domingo, 12 de abril de 2020

EL CERRO POSTE DESDE FRESNEDA DE LA SIERRA Y SU ROBLEDAL.


El Cerro Poste de 1430 metros es una montaña de la Serranía que llevo viendo desde muchas ópticas y en muchas ocasiones pero si es verdad que nunca había estado en su vértice geodésico. Aunque dicho vértice está exactamente en el término del pueblo de La Frontera (¡cómo me gusta el nombre de este pueblo!) toda la pequeña cresta que hace el cerro es límite de tres términos municipales; el mentado de La Frontera, el de Fuertescusa y el de Fresneda de la Sierra.

A nivel provincial hay una carrera de montaña que es conocida y que, saliendo de la Frontera, sube al Cerro Poste, y hace que este cerro sea algo más celebre que otros cerros adyacentes. Os voy a enseñar la subida desde La Frontera pero eso será la semana que viene, ya que en esta entrada vamos a subir al Poste desde Fresneda de la Sierra.

¿Y eso, por qué? Pues porque mi primera intención aquel día no era el Poste, sino aprovechar el otoño e ir a ver el magnífico robledal del pueblo de Fresneda, un bosque al que nos han llevado mis padres desde que éramos más niños. 
Como al final se apuntaron Maru y Nacho, la ocasión pedía ruta algo más larga por lo que tracé desde el robledal subir por una olvidada senda al Poste, y bajar al robledal otra vez por un tramo del sendero PR que por allí va, y que ya conocía de otra ocasión. 




Toda una gozada disfrutar del robledal en otoño, de conocer el Cerro Poste y sus amplias vistas y luego remojarnos el gaznate en el bar de Fresneda que, justamente acababa de salir en el programa de TV. España Directo, con motivo de haberse cerrado por jubilación del antiguo dueño, y haberse cogido rápidamente por unos chicos para intentar prosperar y que la comarca no caiga en otra de las crueles manifestaciones de la despoblación: el cierre del último bar.


         Ya estamos en la vieja dehesa de Fresneda donde los robles gastan estos tamaños.


                                                  Maru y Nacho no bastan para abarcarlo.


                         La Fuente de la Nava nos abastece de agua en caso de necesitarla.


                    Y el viejo refugio de la dehesa se mantiene incólume al paso de los años.


                                     Por allí diseminados hay ejemplares de gran porte.


                       Unas cuantas veces son las que hemos venido aquí a ponernos finos.


Que maravilla andar por bosques donde los Robles quejigos (Quercus faginea) alcanzan estos grosores.


Nos metemos en un joven pinar, siguiendo la dirección donde veo en el mapa que empieza esa vieja senda.


                               Realmente andamos en esta parte por un bosque mixto.


La verdad que no recomiendo venir por aquí porqué hasta que llegamos a la vieja senda, subimos y bajamos cuatro o cinco ramblas que nos endurecieron este comienzo de ruta. 
Por otro lado, no está fácil encontrar esa senda, antiguo camino, que debiera nacer en el propio pueblo, pero los campos de labranza la han hecho desaparecer en su primera parte. Un poco osado por mi parte lanzarme campo a través a buscar una vieja senda que ya está casi desaparecida. Al final tuvimos que recurrir al gps del móvil para localizar la senda un poco más arriba de lo que yo pensaba.



                                   Ya la hemos encontrado siendo a ratos una simple senda.



Poco a poco se va elevando la senda, permitiéndonos la vista de esa planicie donde está Fresneda.


                                     La senda se convierte en camino y se pone tiesa tiesa.


Con el zoom saco el Poste y me entran dudas de que tengamos vistas desde lo alto al verlo muy poblado de árboles.


Llegamos a un falso llano donde podemos ver como bajan los barrancos que vienen de la parte alta.


Caminando por aquí vemos  aquella roca alomada, un viejo conocido mío de los primeros tiempos del blog, la Risca del Perro.


               Desde aquí parece suave y apacible, aunque llegar y subir por ella no está fácil.



                                          Una foto de cuando la subí con Paco años atrás.


                   Aquel día, de nuestras primeras excursiones juntos, sudamos la gota gorda.



   Volvemos al día actual, donde nos aparece esta fantástica vista del Robledal de Fresneda. Desde allí venimos nosotros.


