domingo, 10 de enero de 2021

NIEVE A LO LARGO DEL RÍO JÚCAR, ENERO 2021

Llevaba una eternidad sin poner una entrada de nieve actual. La meteorología nos condicionaba con una basura de tiempo envuelto en la infame etiqueta de cambio climático que la zona de transición donde está Cuenca y su Serranía, entre el norte y sur de España y entre el interior y el Mediterráneo, era uno de esos lugares donde el calentamiento global más está haciendo mella.

Además, en los últimos años los temporales invernales que nos visitaban eran rápidos, fugaces y efímeros. El frío que hacía antaño cada vez era menos y la nieve, ante la ausencia de este frío y la subida de temperaturas, nos desaparecía a los dos días.

Por eso, esta borrasca que llegó los primeros días de año 2021 nos ha dejado buen sabor de boca, pues aunque los espesores de nieve caída no han sido especialmente fuertes, 20 o 25 cm en las zonas de la serranía alta, si ha venido con un temperaturas gélidas que nos recuerdan más a tiempos pasados. 


Ha habido días que en muchos pueblos de la sierra no han llegado al temperaturas positivas, y en la capital no hemos pasado de 3º o 4º como temperatura máxima. Y así llevamos ya más de una semana, y no solo eso, sino que estas letras las estoy escribiendo el día de reyes cuando esta noche auguran las predicciones meteorológicas unas nevadas de records continuando las temperaturas bajas.

Esperemos a ver si al final queda todo como dicen. La han bautizado como Borrasca Filomena. Por fin les empiezan a poner nombres más del terruño y del pasado.

En todo caso, material fresco y nivoso para el blog, por lo que voy a empezar con esta entrada del primer día que pude salir a la nieve. Como las carreteras eran una incógnita no me quise ir lejos y os voy a enseñar varios sitios todos desde el pueblo de Villalba de la Sierra hasta Uña con el cañón del río Júcar como eje vertebrador. Acompáñenme en este viaje para ver rincones bonitos y nivosos.

            Comenzamos con ese arroyo que ven ahí sobresalir en mitad del paisaje nevado.

Es el río Mariana, joven afluente que lleva sus aguas al río Júcar, donde está el área recreativa del Chantre.

                                                     Los escaramujos están preciosos.

                                        Aunque para río este, con sus riberas blancas.

                                                 El río Júcar a su paso por la vega.

Estas nieves van a ir aumentando poco a poco el caudal del río después de un otoño por general bastante seco.

            Unos metros antes de llegar al Ventano del Diablo. Miren como está la carretera.

Me planteé meterme por el sendero PR del Barranco de Sta. María que es ese que se ve encajonado entre las dos crestas.

Yo porque iba con el todoterreno pero vi mucha gente que empezaba a subir con sus turismos normales y daba un poco de miedo. Si se hubieran esperado un poco, terminó pasando el quitanieves.

Este es el sendero que lo hice muy poco, ya que había tramos que la nieve había tronchado los bujes y los enebros sobre el sendero y pasar era pegarte unas duchas de nieve muy poco aconsejables.

                                       La siguiente parada es la ruta más larga que hice.

                                                  Disfrutando de cómo estaba el pinar.

                      Arriba vemos las rocas donde está el Tormo y la Piedra Yunque

                      En las ramas de los árboles quedan buenos paquetones de nieve

Yendo por el carril, llegamos a ese punto donde tuvieron que abrir la roca para que el mismo bajara a donde está la captación de agua de la ciudad de Cuenca.

                               Nosotros aquí vamos a recorrer los bordes con cuidado.

                       Ya tenemos la vista del Cañón del Júcar a la vista con este aspecto.

     Al otro lado del valle tenemos rectilíneo el canal que lleva el agua a la Central de Villalba.

                                Un poco más allá, vemos donde va a terminar el canal.

Por ahora sigo la huella de un enorme ciervo. ¡Cuánto les va a costar encontrar comida estos días!

                          Que aspecto más magnífico están cogiendo los pinares de abajo.

                                                             ¡Cómo serpentea el canal!

                                    Y siempre abajo el río en su inaccesible discurrir.

                                                     Impresionante este lado del valle cañón.

                              De varios km es la longitud de las paredes en este lado.

