domingo, 21 de junio de 2020

EL CAÑÓN DEL RÍO CABRIEL Y LA ALDEA DE LA NOGUERUELA


Hacia unos 8 años que no visitaba la recóndita aldea de la Nogueruela en los montes de Salvacañete, muy cerca del límite con Zafrilla y con la provincia de Teruel. Sabedor que aquello con la primavera (del año 2019) hará que esté verde y espléndido, planeo una ruta para acercarme a verla. Como tengo el todoterreno en el taller, y el nuevo coche no va a pisar carriles, busco trazar una ruta que salga de la carretera.

Y no es fácil, ya que no quiero que salga muy larga en longitud, porque se yo que por allí, con escasas sendas, suelo hosco y muchas cosas que ver y fotografiar, se me puede ir mucho tiempo.
Tras estudiar los mapas, descubro en la foto aérea una senda dibujada que sube desde la carretera que va desde Salvacañete hacia el Vallecillo (Teruel) hasta el Collado de las Hongueras (Gracias a Jose Antonio Villanueva por el dato).

Hay muchas maneras de ponerse a tono al poco de levantarse, un buen almuerzo, una ducha fría, un par de chupitos de orujo o como sucede en este caso, pegándote una buen cuestarrón donde sudes un buen rato. Esta subida, algo calurosa, donde salvaremos de buena mañana 250 metros de desnivel,  servirá para entonarnos rápidamente.




Además, esa senda se nos antojará milagrosa, ya que todo alrededor está cubierto de aliaga, y de hecho, hasta que di con la senda, tuve un rato de penar por ese matorral, pues aunque llevaba un pantalón largo, el calor que auguraban en este día de principios de mayo, hizo que llevar uno fino que era insuficiente para aguantar las embestidas de la aliaga.

Esa senda camino está a punto de ser engullida por la aliaga, pero aún se puede transitar sin pincharse en casi todo su trayecto, hasta que llegamos al Collado de las Hongueras, donde al otro lado, vemos por donde volveremos a dicho collado. Pero eso será unas cuantas horas después, pues ahora mi siguiente objetivo es torcerme para  ver desde arriba las Peñas de las Cabras, un cordal rocoso, con gendarmes puntiagudos que delimita el cañón del río Cabriel en uno de sus lados.


      Este es el barranco por que subiremos, una vez que ya hemos encontrado la senda.


                                      Aquí ya llevamos un buen trecho de subida.


Ya tenemos el Collado de las Hongueras a  la vista, y a la sombra de esa sabina beberé agua, pues aunque son las diez de la mañana, el calor aprieta. ¡¡Estas primaveras tan calurosas!!


  Una vez en el collado, vemos al fondo Pradomadera, que es por donde volveremos. Es de imaginar que este collado esta primavera actual deber estar mucho más verde que la del año pasado que es la que corresponde a esta foto.


Ahora nosotros torceremos a la izquierda para para ir hacia la Peña de las Cabras por este carril.


A nuestra izquierda vamos dejando el valle de la carretera y si se fijan muy bien habrá un puntito rojo que es mi coche.


Empiezan a aparecer las primeras manifestaciones geológicos de la parte superior de la Peña de las Cabras. Miren los coches para comprobar que estamos a buena altura.


Estamos en la parte alta de la Peña que es todo este cordal descendente y que nosotros no bajaremos por no alargar la ruta.



 Vemos que se forma un precioso estrecho por donde va la carretera que une Teruel y Cuenca.



                                                           ¡¡Menudo trampolín!!



                 Con el zoom abajo vemos restos de viejas tinadas y una reconstruida.



Después de ver esto, mi avance hacia la Nogueruela quería que fuera remontando el cañón del Cabriel por sus bordes. Cosa que fue un descubrimiento pues aquello se presentaba espectacular con ariscas laderas de pedreras, meandros bruscos del río, puntales, crestas y paredones de caliza que tallan el agreste discurrir del río.



Torcemos a la derecha, dejando la Peña de las Cabras y ya se nos presenta el valle del Cabriel.


        Como no me va a gustar esta comarca si hasta las pedreras van con la T de Toni.


Mientras avanzamos, echamos la vista atrás para ver como avanza el Cabriel dirección Salvacañete.



Estoy encandilado con esta vista de la sinuosidad del Cabriel mientras horada rocas y desciende en altitud.



Pero no solo esa vista, sino que delante mío, dirección norte, me aparecen esa maravilla de par de montañas que me dejan noqueado y que aún tardo unos minutos en reconocer.



Además, desde aquí arriba, me llamó la atención una cueva en una pared del valle del río, y al lado de ella, en sentido completamente descendente, un camino de herradura completamente abandonado. En los mapas no viene nada del mismo, y allí sobre el terreno veo que a mitad de la ladera desaparece, y al llegar al cauce fluvial no se ve nada. Debo investigarlo, cosa que me llevó casi una hora, ya que bajé por él con mucho cuidado, pues a la pendiente habida, hay que sumar el mal estado de las piedras del camino.

Cuando se acaba el camino, veo que aún falta mucho para el río. Intuyo en los agrestes canchales y pedreras restos de muros por lo que llego a la conclusión que la fuerte pendiente canchalera ha hecho desmoronarse las lazadas de camino en esta 2ª parte. Vuelvo a subir, comprobando que la cueva es una simple oquedad, y aprieto el paso, que aún me falta para llegar a la Nogueruela y ya llevo casi tres horas de ruta.
Las cosas del Slow Mountain y una curiosidad insaciable por explorar cosas.



Eso es lo que vi, una especie de cuevecilla, y lo que parece un muro que contiene un camino de bajada al río.


Pero miren que laderas más descompuestas y jodidas. El extraño camino iría por la derecha.


                                      Decidido: tengo que bajar por ahí y explorarlo.


La 2ª parte del camino iría por esa ladera derecha y ya no la veo desde aquí. Al fondo emerge mi T.



Lanzamos abajo el zoom para ver la limpia agua del Cabriel antes de ese estrecho que se forma.


        Bajamos para colocarnos en el camino mientras vemos lo inclinada que son las laderas.


Ya estamos en el camino y vamos a bajar con cuidado pues no se anda cómodo por estas piedras.


La presunta cueva es solo una oquedad que me permite hacer un pinchito para comer al fresco de la roca.


Miren como desciende el camino en dirección al río. Vaya maravilla y que lástima que esté destrozado.


   Hasta que viene a terminar de repente aquí en una extraña explanada, cuando aún queda bastante para llegar al río.


La vista que se me presenta del gran meandro del río es sublime. ¿Que es lo que vemos a la izquierda, arriba?


                                                     La parte baja de la Peña de las Cabras.



                           En cuanto al camino, viene a acabar por este lado junto a la pared.


Miren lo que falta aún para llegar al río. Albergo la teoría de que este camino de herradura iría por ahí abajo y sería en su época una pequeña gran obra de ingeniería, y que la pendiente existente y el olvido hizo que lo que falta se derrumbara y desapareciera.



            Toca volver sobre nuestros pasos y subir allí arriba para continuar nuestra ruta.


Cuando llegamos al collado, antes de llegar a la parte alta, tenemos esta vista río arriba del valle del Cabriel. A la izquierda resalta una enorme pared muy brillante.


                     La Peña Lisa (1418 metros) donde se ve una tinada en su punta.


Vamos ahora con el asunto de esas dos montañas que os he enseñado en una foto anterior, ya que ir a la Nogueruela remontando el borde superior del valle del Cabriel me permitió admirar una visión norteña y completamente novedosa –término de Zafrilla-  donde emergen en distintos planos el Morrón y la Umbría del Oso.


El Morrón (1701 metros) al que reconocí por su caseta en la cima, y a la derecha, la mayor altura de toda esta comarca de la Serranía conquense, los 1827 metros de la Umbría del Oso.


Esta vista es muy representativa de la orografía de la Serranía, ya que abajo vemos el río Cabriel rondando los 1180 metros de altitud, y al fondo vemos los 1827 metros de la Ombría del Oso. Y entre medias, los valles fluviales de dos ríos (ríos Cabriel y Zafrilla) y de seis o siete arroyos.


           Ya estamos avanzando por el cordal, dejando a la izquierda el valle del Cabriel.


Y hacia la derecha ya nos aparece la aldea de la Nogueruela, aunque antes de ir hacia allí, volveremos hacia el valle del Cabriel.




     


Tenemos un cortao debajo nuestro y enfrente una enorme pared.  Que será esto? pues el Cabriel discurre a la izquierda.



Esto es una especie de corto y rocoso barranco y que ya recorrí por abajo hace unos años (AQUÍ)



Al fondo abajo dentro de esa cueva, donde planea un ave rapaz, hay un manantial y de arriba se descuelga una cascada en época invernal.


Aquí justo en aquella ocasión, al lado de la poza que crea en manantial de la cueva y la cascada del arroyo.


                 Este bello barranco de las Casas del río forma una U rocosa perfecta.





Más para allá el barranco se une al valle del Cabriel para iniciar allí adelante el tramo de los meandros de las fotos primeras.



                Las Casas del Río puestas a la salida del barranco y a orillas del Cabriel.




                Vamos a dirigirnos ya hacia la Nogueruela que la tenemos al fondo.




Pero antes una cosa curiosa, en apenas 15 metros vamos a pasar por dos arroyos, este primero, del Prado de la Madera, que es el que crea la cascada que hemos visto antes, la de la U rocosa.


                     Otra foto de cuando estuve hace tiempo debajo de esa 1ª cascada.



Y este otro arroyo que viene de los alrededores de la Nogueruela y que entra al Cabriel a través de otra cascada que vimos en esa ocasión años atrás.


                                                   Aquí tienen esa otra maravilla.

Después de darme un paseo entre las calles de la aldea y comprobar qué bien que están reformadas en piedra la mayoría de casas, tomo el camino de vuelta, esta vez por la pista que se dirige hacia las Casa de Pradomadera, ruinosa casa que si veo pero no su fuente. Me imagino que al dejar el carril e ir por el fondo de la vaguada ha hecho que me dejara la fuente arriba.

En todo caso, ya solo me queda atravesar a trochemoche unos campos, donde curiosamente sorprendo a un pastor echándose la siesta, que al oírme pasar, él y sus dos perros pegan un brusco brinco con cara de pocos amigos al verse sorprendidos y despertados de la siesta por un extraño individuo que va por ahí solo a las 5 de la tarde cuando sol casca de lo lindo.
Una vez en el Collado de las Hongueras, solo me queda bajar al coche por la senda de las aliagas




                                                            Llegamos a la Nogueruela.




            Ponemos modo relajación total y nos damos un paseo por sus calles y casas.




   Algunas casas con antenas delatan que la Nogueruela en verano si está habitada en parte.


Da gusto ver la aldea pues las casas se han reformado manteniendo el buen gusto y el aspecto original.



                                  Las sabinas van ocupando las viejas calles de la aldea.




                 Construcción típica serrana son estos tejadetes en la puerta de las casas.


                           Y también esos soportales sujetados con troncos de sabina.


Allí al lado está el Fuentarrón, donde el nombre debe aludir a tiempos pasados que saliera con más caudal.



Este el carril que nos va a llevar a la Casa de Pradomadera, donde torceremos a la derecha y subiremos esas lomas para llegar al Collado de las Junqueras, y de ahí al coche.


 Pero antes, echaremos la vista atrás, y sacaremos varias postales del Caserío de la Nogueruela con la Umbría del Oso detrás.


                La aldea con el Morrón a la izquierda y la Umbría del Oso a la derecha.



                                                          Plano con la ruta realizada.


A la vuelta, tercios fresquitos en Cañete y Carboneras y para casa contento de haber recorrido tan bonita esta sierra del Escornadero que llevaba tiempo sin hacerlo.


¡¡Hasta la próxima!!

16 comentarios:

  1. Qué gozo da ver cómo está el monte por tu tierra.
    Como no podías ser de otra manera te pegaste un buen rutón y como buen curioseador que eres tampoco faltaron los tramos I+D junto a un juvenil Cabriel.
    Y hablando de aliagas ... ni te cuento cómo me puse hace un par de sábados por tierras de Alborache (cerca de Buñol) por no ponerme pantalones largos. Cuando volví a casa mi mujer se pensó que me había peleado con un gato, jejejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Cuanto he echado de memos mis investigaciones serranas, jejeje.

      Pues si, la aliaga esta recobrando mucho terreno por nuestras sierras cada vez con más ahinco. Por aquí durante el invierno ni nos damos cuenta pero ahora con los calores si.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho todo lo que publicáis, pero hoy es un día malo y no he podido centrarme completamente en esto. Me preocupa mucho el Covid-19. Hoy es el día en que termina oficialmente la cobertura y normas que hemos tenido oficialmente (bueno ayer). Veo, sin embargo, que no va a servir de nada. En general somos unos inconscientes. El comportamiento, sobre todo de la juventud, es inadecuado y podría calificarlo de incívico e indeseable. Iremos a una involución segura y el resultado puede ser muy negativo. Disculpadme por haber hecho aquí este comentario.Ojalá me equivoque. Seguid por esos benditos caminos, montañas y aire puro. Eso es como una vacuna natural para el cuerpo. Aún así, cuidaos mucho, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia.

      No hay nada que disculpar. Tu razonamiento es sincero y yo temo también que todo se desmadre y volvamos para atrás.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Toni,

    Es ver un posible camino ancestral y no te puedes estar de ir a investigarlo... lo bueno es que gracias a esto nos descubres bonitos rincones de la Serranía.

    Siempre que paso por esta zona cuando voy de Montanejos a Arrancacepas me quedo maravillado con las formaciones rocosas que se ven, y gracias a esta entrada tuya no descarto darme una vuelta en un futuro, ya que la zona es preciosa, y las vistas del Cabriel desde lo alto espectaculares.

    Seguro que esas birras en Cañete y Carboneras entraron genial después de un rutón como este.

    Salud y nuevas sendas por descubrir!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      O sea que viene por esta carretera cuando vienes. Vaya viajecito en coche por el corazón de la Ibérica.
      Si tienes opción de parar y aprovechar una o dos horas veras cosas muy chulas.

      Salud y viajes ibéricos.

      Eliminar
  4. Hola Toni, magnífico reportaje. Es el "Collado de Las Hongueras", no de las junqueras. Me estraña mucho que no hayas comentado nada de "La Cueva La Orbiga", pasaste casi por la puerta de la cueva, es impresionante y grande. El arroyo de la cascada, es el de El Prado de La Madera. La fuente está enfrente de la casa por el camino, a unos 300 m. en el centro del prado, arriba del todo está " La Fuente del Pino" , en el cruce de caminos, el que va para "Los Cortijos" y "Torrefurte" y el que va para "La Nogueruela" y "El Masagar". Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio.

      Tanto en el mapa actual como en el antiguo viene como Collado de las Junqueras pero tienes razón, pues he mirado las planimetrías de 1910 y viene como Collado de las Hongueras (luego lo cambio en el blog mencionándote)

      Con lo que me has dejado intrigado es con la Cueva de la Orbiga. Yo no vi nada que se le pareciere. Esta en ese lado del valle del Cabriel que iba recorriendo o ya más cerca de las Casas del Río?

      En todo caso, gracias por las correciones.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Yo me decía: esto me suena haberlo visto.... claro, ayer ya lo vi, pero como estoy en EXCURSIONES POR CUENCA y MAGIA SERRANA pues me he hecho la excursión 2 veces y la he disfrutado además mejor. Me gustan mucho las montañas, en las que yo, intento ver en sus formas, distintas figuras de mil maneras moldeadas (por imaginación que no quede) Luego el verde intenso de sus pequeños pradillos y las casitas que parecen de juguete o de un Belén, a mi me gusta contemplarlo. He echado de menos ver más agua.... jajaja, ya me voy a hacer puñetas, ya. Que todo sensacional de verdad. Precioso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Mister T, digo Toni.

    Me encanta el gusto con el que está reformada esa aldea de la Nogueruela y sobre todo su ubicación, está en un sitio precioso.
    La ruta muy completa, con esa exigente subida inicial, y también con ese tramo más aventurero en busca del antiguo camino de herradura y la covacha. Pero lo mejor las vistas, tanto a los diferentes valles (muy chulo el pequeño circo de la cascada), como a esos horizontes de la Serranía, entre los que destacan sin duda esa bonita perspectiva de esos dos gigantes serranos.

    Las aligas... considéralo como una sesión de acupuntura natural aleatoria jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Toni.

    Que salvajes y solitarios estos maravillosos parajes del Cabriel. Sin duda que tuviste que gozar en una rutaza como ésta.
    Me ha impresionado esa tremenda pared brillante de Peña Lisa y la novedosa perspectiva del Morrón y la Umbría del Oso. Muy bonita y representativa esa foto con La Nogueruela, los valles fluviales y las altas cumbres.
    Ya resulta excepcional y prometedor encontrarse una aldea en buen estado de conservación cuando la norma es encontrar ruinas y abandono.
    Según iba viendo las fotos me imaginaba una posible ruta desde Zafrilla a La Nogueruela, pero inspeccionando al detalle en el Iberpix veo que resultaría un palizón, je,je.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      La gocé y mucho, y si hubiera ido esta primavera, ese Collado de las Hongueras y la aldea habrían estado mucho más verdes, y las cascadas con más agua posiblemente. Esta ruta te pilla lejos pero para Abril/Mayo de una primavera lluviosa es cojonuda y te iba a encantar.

      Jjajajaja solo a ti se te podía pasar por la cabeza unir Zafrilla con la Nogueruela. Aparte que haría falta dos coches, pero la verdad que es un rutón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Toni.

    Se ve que es una zona a la que van cuatro gatos, no me extraña que las aliagas estén cerrando los senderos, caminos y que el pobre pastor el dieras un susto de muerte.

    Como siempre una buena labor de investigación, que nos deja con la duda de adonde iba ese camino de herradura, quizás al río o quizás tan solo donde muere, y que en otros tiempos se utilizaran algunas de esas oquedades, para guardar el ganado, aunque lo normal es que hubiese restos. Yo estoy casi seguro que el pastor lo sabría o te podría haber dado alguna pista.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Puede ser que el camino bajará solo hasta esa explanada para aprovechar los covachos de la pared rocosa, aunque luego piensas en el esfuerzo y trabajo de hacer el camino de bajada con tanta piedra solo para aprovecar los covachos y como que me cuadra. Sigo pensando que como por allí son unos cuantos km de río y cañón que no hay manera de bajar y cruzarlo, ese camino de herradura debiera hacerlo

      Como para preguntarle al pastor que se levantó con cara de pocos amigos y por mucho que le saludara en la distancia, seguía mirándome malhumorado y los perros ladrándome, jajaja

      Un saludo

      Eliminar
  9. Hola Toni...
    Seguro que esa senda de inicio que ya andaba cerrándose por esas aliagas,que a pesar de ir de largo "notaste"...jejeje,con esta primavera tan lluviosa,habrán hecho el resto.
    Imponentes las vistas desde arriba y que pasada como serpentea el Cabriel,al que casi consigues bajar por ese "antiguo camino" o lo que queda de el.
    Si es que la Serranía te quiere y te lo demuestra,vaya T mas chula...jejeje.
    La aldea,otra chulada y al pastor,menos mal que no andaba mal del corazón ¿no?...jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Curiosamente me hubiera gustado preguntarle al pastor donde estaba exactamente la fuente de Pradomadera pero luego recapacité y pensé que no era el momento. Me puse yo mismo de ejemplo, que cuando alguien o algo me despierta bruscamente de la siesta suelo estar de mal genio momentáneo, jajajaja

      Un abrazo.

      Eliminar