domingo, 14 de junio de 2020

LAGUNASECA, SANTA Mª DEL VAL, SUS MERENDEROS Y EL PANTANO A REBOSAR.


Volvemos a la normalidad con una ruta hecha en el entorno de los pueblos de la Serranía Norte de Cuenca Lagunaseca, Masegosa y Santa Mª del Val donde hay muchas cosas que ver y mucho que andar. 

En esta entrada hecha no en esta atípica primavera, sino en una de estas primaveras de los últimos años, vamos a ver unas cuantas, como por ejemplo, recorreremos un tramo del río de la Hoz donde hay un bonito merendero, aunque la ruta entera por este largo arroyo que viene a nacer muy cerca del valle del Tajo y echa sus agua al río Cuervo deberá esperar a ver si vienen continuadas lluvias que hagan que corra el agua por su valle/barranco. 

En esa carretera que baja de Lagunaseca a Santa Maria del Val,  -el Val a partir de ahora- veremos cositas curiosas y bonitas como otro merendero, una peculiar fuente o un tramo de carretera distinta. Luego veremos ya en la parte final del arroyo antes de atravesar el bello pueblo del Val donde un caos de enormes bloques de roca entre vegetación tupida aflora espectacularmente.

En el Val os enseñaré como estaba de agua el pantano de la Tosca, desbordado el río Cuervo como hacía años que no lo veía. 

Como hasta ahora hemos hablado de dos bonitos merenderos y no hay dos sin tres, vamos a coger un poco el sendero GR 66 que va paralelo al río Cuervo por un magnífico empedrado que tiene aspecto de muy antiguo, para luego coger un tramo de carretera que va a Poyatos porque a unos pocos kilómetros hay otro bucólico merendero del que no recuerdo el nombre aunque el estado de sus barbacoas dejé mucho que desear.

   
Nada más pasar el pueblo de Masegosa nos sale esta fuente donde llenaremos las botellas.


Donde resalta ese escudo heráldico que parece de la Casa Baratheon de Juego de Tronos (solo para frikis de esta novela)




Masegosa está sobre una paramera pero vista en esta foto trasera se ve alguna casa sobre los peñascos.

Nuestro siguiente destino es otro pueblo sobre la paramera, en este caso Lagunaseca, pueblo famoso por su Torcal, que ya os enseñaré en otra ocasión.



Después de Lagunaseca, aún pasamos de refilón por alguna manifestación geológica de su Torcal como este pequeño Polje.



Vamos a desviarnos hacia el valle del Arroyo de la Hoz porque en sus prados de una las laderas.

Está este merendero donde alguna vez hemos comido con la familia años atrás.



Fuente señorial la del área recreativa.



Nos damos una vuelta por los alrededores del Arroyo de la Hoz.





 
Otra preciosidad de fuente semiescondida.




Si miramos arroyo de la hoz abajo vemos que en esa parte se abre bastante y la primavera termina de aderezar la estampa.


Bajamos por el Arroyo de la Hoz dirección a el Val, y en un corto tramo de carretera, vemos esta señal que siempre me ha llamado la atención.




Una enorme piedra que no la quitaron e hicieron cada sentido de la carretera por un lado.



         Cruzo la carretera para llegar a este pequeño merendero que me gusta mucho.



                                              Con su fuente adosada a la pared rocosa.



  Y esta chica sacando las diversas viandas para darnos un homenaje y calmar las fieras de nuestros estómagos.


Aunque lo que si tengo que calmar de verdad es ,en otra ocasión, el hambre de este joven lobo.



               Volvemos al arroyo de la Hoz que ahora va por su parte más estrecha.


Nos acercamos a la roca del lateral, que sé yo que allí hay un manantial peculiar que nace de allí mismo.


                                  Creando una mini cueva donde de ahí mana el agua.


Muy cerca de allí hay otra pequeña obra de arte que esta manantial natural que con los años se ha recubierto de musgo.



Seguimos bajando por el arroyo y al torcer la curva vemos como la carretera se lanza hacia Santa Mª del Val.


Y a nosotros nos aparece este espectacular paisaje del caos de rocas a la izquierda y los bordes de la muela  a la derecha.


          El caos de rocas visto desde arriba, desde los bordes de la muela en otra ocasión.



                  El pueblo del Val asoma allí abajo. Ahora nos dirigiremos hacia allí.



Junto a la senda, y paralelo al arroyo se ven pequeñas obras para bajar el agua de los manantiales de arriba al pueblo.


                                                       La senda es una absoluta gozada.



Pasamos por esta casa que me parece tan bonita y bucólico el sitio donde está, que la he elegido de portada de la entrada.



                          Desde aquí abajo, vemos el caos de rocas de donde venimos.