                      Nacho va tirando, yo en el medio, y Maru cerrando el vagón de cola.


             Seguro que la cerveza del final  también va cogiendo forma en la cabeza de Maru.


                  Tres pueblos de una tacada: Fresneda, Castillejo y Arcos más al fondo.


Una vez puestos en la pista forestal la seguiremos un poco para coger la pequeña cresta del Poste desde su inicio.


     La roca de la cresta va cogiendo formas caprichosas como este habitáculo.


             Lo que si nos aparece es la otra vertiente donde está el pueblo de La Frontera.


La vertiente de La Frontera es más vertical, aunque eso lo veremos mejor en la entrada de la semana que viene.


Llegamos al punto donde podemos ver a la izquierda la vertiente de Fresneda y la derecha la de La Frontera.


                          Al final de esta loma debería estar el vértice del Cerro Poste.


                             Por ahí abajo debe ir parte del trazado de la carrera de montaña.


Lo que si se aprecia desde aquí son robles gordos salteando la pinada, en una parte de bosque mixto.


                                         Y ahí estamos en los 1430 metros del Cerro Poste.


  Un dato curioso: el Poste es la mayor altitud occidental de la Serranía de Cuenca. Por lo que es un inmejorable lugar para ver muchos km de los campos alcarreños en el horizonte.



El arbolado llega hasta la loma cresta por la parte izquierda, dejando por lo menos esta derecha para tener vistas.


Por ejemplo, el valle que se forma entre La Frontera y Cañamares, con la loma que termina en la Degollá de Priego.


Hablando de la Degollá, ahí tiene el majestuoso Estrecho de Priego donde se intuye el pueblo al otro lado, y la Alcarria más allá.



Con el zoom también sacamos ese rincón verde que generalmente se suele labrar, pero si llueve mucho.....


                                     ...aparece la Laguna de Cañamares o del Recuenco.



     Laguna estacional vista en esta Esta entrada. Al fondo a la izquierda se ve el Cerro Poste.



    Es hora de volver del Poste, y siguiendo las tiras de plástico de la carrera lo haremos por aquí.


                    No sé si la carrera sube o baja por aquí pero hay que andar con cuidado.



               Enfilo a Maru y Nacho con la Risca del Perro y Fresneda de la Sierra al fondo.



     Una vez en la pista forestal, volveremos al coche siguiendo las marcas del sendero PR 27.



                              Otra vista del Estrecho de Priego desde más algo más bajo.







                    El sendero PR coge un tramo de la pista que pasa por el Collado Moreno.



                Excelente sitio para sacarse unas fotos con el valle de Cañamares detrás.



                 Dejamos la pista forestal donde nos dicen las marcas del sendero Pr para....


                              ...meternos poco a poco en el bosque mixto de pinos y robles.


            Vamos perdiendo altitud muy suavemente mientras nos va engullendo el bosque.


                                     Nos comienzan a aparecer los señores de la Dehesa.


De hecho, me imagino que estos viejos pilares de piedra marcan la puerta de entrada a lo que era la Dehesa de Fresneda.


               Este tramo de sendero PR que atraviesa el robledal es todo una maravilla.


Curioso como en su día talaron un roble enorme y de su viejo tronco han nacido todos estos jóvenes árboles.


                            Ya estamos llegando al coche y a todo lo que eso conlleva :-)


Aunque es otoño y los robles están más bonitos cambiando de color, si aparece un arce no hay rival que pueda con su mudar otoñal.


                           Maru me sirve para calibrar los distintos tamaños de los árboles.


¡Qué bonitas son las dehesas de la sierra! Ante el avance de la despoblación hay muy pocas que sigan cumpliendo su función para el pueblo como lo hacían antes, como era el mantenimiento del ganado, actividad cinegética y otros aprovechamientos forestales, como la leña, las setas, el corcho (en caso de alcornoques), etc.


    Esta también sirvió para ubicar los camps d´esports de Fresneda de la Sierra. Algún que otro pelotazo me suena de soltar aquí siendo más joven.


                                                                   Plano de la ruta.

Hasta aquí ha sido todo. La semana que viene veremos la subida al Poste desde el pueblo de La Frontera, que la hice con mi amigo Paco como dos meses después. Curiosamente en esa ocasión, el Poste no acaparó nuestra atención sino que lo hizo el sobrecogedor barrancazo de la Cañada del Royo, donde Paco y yo las pasamos algo putas, aunque eso es otra historia que ya os contaré en la próxima entrada.

