domingo, 29 de abril de 2018

RADIOGRAFÍA DE UN SITIO HARTO SINGULAR (II): LA CASCADA DEL NACIMIENTO DEL RÍO TRABAQUE.



Después del gran éxito que tuvo la entrada de Radiografía de un sitio harto singular de la Cueva del Boquerón, vamos con la 2ª entrega. En este caso, vamos a ver la Cascada que crea el recién nacido río Trabaque en un fantástico paraje conocido como la Dehesa de los Olmos.

Los asiduos al blog ya sabréis que este es un paraje especial para mí, y de hecho tengo publicadas en los archivos de este blog hasta 3 entradas dedicadas a este bello rincón.

Si os digo la verdad, pensaba ya que no iba a hacer más entradas sobre este sitio, ya que en su día lo enseñé, con mucha agua, con niebla, en primavera, en otoño, haciendo hincapié en los arces, en lo robles, en las sabinas pero haciendo un pequeño resumen de todas estas entradas, y sobre todo, realizando una vieja idea que me rondaba la cabeza de hace un tiempo, saqué unas fotos distintas y una ruta nueva.


 

Esa idea mía era intentar bajar al cauce y fotografiar la cascada desde dentro, desde abajo, sacando nuevas perspectivas que me cautivaron, y la ruta nueva que nunca había hecho, era aproximarme a la Dehesa de los Olmos por agreste y tupido barranco que crea el Arroyo Trabaque antes de juntar aguas varias y descolgarse por esa cascada, una de las más bonitas del país.

Al igual que mi padre, hay cosas de las que nunca me cansaré en esta vida, sea 100, 1000 o 100000 veces, y es recorrer la Dehesa de los Olmos.


Aun llevando el todoterreno, el suelo esta muy embarrado, por lo que lo dejo un poco antes, y voy andando, comprobando que el Arroyo de la Dehesa baja muy bien de agua, si además pensamos que hace un mes esto estaba completamente seco.


Es imposible no dejar el camino, y acercarte a admirar uno de los muchos robles de la Dehesa de los Olmos.


Pero vamos directamente a la idea que me rondaba la cabeza hace tiempo de bajar, ya que a priori, los bordes de los cortados de la propia orografía donde está la cascada del río Trabaque son inaccesibles, pero tras un reconocimiento minucioso del terreno, encuentro un desplome por el que bajar, aunque también sé que una vez abajo, en la ladera, eso no va a ser fácil.



                                             Aquí el desplome por el que vamos a bajar.



                       Una vez abajo, y como pueden ver el terreno no es cómodo de andar.


Y en esa agreste y jodida ladera me encuentro un Tejo de tres troncos maravillosos, y si juntamos los tres troncos, es firme candidato a ser el Tejo más grande que yo conozco en la Serranía de Cuenca.



Al fondo se ve mi objetivo, pero antes debo advertir, qué como ven en la foto, el tránsito por la ladera es infernal. A la pendiente habida, se suma el barro de las últimas lluvias más la vegetación de todo tipo dificultando el acceso.

      Comencemos con el zoom a sacar vistas de nuestro objetivo, la Cascada del río Trabaque.


                    Me encontraba alborotado al tener estas vistas novedosas de la cascada.

                                                       Avanzo muy lentamente por la ladera.


Desisto de ir por la ladera y compruebo que pegado a la pared se avanza mejor, pero ¡cuidado! al ir por aquí en no tocar mucho la roca, pues, producto de las ultimas lluvias, se desmoronaba y se venían abajo.



                Vamos llegando pero antes pasamos por otra cascada mas pequeña y humilde.

                                       Que crea su propia poza en un rincón muy bonito.

      Me pongo justo debajo de esta cascada que crea una lámina de agua correr por la piedra.


            Aquí tenéis dicha cascada en otra ocasión y vista desde arriba en el otro lado.


                                                                    Ya estamos bien cerca.


En la parte baja, el agua ha creado una gran poza, con una hermosa piedra toba con musgos variados.

Y de la parte alta, vemos como se descuelga entre estas paredes librerías, muy parecidas a las que vimos hace unas semanas en la Cueva del Boquerón.


                                                       Vamos a ponernos justo debajo.

                           Aunque parezca que hay poca agua, cae un buen chorro.


                                                    Allí abajo uno se siente en un sitio mágico.


Este es el principio de la gran roca tobácea que he ido creando la cascada con el paso de lo siglos.


Lástima del tiempo y de que en verano apenas lleva agua, pues esa poza pide a gritos ser bañada por un servidor.


