domingo, 28 de abril de 2019

LA HOZ DE TRAGAVIVOS POR SU VERTIENTE IZQUIERDA


Volvemos a uno de los lugares más espectaculares de la Sierra de Cuenca, la Hoz de Tragavivos u Hoz del Río Guadiela. Ya hace años que no la enseño en el blog, por lo que me imagino que gente que haya llegado a esta incansable bitácora en los últimos años no la habrá visto con mis ojos y recorrida con mis piernas. Vamos a hacer una ruta novedosa allí dentro.
En entradas anteriores la hicimos por su célebre y no tan recomendable canal, también por una aérea y complicada faja rocosa de su vertiente derecha, la Faja de Rocines, incluso un largo tramo por las feroces orillas del río. La ruta que os voy a enseñar, hecha hace también unos años por Ignacio y un servidor, va a transitar por su vertiente izquierda la que coge, aparte del término de Carrascosa, el único trozo del término de Cañizares.
La novedad en esta ruta, es que vimos que en los mapas sale un especie de senda que desde el canal sube por el empinada ladera hasta ponerse en lo alto de la vertiente izquierda, la de Cañizares; y desde allí, nos las apañaremos nosotros para intentar ir por la faja/bordes de ese lado.
Hacer un apartado para comentaros eso que digo de su canal no tan recomendable. Hará unos meses, una famosa revista de gran éxito y de tirada nacional, sacó un artículo de 8 rutas vertiginosas y espectaculares de España. Entre ellas estaban el Caminito del Rey en Málaga, las pasarelas de Montfalco entre Lleida y Huesca y algunas más, estando el Canal de Tragavivos incluida. Me encanta que revistas de ese tipo se fijen en zonas de España, siempre más olvidadas y desconocidas como la de Cuenca, aunque en este caso, pienso yo que hay que matizar, y explicar no solo los pros, sino también los contra.
La mayoría de las rutas aéreas de la revista son totalmente seguras, con sus barandillas y sus indicaciones, pero esta de Tragavivos no tiene barandillas, ni hay indicación alguna. Hay que recordar que estamos recorriendo un canal activo de una empresa hidroeléctrica, que lleva agua del embalse del Molino de la Chincha a la Central de Santa Cristina. El ancho del canal no es muy grande, y hay tramos que hay caída de unos 7/8 metros que son delicados. Por esto,  es lo que digo que no hay que recomendarla tan a la ligera, y si hay que detallarla más para que la gente venga informada por completo de las características de la ruta.




En todo caso, vamos a nuestra excursión. Después de dejar el coche en la presa del embalse y  asistir a un bello amanecer sobre las aguas de la Chincha, recorreremos un tramo del espectacular canal, hasta un punto que lo abandonaremos para buscar una senda que sale del canal y sube por esa ladera. La senda viene dibujada en el mapa y desaparecida en la faz de la tierra. Bien pronto empieza la guerra. Llega un momento que a Ignacio y a mí nos engulle la selva serrana, y debemos trochear como dos guías en la jungla del Vietcong. Llegará un momento, muy arriba, que encontraremos la bendita senda.

  Ya estamos en la presa a la que llegaremos por esta pasarela que va por encima del agua.

       Vamos a ver como avanza el amanecer sobre las aguas del pantano en tres instantáneas.





Ya hemos bajado al canal, en el que siempre que se pueda, hay que ir por el pasillo del interior (izquierda) pero no siempre se podrá.

                                Una foto de un tramo delicado del canal en otra ocasión.

                                                                         O esta otra.

Pero avancemos, pues al otro lado del canal, nos asoma detrás de este primer cingle rocoso de la izquierda, el Estrecho de Madereros.

Llegamos a un punto donde hay que dejar el canal y bordear por esa senda de la derecha hecha en la roca.

                                     Vamos a ver ese punto como lo verían los buitres.


     Clásica vista de Tragavivos donde saco a Ignacio, mi amigo de fatigas serranas.

Llega un momento que debemos dejar el canal. Nos metemos por ahí, pensando que puede ser el principio de esa senda.