                             Donde sobresale esa que tiene forma de triángulo puntiagudo.



 Encima de nuestras cabezas surgen los bordes de la muela, que recorrimos mi chico en época invernal.


Seguimos bajando al pueblo y ya nos aparece la vega del río Cuervo, el cual vemos muy bien de agua.



                Podríamos estar perfectamente en un paisaje más del norte de España.



               Llegamos al pueblo y miramos a la derecha donde se ve el pantano a rebosar.


Recuerdo que mi padre me traía aquí a pescar justo cuando amanecía, teniendo yo 11 o 12 años.



Al ser un pantano serrano pequeño, si vienen fuertes lluvias/nieves invernales, en primavera te lo puedes encontrar así.





                         Santa Mª del Val visto desde la mitad del pantano más o menos.





     Que maravilla ver los bordes verdes llegar hasta el borde del agua azul, limpia y fresquita.



Volvemos al pueblo, y flipamos directamente porque esto que veis suele ser el cauce del río Cuervo.



                         Damos una vuelta por este paisaje desbordado y tan exuberante.



                         Miremos río Cuervo arriba para comprobar que todo es pantano.

      !!Comparen!! Este sería el aspecto normal de la vega del río en la misma foto que arriba. 


                   Nunca (que yo recuerde) había visto el río Cuervo y el pantano así de agua.





                         Estos árboles tipo sauces están en su salsa con tanta agua alrededor.





           Dejamos el pueblo atrás y vamos a coger un tramo del GR-66 en dirección Poyatos.






                Que en esta primera parte tiene unos empedrados que se ven muy antiguos.


               Dejaremos el GR y el río Cuervo para dirigirnos a este otro merendero.


No me sé el nombre pero casi siempre que paso, paro a hacer un aperitivo aunque sea, en sus verdes prados.


                  El caño de la fuente completamente enmusguecido es toda una maravilla.




                                El estado de sus barbacoas refleja el abandono total.


       Cualquier paseo por sus alrededores es una gozada al ver agua y verdor a partes iguales.


                                   Allí al lado de Torri, está Maru esperándome para comer.


Y termino la entrada con el taconeo aflamencado de mi chico en el pantano helado de la Tosca en otra ocasión hace años.


¡¡Hasta la próxima!!

13 comentarios:

  1. ¡Qué barbaridad de agua! Pura vida Toni. Lo cierto es que esta primavera nos está regalando ambientes como ese. Esas fuentes, esos merenderos, vaya chulada de zona para olvidarse del "puto bicho" y cargar el espíritu de energía positiva. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Como bien dices, Paco, salir y ver estos paisajes primaverales y tan cargados de agua son el mejor remedio para olvidar el bicho, e intentar volver a la normalidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Precioso catálogo de merenderos y fuentes el que posee esa zona de la Serranía, todas ellas situadas en rincones con mucho encanto y que invitan a pegarse en ellas la gran comilona campestre, y luego echar un mantel al suelo y echarse allí la madre de todas las siestas.
    Precioso también todo el entorno con esos arroyos y todo el verdor primaveral. Espectacular toda esa zona de la Muela, con todas sus paredes y bloques desprendidos (el que se quedó con la punta hacia arriba es impresionante). Una pasada todas las fotos del pantano, en especial esas dos en las que muestras el contraste entre su aspecto normal y cuando estuvo rebosante de agua.
    Viendo las fotos de Nacho en esta entrada, y la de la semana pasada del Señor de las Ascuas no me queda duda de que habéis alimentado muy bien a ese joven lobo ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      He intentado llegar a andando a esa piedra triángulo una vez y no pude, primero por el arroyo que baja y después es tanta y tan cerrada la vegetación alrededor de la roca que tuve que dar marcha atrás.

      Ver un pantano así y además tan en primavera cada vez va siendo más raro (aquí lo puedes ver así en meses de Febrero o Marzo) pero esto era ya Mayo.

      Tú has visto en alguna ocasión como come el joven lobo, y tampoco te extrañara, viendo como como el viejo oso, es decir, su padre, jajajaja

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    En Santa María del Val, a este paso te van hacer hijo predilecto de la localidad, porque anda que no les estás dando publicidad!, igual hasta te salen los tercios gratis.

    Aunque ya te lo he comentado en otras ocasiones, me sorprendió mucho la cantidad de agua que hay por todas partes en la serranía de Cuenca, yo me lo esperaba algo más "seco", pero la verdad que es una pasada y no solo por está primavera, que llueve hasta en Zaragoza.

    El entorno que envuelve está coqueta población, es de diez y además todos esos merenderos son una pasada, al igual que las fuentes, el agua tiene que bajar bien fresquita, mejor que la de la nevera, la roca en forma de triángulo puntiagudo, sin duda es muy curiosa.