                             No se pueden imaginar lo que me cuesta irme de aquel sitio.


Os pongo aquí la clásico foto de la cascada hecha desde la parte de arriba para que os hagáis una idea de por donde iba yo.


Al subir a la Dehesa otra vez, vi lo que parecía a todas luces un muflón. La lástima que con las prisas me salió la foto borrosa pero se puede intuir....



Ahora vamos a hacer la otra ruta novedosa para mí, pues he llegado a ir a la Dehesa de los Olmos muchas veces por su camino normal desde el cruce del Hosquillo. También desde la Fuente de la Tía Perra por el sendero que hay hecho a tal efecto, incluso he llegado desde el pueblo de Castillejo de la Sierra con el todoterreno, pero aprovechando las aguas caídas, quería hacerlo por lo que, a priori, parece la manera más directa de llegar, aunque es la más agreste, y es por el barranco principal que crea la cascada y que yo he llamado el Arroyo Trabaque, y que a partir de la cascada, y, sobre todo, que le entre el Arroyo de la Dehesa, es cuando ya se le puede llamar río Trabaque.


La mejor manera es subir desde el merendero de la Fuente de la Tía Perra, y luego buscar la caída del barranco, poniéndote en las partes más clareadas para poder avanzar.


              Al fondo con el zoom podemos ver los puntales de la Dehesa del Perdigano.


                Y si seguimos estirando el zoom, ya asoma el Picayo de Arcos de la Sierra.


Ale hop, damos un salto espacio temporal para ponernos en ese puntal y admirar el final del gran valle del río Trabaque.



El estruendo del agua nos hace bajar con mucho cuidado por la ladera para ver lo que parece un gran salto de agua.


                               Ya hemos conseguido bajar y allí adelante se puede ver la cascada.


Debido a la inclinación de la ladera me es muy difícil sacar una buena foto de la cascada pero estamos hablando de unos 7/8 metros de caída.


A la izquierda la cascada y enfrente el agreste e inaccesible discurrir del barranco del Arroyo Trabaque. Al fondo estaría la Dehesa de los Olmos. Nosotros en este punto, deberemos ir por la derecha y subir mucho hasta casi la parte alta.


Si nos fijamos bien salen surgencias en forma de cascadas entre la ladera llena de vegetación.


Y también producto del deshielo del nevazo tan gordo de hace unos días, y qué provocaba regueros de agua por los sitios mas inimaginables.


Por aquí hemos encontrado una zona para bajar ya muy cerca de la Dehesa de los Olmos que se nos presenta desde una perspectiva diferente.


        Vemos desde lo alto el discurrir del Arroyo Trabaque encaminarse hacia la Cascada.


Por aquí nos encontramos los cadáveres de una madre y su cría, que parece que han muerto debido al fuerte temporal de nieve, por hambre, frío y agotamiento. Recordemos que cayó por estos sitios más de medio metro de nieve.


Ya estamos en la parte baja donde vemos esos verdes y encharcados prados de la Dehesa de los Olmos con un color espectacular.

Me llama la atención como los pinos del lado derecho se mantienen verdes, y los del lado izquierdo han caído la mayor parte presa de la maldita oruga de la procesionaria, aunque también se ven otros árboles distintos que aún no han echado hoja.


Un vistazo rápido a la vieja Casa de los Olmos, donde antaño llegaron a vivir unas cuantas familias.


Llamada así por los restos de varios y gigantescos olmos que quedan diseminados por allí, y que por su tamaño, morirían de viejos, antes de la aparición de la grafiosis.


               Acerquémonos a la cascada que ya se le oye rugir, incluso se le ve un poco.


                                                           Guuuau, todo un espectáculo.


                              Por ahí abajo, detrás de la cascada iba yo en las fotos anteriores.


El chorro engaña y parece que no cae mucha, pero ya os digo yo que no es así, y eso vierte mucho caudal.


                                Aquí la cascada en otra invierno/primavera esplendoroso.


          Aquí el menda con las dos cascadas detrás de aquella ocasión de hace unos años.


                                               Otra perspectiva más lejana de las dos cascadas.


                                    Saltemos de puntal, y veámosla lejana un día de niebla.


                                                                Un poco más de cerca.


En todos los recovecos de los bordes rocosos de los diferentes puntales del valle del río Trabaque, como el invierno venga lluvioso, aparecen sugencias de agua por varios sitios.


Volvemos al día de la ruta actual, y toca volver muy cerca de por donde bajamos, salvando esta muela para volver a la Fuente de la Tía Perra, donde tenemos el coche.


