lunes, 22 de abril de 2019

SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LA HOZ -Alto Tajo-


En nuestro vecino Parque Natural del Alto Tajo en la parte de Guadalajara hay un paraje que hay que visitar obligatoriamente si se pasa por allí cerca. Nos estamos refiriendo al Santuario de la Virgen de la Hoz en el término del pueblo de Corduente, muy cerca de Molina de Aragón, capital de esta comarca guadalajareña, comarca de transición entre el Alto Tajo y esas parameras que van cediendo en el carácter agreste hasta fundirse con la árida meseta del sur de Zaragoza.
El santuario tiene su historia antigua que ahora contaré un poco por fuera pero lo que le da valía de verdad al lugar, y discúlpenme los amantes de arte religioso histórico, así como los fieles devotos del catolicismo, es la Madre Naturaleza, a la que de verdad Maru y yo vamos a venerar.



Ubicado dentro del cañón del río Gallo- camino a echar sus aguas al Tajo-. Llama poderosamente la atención el paisaje de roca rodeno, aunque en este caso las areniscas anaranjadas vienen en forma de alargadas torretas rectangulares y separadas unas de otras. Abajo discurre apaciblemente el Gallo con su chopera continua y toda esa suerte de vegetación fluvial exuberante y frondosa.
El Santuario lo construyeron, adosándolo a la base de estas torretas naturales de rodeno por lo que la  visión de esas construcciones pegadas a la roca, tanto cuando uno llega con el coche, o cuando sube por la senda del vía crucis, es sublime. Cualquier época es buena para visitarlo, pero en otoño, un día algo lluvioso, donde resalten el naranja del rodeno con el verde de la vegetación, se convertirá en el momento idóneo para captarlo.


                                     Llegamos con el coche desde Molina de Aragón.


Toda una maravilla esa primera visión del rodeno con ese enorme espolón puntiagudo.


 Sobresalen también la ermita (izquierda) y la casa (derecha), hoy en día hospedería y restaurante.


                                Curioso como se entremezcla el rodeno y la construcción.


              Echamos un vistazo al río Gallo por dentro del cañón y sus frondosas riberas.


                                Avanzamos para buscar la senda que sube a la parte alta.


                                                Un vistazo a la parte trasera de la ermita.


                                           Ya hemos encontrado el principio de la senda.


                                               Empiezan a salir las paredes de rodeno.


   Dicha senda es conocida como el Vía Crucis, muy acorde con la religiosidad del santuario.


              Vamos cogiendo altura para ver el cañón del Gallo en buena perspectiva.


Lástima por los que no puedan subir por cuestiones físicas o de edad, pero también vimos gente "sana y joven" que no subían por que está muy cuesta arriba. Peor para ellos.




                                Pinchen la panorámica para verla en grande.



                                     Guaaauuu, los huecos y pasillos que se forman!!


   Llegamos a esta repisa, donde una valla delimita para que no haya incautos que se asomen.


                           Encajonamiento del río Gallo justo donde está el Santuario (I)



                                                                 Encajonamiento II


                                                         Como asoma el santuario.


Que lástima por esos vagos y sanos que no suben hasta aquí por que les parece mucha cuesta.


Después de ver desde esta repisa, volvemos para atrás, pues aún tenemos que subir a la parte alta.


                        Se mantienen  aún las viejas escaleras que subían a la parte alta.


                        Desde aquí se ve a la gente que sube por la serpenteante subida.

Nosotros, ya a punto de llegar arriba, vemos que un ramal del sendero se mete entre el rodeno.


                                 Cualquier lugar es un buen sitio para otear las vistas.


                             Como por ejemplo esta donde vemos la repisa de antes.


Este ramal de sendero pasa por estos estrechos donde la barandilla impide que entre vértigo.


                               No faltan en este cautivador paisaje una cueva como esta.


                                             Desde cualquier ángulo es un pasada.


                      El Santuario hay que intuirlo porque no se ve en casi ningún lugar.


                                                           La cueva vista desde frente.


Tenemos buena perspectiva del río Gallo que ya va por dentro de su hoz hasta volcar sus aguas en el Tajo.