    El estado de las barbacoas, no se como estará la legislación por la zona, pero por aquí, prácticamente solo dejan hacer fuego en las que están cubiertas, esas ya están en desuso, igual es por eso que no las arreglan, porque el coste de dinero es bien poco.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Pues la verdad que si, que me podrían poner una estatua ecuestre, jajaja mejor con unos botellines me conformaba. De todas formas, poco hay en en el pueblo pues, excepto verano en el Val de hecho tienen que vivir unas 10 o 15 personas como mucho.

      De unos 10/15 años a esta parte el cambio climático está haciendo que llueva mucho menos que antes, pero bueno aún sigue recibiendo agua y esperemos que sea así, pues sierras tan al sur y tan cerca del mediterraneo suelen tender a ser más secas, aunque como digo antes el Cambio C. es imprevisible.

      La barbacoas es igual que en tu tierra. Solo se puede hacer fuego en las cubiertas.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es un magnífico reportaje y me encantan todas las entradas que pones en tu blog.
    Un abrazo Tono.

    ResponderEliminar
  5. Hola Toni,

    Antes de nada, que maravilla como está la Serranía tras una primavera tan lluviosa, que gozada verlo todo tan verde y con tanta agua, que ciertamente ya hacía falta.

    La ruta, como siempre, preciosa, con todos esos merenderos tan bien cuidados que tenéis en Cuenca, al igual que vuestros bosques, ya desde pequeño siempre me ha maravillado ver lo bien cuidados que están.

    El entorno alrededor de Santa María del Val es sublime, ojalá lo tuviera yo tan cerca de casa.

    Por cierto, coincido con Dani, a este paso vais a tener que pedir un crédito para alimentar a Nacho, que aparece comiendo en todas las fotos, bueno, y zapateando también... jajaja

    Salud, primaveras lluviosas y montes verdes!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola David.

    Una de las cosas que se ha hecho (y se hace) bien en la sierra de Cuenca es lo de los merenderos, lo digo porque son siempre integrados en el paisaje. Es decir, salvo algún ejemplo raro, todos son de piedra, y algunas veces madera, tanto la mesa como las sillas. Materiales que son del sitio. Lo digo porque he estado en otros sitios (me acuerdo ahora de un area recreativa de Gudar) que todas las mesas y sillas del merendero eran de hormigón puro y duro. Por favor, integración en el paisaje!!!!

    La compra de comida mensual en casa entre el joven lobo y el viejo oso se dispara, y luego el apartado de las cervezas menos mal que participa como la que más la mama cierva, jajaja. Y eso que el mayor no vive con con nosotros, ya que aún siendo vegetariano, es capaz de arrasar con lo suyo.

    Salud y jóvenes hambrientos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Toni...
    Vaya gozada de entrada,con tanta agua y tanto verde.Porque has comentado lo de que no es de esta "atípica o típica" primavera,en la que las lluvias han dejado las sierras exultantes,porque bien podría ser de ahora.
    Un recorrido de pleno disfrute,con esos merenderos y esas fuentes(algo que me encanta),con un buen caudal de agua y las ¿sendas?...pues para perderse por ellas.
    La fuente de la Casa Baratheon,todo un puntazo...jejeje y desde luego la casa y ese entorno bucólico,muy buena portada.
    Las fotos del río Cuervo,con ese "antes y después",realmente flipantes y para quedarse con los ojos como platos.
    ...Y sin que nos lea nadie,la curiosidad de esta entrada,es más si cabe,al leer Poyatos,ya que justamente hoy he reservado en la Casa de las Hazas para octubre...jejeje...Tiempo habrá para comentar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      La verdad que la primavera pasada por aquí fue muy seca (cosa rara) pero si nos remontamos años atrás encontramos primaveras como esta.

      Ostras que buena pinta tiene la Casa de las Hazas, vais a disfrutarla de lo lindo. A ver si hay suerte, y finales de agosto/septiembre vienen con tormentas y en octubre la Serranía deja atrás los calores estivales y vuelve la vegetación a tomar color, humedad y vuelve el agua a los arroyos, porque como Septiembre y Octubre sean secos y calurosos, que estos últimos años está ocurriendo, no va a estar con todas sus galas.

      A ver si hay suerte también y por lo menos un día Maru y yo nos subimos con vosotros, y así nos conocemos y hacemos una ruta juntos, si te parece....y cualquier duda de rutas o lugares preguntamelo, cuando se vaya acercando la fecha.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Esperemos disfrutar plenamente de esa maravillosa Serranía y por supuesto Toni,el encuentro "Esto Se Empina y Magia Serrana",será ineludible...jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar