domingo, 20 de octubre de 2019

LA SERREZUELA Y LA DEHESA BOYAL DE VALSALOBRE Y CARRASCOSA DE LA SIERRA


Una zona de la Serranía de Cuenca que me encanta recorrer, y que, curiosamente, no he enseñado aún mucho en el blog es la parte norte de la Serranía, la que linda con Guadalajara, y básicamente me refiero a los montes de tres pueblos serranos y son El Pozuelo, Carrascosa y Valsalobre. 
En esta entrada vamos a ver dos parajes –mejor dicho tres- de este último y bello pueblo en dos épocas distintas. Por un lado, nos iremos a ver un bosque mágico y peculiar. De hecho está protegido con la figura de Monumento Natural y es La Serrezuela de Valsalobre de 734 hectáreas. Os lo voy a enseñar un poco por fuera y con las fotos os iré desgranando y contando cosas de este ecosistema tan especial.
El segundo lugar, lindando con la Serrezuela de Valsalobre está su Dehesa Boyal que se funde también con la Dehesa Boyal de Carrascosa de la Sierra, “el Lugar” para los oriundos, incluso con la del Pozuelo de la Sierra. En esta entrada verán fotos de la Dehesa de Valsalobre y también de Carrascosa de la Sierra.

Y por otro lado, el tercer paraje un poco más apartado de la Serrezuela pero cerca del pueblo de Valsalobre es la Cueva de la Covatilla, un paraje pequeño donde la geología se muestra caprichosa y ha hecho unos pasillos y huecos en el suelo, y donde se aprecia mucha actividad ganadera, incluso fue refugio del Maquis en los duros años de la posguerra.


Vamos a Valsalobre, históricamente una de las aldeas pertenecientes a Beteta, hoy en día, a datos del último padrón con 28 habitantes. Zona fuertemente despoblada.


Ubicado dentro del pequeño y alargado valle de Arroyo de las Pontezuelas que ya os enseñaré en otra ocasión, y famoso por sus salinas en tiempos pretéritos.


        Subimos uno de los lados del arroyo de las pontezuelas para internarnos en el pinar.


Que es la superficie de la muela que ocupa la Serrezuela y los hermosos pinos que la pueblan.


        Nos topamos también con la torreta forestal y su refugio para vigilar estos bosques.


            Sitio idóneo para poder pernoctar cuando se hace espeleología o senderismo.


Como ven, he dicho espeleología y prontamente nos empieza a salir el relieve kárstico de tormagales y lapiaces tan típicos de la Serranía de Cuenca.


Enderezando el pino. La Serrezuela es un de los grandes refugios de insectos y mariposas como la nocturna isabelina.


Hay partes que el terreno comienza a volverse completamente irregular y caótico con grietas y agujeros y mucha vegetación por sus interiores.


                               Y también nos empiezan a aparecer cantidad de simas.


                       No se andan unos cuantos metros sin que salgan simas de incierto fondo.


  La Serrezuela de Valsalobre es la región de España que más simas tiene por metro cuadrado.


                  Todas las veces que he estado, me he encontrado con espeleólogos.


Es asombroso asistir a tal representación masiva de agujeros de todos los tamaños y formas.


Hasta que llegamos a la zona donde están las dos Juanas. Vemos un todoterreno que nos indica que hay espeleólogos en su interior.


Efectivamente hay tenemos a dos dispuestos a bajar. La Juan Herranz I es una sima mítica para la espeleología de la zona centro de España y tiene un desnivel de -123 metros. Decir que a fecha 12/10/2019 desgraciadamente acaba de morir un espeleólogo en su interior, parece que de un infarto.


Mi hermano y yo miramos super curiosos que pozo más negro se intuye allí abajo. Si alguien nos llega a decir que un par de años después la bajaríamos nosotros, le habríamos tildado de loco.


Nos acercamos a ver también la sima de Juan Herranz II, con un desnivel de -173 metros.

Comentar aquí que al cabo de año y medio de esta ocasión, mi hermano y yo nos apuntamos a la asociación de Espeleología y Barranquismo ARA, y aunque no estuvimos mucho tiempo en ella, sí nos dio tiempo a bajar a algunas simas, entre ellas la Juan Herranz I, conocida como por los espeleólogos como la Juana I. Acompañados y guiados por dos titanes como el Abuelo y el Orozco, entramos hasta su fondo, recorriendo sus recovecos y su bello lago interior. Como comprenderán, bastante tuvimos los dos primerizos hermanos en entrar y salir, como para estar haciendo fotos, por lo que no tengo fotos de aquella experiencia.


Dejamos la Serrezuela y nos metemos en lo que se considera la Dehesa Boyal, primero de Valsalobre y luego de Carrascosa.


  En una ocasión de principios de invierno fui con Maru y mi madre a ver el espectáculo de los robles.


Y la otra con Román cuando vimos la Serrezuela y luego la dehesa en época de principios de primavera.


