domingo, 25 de noviembre de 2018

EL RINCÓN GRANDE Y EL RINCÓN CHICO DE VALDECABRAS


Volvemos a Valdecabras que hace mucho que no lo enseño en el blog. Que mejor que quedar con Paco, y recorrer la única parte de su término municipal que me quedaba por conocer. Paco llevaba muchos años sin visitar esa parte también, y fue la ocasión idónea para recorrerlo. Con el todoterreno entraremos por un carril en precario estado para quitarnos un par de kilómetros iniciales, y desde allí, el Rincón de Polvoroso como dice el mapa, aunque como bien nos dice nuestro experto valdecabrero Segundo en el Bar de Cabras al final de la ruta, se le conoce como el Rincón Grande.

Como reconocemos Paco y yo a posteriori con los tercios fresquitos entrando por el gaznate, la ruta de hoy nos sorprenderá por los distintos puntos de interés que nos encontraremos.






Empezaremos con un puente  de traza bastante antigua donde sobreviven sobre reformas posteriores, algunas partes que me inclinaría a echarle algún que otro siglo de historia. Desde allí remontaremos el arroyo del Rincón grande que recoge el agua de varias fuentes y, en época de lluvias, el agua de escorrentía que baja de las muchas ramblas diseminadas por allí.


              ¡¡Pero que porte el de Torri!!, mi cochecete para el monte.


Estamos al lado del puente sobre el Arroyo del Rincón grande, al que vemos con una buena anchura para que pasaran antiguamente carromatos de todo tipo.



Busco otra perspectiva para comprobar que tiene una buena altura y con aspecto de ser bastante antiguo.



Por una especie de viejo camino donde aun se aprecian empedrados y muretes del mismo, vamos entrando en el Rincón Grande.


Prontamente giraremos hacia la derecha, pues arriba del todo, como faro en mar embravecido, hay tres enormes piedruscos que llaman mi atención poderosamente, y allí nos dirigimos. Estas tres piedras, a falta de saber si se les llegó a poner algún topónimo, las voy a llamar con un nombre inventado por mí, los Tres Mastuerzos.


Al principio no sabíamos hacia donde dirigirnos pero allí al fondo a la derecha algo llama mi atención.


Apuramos el zoom para ver esas atractivas y atrayentes piedruscos en la parte alta.


     Un poco mas, para apreciar las caprichosas formas de los Tres Mastuerzos.


Aunque para friki, este de la foto, con una hermosa cornamenta que nos encontramos allí mismo. 


Con suerte, encontramos una sendecita que nos permite progresar con cierta comodidad.


Vemos que la senda sube por un lateral pero nosotros vamos a llegar al fondo pues vemos algo...



                Este rinconazo con techo de no pequeñas proporciones.



      Por donde vendría a caer el agua del arroyo que viene del Rincón Chico.



                Aquí estaríamos justo encima de ese rinconazo rocoso.



Los 3 Mastuerzos, como faros serranos, marcan nuestra subida. Se me pasó por la cabeza subir a ellos marcando la línea recta por la parte izquierda, pero la senda nos seguía llevando por la parte derecha.


Lo mejor de todo, que el hecho de querer ver los tres Mastuerzos y seguir la senda, hizo que conociéramos la belleza de un sitio muy singular, el Rincón Chico.
Un escondido valle rincón de reducidas dimensiones, con el fondo verde de vegetación y una mini ciudad encantada con unas formaciones harto curiosas. Allí despunta, la Fuente del Rincón Chico, una preciosidad de manantial que nace en la parte alta de un lateral, justo debajo de una gran roca, corre entre berros por un cauce y se deja caer por la ladera hasta el fondo del Rincón Chico, donde unos gamellones recogen el agua.
Para terminar de aderezar esta bella escena, vemos que varios de los gamellones, más que de madera son de piedra. Auténtica roca que la calcita del agua de la Serranía con el paso de los incontables años, ha creado alrededor de la madera una gruesa capa de roca que es toda una delicia de la naturaleza.



                            Nos van apareciendo rocas curiosas.


Llegamos al Rincón Chico, un pequeño valle delimitado con enormes rocas en los lados y unos húmedos prados en el medio.


Paco sube a ver eso enorme risco, ya que a pie suyo hemos visto un aprisco de ganado.


                 Y al bajar encontramos la Fuente del Rincón Chico.



Nos llama la atención como todo el tornajo o gamellón de madera está recubierto de una gruesa capa de roca.


          Aquí podemos ver la madera original debajo de la capa de roca.


Otra cosa harto curiosa, es que el agua de la fuente viene de allí arriba, donde está aquella gran piedra, y cae por la ladera creando un pequeño cauce de toba.


Subimos por la ladera a la parte alta para ver la verdadera fuente, hecho con un pequeño tornajo. Una maravilla absoluta esta fuente del rincón chico, con la parte alta y la baja.