Antes saco esta vista de como el Arroyo Trabaque ha creado esa especie de arco en los bordes del valle, descolgándose por la mitad.


Con el zoom saco la Arceda o Azeral de la Dehesa de los Olmos con los restos de la gran nevada todavía.


              Arces de Montpellier que en otoño cogen colores tan fascinantes como estos.


        Y algunos tan grandes como este de la foto. Para ver los Arces de la Dehesa de los Olmos recomiendo ver esta entrada.


Esta entrada comenzaba con un roble de los muchos que hay en la Dehesa como este de la foto en otoño.


Aunque también en primavera es un espectáculo verlos entre el verde explosivo de la Dehesa de los Olmos.


También hay sabinas de gran tamaño, aunque yo voy a enseñar esta, ya que me llama la atención la diferencia entre sus dos ramas. Tengo entendido que la Sabina es un árbol dioico, es decir hay ejemplares machos y ejemplares hembras, pero me da que en este caso, están los dos en uno. Me dice una amiga de Magia Serrana, Lisa Calle, que puede haber ejemplares monoicos aunque es bastante raro.  No estamos seguro pero la mejor manera es acercarte y ver las flores, así uno sale de dudas. Cuando vuelva al sitio, lo comprobaré. Gracias Lisa.


Y despido esta entrada con quien me enseñó este paraje hace ya muchos años, mi padre, en una ocasión de principios de verano que nos hizo tanto calor, que no dudamos en meternos en una poza que hay unos metros antes que la cascada se descuelgue.


                                                             Hasta la próxima.

18 comentarios:

  1. Muchas gracias, me habéis hecho dar un paseo magnífico por esos parajes y lo que me ha quedado es unas ganas tremendas de pasearlo de verdad. Gracias por hacernos sentir estas agradables sensaciones que nos ofrece nuestra naturales serrana. Uno de Priego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pricense.

      Gracias a ti por leerme y comentar, es todo un halago el que te haya hecho dar un paseo virtual por allí, ahora solo falta caminarlo tranquilamente ;-)

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ha sido extraordinario poder ver tan magníficos paisajes, los robles preciosos y la pena de una madre y su hijo muertos, debido lo más seguro al frío extremo y nevadas que ha habido. La naturaleza es impresionante, en belleza, pero también en su dureza, sobre todo para los pobres animales que tienen que subsistir en ella, como es natural. Enhorabuena por todos y explicaciones. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia.

      Pues si, la naturaleza tiene la doble cara de la belleza y la dureza. No se entienda una sin la otra. Encantado que te haya gustado la entrada.

      Toni MS.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Toni,

    Me ha impresionado mucho esa espectacular cascada y su no menos bonita compañera, es una gozada ver la zona con tanta agua.

    La zona de la Dehesa de los Olmos me ha gustado muchísimo, no paras de engordar mi lista para cuando vaya a Cuenca, me van a hacer falta meses solo para empezar a descubrir todos estos rincones que nos enseñas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Pues si, esa cascada hermana pequeña de la grande es muy estética, ya que al caer el agua como una lamina sobre ese tipo de roca, le da un toque pictórica. Aunque aparezca en las fotos, suele secarse mucho antes que la grande.

      Jjajaja, pues como sigas viendo el blog, al final no vas a ir al pueblo de tanta lista engordada. La Dehesa de los Olmos es un sitio genial para verlo ahora en primavera, incluso principios del verano, y luego bien entrado el otoño.

      Toni MS.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una gozada Toni, no dejas de impresionarme. Hay que ver cómo te lo curras para sacar otros puntos de vista de lugares que ya conoces de sobra. Me encanta la Dehesa y como bulle de agua la montaña después de este "invierno tardío" tan generoso en nieve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Si es cierto que mi cabezota no para de bullir buscando otras vías, otras perspectivas, otras ideas, muchas veces descabelladas que no he conseguido llevar a cabo pero bueno algunas veces sale bien como en esta entrada......ya que tengo que decir que el transito por la ladera fue un poco difícil y no lo pasé bien....

      La Dehesa de los Olmos es un paraje que te encantaría, ya que además cada estación deja el paisaje de una forma diferente, y al estar tan apartada y recóndita es un lugar muy virginal lleno de animáles salvajes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Pues no se que me ha gustado más si la cascada o esos árboles centenarios de la Dehesa de los Olmos, aunque lo mejor es quedarse con la suma de todo, que hace de esta zona un paraje espectacular, digno de cuantas visitas haga falta, con sus respectivas entradas en el blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Si ya he aprendido que con este paraje no se puede decir aquello de nunca jamás, pues seguro que vuelve a salir...por ejemplo, nevado!

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Impresionante lugar Toni. ¿Podríamos estar hablando de uno de los enclaves naturales más infravalorados a nivel nacional?. Estoy seguro que será uno de esos lugares que ganan mucho más cuando los ves en directo, oyendo el estruendo del agua al desplomarse en ese vacío. Es chocante como grandes ríos peninsulares tienen nacimientos tan modestos, y que luego otros ríos más discretos como el Trabaque vengan al mundo de manera tan espectacular y estruendosa.
    Impresionantes también, a la altura de la cascada, los árboles aparecidos en el reportaje. Y muy interesante lo de doble sexualidad de esa sabina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Muy curioso el apunte que haces de los nacimiento de los ríos, en este pasa, como bien dices, lo contrarío, un nacimiento espectacular y no solo, sino todo su tramo alto (serrano) que va por dentro de ese valle varios kilómetros, que tengo pendiente recorrer, y que debe ser espectacular. Cuando acaba su tramo serrano, comienza su andadura por la Alcarria y ahí es cuando suele ir seco. Además curiosamente, ahora es un río desconocido y humilde pero en su tramo alcarreño sobre todo labra cortas pero profundas hoces que según los geólogos en otras épocas fue un río muy potente, mucho más que por ejemplo el río Guadiela (el más caudaloso de todos hoy en día).
      En cuanto a lo que dices de un enclave natural infravalorado, tienes mucha razón, y, permíteme que te diga, que por mí que se siga quedando asi. Este año, es la primera vez que ha salido en Castilla La Mancha TV, y conocidos míos diciéndome que cascadas más chulas, que como que no han oído hablar de ese sitio, estando tan cerca de Cuenca. Esperemos que siga asi, siempre he dicho que es un paraje que se autoprotege solo, al estar muy apartado, y con carriles en muy mal estado. Una mala noticia sería que construyeran una carretera de asfalto hasta allí. Igual que el Arce de Montpellier fue llamado así por encontrarse en el término de esta ciudad francesa muchos arces, sin duda, alguna es el enclave de todo el centro península donde más hay.

      La sabina Travesti!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Toni.

    Esplendor en la Sierra!! Ya estábamos deseando volver a regalarnos imágenes como éstas.
    Cuando nos gusta volver a un sitio tantas veces, siempre surge la idea de como darle otra vuelta de tuerca a la próxima visita y hacer algo novedoso. Seguro que te gustaría abarcar un buen número de rutas en poco tiempo aprovechando la vuelta del agua. Es el momento, a por ellas!!

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Esplendor en la Sierra, que buen título. Como le digo a Eduardo, la Dehesa con nieve es otra gran manera de sacarla y que no lo he hecho.
      Si ya he aprendido a no agobiarme, y a saber que no puedo abarcar ir a tantos sitios, antes que bajen los caudales, pero hubo un tiempo que era un no parar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Toni. Espectacular la cascada y tus fotos. Me puedes indocar si es muy complicado la ruta para ir con un grupo de senderismo, desde donde recomiendas empezar y si ests señalizado? Somos de un club deportivo de la provincia. Victor. CD Pineda de Gigüela. Gracias

    ResponderEliminar
  9. Hola Víctor.

    Pues hay dos maneras, una que si está señalizada que es más larga pero si estáis habituados a andar, no pasa nada, de la cual se sale del merendero de la Fuente de la Tía Perra (hay un panel pero si buscas en internet es posible que tb esté). El problema de esta ruta es que la última gran nevada de algo menos de un metro ha arrasado el bosque, tronchándose pinos sobre los carriles y bujes y mil arbustos sobre las sendas por lo que está muy caótico. Dudo que hayan limpiado aún las sendas, ya que tienen muchas pistas y carriles por limpiar de pinos tronchados que no dejan avanzar. Yo os aviso....no sé como estará ahora pero de allí sale la ruta señalizada.

    Otra manera sin señalizar pero no difícil si se mira un mapa, es ir por una pista en buen estado pero solo para todoterrenos que sale a la izquierda (viniendo de las Majadas) unos 150 metros antes del cruce a la derecha que te lleva al Hosquillo. Esa pista, si la miras en el mapa, te llevará a los puntales de la Dehesa de los Olmos. (solo tiene un punto donde se bifurca, y tendréis que coger el que sigue adelante (derecha) Estar al loro, pues es larga, y deberéis pasar por encima del Arroyo de la Dehesa hasta que lleguéis a donde está la cascada (río Trabaque) y la casa de los Olmos.

    ResponderEliminar