domingo, 14 de octubre de 2018

LA HOZ DE POYATOS Y LA CUEVA DE LA VIRGEN




Poyatos es otro de esos pueblos serranos reconocidos por su fama, historia y paisajes. Ubicado a la manera de los vecinos pueblos del Alto Tajo de Guadalajara, ya que se asienta sobre el valle del río Escabas pero en la parte alta, como si en su asentamiento original huyeran del río, sus sustos e imprevistos.

Bello pueblo de fuentes y arroyos, donde en la entrada de hoy vamos a recorrer un sendero señalizado que desde el pueblo se va a acercar a la Hoz de Poyatos, conjunto de barrancos que se forman en torno al más célebre de los arroyos de Poyatos, el Arroyo Barbazoso (también conocido como Arroyo de la Dehesa o Arroyo de Poyatos).

Con la creación de Turibec, asociación que engloba a los municipios de la Serranía Norte de Cuenca, y que tuve el placer de presentar la Guía de senderos hecha para la ocasión, en la Feria del Libro de Cuenca de hace unos años, venía este sendero que vamos a ver.








El Arroyo Barbazoso es de largo recorrido, y famoso por ser apto para el barranquismo de rapeles y saltos, aunque este sendero solo va a entrar dentro del barranco u hoz para visitar un tramo, donde despuntan un precioso arco rocoso, una alta cascada y una preciosa y pequeña cueva activa de lagos y estalactitas 
Todo ello en un paisaje de cristalinos arroyos cantarines que harán que pasemos un gran día en el monte.
Como suele ocurrir, he estado varias veces allí. Aquí os pondré fotos de dos ocasiones, una que fuimos con nuestro amigo Tiny, deleitándonos en el frío invernal que hace allí dentro, y otra que fuimos con la familia al completo.



         Salimos por el sendero señalizado mientras dejamos atrás el pueblo de Poyatos.



        Al poco, en el camino nos encontramos cosas curiosas como este charco helado.



           Avanzamos por unas lomas pedregosas donde solo agarra el tenaz buje (boj)




  Llegamos a un mirador donde ya podemos ver el tramo de la Hoz donde queremos meternos.



                          Una foto donde se aprecia lo bien abrigado que vamos.



El sendero muy bien marcado nos va metiendo dentro del barranco u hoz, ya que a priori no parece fácil bajar allí abajo.


        Según descendemos, pasamos literalmente por encima del Arroyo Barbazoso.








Un enorme risco nos sirve de altar mirador para ver las dimensiones del barranco con el arroyo por el fondo.



                   Con el arroyo discurrir cantarín por el fondo de la Hoz.



                     Agua caliza al 100%, que va creando tobas continuamente.



                         A la izquierda se aprecia algo que parece un gran arco.



El sendero no va hacia el arco por lo que hay que desviarse y subir un terraplén lleno de vegetación.



Aunque la vez que fuimos con Tiny, fue más espectacular y cuando más cuidado debíamos tener.
                    



                        De arriba caía una pequeña chorrera de agua...............



                                 Y creaba abajo esta obra de arte monumental.



                           ¡¡ Copón, que ganas que llegue el frío a la Serranía!!




                Nachete se tomaba unos calipos de hielo que le estaban riquísimos.



Ver como el frío y el hielo atenazan las ramas de los arbustos es todo un deleite para la vista.



La visión de la chorrera cayendo, el edificio de hielo y el arco al fondo me parece de gran belleza.



Esta es de la ocasión que fuimos con mi madre y mi hermana, que ya no hacia tanto frío.



Aquel día, cuando llegamos al arco, nos encontramos con esta cabra montesa que nos miraba extrañada, como diciéndose quienes éramos nosotros, y con razón!!



                                            El arco visto desde el otro lado.



                                 Poderoso el brazo rocoso que crea el arco.



                                    Toca salir de allí, y volver a la senda.