En breves momentos me llegará desde la zona de las Majadas niebla y ventisca. No estoy preocupado pues tengo la carretera detrás mío, pero hay que tener cuidado cuando esto ocurre.

                                       Buenos espesores se están formando en los bordes.

Me viene a la cabeza la epopeya de los gancheros bajando los troncos de los pinos por este valle cañón que les suponía arduo esfuerzo y varios días de dura lucha y entrega.

                                               El río abajo y el canal a media altura.

Por esta ladera de acá están los Tilos de Garcielligeros que al estar sin hoja y con las nieves no hay quien los distinga.

                                                                  Pero estar, están.

                             Vistazo atrás a los laterales, antes de volver hacia el coche.

A Torri lo he dejado muy cerca de la carretera, ya que, entre que voy solo y desconozco los espesores de dentro, quiero pecar de cauto.

  Vamos a bajar más hacia Villalba pues voy a enseñaros la noria de agua que hay allí todavía.

                                            La senda es todo una gozada recorrerla.

                 Pronto aparece el canal de agua que se hizo para llevar el agua a la Noria.

He andado por aquí cuando es una jungla total en verano pero con nieve no recordaba haberlo visto.

                                El canal tiene tramos hasta para pegarte unos baños.

Ya estamos debajo del Puente de la Central Hidroeléctrica, donde vemos que el canal pasa por uno de sus arcos.

Vemos que hay excedente de agua en el canal, y esta va a parar el Júcar que va por debajo del ojo grande del puente.

        Nos acercamos con cuidado a ver como el río rebosa de agua justo debajo del puente.

Va el río que da gusto verlo y eso que aún no están las aguas que le va a proporcionar la borrasca Filomena.

Como estoy cerca de la Central, me acerco al río cerca de donde empieza el estrecho desfiladero de debajo del Ventano del Diablo.

          Se nota que se reforma la iglesia de la Central ya que debe tener unos 100 años.


Hasta aquí nuestro periplo a lo largo del río Júcar entre Cuenca-Villalba hasta el cruce con la Ciudad Encantada. Ahora como bonus extra os voy a presentar a un nuevo miembro de la familia durante unos dos meses. 

Se llama Birra y nuestro hijo Nacho se la encontró con apenas días de vida debajo de la rueda de un coche. Primer gran golpe de suerte para esta perrita. Nosotros lo estamos cuidando y poniéndole las vacunas para llevárselo la semana que viene a Beteta con nuestra amiga Eva "Patito", ya que aquí llega el 2º golpe de suerte. Birra va a formar parte de la familia de Pato, teniendo a Anka, la perra podenco de Eva, como hermana mayor.

El día que subimos a Priego a que la vacunara una amiga nuestra hicimos una parada en los pinares del Camping de Cañamares y fue una maravilla ver como corría por la nieve, para así entrar en calor y combatir el frío reinante.

Ya estamos en ese merendero al lado del camping donde era una delicia ver como caía la nieve de los árboles entre los rayos del sol que penetraban en el bosque.

                                                     Aquí tenemos a Nacho y a Birra.

Vamos a hacer una excursión corta para llegar con hambre al Mesón Los Claveles de Priego (¡qué morteruelo más rico, por favor!)

Birra y su primer contacto con la nieve. Viviendo en parte en Beteta me da a mí que pronto se acostumbrará a la misma.

                                                                       ¡Qué buena que es!

Según cogemos altura se nos presenta esta portentosa vista de la mole de la Degollá de Priego.

                            Ahí tenemos a Marcos con una hermosura de roble nevado.

Y me voy a despedir con un canto a la fusión. La naturaleza es donde mejor vemos lo natural que es la mezcla.  Pino y roble, lo que serían dos razas distintas, se entrelazan, se mezclan...

Se unen, se funden, se apoyan, se ayudan. Crecen siendo casi uno y no pasa nada. Ocurre en la naturaleza todos los días.


¡Hasta la próxima!

7 comentarios:

  1. Hola Toni, vaya chulada de paisajes nevados y que gozo da pasearse por allí ... y eso que por la pinta de las fotos el día no debía de ser muy apacible que digamos. Espectaculares esas paredes estratificadas del cañón. Si ya estaba así el paisaje antes de Filomena imagínate cómo estará ahora, imposible haberte acercado, digo yo. Y lo de la perrita, eso sí que es un milagro para ella. Menos mal que ha caído en buenas manos. Bueno Toni, abrigaros bien porque vienen jornadas más que gélidas. Y a ver si se cumple el dicho ... ¡Año de nieves ...!. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Paco.