           Ahora si que estamos en la parte alta, viendo que es un bonito pinar de rodeno.


                        Otra vista de la repisa desde un mirador que hay en la parte alta.


                     Vamos a adentrarnos en el pinar, ya que hay un campamento juvenil.


Como no, el comedor precioso, de madera y rodeno. Esto si que es integración en la naturaleza, y no como en otros lugares.


                                                   Y un pequeño refugio de pernoctación.


                             Volvemos hacia el santuario, y por fin aparece un servidor .


                       Que bonita debe estar la hoz con los chopos verdes/dorados.


                                                                 Iniciamos el descenso.


            Visitando viejas construcciones pastoriles que hay diseminadas por aquí arriba.


     Nos asomamos a un saliente que hay por aquí para poder atisbar un poquito de la ermita.


El Santuario es antiguo pues data del siglo XII y su origen no es una historia muy original que digamos. Poco tiempo después de reconquistada Molina en 1129 por Alfonso I El Batallador, un zagal del pueblo de Ventosa, buscando una oveja perdida, encontró una imagen de la virgen. Para que no la profanaran los árabes, que aún se ocultaban por estas sierras, la escondió entre esos peñascos de rodeno.

Para hacernos una idea, la reconquista de Cuenca fue en 1177, por lo que pasaron más de 45 años para ir expulsando a los árabes cada vez más hacia el sur en toda esa comarca entre Molina de Aragón y Cuenca.
A cuantos pastorcillos se les habrá aparecido la virgen o habrán encontrado vírgenes a lo largo de toda la geografía peninsular en estos últimos siglos. Seguro que podríamos hacer una serie de Netflix de innumerables temporadas.
Lo que si sabemos que a raíz de esto, y asegurado el lugar del infiel sarraceno, pronto se construyó allí una ermita y una casa para alojar a los devotos de otras comarcas que venían a venerar esa imagen de la virgen.
Al principio parecer ser que aquello estaba bajo la Orden de los Templarios. Extinguida esta orden, pasó a manos de los Monjes Cistercienses, para luego estar bajo el Cabildo eclesiástico de Molina. Hoy en día, hasta 12 pueblos acuden a venerar la virgen en época de romería.


                              Ya estamos dentro los diferentes compartimientos de la ermita.

         Construida con la piedra del lugar y multitud de detalles como esa fuente antigua.


                                                                               Otros detalles.

                                                                     Entrada a la ermita.


                                                Una foto rápida del interior de la misma.

                      Al levantar la cabeza, vemos esa conjunción del santuario y la roca.


                         Hay sitios donde esa conjunción se ve perfecta y armoniosamente.


Por fuera la ermita no lo parece tanto pero la capilla y altar están en parte excavados en la roca.


                   Las cervezas nos esperaban en la Hospedería que hay al lado.


A modo de anécdota personal, después de las birras salimos pitando para Cuenca, y allí, debajo de la barra del bar, me dejé mi mochila Columbia, con un bocata dentro que nos había sobrado.
Al llegar a Cuenca y darnos cuenta del olvido, llamamos para que nos la guardaran, ya que yo pensaba volver al finde siguiente por la zona y hacer alguna ruta por esa parte del Alto Tajo. Pero nos dijeron que a partir de ese finde cerraban 4 meses (cierran los meses invernales), o sea que debiera recogerla cuando volvieran a abrir otra vez, después de ese plazo.
Con el tiempo, olvidé esa mochila, pero me da la risa solo pensar en el olor del bocadillo allí dentro, cuando alguien abriera la mochila después de unos cuantos meses cerrada.
¡¡Hasta la próxima!!

18 comentarios:

  1. Saliendo de Ventosa hacia Teroleja, al cabo de unos setecientos metros, aparece una pista forestal a mano derecha.
    Subiendo por esa pista, después de aproximadamente dos kilometros y cien metros de desnivel se puede coger otra a la derecha que termina a la altura casi del santuario pero en la otra vertiente del rio.
    Es una ruta bastante bonita y da otra perspectiva de la hoz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Anónimo.

