por los blogs de Dani y de Javi Nieto, y que algo tenías que ver con Montanejos, no?

      Si el Campana es un Montañón con ese aliciente de tener el vasto Mediterráneo a tus pies. Nachete es un fiera, la verdad que la energía de un chaval de 16 años es un cosa fascinante, y hace a uno acordarse de cuando tenía esas edades, y bueno fue una gripe de fiebre y placas en la garganta pero con reposo y antibióticos a la semana, volvió a estar bien.

      Por otro lado, me has dejado noqueado, al comentarte de tus raíces conquenses. Encima de Arrancacepas, uno de los nombres de pueblos más peculiares que hay. La verdad que solo he estado una vez, de hace veinte años, que una amiga tenia una casa de pueblo allí e íbamos de barbacoa, pero es que está apartado de todo. Es un pueblo de la Alcarria, que tiene un paisaje árido pero la verdad que muy peculiar, como de Badlands, sinuoso, con tierras de colores rojizos y morados, pero poca vegetación. Aunque para rutas y naturaleza está muy cerca del límite físico con la Serranía y en cuestión de media hora desde el pueblo ya estás metido en la Sierra.
      Si alguna vez, te acercas, y cuadran las fechas y los compromisos, no me importaría hacerte de cicerone guía.

      Eliminar
    2. Pues sí, la familia de mi madre es de Montanejos y tenemos una casa allí, por lo que a la que puedo me escapo por la zona.

      Que razón tienes con el nombre de Arrancacepas, a cualquiera que se lo dices se le queda una cara bien rara.

      A ver me animo y aprovecho que tenemos la casa del pueblo allí para hacer alguna cosilla.

      Te tomo la palabra con lo de hacerme de guía, igualmente, si alguna vez vas por Barcelona o por la Cerdanya, no dudes de avisarme,y si me cuadran los horarios, estaré encantado de hacerte de guía.

      Eliminar
  5. Hola Toni...
    Impecable crónica la que nos has ofrecido de ese gigante alicantino.He disfrutado de principio a fin,al igual que lo hice con la entrada de Dani,cuando la publico.
    Desde luego que cuando llegas a la Font del Moli y miras para arriba,acongoja un poco...jejeje.
    Recuerdo la subida que hice en 2013 y como se empinaba ese sendero por el Barranc de les Marietes...¡¡brutal subida!! y que con los datos que apuntas,dejan bien a las claras lo que te vas a encontrar en la subida al Puig Campana.
    Sobre lo que comentas de Alicante en cuanto a provincia montañosa,me sorprendió realmente el dato que leí que decía que Málaga era la provincia mas montañosa de España y la seguían ''peleando'' por el segundo puesto Alicante y Castellón,¿quien lo diría,verdad?
    Imponentes vistas montañeras desde la cima,que invitan a recrearse un ratito.
    En mente tengo volver a subir ese Puig Campana,desde que comencé ese reto de los V.G. + de 1000 a finales de 2014 y mi idea era en próximas fechas,aunque me parece que se va a quedar para final de año.
    Un jabato tu hijo,algo similar me paso a mi en Espadán,cuando fuimos hace poco a los Órganos de Benitandus,aunque en mi caso,pude hacer un buen recorte a la ruta,pues ya veía yo que iba justito,como se diría en argot futbolero,''acabe pidiendo la hora'' y diez días con un gripazo brutal...
    Enhorabuena por esta gran y emblemática cima alicantina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Si es cierto que ese triunvirato Castellón, Alicante y Málaga se llevan la palma y llaman la atención al ser las tres con litoral mediterraneo.

      Yo ya le tengo echado el ojo a otras montañitas alicantinas, hay tanto que elegir....y a nosotros nos pilla un poco lejos.

      Esas gripes que se van incubando en las rutas son jodidas. Recuerdo hace años, yo solo por el Alto Tajo malísimo, y una ruta de 7 u 8 horas que llegué al coche casi a rastras, copón que mal!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Toni.

    Esa primera foto nos muestra perfectamente la diferencia entre el suelo y el vuelo de Alicante.

    Como le dije en su día a Dani, estas montañas parecen los "Dolomitas de Alacant", muy bonito todo el recorrido, duro, no solo por el desnivel a salvar en poco más de tres kilómetros, sino también por superar esas penosas pedreras.

    Yo cuando estuve solo me dio para subir al Peñón de Ifach y realizar la circular a la Sierra de Bernia, así que se me acumula el trabajo para una siguiente visita.

    Además de todo lo que había visto en otras veces, me ha impresionado la cresta que forma la Serra de Castellet, impresionante!

    Un saludo

    ResponderEliminar