domingo, 3 de noviembre de 2019

LAS PEÑAS DEL BUITRE Y LAS PEÑAS DE LAS CABRAS.


El río Cabriel nace en la provincia de Teruel y discurre a través de dos extensos parajes. Por un lado, su comienzo en un alargado valle de más de diez kilómetros, siendo más una extensa vega, conocido como Val del Cabriel, donde el río no suele llevar mucha agua, secándose los veranos y otoños. Luego tiene una zona de transición donde se encañona y comienza a pegar bruscos meandros hasta que llega al Valle de San Pedro, donde vuelve abrirse a una vega, y allí, coge su carácter de río hecho y derecho, al volcarle agua los famosos manantiales de los Ojos del Cabriel en el pueblo del Vallecillo.

En total, unos 20 kilómetros aproximadamente por tierras turolenses, puesto que al acabarse en Valle de San Pedro, el Cabriel entra en Cuenca por los montes de Salvacañete para hacer la mayor parte de sus 220 kilómetros de longitud (luego entra en Albacete y Valencia). Otro dato curioso de su paso por la provincia de Cuenca es que casi siempre va encajonado, dígase valle, barranco, hoz, cañón. Atraviesa zonas de geología caliza y luego pasa a la geología del rodeno.

Voy a trazar una ruta para observar esta geología caliza al poco de entrar en Cuenca por Salvacañete pues vamos recorrer un barranco tributario del Cabriel, el del Arroyo del Cirilluelo (foto inferior), bello como él solo pues siempre tenemos presente, altivo encima de nuestra cabeza, el cresterío de las Peñas del Buitre, donde rápidamente comprobamos que los topónimos no se ponen al albur, pues unos cuantos de nuestros amigos Gyp Fulvus merodean alrededor de la peña que lleva sus nombres.



Llegaremos al olvidado Rento salvacañetero de Cirilluelos  para ponernos en la parte alta y regresar por una vaguada paralela a nuestro barranco de ida. Aunque seguiremos una cómoda pista, yo me saldré de ella en un par de ocasiones, para asomarnos al cañón del Rio Cabriel, que también baja paralelo, atravesando a base de bruscos y cortantes meandros esta dura Sierra del Escornadero.


             Dejamos el coche al lado de este merendero que está entre el Cabriel.......


                       Y el Arroyo de Cirilluelos que nosotros remontaremos en breve.


    Pero antes vamos a darnos una vuelta por él, donde despunta esta bella y antigua fuente.


Ya está decidido, a la vuelta guardo una latilla de calamares para comer y estar un rato  en este lugar de lo bonito que es.


Cruzamos la carretera por que por ahora seguiremos este carril, mientras arriba ya tenemos una buena vista de las Peñas del Buitre.


  Según entramos en el barranco, el carril se va llenando de profusa vegetación y arriba, si agudizamos nuestra portentosa vista de lejos (de lejos eh! que de cerca me están apareciendo los primeros síntomas de presbicia)


                                                     Los buitres de las Peñas del Buitre.


                        A este lo cogí en acción en el momento que comienza a volar.



        De repente, el carril desaparece y se convierte en un camino que va empinándose.


Cogemos altura y comprobamos que la ladera izquierda del barranco del Cirilluelo es sencillamente acojonante.



                                            La senda sube dejando a un lado el barranco.


           El cual viene a acabar en ese rinconazo cerrado por el que no es posible transitar.


         Nos ponemos encima del rinconazo de antes para ver todo el barranco de Cirilluelos.


    Cualquier perspectiva de este barranco es cautivadora. Otro pequeño gran descubrimiento de un desconocido paraje conquense.


    Acerquémonos con el zoom, donde podemos ver por los chopos como discurre el Cabriel.


                  Llamando mi atención ese par de colmillos rocosos que flanquean el río.


No olvidemos que esta preciosa senda camino antiguo sigue haciendo lazadas con su muros delimitados.


                Para ponernos en una parte alta, donde el paisaje cambia por completo.


En estos altos páramos solitarios donde la aliaga no deja hacer el trochemoche, hay que tirar de mapa para ver la dirección a tomar, aunque debemos ir por el fondo de este ancho valle.




Pues en un lateral aparece esta construcción de donde se ve todo el valle ancho del Arroyo Cirilluelos.


                                                                 El Rento de Cirilluelos.


                                                Su interior está un poco descuidado.