      Gracias por el dato de como llegar por el otro lado, ya que la vista del santuario visto desde arriba y del otro lado, debe ser muy chula también.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo
      Si quieres te puedo enviar alguna foto para que te hagas una idea

      Eliminar
    3. perfecto. Mi correo es virtuditas@gmail.com

      Gracias.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Sin duda una visita obligada que tengo pendiente desde hace bastante tiempo, la pena es que la circular salen unos 9 kilómetros y se me hace corta para el tiempo en coche que tengo y por la red no he visto opciones para alargarla, seguro que tu que has vuelto por la zona me puedes dar alguna idea.

    Lo que tampoco conozco es Molina de Aragón, es famoso su castillo, pero el resto ... merece la pena?.

    La subida se ve bastante fuerte, pero bueno si hay escaleras se hace más cómoda, el que no suba el se lo pierde, mejor para los demás que estarán más tranquilos. Es una pena, pero seguro que después esa gente se hace un selfie y cuatro fotos, las sube por la red y a fanforrear que han "estado".

    Entre tu y yo, vamos equipando a la gente :) menudas cabecicas que tenemos, por cierto menudo mangazo de agua que lleva el río Mundo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Ya me comentaste alguna vez que tenía pendiente este paraje, y ya ves que es un pasada. Molina de Aragón es un buen complemento, aunque se ve rápido. Por el centro que pasa el río Gallo, tiene una parte con puentes que es chula, aunque lo mejor será recorrer las murallas (que nosotros no lo hemos hecho) y me imagino que así, llevará algo más de tiempo.

      Si la verdad que bajar solo para ver el santuario y Molina es poco si vienes solo o con algún amigo senderista. Si vienes con niños, ya es más factible.
      Aunque no sea mi zona, si me conozco cosas que andar por allí. Por ejemplo, ir a ver la Laguna de Taravilla a 22 km de Molina es una buena opción. Esta dentro del valle del Tajo, y hay varias opciones senderistas para combinarlas con el Salto de Poveda u alguna otra cosilla.

      Lo de la mochila, pues una muesca más a mi revolver de despistes y pérididas. Oye, cómo sabes que he estado en el nacimiento del río Mundo?

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Espectacular paraje de rodeno y del que me habían hablado muy bien y con razón después de ver tu reportaje. Sin duda nos lo apuntamos en la agenda, y dada su cercanía con Molina de Aragón, aprovecharemos para visitar esta ciudad, que aún no conocemos, y así en escapada montañero-turística, mataremos dos pájaros de un tiro.

    Con tu historial de descuidos ya casi no sorprende lo de la mochila jajaja, y oye igual el bocata cuando lo descubrieron, tratándose de un lugar de poder, estaba intacto...el bocata incorrupto de San Antonio Virtudes jajajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues puede ser perfectamente otra zona para vernos, aunque esta vez no es muy intermedia pues pilla lejos, sobre todo a vosotros.

      La santa reliquia de mi bocata violín...uummmm, además conociendo como me gusta mezclar salsas e ingredientes, aquello seguro que al cabo de 4 meses habrá corroído hasta el papel albal, impregnando todo de un olor como de incienso místico...jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola familia !!! Un lugar realmente pintoresco que tuve ocasión de visitar hace un porrón de años aunque en plan "tipical tourist". Entonces tenía yo la montaña un tanto aparcada, aunque de haberme informado, no me hubiera quedado con las ganas de subir por esa preciosa senda escalonada entre el rodeno, te lo aseguro. Además, esta entrada tuya me ha servido para recordar una graciosa anécdota con un anciano que había tomando el sol en el vecino Torete que se descojonaba al vernos dar vueltas con el coche intentando salir del pueblo ... Inolvidable momento.

    ResponderEliminar
  5. Hola Paco.

    Jejeje, cuesta recordar que uno tuvo un pasado -no muy senderista- y -si muy tipical tourist- A mi me pasa, y hay parajes y lugares a los que he vuelto años después, ya en plan senderista a tope, y los he redescubierto y me han gustado más todavía.