¡Hasta la próxima!

17 comentarios:

  1. Una pasada Toni. Pedazo de Robles, y las vistas son una chulada. Enhorabuena porbla entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Rutas que pasen por bosques con robles de este porte, no necesitan ya de muchos más alicientes.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Que maravilla de robledal, con lo que me gustan a mí esos viejetes (a los árboles me refiero jejejeje) ... y cuanto más gordos mejor. Precioso paraje, otro más de la Serranía que nos regalas. Gracias y un abrazo para toda la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Es cierto que encontrarse lugares con árboles viejos y gordos es rareza, y cuando se hace, por lo menos en mi caso, voy disfrutando el doble que lo haría de lo normal. Me siento en estos lugares en un estado de extasis. Hace un tiempo me enseñarónu roble quejigo solitario en medio de un pinar joven y bastante sucio en el sentido de ramas y maleza, y fue bonita la experiencia, porque el roble se estaba muriendo de viejo, casi todas las ramas de grosores brutales ya se habían caído, y el roble de los más gordos que he visto, aún tenía vida por que hay parte con hoja pero estaba en su paulatino declinar. Un espectáculo!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni,

    Que maravilla de robledal que nos has mostrado hoy, y que maravilla recorrerlo en otoño, con los preciosos cambios cromáticos que nos regalan en esa bonita estación.

    Como no podía ser de otra manera, teníais que subir a lo "Magia Serrana", que suerte tener vuestro sentido de la orientación, yo de bien seguro que las pasaría putas y tendría que tirar de GPS... jejeje

    Que cerquita que estabais de Arrancacepas en linea recta... que buenas vistas de la Alcarria que había desde el Cerro Poste.

    Salud y robles otoñales!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Aunque si es verdad que las dehesas en Cuenca con sus robledales están mucho más vistosas en otoño, a mi me gusta más visitarlas en primavera, ya que todo el suelo y demás arbustos están todos verdes y parecen más paisajes cantábricos. Pero si es cierto que ese arce con ese color amarrillo brutal o ese roble como cambia de verde pardo al marrón clarito solo lo podremos admirar en los otoños.

      Pues como explico, menos mal que llevabamos el gps del movil y pudimos localizar el punto donde estábamos porque si no, tengo dudas de que pudieramos haber llegado al cerro Poste, ya que esa zona donde empiezan la senda son continuos barrancos, algunos muy cerrados y pelín peligrosos, y se nos habría ido mucho tiempo saliendo de allí. Bendita tecnología!

      Acabo de ver el mapa, David. Y Arrancacepas está muy cerca, 20 km en linea recta. Seguro que tú en la cima del Poste habrías sabido decir exactamente las lomas alcarreñas donde está el pueblo.

      Salud y Arrancacepas al alcance de la mano.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Buena ruta la que os marcasteis el comando Magia Serrana jejeje.

    Y hablando de magia, esta aparece a raudales en ese robledal, que gozada poder caminar por él en soledad, y pararte a admirar a esos gigantes de dura coraza. Y que razón tienes cuando un arce explota en color en otoño ilumina hasta el más cerrado bosque.

    Se le ven buenas cuestas a ese Cerro Poste, que además tiene buena presencia, recuerdo que no me pasó desapercibido el día que anduvimos por el Estrecho de Priego, y es que además desde allí vino la nube esa que nos remojó un poco. Respecto a las vistas, que haya allí arriba un vértice geodésico significa que cuando lo construyeron no había allí arriba arbolado que obstruyese las vistas. Al menos aún queda ese hueco visual, que es un esplendido mirador hacia la llanada Alcarreña.
    Esperamos a ver como os fue en esa segunda ascensión por ese barranco, la cosa promete.

    Los bares... como se echan de menos, sniff.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Los arces, que arbolete tan humilde y que bestialidad en cuanto a belleza y coloridos. Te tengo que llevar a la arceda ( o azeral) de la Deheda de los olmos en otoño para que veas que delirio de colores se monta allí.