Pero la realidad que es aquello es una lucha en toda la regla con la vegetación más cerrada e inextricable.

Llega un momento que lo mejor es ir a gatas, pasando por debajo de varios tejos, donde en su rellano tomamos un respiro.

Y ya muy arriba, muy pegados a las primeras paredes, encontramos lo que parece ser un tramo de senda.

La senda pasa por este aprisco pastoril, indicándonos que ya estamos muy cerca de la parte alta.

Una vez arriba, tendremos unas hermosas vistas, aunque no esplendorosos del todo, ya que la mañana se nota, y tenemos media hoz en la penumbra y la otra brillantemente quemada por el sol. Allí tocamos un poquito del sendero de pequeño recorrido 91 que viene de Cañizares y se asoma a la Hoz. Nosotros abandonaremos todas estas señales humanas para intentar recorrer la hoz por este lado izquierdo, yendo a ratos por la faja que se hace allí, asomándonos a los bordes.

                               Ya estamos arriba donde nos asomamos con cuidado.

                                        La luz/sombra desluce las fotos, pero no las vistas.

Como por ejemplo, al otro lado la Faja de Rocines donde fuimos con nuestros amigos Dani y Eva hace un tiempo.

Un poco más a la derecha nos sale la vista de todos esos recovecos de barrancos que forma el Arroyo de la Pobedilla, y que vienen a salir al Guadiela por el Estrecho de Madereros.

                                Debajo nuestro está el feroz bosque por donde hemos subido.

                             Que básicamente es el barranco del Arroyo de las Loberas.

Otras cositas que llaman la atención al otro lado, es esta vista de la Cueva de Rocines, tal como me indicó en su día Lisa Calle.

                      Ignacio también quiere su asomón a este espectacular mirador natural.

Nos topamos con las marcas del sendero PR-CU 91, que desde Cañizares llega hasta este mirador.

Vamos a avanzar por la repisa de la vertiente izquierda mientras abajo vemos como serpentea el canal.

Gran vista de la Faja de Rocines, con el "Canalón", esa hermosura de Brecha de Rolando particular, y encima de todo Cabeza Pinosa.

                                       Aquí toda la vertiente derecha vista de frente.

     Nuestra faja particular va perdiendo altitud y nos llegamos a poner muy encima del canal.

                                  Un vistazo atrás para ver la Hoz desde esta perspectiva.

                        Vista de la faja que estamos recorriendo desde el lado de la de Rocines.

Nos llegaremos a poner justo enfrente de la Hoz Somera en un lugar muy especial con vistas ya de la Herrería de Santa Cristina, y de allí, saldremos de la faja, cogeremos altura para coger la cabecera del Barranco del Mingote, por donde bajaremos siguiendo el brusco y descendente curso del arroyo de la Hocecilla que va por dentro de ese barranco. La vuelta la haremos integra por el canal que por mucho que lo haya transitado, siempre es una gozada recorrerla y comprobando como la geología se desata, y crea multitud de rincones, tales como el Covacho del Tío Chamana, una especie de aprisco donde la leyenda cuenta que este hombre entraba y salía de la Hoz agarrado a las patas de los buitres, y ya lo vimos de manera somera en la anterior entrada sobre la Hoz del río Guadiela.


          Llegamos a ese punto donde justo enfrente le entra ese enorme tajo al río Guadiela.



                         Es la Hoz Somera, sitio idóneo también para hacer barranquismo.

Ahí estamos el par de dos en ese punto exacto, que tiene un nombre pero no me acuerdo del mismo.

        Si miramos río abajo vemos como la Hoz sigue su curso entre inmensos paredones.

                                      Apuramos el zoom porque al fondo vemos algo.....

                 La aldea de la Herrería de San Cristina, ubicada en sitio bucólico y recóndito.

Si miramos río arriba, primero nos aparece el lado derecho de la Hoz, con toda la faja de Rocines bien delimitada.

               Y todo el ancho de la hoz con el claroscuro típico, al ser un día soleado.

                                                  Toni Gyp Virtudes Fulvus Segarra.

Seguimos avanzando y perdiendo un poco de altura, mientras seguimos viendo cosas curiosas como ese mogote columna adosada a la pared.



             Espectacular panorámica de Somera y Tragavivos. Pinchen para verla en grande.





 Dejamos la Hoz para buscar como acceder al Barranco del Mingote, uno pequeño que le entra a Tragavivos por esta parte.

Que nos va a venir de perlas para poder volver a acceder al canal e iniciar el regreso por el mismo.


Ya estamos en el canal, del que no pondré más fotos pues ya lo mostré en el blog en dos ocasiones.

                      Pero si pondré de las enormes paredes rocosos de los lados de la Hoz.


                                         Y de esos detalles que surgen al agudizar la vista.

                                Nos salimos del canal, pues quiero enseñarle a Ignacio esto.

                                                              El Covacho del tío Chamana.

                                                                Lugar especial para..................

                                                      otear la magnificencia de Tragavivos.

                                                                               Y su canalón.

Aparte de servirse de los buitres para entrar y salir de la Hoz -como dice la leyenda, el tío Chamana puede ser que se friera unas buenas tajadas de tocino en su covacho.

Al bajar a ver el Covacho, también se nos abre la vista del Guadiela, que desde el canal casi nunca se aprecia.

      Volvemos al canal pero antes nos encontramos con manantiales que nacen allí dentro.

                      De vuelta, saco a Ignacio en otra de esas clásicas de Tragavivos.

Y me despido con dos fotos,  esta del atardecer sobre el embalse. Buenas horas hemos pasado Ignacio y yo allí dentro.

Y una última del embalse con la presa en medio,  y como esa abertura en la roca es la puerta de entrada a la Hoz de Tragavivos  u Hoz del río Guadiela.

                      Plano con la ruta realizada, siendo el círculo el principio de la misma.


Hasta la próxima!!

12 comentarios:

  1. Magnífico. Para variar. Pronto volveré por allí. Y pronto también echare mi piragua en Chincha, Sin tardar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis.

      Muchas gracias por comentar, y que gran plan es montar en piragua por la Chincha, y que afortunadamente lo he probado, un día de piragua y baños, hace unos años.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni,

    De nuevo, impresionante y aventurera ruta la que nos muestras.

    Que gozada poder transitar por dentro, fuera, arriba, a esta preciosa hoz, y como no podía ser de otra manera, con un trochemoche en toda regla.

    Cuanta razón tienes matizando los problemas de promocionar una ruta sin especificar la dificultad ni los peligros de la misma, ya que luego vienen los accidentes.

    Salud, canales y hoces espectaculares!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola David.

    Los trochemoches allí dentro nos los hemos sacado un poco de debajo de la chistera pues no está aquello para trochear mucho.

    La ruta oficial es bajar desde la presa todo el canal hasta la aldea de la Herrería de Santa Cristina, aunque luego volver por el canal otra vez es un poco tostón, por lo que un 2º coche en la aldea no es mal plan.

    Ya has visto en ese par de fotos que el ancho del canal puede tener unos 40/50 cm sin barandilla. Alguien con vértigo no es nada aconsejable y aun sin vértigo hay que ir mentalizado en esos tramos. Era la revista Oxigeno que la recomendaba tan alegremente, hablando de su espectacularidad y belleza sin hacer hincapié en la delicadeza del tránsito por esos tramos de canal.

    Salud, trochemoches y pasos seguros.

    ResponderEliminar
  4. Hola Toni.

    Otra buena opción para disfrutar de ésta hoz tan salvaje y menos conocida.
    Que buenos recuerdos de Tragavivos cuando la hicimos por el Poyal de Rocines. Dar con la vieja senda costó un poquillo con aquellos feroces bujedales del principio, pero te adelantaste en plan bulldozer y allá que fuimos. En el puntal donde confluye con la Hoz Somera recuerdo que descubrimos un madroño, poco habitual por esas asperezas serranas,y de ahí subirnos el laderón para encaramarnos a la parte de arriba.
    Desde entonces no he vuelto por allí pero habrá que inventarse algo como excusa para volver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Me acuerdo perfectamente de aquella rutaza que nos hicimos tú, yo y mi hermano. Nos lo pasamos en grande. Aún me pregunta mi hermano por ti alguna vez.

