sábado, 30 de octubre de 2021

EL MANANTIAL DE LA TOBA Y LA CASCADA DE LA VIRGEN DE POYATOS


El entorno del Arroyo Barbazoso, su nombre de siempre, el célebre Arroyo de Poyatos para los barranquistas, o Arroyo de la Dehesa según los mapas, es idóneo para trazar rutas y admirar como la naturaleza se muestra tal como es, según la época que vayamos. Hace tiempo fuimos desde Poyatos para ver la cueva y cascada de la Virgen, dentro del barranco, por uno de los pocos lugares que pueden acceder al Barranco, en un sendero señalizado por la Mancomunidad Turibec, esa que tuve el honor de presentar su guía de senderos en la Feria del Libro de hace ya unos años. 
En esa ruta vimos esa cascada caer al lado de la cueva, que en inviernos y primaveras suele llevar agua, y hoy, en esta entrada os voy a enseñar de donde viene esa agua de la cascada, unas cuantas decenas de metros más arriba.
Para eso, traigo a colación a mi amigo Ignacio que es el que me habló de este sitio, ya que yo no lo conocía. He pasado muchas veces de ruta cerca de ese paraje, pero desconocía su existencia. El manantial de la Toba, uno de esos sitios que a Ignacio le ha gustado pernoctar al raso desde que lo hacía siendo un adolescente.
La ruta de hoy, hecha hace unos tres años, la  trazaré con la amiga Sole, como diría el amigo trotasendas valenciano Paco Domingo, y, así en soledad, partiendo desde la cabecera del Arroyo Barbazoso, lo cruzaré por un viejo puente y saltaré al rincón donde está el manantial de la Toba, donde hoy hay una caseta de captación de agua, siendo posiblemente el punto o uno de los puntos donde cogen el agua para Poyatos.


Después de ver ese bonito paraje, me lanzaré ladera agreste abajo, intentando acompañar las aguas del manantial, hasta llegar al borde rocoso, donde esas aguas crean una bella cascada que cae sobre la cueva de la Virgen, pudiendo ver parte de otras cascadas que crea el Arroyo de Poyatos en su descendente y espectacular discurrir, buscando las aguas madre del río Escabas.

Como a tres km de Poyatos, yendo en dirección a Santa María del Val, en una abierta curva a la izquierda, sale un carril a la derecha. Una referencia para saber donde está ese punto, es que estamos debajo justo del Cerro del Cuerno, donde están las antenas de Poyatos. Allí en ese principio de carril dejaremos el coche. 


               Aquí tenemos ese carril  de bajada a la parte alta del Arroyo Barbazoso.


Que es realmente el viejo camino, que cruza el arroyo y salta al otro lado, donde está el Manantial de la Toba en primera instancia y más allá, la Huerta de Marojales y Vega del Codorno.


                               En el arroyo encontramos esta maravilla de antiguo puente.


El Puente de las Torquillas, posiblemente de origen medieval (S.XI), al igual que el Puente Barbazoso, mucho más abajo, casi en el río Escabas.

En este punto es donde suelen empezar los barranquistas el descenso del arroyo.

Ya que pronto comienza a perder metros de manera veloz con pozas y bañeras de todo tipo.



Y no pasan ni 20 metros para que ya vaya entallado en una pequeña hoz, siendo infranqueable para los senderistas.


Aunque yo voy a salir de la hondonada del barranco para saltar la loma, mientras vemos abajo como el Arroyo Barbazoso ya se ha hecho de grandes proporciones.


Paso por encima de una zona de churtal, donde el agua se dispersa por la ladera y sigue para abajo. Luego volveré a ver donde van estas aguas.


Pero por ahora, seguiremos el camino que con el tiempo se ha convertido en una senda entre aliagas.


                                          Llegamos a las casas de la Fuente de la Toba.


      Tres o cuatro construcciones puestas en una praderas aterrazadas de tiempos pretéritos.


Llama la atención que muchas de estas construcciones las hicieron con la roca toba del propio lugar.


                                 Por medio de las praderas, vemos que corre un arroyo.


            También se crea de manera natural un pequeño navajo, a modo de lagunilla.


Y la caseta de captación de agua, donde arriba despunta ese cerrete, donde quedan restos de un asentamiento celtíbero que ya os enseñaré en otra entrada.


                          A pie de la caseta ya hay mucha agua, donde llenaré las botellas.


Pero me meto en el feroz cogollo de majuelos punzantes y bujes, buscando las surgencias, saliéndome otra construcción oculta por la vegetación.


               Tras luchar un poco con la vegetación, llego al punto donde empieza a manar.


Ya tengo localizadas esas aguas, que un poco más abajo van a crear la Cascada de la Virgen.


          Mágico el sitio que el amigo Ignacio se buscó para pernoctar en las noches serranas.


           Voy a seguir por el camino, dejando atrás el rincón del manantial de la Toba.


                                           Aquí lo vemos con un poco más de zoom.


               No hay ruta de MS sin el consabido trochemoche, en este caso ladera abajo.


                   Luego suavizándose la pendiente, pero endureciéndose el avance.


      En este infiernillo enfoscado lo que tengo que encontrar en la preciada agua, y seguirla hacia abajo.


          Hasta que veamos allí adelante el abrupto final de nuestro transito por esta ladera.


Como me suben las pulsaciones cuando me acerco a un sitio tan especial como es el principio de una cascada que se lanza al vacío.


Nos escoramos a un lado para intentar coger la cascada pero hay que tener muchísimo cuidado en este terreno.


Pues el suelo de la ladera está completamente inclinado y cortado bruscamente por el precipicio.


                                 Eso sí, la visión de la cascada me tiene encandilado.


                                               La cascada o chorrera de la Virgen.


              Cuando vienen ráfagas fuertes de aire, se lleva el agua para todos los lados.


La cascada cayendo, y al fondo vemos como viene el Arroyo Barbazoso de su cabecera, donde está el puente de las primeras fotos.


      Y luego vemos como continua hacia el Valle del río Escabas que es lo que vemos al fondo.


                                             No puedo parar de hacer fotos a las cascada.


    Pero vamos abajo, donde cae la cascada, en otra ocasión invernal con aquello semi helado.



      Su edificio tobáceo sacado en otra época desde abajo con zoom, en que caía poca agua.


Poca agua pero suficiente para que el enajenado dueño de este blog se dé una ducha bajo la incrédula mirada de sus sobrinos, a principios del mes de marzo.



      Volvemos a la ruta actual, donde se recomienda pinchar esta foto para verla en grande.


Desde este punto, podemos sacar parte del portentoso arco rocoso que se forma en el otro lado y que vimos en la entrada dedicada a la Cueva de la Virgen.

Foto del arco en aquella ocasión con otra cascada que cae de este lado, y que, con el frío reinante, se quedó congelada en parte. ¡Qué ganas que vuelva a hacer ese frío en la sierra para que podamos admirar estos fenómenos!



                         Lo que se me abre es una maravillosa vista del Arroyo Barbazoso.



                                                Vista de la cascada desde el otro lado.



Esta cascada suele llevar agua los inviernos y primaveras, siempre dependiendo del régimen de lluvias.


           Vamos por los bordes a acercarnos a ver esa parte de arriba del Arroyo Barbazoso.



            Con el zoom vamos viendo cascadas de ese tramo, que parecen pequeñas pero no los son.


          Se ve que el barranco y sus distintas cascadas en ese tramo no es remontable a pie, y sí para rapelar.


Si nos fijamos bien, aparece un barranquista por ese estrecho, dispuesto a rapelar esa cascada.


Aunque no hay bar en Poyatos -fuera de la época veraniega - eso no es óbice para darnos una vuelta por su casco y admirar este bonito pueblo de la Serranía de Cuenca con un conjunto monumental de gran belleza., absolutamente recomendable. En este caso, por no alargar la entrada en demasía, voy a poner unas fotos solamente de la Fuente Vieja, más conocida en el pueblo como el Pilón.


Se le ha conocido durante mucho tiempo como la Fuente Romana, ya que una inscripción en latín y ciertas características de las técnicas empleadas por los romanos, con tres vasos decantadores, pueden dar a pensar que su origen se remonta a esa época.


Aunque estudios arqueológicos con el carbono 14 la han datado de alrededor del 1350 dc. Aquí en la foto el 3º de sus vasos decantadores.


Lo que si se ve claramente es la huella que han ido dejado en la roca los cántaros de agua durante 7 siglos de historia.


Terminar dando las gracias a Enrique Arias Rojo por la publicación de su libro "Poyatos, paseos por su historia", donde he sacado los datos de estos restos históricos, y que me ha resultado una lectura muy amena e instructiva, y que completaré con una entrada dentro de un tiempo donde vendremos otra vez a los montes de Poyatos, esta vez para ver otra vez la cascada, aunque de forma breve, y sobre todo el castro celtíbero de la Toba y algún paraje más.

Hasta la próxima!!

13 comentarios:

  1. Me alegra volver a saludarte Toni. El arroyo de Barbazoso o el barranco de Poyatos es una verdadera joya, y esa cascada en invierno helada es impresionante. Abría que verte duchándote bajo la cascada en marzo... Un abrazo Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Me alegro verte por aquí también. Espero que vaya todo bien. Pues si, tengo que reconocer que ese mes de marzo de la ducha, no fue muy frío, y el invierno no había sido generoso en lluvias, cosa que si fue los siguientes meses de primavera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Y esa es, amigos, la vida de un modesto, pero bonito curso fluvial. Me ha encantado la entrada Toni, y como seguiste el arroyo, desde la modesta surgencia en la que ve la luz hasta esa brutal cascada en la que finaliza su trayecto. Y hay que ver que contrastes paisajísticos encuentra en su camino hasta el Barbazoso, empezando por esas verdes praderas, pasando luego por esos emboscados bojedales y terminando en ese amplio circo en el que se descuelga en forma de espectacular cascada.

    Ese Arroyo de Barbazoso es precioso, un clásico barranco, que si alguna vez retomo el barranquismo me gustaría descender.

    La crónica empieza con historia, con ese puente de piedra, y finaliza con ella, con esa vetusta y bella fuente.

    Esa foto tuya, enajenado jajaja, debajo de la cascada, ya es todo un clásico de Magia Serrana, pues ya son unas cuantas veces las que la he visto en el blog jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues otra ruta chula es sobre el mes de junio hacer ese arroyo pero remontando sus riberas, y pegándote unos baños en tres o cuatro sitios guapísimos, todo en modo normal (sin barranquismo)

      En efecto, hay historia por toda esta zona. Comprobados además con el carbono 14, las fuentes del pueblo sobre el XIV, Y los puentes esos de piedra en el arroyo del siglo XI, ahí es nada!!

      Con tanta entrada recopilatoria es normal que tenga fotos repetidas, sobre todo las que las de las tontás ;-) y tú sales en unas cuantas!!

      Un abrazo y nos vemos pronto.

      Eliminar
  3. Hola Toni, estupenda jornada I+D de las que tan aficionado eres y de las que sales siempre airoso (pinchazos jabalineros aparte). No veas el gozo que da ver esos arroyos tan alegres, cantarines y frescos. Y el gozo también por encontrar el "nacimiento" y el hecho de compartirlo tan íntimamente con nuestra amiga Sole. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y que huevos le echas para ducharte bajo la cascada en marzo ...¡ no comments !.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Si la verdad que en estas rutas estoy en mi salsa ;-). Y sí, la cascada ya es más conocida, pero poca gente conoce su nacimiento en esa terraza debajo del castro celtíbero.

      Que lo de la ducha, fue un poco debido al pique de mis sobrinos, que si el tío no lo hace, que si el tío tal, jejejeje, tengo que decir que hacía un inusual día poco frío de finales de Marzo, aunque el agua fresca estaba, eso hay que decirlo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Muy bonito todo el entorno, del manantial de la Toba y la cascada, que tiene un salto principal brutal, pero más abajo, forma una sucesión de pequeños saltos, que son una maravilla, parecen las gradas de Soaso, conquenses.

    Me ha resultado curioso, que para la construcción de las casas de la Fuente de la Toba, utilizaran ese tipo de piedra, porque no es muy habitual, aunque ya se sabe, que antiguamente se utilizaban los materiales que había en el entorno.

    Lo del baño en marzo, a otro quizás le sorprendiera, pero me da, que tus sobrinos estarán más acostumbrados 🤣.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Aquí en Cuenca es muy usual la piedra toba, y muchas construcciones serranas (casas de vivienda sobre todo) son una mezcla de roca caliza o rodeno (según la zona) y piedra toba (en menor cantidad), mucho más ligera. Debido a su porosidad deja pasar la humedad, y se solía poner en lugares concretos de la casa, como portales, porches, pilares, chimeneas, además leo que el Tosquero (el experto en sacar toba para construcción solía darles una capa de cierta sustancia para evitar que se filtre la humedad por ellas.

      Jejeje, qué razón tienes, mis sobris ya me han visto en acción unas cuantas veces ;-)

      Salud y montaña

      Eliminar
  6. Hola Toni,

    Eso si que es seguir un curso fluvial desde su nacimiento, y menuda pasada el lugar donde nace, normal que tu amigo Ignacio disfrute durmiendo al raso en tan idílico lugar.

    Que frío me ha entrado cuando he visto tu "ducha" particular... yo hago eso y me tienen que ingresar, ya no se si por hipotermia o por pulmonía galopante... jajaja

    Salud y arroyos serranos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Ignacio cuando era jovencito se cogía los autobuses que iban a los pueblos de la sierra y se echaba a pernoctar dos o tres días, hasta que se volvía en otro autobús para Cuenca.

      Pues la verdad, que cada uno tiene sus extrem limits, jejeje, el mío es el agua freggca, aunque ahora que me he quitado unos cuantos kg de encima no sé este verano cómo la voy a aguantar.

      Salud y duchas todo el año.

      Eliminar
  7. Hola Toni,

    ¡Que parajes! zona que nosotros tenemos totalmente abandonada, tengo que empezar a perder pereza y hacer alguna ruta por allí, esta me ha gustado mucho y parece asequible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis.

      Ay la pereza, ese gran enemigo que tenemos todos!! En fin, el caso es ponerse y no darle muchas vueltas.

      Un saludo.

      Eliminar