La fuente mana literalmente debajo de la gran roca, y en su fluir ha sido tapado con estas rocas para que no le caigan cosas.


Muchos sabréis que me gusta escribir, y aunque no lo hago bien, yo lo intento a ver que sale,  y a raíz del descubrimiento de esta fuente con tornajos "enroquizados" me salió este texto:

"Cuando te miraba de manera penetrante, te convertías al instante en piedra”.

 Tal era el temible poder de Medusa, el personaje mitológico, una de las tres hermanas Gorgonas, que fue decapitada por Perseo, hijo de Zeus y una mortal. Dice la mitología que el héroe Perseo usó su cabeza cortada como arma, y yo añado, que después se deshizo de dicha letal testa, y por medio de algún extraño designio, fue a parar a la Serranía de Cuenca allá en la lejana Hispania Romana, donde el paso de los siglos la dejó enterrada y el extenso bosque nacido encima le hizo perder su carácter mortífero, pero siguió manteniendo la facultad de hacer brotar rocas y  convertir en piedra lo que del subsuelo manaba, en este caso, por medio de la calcita y las frías y puras aguas subterráneas surgidas en este rincón del mundo, tan viejo como la mitología que se cita.

El recuerdo del monstruo ctónico Medusa aún campa por los ignotos y bellos rincones de la Sierra de Cuenca, aquí, en la vieja Hispania Romana.

Pero nosotros seguimos por el vallecete del Rincón Chico pues aún tiene cosas que mostrarnos.


El vallecete parece que acaba en este rincón tan peculiar, ya que es cerrado y no se puede seguir.


       Vaya forma de erosión más rara, a mi me recordaba a una nave espacial.



                        Por ahí viene a caer el agua que cae de arriba.


                    Bonita la formación que se está haciendo allí justo.


                                   Pared tipical de la Serranía.


   El Valdecabras Explorer IV tiene previsto girar en órbita a la Tierra en breve.


Volvemos para atrás y subimos a la parte alta; donde nos asomamos a este puntal.


                            Al que Paco no lo ve tan claro llegar.



                       El bonito rincón de antes visto desde arriba.


Lo curioso es que desde aquí arriba, al fondo se veía una especie de montañita con unas antenas arriba que no sabía reconocer.


Le damos al zoom para verla mejor. Hasta que no volví a casa, no supe lo que es, y creo que es el vértice de la Atalaya (1236 m.) entre los pueblos de Fuentes y Arcas donde hay una historia de telefonía.


De allí iremos a ponernos encima de los Tres Mastuerzos, como buenas proas miradores sobre el Rincón Grande, el valle del Río de Valdecabras, y más allá los montes de la Atalaya y la Tórdiga.
Nos pondremos en los bordes de la parte alta del Rincón Grande para ir bordeándolo y buscar una bajada lo más cómoda posible para volver al punto de inicio.


              Vamos hacia los Mastuerzos por esta gran lámina rocosa.



                          Aquí esta Paco en el primero de ellos.



                                          Y en el segundo.



    Vista a todo el Rincón Grande, y al final el valle del río de Valdecabras.


                   El tercer mastuerzo es de proporciones ciclópeas.


     Entre el 2º y el tercer mastuerzo hay una bajada por esta especie de túnel.


 Nos ponemos en los bordes que delimitan el Rincón Grande y por ellos iremos.



                    Volvemos a caminar por la traza de un viejo camino.



Pasamos muy cerca de otros grandes bloques pétreos con muy buen aspecto pero no tenemos tiempo para explorarlos.




Y dale con la manía de querer tirar perolos. ¿A quien le habré copiado la idea? ;-)

Lo curioso es que un rato antes desde lo alto de uno de los Mastuerzos, nos ha parecido ver el plano inclinado de lo que parece un viejo camino que baja desde el borde rocoso hasta cerca del puente, que es donde tenemos el coche. Y en efecto, dimos en el clavo, pues allí se ve un paso en la roca donde metieron el camino para bajar, y comprobar que aquello fue un viejo camino de herradura con empedrado, muros, muchas lazadas y un viejo aroma de camino histórico del que nos gusta encontrar a Paco y a mí. Para terminar de aderezar ese viejo camino, al poco de tomarlo nos topamos con otra fuente en este caso un manantial al que le pusieron una gran losa de roca para que no cayera suciedad al propio manantial, y de que corre bastante agua para ser mediados de Junio. Segundo nos aclara que esa es la Fuente de Polvoso, que es como llama el mapa topográfico al Rincón Grande.



Lo que veíamos mientras descendíamos y donde fuimos buscando esa posible bajada.



Los gamones me sirven de marco para otear el Rincón Grande y el Valle del río Valdecabras desde otra perspectiva mientras bordeamos todo el Rincón desde arriba.