      Cierto que desde la Degolla se ve la mejor estampa del Poste, y de hecho en la entrada de la semana que viene, la veremos.
      Ostras, no sabía que cuando se construyeron los vértices tenía que estar eso pelao de árboles. Es la primera vez que lo oigo. En el Poste se ve que esa ladera este tiene arbolado pero de ejemplares muy jovenes, por lo que no hace mucho tuvo que ser una cresta más pelada.

      En la proxima entrada subimos por donde lo hace la carrera y bajamos por donde pensábamos que lo hacía la carrera, y nos equivocamos garrafalmente. No adelanto acontecimientos pero me puse pelín nervioso. Lo mejor es que acabamos en el bar de La Frontera mojando en cerveza esos aprietos que pasamos Paco y yo.

      Cuanto echo de menos ese bar de La Frontera por ejemplo, bueno todos..bares, pubs y discotecas!!! como diría el Yosi.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Te paso la ficha técnica IGN del vértice Poste, para que compares:

      Vértice Poste

      Eliminar
    3. En el 89 se construyó. Si es verdad que los arboles se ven más abajo. Me gustan mucho los pinos y demás árboles, pero coño! podrían dejar los vértices despejado para que tengamos vistas, jajajaja.

      Eliminar
    4. Los vértices tenían que ser visibles de unos a otros, para así poder elaborar redes de triangulación que ayudaban a realizar mapas topográficos. Te paso un ejemplo más de otro vértice, cercano a Betxí, para que compares lo pelado que estaba el monte en la ficha del IGN y como estaba en 2012 (ahora vuelve a estar pelado pues se quemó en 2016).

      Vértice Espino

      Foto Espino 2012

      Eliminar
    5. Pues, es lógico lo que dices. Ostras, si se ve la diferencia del vértice del Espino.

      Eliminar
  5. No se por que intuyo vuestras andanzas de la próxima semana. jajajaja.

    Ya estoy sentado delante del ordenador esperando la próxima entrada, tiempo es lo que nos sobra estos días. Ea.

    En esta de hoy, menudos Robles, que maravilla.

    Un saludo toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis.

      Pues leí la tuya cuando la colgaste, y me acuerdo que me dije, uy estos se han perdido en la bajada por alguno de esos barrancos, pero como yo me conocía esa parte La Frontera - Poste, lo olvide.

      Cuando me dio por subir al Poste el año pasado con Paco (la de la semana que viene) y nos perdimos en la bajada, me acordé de tu entrada. De hecho, a la vuelta en casa, volví a releer tu entrada para ver si os habíais perdido donde nosotros, y la verdad que no me ha quedado claro.
      A la luz de la entrada de la semana que viene, ya me lo comentas porque Paco y yo lo pasamos algo canutas con el barranco de la Cañada del royo, pensando que por ahí bajaba la carrera.

      Un saludo luis.

      Eliminar
    2. quería decir en la 2 línea que yo no me conocía esa parte de la Frontera-Poste.

      Eliminar
  6. Hola Toni...
    Como se suele decir,"mataste dos pájaros de un tiro",con ese fantástico robledal y ese V.G. del Cerro Poste.
    Bueno,poniendome al día,también me he visto esta entrada,antes de irme a cenar...jejeje.
    Desde luego,has hecho una buena combinación,con esa primera parte de robledal y luego bosque mixto...y ya me extrañaba que en esta ruta,fuera todo coser y cantar...jajaja,con esa pequeña aventura para recuperar la senda buena de subida...
    Cuando has comentado que dudabas de las vistas por la frondosidad,pues si,solo en una dirección las había.Imagino que antaño cuando se puso ese vértice,la vegetación de alrededor sería nimia,pero bueno,es algo que también he visto en muchos vértices con lo del + de 1000.
    No obstante,buena subida,aderezada con pasos muy chulos y por supuesto,buenas panorámicas hacia esos campos alcarreños que comentas.
    La segunda parte de ese robledal,otra preciosidad,vaya ejemplares y muy curioso lo de ese roble talado y como han crecido "los hijos".
    Buena ruta,por supuesto en la mejor compañía.Por cierto,estas hecho un chaval en esas fotos de La Risca del Perro...jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Si me vi una foto de la página de los vertices y es verdad que aquello estaba mucho más pelado.

      Los robledales de las dehesas nunca defraudan, vayas en la época que vayas.

      La risca del perro fue hace unos 9 años, con 37 años, jejeje

      Un abrazo.

      Eliminar