  La senda va por una empinada ladera, y parece más una senda de bichos serranos. A la derecha arriba se ve...



           Con el zoom vemos la Cascada de la Virgen, que crea el Arroyo de la Toba.



         Encima nuestro, en las repisas rocosas están otros moradores de estos parajes.



                                                Asoma otro Gyp fulvus.



Este tramo es delicado y hay que ir con cuidado por esta sendecilla. Nuestro objetivo es llegar a la otra ladera.



                           Por aquí bajamos al arroyo que deberemos cruzar.



                          El arroyo viene cargadito de agua de más arriba.



Y un poquito más abajo, tenemos un enorme salto de unos 15 metros que crea una hermosa cascada, una de las varias que hay para rapelar en el descenso de este barranco.



             En otra ocasión no caía tanta agua pero abajo se creaba una poza lujuriosa.


      Cruzamos el arroyo y saltamos de ladera con cuidado al estar esta algo encharcada.



Desde aquí cogemos una buena vista de la parte superior de este tramo del barranco donde se ve que empalmando cascadas.



                           La pendiente nos hace clavar bien las botas  y el palo.



Hasta que llegamos a lo que parece la entrada a una cueva que hay justo debajo de los paredones.



      Entramos dentro esquivando los varios lagos pequeños que se forman allí dentro.



         Como es de techo bajo, las estalactitas llegan al suelo con mucha facilidad.





Aunque es pequeña, luego dentro vas sorteando los diferentes laguitos y dándote cuenta que no es tan pequeña.




              Todo un rincón que rezuma Magia Serrana por los cuatro costados.



           Foto hecha desde el exterior a través de los huecos o ventanas que se forman.



Pero no acaba aquí la magia de este lugar pues allí mismo comprobamos que cae otra cascada.



                 Creando otro edificios aún más grandes de kriptonyta serrana.



                Para pasar por allí, con todo el suelo helado, hay que mojarse un poco.



    Tiny aguanta las gotas colaterales mientras le saco en ese mundo de hielo, frío y agua.



              Echemos un vistazo hacia la cascada que crea el Arroyo de la Toba.



                                     Aquí en otra ocasión con menos agua.



                                     Uno que ya está medio "agilipollao".



Luego hay que volver sobre nuestros pasos y pasar al otro lado otra vez. La vez que fuimos toda la familia, comimos allí mientras mi cuñado y mi hermano les enseñan a los chicos a construir un puente de palos.



         La otra ocasión seguimos por el sendero que baja paralelo por encima del arroyo.



                        Admirando tramos en que el arroyo va muy encajonado.



En este punto, punto vemos como le entra de la derecha las aguas del arroyo de la Vertiente de la Quebrada.



Arroyete que si remontamos un poco, comprobamos que llegamos a un bonito sitio donde ya no podemos seguir.



Pero volvemos al Barbazoso, el cual vemos en estos tramos que se pone hasta peligroso del agua que lleva.



                        Seguimos avanzando por el sendero que va ya por lo alto.



    Dejando abajo el arroyo que baja encabritado, camino a echar sus aguas al río Escabas.


Este último tramo del sendero pasa por la zona que fue afectada por el ominoso incendio provocado de 2009. Un incendio muy doloroso por la riqueza medioambiental de toda esta parte del río Escabas.


                 Plano de la ruta, siendo Poyatos el punto de inicio y final de la ruta.



¡¡Hasta la próxima!!