Ya he hablado que Salvacañete fue posiblemente el término más prolífico en rentos diseminados por sus montes de toda la sierra de Cuenca.


                                                        Otra perspectiva del rento.



Por este carril vamos a salir del valle del Cirilluelos para ponernos en la parte alta e iniciar la el regreso.


Llegamos a la parte alta, para volver en dirección sur, pero si echamos la vista atrás en dirección norte, salen estas montañas que en un principio no ubico pero me fijo en la 3ª, la de más allá, y al ver un caseta blanca compruebo que tiene que ser el Morrón en Zafrilla (1701 metros)

                  Demos un salto espacial hasta lo alto del Morrón para ver dicha caseta.



La vuelta -y bajada al Cabriel- la voy a hacer por esta vaguada por donde va esta cómoda pista.


                          Aunque yo me subiré por esta pedrera hasta allí arriba para.......




  Ver al otro lado como el río Cabriel va solitario, agreste e ignoto por su gran y cerrado valle.


              Le damos al zoom para ver como son sus meandros rocosos, río abajo.


                                      Vistazo a nuestra espalda, dirección río arriba.





Como ir por el cordal que delimita el Cabriel es un sube y baja continuo, decido volver a la pista, que sigue en progresiva bajada.



                   En una de estas, nos aparece al fondo unos bonitos espolones rocosos.



Nos acercamos para admirar esta preciosidad de espectáculo rocoso. No hay duda esto es las Peñas de las Cabras. Las veremos poco pero más adelante os las enseñaré exhaustivamente.



         Seguimos bajando por la pista que en esta parte final van dando curvas varias.



Nos estamos acercando al Cabriel escoltado aquí por las Peñas de las Cabras y un poco más adelante por las Peñas del Buitre. ¡¡No está nada mal semejante escolta!!



Me llama la atención entre estos recovecos que crea el Cabriel y sus arroyos encontrarme este campo labrado. Una lástima no haber visto cabras en esos riscos, así la entrada habría sido perfecta, buitres y cabras en sus Peñas.



Antes de seguir bajando a donde tenemos el coche, vamos a remontar esta pista que entra en el cañón del río y me extraña por lo cerrado que es. ¡Alto! a la derecha está el río y algo le pasa........


En este punto vemos el cauce del río Cabriel, comprobando asombrados un extraño y desagradable fenómeno natural, por lo menos para que suscribe estas líneas, y además, valen las fotos para corroborar algo que desgraciadamente parece que vamos a tener que ver cada vez con más frecuencia.
Hablamos que cuando el año hidrológico no ha sido bueno, sino escaso, en un otoño seco antes de que lleguen las lluvias invernales, esta parte de encañonamiento calizo del río Cabriel  hace que se seque y toda el agua se filtra. Choca mucho ver un río de los grandes con todo su cauce seco.
Por ahora es inusual, y normalmente al poco de llover vuelve a correr agua por todo ese tramo pero aquí está una pequeña muestra de lo que puede ser el futuro de nuestros ríos si este proceso de cambio climático sigue tan irreversible como parece. Siempre es un alivio bajar un poco más en dirección Salvacañete y al salir de los tramos angostos, ver como vuelve a manar el agua del cauce.


                                                     El río Cabriel seco como la mojama.


Avanzo un poco más para ver donde lleva este carril, pasando primero por estas barbacoas y luego acaba un poco más adelante.


No todas las caras que veo son realistas y figurativas; hay otras más abstractas que echándole imaginación se ven...


Volvemos hacia abajo, en dirección al coche, viendo escenas que me dejan un poco desasosegado.


                        No me gustan nada estas fotos pero todo hay que enseñarlo.


                   Pasamos por debajo del puente que salva la carretera que va a Teruel.


Como contrasta el bello mudar del colorido arbóreo con feo cauce de un río como el Cabriel seco.


No puedo con el río seco, prefiero ir por el asfalto contemplando las paredes del valle por donde va la carretera.


Que no es el Cabriel todavía, sino uno de sus arroyos, el Arroyo del Agua que viene a nacer por los montes de Jabaloyas. Arriba nos aparecen unos conocidos..


  Pasamos por debajo de ellas, comprobando que son el otro lado de las Peñas del Buitre. Veo algo.....


       Con el zoom me acerco pues he visto una cuevecilla aprisco de ganado. ¡¡Vaya sitio!!