    Ya me imagino los pensamientos del viejo de Torete, como diciendo pero que hacen dando vueltas estos despistaos de la ciudad....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Toni,

    Siempre es una gozada ver como las edificaciones se mimetizan con el entorno, y es que antaño se miraba más por respetar el entorno y aprovechar los recursos naturales que no ahora, donde nos hacen falta leyes que prohíban para evitar que se construyan mamotrechos en lugares que no toca.

    A parte de lo bonito del lugar a nivel arquitectónico, decir que lo que más destaca es a nivel paisajista, que gozada es ver esos acantilados y formaciones de rodeno, uno nunca se cansa de pasear y asomarse a los cortados, todo y que a mi me cuesta bastante el asomarme.

    Que miedo cuando abrieran la mochila meses después, seguro que al bocata le habían salido extremidades y todo...

    Salud, rodeno y mochilas extraviadas.

    ResponderEliminar
  7. Hola David.

    Tienes razón en que estamos tan habituados a ver construcciones en la naturaleza que no guardan armonía ninguna, incluso destrozan paisajísticamente el paraje, que cuando encontramos una, como este santuario, que es puro mimetismo perfecto con la naturaleza, nos quedamos maravillados.

    Te imaginas al reabrir la hospedería otra vez, 4 meses después, y ver que no va nadie a recoger la mochila, que al abrirla en bocata se lanza a la cara del sujeto como si fuera un alien y no se lo pueden quitar ni con ventosas.

    Salud y bocatas aliens.

    ResponderEliminar
  8. Hola Toni...
    Impresionante esa parte de la "Espadán Conquense"...jejeje.
    Una pasada todo el entorno de ese Santuario de La Hoz y que por supuesto también me quedo con tu visión mas natural que religiosa del lugar.
    Aunque como comenta a Eduardo sea un recorrido de unos 9 kilómetros,creo que te puedes dar como muy satisfecho con lo que puedes ver.También es verdad que si vienes de "algo" mas lejos,siempre quieres darle un poco mas de empaque a la visita.
    Recuerdo haber parado a comer en Molina de Aragón,camino de Vega del Codorno,con fama de ser uno de los pueblos más fríos de España.No hubo visita ni antes ni después de comer,pero buena opción es complementar el Santuario y Molina.Apuntado queda.
    Genial lo del bocata incorrupto de Dani...jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Aparte de MOlina y el Santurio, si vienes de más lejos, y eres de andares, hay que recordar que del Santuario hacia abajo, el sur, empieza el Alto Tajo, y allí hay rutas para todos los gustos, o sea que llegar hasta aquí merece la pena.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Toni, hace tiempo que no pasaba por aquí, me ha encantado este reportaje tan bueno que haces, he estado el este paraje pero las fotos que tu haces por estas montañas para mí es imposible.
    con tu permiso lo comparto en mi Face.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josefina.

      Por supuesto, que puedes compartir todo lo que hago. Dan a conocer estos parajes tan bonitos que tenemos alrededor es algo que debe ser obligatoria para que venga gente y no nos vayamos quedando tan solos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Toni, leyendo estos comentarios recuerdo que hace muchos años visité este paraje como turista y por supuesto solamente vi el santuario, de subir a lo alto nada de nada.
    Pero también recuero, y me declaro culpable, de un viaje al Parque de Ordesa, palabras mayores, hace muchísimos años, aquella mañana subí a la cola de Caballo con una chaqueta de aquellas del Lagarto, con un par, lo que es un dominguero en toda regla.

    Menos mal que hace pocos años pude volver a reconciliarme con el parque y conmigo mismo haciendo la circular por la Senda de los Cazadores.

    Que cosas nos pasan!!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Luis.

    No te preocupes, que yo, y seguro que todos los senderistas de bien que aparecemos por aquí, hemos tenido una primera etapa turistilla, y muy de coche, y cuando había cuestas ya estábamos quejándonos.

    Luego hemos vuelto a esos sitios con el modo senda y nos hemos dado cuenta, lo que se pierde uno, por no tener un poquito de forma física y querer hacer todo con el coche.

    Un saludo.

    ResponderEliminar