26 comentarios:

  1. Román Manjavacas Moraal14 de octubre de 2018, 13:58

    Con vuestro permiso, lo comparto, muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Qué alegría que hayas hecho esta entrada. Es una ruta muy bonita y con un final espectacular. Particularmente, prefiero a la vuelta, bajar hasta el puente Romano (que ahora ya no es tan romano), y así se disfruta de un tramo espectacular, tal y como lo hiciste la anterior vez. Cuando lo he hecho, me ha tocado hacer autostop para volver a subir...
    Enhorabuena por la entrada, como siempre excepcional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Se me olvidó comentar que el sendero sigue bajando hasta el puente medieval ( y antes romano), aunque como tú dices, mucho desnivel para luego volver a subir a Poyatos.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Para mi gusto de las entradas más bonitas q has hecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad que el paisaje de la entrada abruma por si solo.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Uno de Sisante que desde la lejania te felicita una vez más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ese de Sisante le doy las gracias una y otra vez por esta fidelidad ;-)

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Como dicen los demás compis...vaya imágenes guapas nos has regalado en esta entrada, el arco de roca imponente, con el agua y el frío serrano poniendo su toque artístico, luego esos saltos del barranco ¿es este el famoso Barranco de Poyatos?, lo digo por que mi amigo Jesús lo descendió este verano y le encantó, y finalizando con esa fantástica cueva semi-acuática con esa cascada donde el factor agua/hielo volvió a poner la magia.
    Y sin olvidarme de los toques faunísticos con los buitres y la cabra a la bartola.

    ¿El que está debajo del chorro eres tú?, madre mía, no me pongo yo ni loco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Si este es el famoso barranco de Poyatos pero al que accedemos es solo un tramo entre dos cascadas de altura que habría que hacerla con equipo, y ya vez como está el acceso. El sendero está hecho pero hay que ir con cuidado ya que la ladera es muy empinada y una caída por lo que sea, es comenzar a rular cual croqueta.
      Esta cueva es desconocida para casi todos los barranquistas que hacen anualmente el barranco que son muchos, pero si se sabe donde está, acercarse a verla es un buen complemento al barranco, ya que está al lado.

      Me temo....no sé si para bien o para mal, que el que está debajo del chorro es el menda.
      Así es, y nada se puede hacer ya, jajajaja...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenísimo, como siempre. Muchas gracias. El cañón lo he hecho varias veces, pero no he estado en esa cueva. Habrá que ir cuando haya invierno de verdad. Una maravilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis.

      Si es verdad que la cueva debe estar bonita en cualquier época, pero en época lluviosa, se debe filtrar y rezuma agua por todas sus estalactitas.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Gracias por esta entrada Toni. Me trae grandes y preciosos recuerdos. Hice más de cinco veces el recorrido desde el puente medieval hasta la cascada y la cueva en los años noventa. Tenía unas diapositivas que es posible pueda llegar a recuperar. No desespero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José.

      Esas diapositivas del Barranco deben ser una maravilla, viendo aquellas de Tejadillos que si recuperaste. No desesperes y a ver si las llegamos a ver algún día ;-)

      Eliminar
  8. Hola Toni.

    Un recorrido muy chulo no apto para cualquiera, para bajar, subir y moverse por esos terrenos hay que estar habituado a ello, porque no es fácil y a veces aún para los que estamos acostumbrados se hace desesperante, pero la recompensa final merece todos los esfuerzos.

    Yo siempre que veo estas entradas de la serranía, siempre te digo que me recuerda mucho a la sierra de Guara. A ver si por fin podemos cuadrar fechas :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Cierto es lo que comentas, que en alguna foto se aprecia y es la peligrosidad de ciertas partes del sendero, en el sentido que la ladera es muy empinada y requiere ir concentrado porque, como le digo a Dani, un caída por el motivo que sea, es rular con un final no muy feliz, pero por lo demás, con cuidado es la mejor (y única) manera de acceder de manera seca al Barranco de Poyatos.

      Si, por las fotos de Guara, y como tú me has comentado alguna vez, tienen muchas similitudes, y algún día espero conocer algo de Guara. No desespero aún estando tan cerca de los Pirineos.
      Yo creo que la fecha que propusiste va a ser la buena (si no aparece ningún contratiempo sobrevenido). Te confirmo la semana que viene.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Hola Toni.