    Yo con todas estas nevadas solo veo con muchísimo agrado la cantidad de agua que va a llegar a los acuíferos ;-)

    Pues si, con la nieve de Filomena se ha juntado allí un paquetón serio. Ahora es que estamos con la Madriditis en los telediarios pero aquí hay pueblos en la Sierra que la nieve llega a la cintura, llevan desde el viernes sin que pase el quitanieves y no salen en los telediarios y no pasa nada. También es verdad que están más acostumbrados, jejeje.

    Con otra cosa no, pero con el frío seco estamos acostumbrados a lidiar en Cuenca, y más aún los campestres que nos gusta la sierra. Los telediarios muchas veces meten más miedo que otra cosa, porque hoy he ido a currar con temor al salir de casa con el coche por el hielo y el frio, y bueno, tampoco es para tanto. Unos -10º pero con buen abrigo y mucho cuidado no ocurre nada.

    Otro fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico. Yo no he podido subir jeje. Sabes que donde dices lo de las huellas del ciervo, hay cabra hispánica?. Se ha reproducido allí bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis.

      No entiendo mucho de animales pero la cabra montesa se está reproduciendo muy bien por la Serranía, tengo entendido, no?

      Hace medio año me encontré una buena manada de cabras justo enfrente, al otro lado del valle del Júcar.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Así es. Es una especie única en el munda. Cabra hispánica

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Me leído esta entrada tomándome un Cola-Cao calentito jejeje.

    Vaya manera más blanca de empezar la actividad anual del blog. Todas las fotos te han quedado espectaculares, imagina que pillas un día despejado... Aunque así, con el día nublado también tienen su encanto. Si me tuviese que quedar con algunas lo haría con las del arroyo Mariana, con toda esa vegetación y arbolado de ribera totalmente escarchada. Y muy buena idea tuviste, ir varios sitios cercanos a disfrutar de la nieve y recopilarlos todos luego aquí. Tienes un gran suerte de vivir tan cerca de unos montes que reciben nevadas con frecuencia.
    Viendo el otro día en Instagram las fotos del perrete iba a peguntaros si es que lo habíais adoptado. Ahora ya se la (bonita) historia. Qué afortunada ha sido birra (me encanta el nombre) de toparse con Nacho ;-)
    Con ganas ya de ver el reportaje que harás del paso de Filomena, del que ya nos has hecho algún que otro spoiler en el grupo de whatsapp ;-)

    Ojalá la humanidad tomara ejemplo de ese pino y ese roble...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pero no le eches un chorro de cogñac al cola cao como haría quien tu y yo sabemos, jeja.

      Si, esperemos que vengan alguna nevada más, y puestos a pedir una como aquella que entró por el mediterráneo hace unos años y dejó alicante, valencia, Castellón y Cuenca con una buena nevada.

      La verdad que el cambio climático estaba haciendo que tuviéramos inviernos en Cuenca que no se veía la nieve, y da rabia pues eso es anormal aunque vete tú a saber lo que nos espera.....

      Del paso de Filomena no creas que tengo mucho. Estuve de Vacaciones hasta el 7 y ahí fue cuando empezó, aparte que Cuenca al estar en la Sierra y dentro del paso de esta borrasca hace que lo de las carreteras den mucho temor, y más aún con mi mala experiencia con el hielo en el coche.

      Lo de la perreta sabía que te iba a gustar. Este sábado nos subimos a dormir con Pato y nos subimos los tres para que la transición sea menos traumática pero nos va a dar mucha penita dejarla, sobre todo a Nacho. Por otro lado, sabe que con Pato va a ser un perrita feliz y con compañera de juegos (y de escapadas....jajaja pobre Eva). La raza es mitad podenco y la otra mitad no lo tenemos claro. Además, siempre podemos subir a Beteta a verla, y las veces que Pato baje a Cuenca la veremos.

      Un fuerte abrazo, amigo, y no sabes la alegría que tengo al verte aparecer por aquí ;-)

      Eliminar