    Si apuntamos arriba del todo veremos los amos y señores del espacio aéreo en su castillo.


Justo antes de llegar al coche, entro un poco a ver el Cabriel, viendo lo exuberante de sus riberas.


Comprobando aliviadamente que más o menos cerca del punto donde le entra el agua del Arroyo de Cirilluelos, vuelve a manar el agua de cauce del río y metros más abajo ya vuelve a correr normal y corriente.


 Plano de la ruta, siendo el círculo donde está el merendero y punto de inicio de la excursión.


                                                           ¡¡Hasta la próxima!!

13 comentarios:

  1. Muchas gracias amigo Toni por publicar esta entrada de una zona de mi pueblo muy conocida por mi Las Peñas del Buitre y Peña de las Cabras donde he estado muchas veces. Al rento de Cirilluelos fui muchas veces a segar espliego con mi padte y otros vecinos de mi pueblo. Conoci a los ultimos renteros que ya no vivian alli y a mucha gente que cultivaba aquellas tierras. Este rento es dr origen medieval y lo tengo recogido en mi obra SALVACAÑETE:su historia y sus gentes que publique en 2004 al igual que los mas de 54 lugares habitados que tuvo Salvacañete. Alli hubo un asentamiento medieval y asi lo confirman los arqueologos. P
    Ertenecio al dominio de los señores de La Torre de las Veguillas y aparece en bastantes documentos.En la Peña de las Cabras tambien hubo otro rento habitado hasta la decada de 1940.
    El fenomeno de secarse el rio Cabriel por la zona que indicas no es nuevo. Hace mas de 50 años me comentaba el tio Mariano Murciano. habitante que fue del rento de Las Artigas situado en la parte alta del Cabriel y cerca de La Peraleja qje cuando el trabajaba de ganchero alllegar a Los Covarchos, una zona tobacea junto al rio, este perdia cadi toda su agua porque se filtraba y aparecia mas abajo. Actualmente debido a la falta de lluvias y nevadas el fenomeno se intensifica.
    Mi mas cordial enhorabuena por esta entrada y por todas las que haces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariano.

      Fíjate que estaba pensando esta tarde que seguro que conocerías la historia del Rento de Cirilluelos, y toma ya!! aquí te tengo enseñándonos un poquito de la historia de todos estos lugares tan mágicos de la Sierra de Cuenca, y en este caso, del Salvacañete y el Cabriel.

      Ya te he dicho alguna vez que es todo un privilegio colgar una entrada sobre unos parajes y tener a alguien como tú para que eches luz sobre el silencio y el desconocimiento que se van adueñando de todos estos sitios.

      Muy curiosos todos estos datos sobre el origen tan antiguo de estos rentos, y me llama mucho que en época de gancheros el río tuviera sus episodios de aparecer y desaparecer, indicándonos claramente que la naturaleza caliza y filtradora en todo esa parte del Cabriel es enorme.

      Para mí el barranco de Cirilluelos fue todo un descubrimiento y no será la última entrada que cuelgue de esos lares pues tengo más rutas hechas por allí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni,

    Que pasada de rincón calizo que nos has presentado, y que pasada de senderos que lo recorren, que gozada poder perderse por él.

    Que cambio más radical en el paisaje cuando sales a la parte alta, parece que estés a kilómetros de distancia.

    Esas Peñas de los Buitres y las Cabras son preciosas, así como todas las agujas calizas que hay en la zona, y por cierto, también había una cabra, lo único es que no estaba en las peñas, era una cabra montesa que recorre toda la serranía de Cuenca descubriéndonos sus secretos... jejeje

    El tema del cambio climático es muy grave, da mucha pena ver esos ríos secos, yo lo vi muy claro en los glaciares del Himalaya, como se veía la marca del retroceso, en ocasiones con pérdidas de más de 150 metros de grosor, si el mundo no hace algo por remediarlo, y pronto, nos vamos a cargar el planeta mucho antes de lo que la gente se piensa.

    Salud, peñas y concienciación medioambiental!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Si, normalmente en esta parte alta de las muelas y parameras es donde antaño estaban los Rentos o masías, cosa que configuró el paisaje como lo ves en la entrada, hoy todo invadido por matorrales como la aliaga, pero antes todo labrado y aprovechado por la gente que vivía en todos estos rentos.

      Jejeje cabra montesa tampoco está mal. Siempre me he identificado mucho con dos animales, el buitre y el jabalí, pero ahora le voy a añadir la cabra montesa ;-)

      Lo del cambio, como ya conté en el grupo, terminé de verlo en NZ, el lugar del planeta más apartado de todo, donde el cambio climático se notaba con muy poca fuerza, y en los últimos años ha empezado también el declive.

      Salud, himalayas y nuevas zelandas.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Potentes paisajes que extasian la vista en estas sierras del Escornadero.
    Sin duda que ésta es esa parte del Cabriel tan desconocido y solitario actualmente, en contraste con un paisaje más humanizado cuando aquellos rentos daban vida a esos montes.
    Ya te imagino disfrutando el fin de la jornada en ese estupendo merendero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Si es verdad, que en estas sierras es donde al imaginar como sería el pasado con tanto rento, masía, o aldea y gente de arriba a abajo, contrasta tanto con la soledad de hoy en día.

      El final del merendero pues con mi lata de calamares, unos buenos tragos de la fuente, y diez minutos de descanso y reflexión con esos paisajes, todo ello antes de ir directo al bar más cercano, jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    A lo mejor son cosas mías, pero no veas las similitudes que he encontrado en esta ruta tuya, sobre todo en la primera parte, con una que hice yo hace unos años en el desfiladero del Río Villahermosa en la comarca del Alto Mijares. Empecé desde una fuente con área recreativa, y luego remonté una de las laderas del cañón por un sendero ancestral, de esos que tanto nos gustan, parecido al que tu subiste en tu ruta, y con unas vistas excelentes hacia las calizas del desfiladero sobre las que también volaban los buitres, luego, al llegar arriba, cambio radical de paisaje y mar de aliagas, y también alguna masía en ruinas, y para colmo, en ese tramo desfiladero, las aguas del Villahermosa, al igual que las del Cabriel, también aparecen y desaparecen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues tu descripción de la ruta del Villahermosa es calcada a esta. Ya te lo he dicho alguna vez, toda esa zona del Maestrat del Alto Mijares me gusta mucho lo poco que conozco.

      No tenemos que olvidar que el ADN Sistema Ibérico impregna cada centímetros de todas estas sierras que nos rodean, Dani, y por eso encontramos diversas similitudes. Allí Damn y Turia, aquí Mahou y Estrella Galicia. Todo correcto. Mientras no lleguen esos caldos apestosos como la Heineken o insípidas como la Cruzcampo.

      Un abrazo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me decepciona que alguien que ama la naturaleza, como se ve en la descripción de una ruta que dudo conozcas en profundidad, tenga que ensalzar determinadas marcas de cerveza y denostar otras. Para gustos son los colores y todo el mundo tiene derecho a comer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué tendrá que ver, señor anónimo, mi opinión personal en un comentario a un amigo mío sobre un tema ajeno a la ruta trazada en la entrada de hoy en mi blog (por eso, ese comentario personal y subjetivo mío se pone en este apartado de comentarios y no en el cuerpo escrito de la entrada o en los textos a pie de foto de la entrada)

      La ruta de hoy la conozco como se conoce una ruta de haberla realizado una vez, ni en superficialidad ni en profundidad. Si es verdad que trazo muchas otras por esa comarca, pero esta que has leído solo la he hecho una vez.

      Y por último, solo faltaría que en los comentarios de mi propio blog no pueda poner opiniones mías, sean de marcas de cervezas, de marcas de coche o de partidos políticos.

      Pd.: se me hace costoso entender que a alguien como usted que parece ser que lee mis entradas (o por lo menos esta, con todos los comentarios incluidos) se haya molestado por esta chorrada de las marcas de cervezas.

      Sin mas, y sintiendo esta decepción sufrida por usted, reciba un cordial saludo.

      Eliminar
  6. Hola Toni,

    Ya sabes que los tercios siempre provocan controversia,jajaja, no soy el único.

    Que viva la Mahou!!

    La ruta bien, como siempre.

    Un saludo terciado.

    ResponderEliminar
  7. Hola Luis.

    Parece mentira que una cosa tan sanota y rica como los tercios de cerveza provoquen estos rifi rafes, más allá de los gustos y apetencias de uno.

    Viva la birra!!!!

    Un tercial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me ha embelesado a descripción , de todos esos parajes ,que conozco y quiero , tanta felicidad he sentido,que me he tomado una cerveza con un poco de jamón curado en Salvacañete

    ResponderEliminar