    Un espectacular paisaje en de las Dehesas serranas con sus Robles quejigos trasmochados.


                         Con ejemplares tan curiosos como este roble trasmochado.


                                     Al que bautizamos como el Roble pelota.


                    Un bosque mágico que alcanza su auge desde primavera hasta otoño.


El trasmoche de los robles hace que parezca que los árboles cobran vida y son como Ents de Señor de los Anillos, primos pequeños de Barbol y sus compañeros.


                            Quedan restos de ejemplares que ya fenecieron de viejos.


                             Y donde fijarse en mil detalles como sus recovecos grotescos.


Aunque con estos prados verdes y esta fresca sombra es sitio idóneo para sacar la comida, vamos a seguir más para adelante.


De la vez con Maru y mi madre llegamos a esta parte de la dehesa de Carrascosa, donde vemos que el Roble se mezcla con el pino.


     Este si es el sitio que buscamos para comer y explayarnos con este paisaje tan bucólico.


                                              El merendero de la Fuente de la Mimbrera.


                 Por los pelos llegamos a abrazarnos a este venerable habitante de la sierra.


Vamos a ver el paraje de la Cueva de la Covatilla, en la ocasión que fuimos con mi madre, donde un poco antes de llegar a Valsalobre, cogeremos un carril a la izquierda, y al poco dejaremos el coche y empezar a andar siguiendo las marcas de sendero de Turibec, la mancomunidad de municipios de la Sierra norte, y de la que tuve el gusto de presentar hace años su guía de senderos en la Feria del Libro. Es una rutita muy cortita, ideal para combinarla con un otra por la Serrezuela o por la Dehesas, o por el pueblo remontando el Arroyo de las Pontezuelas,
incluso tenemos muy cerca llegar al pueblo fantasma de Valtablado de Beteta. Como ven, las posibilidades senderistas de esta zona son inagotables.


Comienza la ruta pero antes nos empapamos de la historia y características del paraje leyendo los paneles.


                            Comienza con una vieja senda con muy buena pinta.


                           Le sigue un viejo puente sobre el Arroyo de las Pontezuelas.


                    Al que vemos que baja con agua que va directa al Guadiela en Beteta.


Subimos un poco ya que el paraje está en lo alto de la ladera del vallecete del Arroyo de las Pontezuelas.


                               Desde aquí tenemos esta bonita vista de Valsalobre.


                El sendero pasa ahora por un húmedo y frondoso bosque de encinas.


Laura y Maru, dos buenas senderistas me he buscado para conocer parte de los montes de Valsalobre.


Hasta que llegamos a una zona donde se aprecian multitud de huecos y pasillos hundidos en el suelo.


A falta de ver una cueva propiamente dicha, yo entiendo que la Cueva de la Covatilla son todos estos agujeros y pasillos.


   Que como nos explica el panel inicial, fueron refugio de Maquis después de la Guerra Civil.


Lastima del contraste entre el día soleado y la humedad de estos interiores pues se podían haber conseguido unas fotos mejores.


   Alguno de estos pasillos te hunden hacia dentro sin salida y tienes que volver hacia atrás.


   O buscar una salida entre la maraña. Me encanta esta foto de como tuvimos que salir de unos de esos agujeros.


No solo hubo maquis sino vemos restos de antiguos corrales o refugios aprovechando estos huecos y pasillos.


    Quedan restos de las últimas nevadas en las umbrías. Después de esto, ya toca volver al coche y a casa pero antes pararemos a tomar las cervez.....ejem ejem ....a tomar algo.


 Pasamos por esta curiosa figura hecha en madera que indica el desvío para ir al Albergue Boletus, un campamento juvenil privado para chavales en Beteta.


Y en Vadillos paramos en este sitio donde la lumbre nos calienta gustosamente del frío que nos ha hecho, pero ¡alto! ¿Qué es esto? ¿y la cerveza?????  si estoy con un café con leche!!!! Quédense con esta imagen porque no creo que la vean muchas más veces: Toni Magia Serrana sin cerveza.



   Zonas aproximadas donde se encuentran los espacios que hemos visitado en esta entrada.

                                    Hasta la próxima!!

10 comentarios:

  1. Como siempre Toni, me he recreado con este serrano paseo por las dehesas de Valsalobre y Carrascosa hasta la cueva de la Covatilla, infringiendo-me unas terribles ganas de volver a la sierra para poder sentirlo en directo. Gracias por el paseo y esas fotos comentadas en tan buena compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patxi.

      Me encantan tus recreaciones tan evocadoras y sugestivas desde la distancia de mis rutas serranas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni...
    Otra gran muestra,como apuntas del inagotable potencial senderista de la Serranía y que tan bien nos sueles mostrar.Unas veces con más aventura que otras,pero siempre es un placer.
    Sin duda esta entra por esa Serrezuela de Valsalobre(una pena lo de la despoblación),con esa infinidad de simas la hacen muy atractiva,sobre todo para los espeleólogos como comentas y por lo leído,también hiciste "tus pinitos"...jejeje.
    Ese bosque de Las Dehesas es magia pura,mejor dicho Magia Serrana,realmente impresionantes esos robles,que hubieran hecho buenas migas desde luego con Barbol y Cia.
    El remate final con ese magnífico "paseo" entre lo que parece un laberinto,en la Cueva de la Covatilla,aunque sus paredones guardaran historias muy tristes de nuestra triste posguerra,es otra joya serrana.
    ¿Cafe con leche?....jajajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Jjejeje, esta entrada no es muy aventurera (en comparación con otras que tengo) pero no siempre voy a estar a lo Indiana Jones aunque ya vendrán entradas de ese tipo ;-)

      La verdad que esto por que lo tracé yo en varias excursiones, pero una ruta saliendo del pueblo, ir a la Serrezuela, bajar por las Dehesas de los dos pueblos y volver a Valsalobre por la Covatilla puede ser ahora en otoño una ruta de unos 15 km muy bonita.

      Es que si me puedo tomar un café con leche yendo de ruta si a la hora de comer estamos cerca de algún bar pero acabar la ruta, entrar al bar de finalización y no pedir cerveza hace muuuuuucho que no lo hago, jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni,

    ¿Que te ha pasado? ¿Que es eso que tienes en la mano? ¿Un Café con leche...? Toni, que te ha pasado, tu antes molabas... jajaja

    Bromas a parte, que pasada de dehesas que nos has mostrado, y que impresionante zona de simas, para andar por esa zona has de estar muy atento a no acabar cayendo en una de ellas.

    La zona de la Cueva de la Covatilla me ha encantado, que gozada transitar entre esos paredones y poder salir de ellos entre vegetación, además parece que lo tienen todo bien conservado y con información interesante sobre la historia de la zona.

    Salud, birras y café con leche calentito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Este toni no es el toni que tú conoces. Era otro que sin llegar al cola cao como Dani, era capaz de echarle gaseosa a la cerveza, jejeje.

      En la sierra de Cuenca hay muchas dehesas de robles y otros árboles que son muy impresionantes para recorrerlas. La poca población y el aislamiento de la sierra de Cuenca por otra parte hace que se conserven en muy buenas condiciones.

      Los sitios de esconderse los maquis siempre eran lugares muy raros pero muy chulos.

      Salud y cafe con cerveza, buuuuahhh!!!

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Una gozada poder recorrer esas dehesas, pobladas con pinos y magníficos robles trasmochados, una tarea que aquí en Aragón también se hace, pero no sabía si era solo aquí o es habitual en el resto de España.

    Ahora con el otoño, tiene que estar espectacular, y con estás últimas lluvias más aún. La zona de las simas, es curiosa, pero hay que ir con cuidado, yo nunca he hecho espeleología, pero no me importaría.

    En cuanto a lo del café con leche, pues oye, ya sabes el dicho de que el mejor escribano echa un borrón :), pero también es cierto que en una tarde de invierno, un café con leche o un buen caldo (sobre todo este último), el cuerpo lo agradece.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Yo juraría que lo de trasmochar algunos árboles se hace en toda España pero tampoco lo sé a ciencia cierta.

      Estas fotos son de hace unos años, y al verlas me entran unas ganas de volver a subir a esos parajes pero a ver si puedo que luego entre compromisos e historias no tengo tantos días para diversificarme.

      Yo, creo que ya sabes, que diferencia la espeleo vertical y la horizontal. La vertical ya dejé de hacerla al ser más dura, saber y practicar con continuidad técnicas de progresión vertical, por lo que con el tiempo he ido a lo fácil y ya no la haga, pero en cambio una buena cueva horizontal no es difícil, más allá de conocer la cueva, y no importarte reptar por el suelo en pasos muy bajos y angostos.

      Que lo suyo una tarde de invierno despues de una buena ruta, sería un caldito caliente con un rico tercio de cerveza, y antes de montarte en el coche para irte a casa, una cafe con leche humeante, jajaja así hacemos el pleno.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    ¿Será por variedad?; simas, bosques de robles trasmochos que transmiten fantasía, laberintos pétreos y senderos emboscados. Buena carta de presentación para esta zona de la Serranía Norte que aún no nos habías mostrado.
    Ejem, ejem, ¿quién era ese que se burlaba de mi el otro día por que me tomé un cola-cao?...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja tienes razón Dani, esto me pasa por cachondearme tanto con lo del cola cao. Pero como digo antes, nadie está libre de culpa, y si no, nos remontamos a los tiempos que le tenía que echar casera a la birra porque la encontraba demasiado amarga.

      Muy buen resumen de esta zona norte de la Serranía que para andarla en las diferentes estaciones es todo una gozada.

      Un abrazo.

      Eliminar