    Que esplendor de agua y roca!! A mi también me ha llegado ese comentario de que aquello se asemeja a la sierra de Guara. Lo cierto es que aún no me ha dado por investigar aquel rincón pero ya me has puesto los dientes largos.
    Por cierto que la primera foto del buitre parece estar saludándote desde su privilegiado balcón. Muy bonita e interesante ésta entrada. A ver si viene un buen invierno de agua y se puede fotografiar éste mundo helado una vez más.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Si es verdad que este sendero que cuando lo hicieron, al poco lo descubrí y desde entonces lo he hecho unas tres o cuatro veces porque hay tantas cositas que ver allí dentro, dependiendo de la estación.

      De las fotos de buitres seleccioné esas dos, pero realmente llegué a sacar muchas más. Se ve que estaban seguros y confiados pese a estar oyendo gente abajo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Que bonito paseo Toni, he disfrutado considerablemente, lo que te agradezco que sin moverme de casa pueda disfrutar de las maravillas de la naturaleza.
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      Gracias a ti por leerme. Ya sabes que mientras pueda, habrá Serranía a raudales.
      Eso si, por el Pc y en casa, no te puedo sacar el plato de aceitunas y la cervecita para degustar la entrada más acorde,jejeje ;-)

      Otro abrazo fuerte.

      Eliminar
  11. Hola Toni,

    Espectacular la hoz que nos has presentado, y que pasada las formaciones heladas que nos regala el entorno en invierno, además de ese impresionante arco de piedra.

    Este barranco me ha impresionado, seguro que descenderlo es una pasada, otro más que me tengo que apuntar, a ver si recupero un poco mi faceta barranquista, que hace demasiado tiempo que la tengo abandonada.

    Una delicia poder disfrutar de la naturaleza tal y como nos la expones, toda una gozada seguir tu blog, todo un referente en Cuenca, que sea dicho de paso, un primo mio, muy dado a la espeleo y al montañismo en general, conoce y le gusta mucho.

    Salud, cañones y buitres!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      A mi lo que me pasa que con los años, estas otras facetas las vas dejando de lado y haciéndolas más esporádicas, mientras el patear es lo que va quedando.

      Muchas gracias por tus palabras y ánimos, y qué sorpresa la de tu primo. Bien seguro que tiene buen gusto, como tú ;-)

      Eliminar
    2. Perdón David, que te mezclo con Dani ;-)

      Eliminar
  12. Hola Toni:

    Lo siento mucho pero te tengo que reñir. :-P
    No me parece justo que nos estés privando de estas rutas tan impresionantes, en esa web donde se comparten los tracks. Todos tenemos derecho a disfrutar de esa sierra como lo haces tú. ¡¡¡ NO ES JUSTO !!! :-P
    Además viniendo de una persona con tanta experiencia en esta sierra, todos iríamos más tranquilos a las rutas. Últimamente me estoy llevando muchos sustos por confiar en compañeros que suben los tracks por subir.

    Saludos y a seguir disfrutando de la montaña.

    ResponderEliminar
  13. Hola Eulogio.

    Pues la verdad que lo siento en ese aspecto, pero soy un negado para la tecnología, y muy vago y perezoso a la hora de ponerme con algo y conocerlo. Recuerdo que aprendí un poco a manejarlo, pero de no utilizarlo, olvidé las pocas nociones que retuve al principio, pero lo mismo me da un día un pronto y me pongo con él.

    Para eso, soy muy chapado a la antigua, y por paliar ese déficit de poner rutas atractivas y no colgar tracks, intento que por lo menos tengan mapa.

    Si con los tracks está claro que hay que tener cuidado, de quien te fías al seguir sus pasos, por eso si se puede acompañar de mapa, no viene nada mal.

    Por último, y en este caso de Poyatos, no habría problema pues está señalizado.
    Ah, se me olvidaba, te puse un comentario a la entrada del río Palancia y el Molinar pero creo que no salió.

    Un saludo, y si pensáis venir algún día a la Sierra de Cuenca, no dudes en consultarme.

    ResponderEliminar