¡¡Aja, lo habíamos encontrado!! el paso "oficial" para salvar el desnivel del Rincón Grande.


Toda una maravilla de tiempos antiguos donde con piedras sujetaron el camino de herradura para que mulas, carros y carretas pasaran por allí.


                    Además nos mete de lleno a un joven robledal.


Va dando grandes lazadas para suavizar la pendiente, y aunque en esta parte anda muy desaparecido, luego aparecerá más nítido.


Llegamos a la Fuente de Polvoso, donde los gamellones andan ya obsoletos y fuera de la fuente.


     Pero esta mana su agua protegida por esa gran losa en la parte superior.



        Comprobamos que el agua de la Fuente corre por el mismo camino.



Ahí vemos las losas en perpendicular clavadas en la tierra para mandar el agua fuera del camino. Paco y yo intentamos reconstruir eso un poco.


Luego continuamos bajando, admirando los auténticos empedraos en el suelo para hacer más transitable el camino en otras épocas.



Y ya solo quedaría bajar hasta el coche, formando una preciosa circular por un rincón de Valdecabras mucho más desconocido pero igual de bonito o más, que otros parajes del término.


                       Pinchen en el mapa para ver la ruta realizada.


Hasta la próxima.

12 comentarios:

  1. Precioso Toni como todos tus reportajes

    ResponderEliminar
  2. Hola Toni soy nativo de calomarde y me ha gustado mucho tu reportaje y todas las fotos pero he echado a faltar un eslogan muy famoso en el pueblo y es CALOMARDE CORAZON DE LA SIERRA creado por un gran amigo mio. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito lema el de Calomarde que desconocía. Gracias a ti por leerme.

      Eliminar
  3. Gracias por vuestro trabajo me encanta poder verlo toda la familia paterna es de valdecabras gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Encantado que os guste mi entrada, y más siendo en parte descendientes de Valdecabreros.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    La primera foto del reportaje ya anticipa que la entrada de hoy va a ser especial, y no solo por ese Rincón Chico, que transmite energía a raudales, también por todos esos recovecos descubiertos, esas fuentes mitad piedra mitad madera, esos puentes y caminos ancestrales o esos grotescos Tres Mastuerzos. Si a todo eso le añadimos tus genuinos toques de humor y ese arranque mitológico tenemos como resultado un completísima entrada, la cual he disfrutado mucho leyendo.

    Valdecabras Explorer IV, hasta el infinito y más allá!!!

    Un abrazo galáctico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues si, como bien dices, ese Rincón Chico tiene un algo flotando en el ambiente que lo hace peculiar..entre piedras, fuentes y verdores.

      Una cosa muy rica de las rutas en Valdecabras es -como no- tomarnos los tercios en el Bar de Cabras que lleva Agapito, el hijo de Segundo, ya que es un bar serrano auténtico cervecero.

      Otro abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Como se las gastan estos acaudalados de la serrania, coche para la ciudad, todoterreno para el monte y seguro que yate para la costa :)

    Viendo esa primera foto y recordando la entrada del amigo Dani, a mi más que una nave espacial me parece una tortugo o un ave desplegando las alas, toma ya!.

    A mi además de las formaciones rocosas, una de las cosas que me sorprendió de la serranía (por desconocimiento), es la cantidad de arroyos, barrancos con agua y manantiales que hay, yo pensaba que era más de secano.

    Como siempre un bonito recorrido, en el que curioseando siempre se encuentran otras agradables sorpresas, como en el caso en el caso de los 3 mastuerzos o ese camino de herradura.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Eduardo.

    Para la costa y el mar poco iba a tener, lo cambio por una casita de piedra con chimenea en un pueblo serrano de estos a más de 1300 metros de altitud.

    Mira, lo ves, ya vas encontrando parecidos en las rocas y sin voll damm de por medio ;-)

    Yo siempre he pensado que una de las riquezas, sino la más, de la Sierra de Cuenca (Alto Tajo y Montes Universales) para lo meridional que está en el mapa de España, y lo relativamente cercana al Mediterráneo, es su régimen pluvial, y la cantidad de ríos grandes que nacen en sus montes. Eso y el frío que hace, que a mí personalmente en una sierra, y en estos tiempos de calentamiento global, es una baza que me encanta (El calor en el monte lo llevo cada vez peor)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Toni,

    Que pasada de ruta de maravillas calizas que nos has presentado, me quedo sin palabras.

    Veo que tienes predilección por los cráneos con cornamentas... jejeje

    Salud, caliza y cabezas con cornamenta!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola David.

    El día que me ponga a recopilar la de cascos, petos y armaduras de huesos tengo para hacer una entrada completa, jajaja

    Salud y Huesos!!

    ResponderEliminar