      Yo la verdad que llevo mucho sin ir por allí, ya que esta entrada con Ignacio puede ser de un poco después de la nuestra, por lo que ya han pasado unos años.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que chulo Toni y que recuerdos, yo ahora con los niños hacemos cosas mucho mas suaves (no sea que se les atragante) pero todo se andará. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Pues si, yo me esperaría a que los niños sean mayores y entonces si se les puede llevar a estos parajes.

      Gracias por leerme y comentar.

      Eliminar
  6. Hola Toni.

    No he podido evitar que se me escapase una sonrisa al leer Tío Chamana y recordar cuando te escondiste en esa covacha de la Faja de Rocines y te poseyó su espíritu jajaja, qué risas nos echamos, y que buen día pasamos en Tragavivos, a pesar de lo dificultoso que fue en todo momento el avance. Recuerdo aquella ruta como espectacular, pero chico, viendo ahora nuestro radio de acción desde la vertiente contraria me lo parece aún más. En la primera foto que destacas la Faja de Rocines se ve perfectamente por donde entramos en ella, y en las siguientes se aprecia mucho más el patio bajo la faja. También me ha parecido espectacular la perspectiva de ese puntal al que nos asomamos a la Hoz Somera.
    Respecto a la ruta que nos muestras, pues sencillamente grandiosa, hay muchas fotos en el que el paraje se muestra majestuoso, si a eso le añadimos el tramo del canal (tampoco entiendo como esa revista ha podido recomendar a la ligera un lugar tan poco seguro) y esa pequeña batalla con la ruda vegetación serrana tenemos una ruta 100% Magia Serrana. Preciosas las fotos matinales del pantano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Es que fue otro de esos sabados sabadetes que nos tocó tute antes de volver a Qnk con Maru y Nacho. Fue la vez que luego iríamos a Beteta a ver a Pato, no? y tomarnos las birras.
      No me acordaba de esa curiosa oquedad con ese edificio tobaceo de forma extraña, donde las voces se aumentaban entre decenas de buitres del tío Chamana.

      Que lástima que la faja de Rocines no tenga un sendero limpio y señalizado por esos pasos entre riscos y miradores con barandillas en ese esquinazo sobre la Hoz Somera o sobre la brecha canalón. En fin, la verdad que fue durillo por la vegetación pero bueno, desde el canal de abajo se ve bien por donde va aquello.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Toni...
    Estaba tratando de ponerle un adjetivo a esta ruta,que no sean los habituales de espectacular o impresionante(que por supuesto lo es) y diría que "sublime",pero da igual todos los que le pongamos,porque esa Hoz de Tragavivos(por cierto el topónimo,parece de peli de terror...jajaja),desde luego que es una maravilla de la naturaleza y sin duda creo que como siempre,mejor verla en "directo",pero por supuesto,gracias por mostrarnos toda esa belleza.
    ¿Mas calificativos?...pues aérea,aventurera,salvaje...en fin "Magia Serrana",en toda regla.
    En cuanto a la aclaración que haces al principio,sobre rutas a lo largo y ancho de nuestra península que recomienda tal o cual revista,coincido contigo o David,en que esa valoración,es muy subjetiva y por desgracia hay algunas calificadas casi como un "paseo",que luego sorprenden a es@s numeros@s "senderistas de polígono",que quieren "visitar" todo lo "bonito" de la geografía española.
    En fin,otra gran entrada Serrana,la que nos has mostrado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Juane.

    Otro de esos sitios que tenéis que poner en la agenda, si alguna vez volvéis por estas tierras, jejeje.

    Si si, tienes razón con esos senderistas de polígono -me encanta esta denominación. No lo he mencionado por no darle el toque funesto pero a lo largo de los años en este canal de Tragavivos ha habido algún accidentado que por supuesto para luego sacarlo de allí, se las han visto putas lo de rescate de los bomberos y Guardia civil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar