EL RÍO TINTE DE CAÑETE, SU CASTILLO Y EL PARAJE DEL POSTIGO

Os voy a enseñar en esta entrada el bonito pueblo de Cañete. Cuando uno va llegando a él, lo primero que llama la atención es su ruinoso castillo en lo alto de un cerro y como el pueblo esta a lo pies del mismo, guardando todavía mucho de su muralla que acoge y salvaguarda el pueblo dentro de dichas murallas. No obstante, esta villa de origen medieval tiene mucha historia a sus espaldas. El castillo fue un bastión islámico, y luego tuvo una fecunda historia medieval, siendo hoy en día célebre la Fiesta de la Alvarada medieval en honor de D. Alvaro de Luna, Condestable de Castilla (siglo XV) y nacido en esta villa.

Cañete está ubicado en un lado de la amplia vega del río Mayor, afluente del Cabriel, y lo que os quiero enseñar principalmente es un corto pero caudaloso afluente de este río Mayor, que atraviesa por un lateral el pueblo. Hablamos del Río de la Virgen o Río Tinte. Veremos desde su nacimiento en el paraje de las Fuentes su paso por el pueblo creando dos espectaculares saltos de agua, y también recorreremos la belleza de ese paraje, conocido como el Postigo. Aprovechó el paso de la borrasca Efraín para enseñároslo también con mucha agua, y bajaremos acompañando a este río Tinte hasta casi su confluencia con el río Mayor 



Primeramente vamos con el río Tinte o río de la Virgen. Para ello, dejamos el coche en en propio pueblo, pero iremos por la carretera a la salida dirección Cuenca para buscar el acceso al Paraje del Postigo. Bajaremos al río de la Virgen y de ahí iremos río arriba, primero para ver y admirar el rugiente espectáculo de la cascada del Pozo de la Horca (ver foto de arriba). Luego saldremos de allí para seguir remontando este rio, pasar la otra cascada puesta encima de un reformado molino y de allí haremos la ruta para llegar andando hasta el paraje de las Fuentes, donde nace este no muy conocido
Después volveremos al pueblo y de ahí volveremos a bajar al cauce del río Tinte para hacer el bonito y acondicionado paseo fluvial que han hecho acompañando al río es su búsqueda del río Mayor. Por último, os enseñare fotos del castillo de Cañete.


Hace un par de meses bajé al río Tinte, viendo el puente que salva la carretera a la entrada del pueblo.

  Podemos comprobar que, aún siendo época de sequía, el río Tinte es de por sí algo caudaloso.

            En ocasiones más veraniegas, el paraje del Postigo está tambien muy sugerente.


          Un par de días después del paso de la borrasca Efraín vuelvo a bajar al río Tinte.

Podemos comprobar como las casas del pueblo están encima del barreras traverníticas que ha creado la pequeña hoz de este río.

                                                                     Aquí se aprecia mejor.


                                             El río va tumultuoso por completo.


                                                 Estamos en el paraje del Postigo


                                          Fíjense que el agua entra en el camino

                                         Hay sitios nada aconsejables para cruzar el río.


           Voy ahora por el margen izquierdo, y un rugido enorme ya se aprecia a lo lejos.


    Pero antes, también apreciamos como este lateral del pueblo se asoma a la hoz del Postigo.

                                           El rugido nos avisa de lo que tenemos delante.

La Cascada del Pozo de la Horca, donde el topónimo nos remite a tiempos medievales de justicia y castigo.

          Hay que hacer la foto y recular, pues a los pocos segundos todo se empaña de agua.


                                                              La cascada en otra época.

                                             En verano se hace un poceja para poder meterse.


                                                                       En otra ocasión.

Volvemos para atras, y vamos otra vez a la carretera de entrada al pueblo, para coger el tramo del río Tinte hacia su desembocadura con el Mayor.

                                       Vemos que el paseo sigue acompañando al río.

El sol de invierno entrando entre los árboles y el río tan tumultuoso me hicieron el paseo muy  gratificante.


       Este paseo fluvial en primavera/verano/otoño debe estar mucho más espectacular.

                            Comienzo a ver barro dentro del paseo y el agua muy cerca.

  El río ha llevado hacia abajo todo tipo de ramas y plásticos. Es su manera de ir limpiandose.

                                                          El último tramo está inundado.

     Cruzo el puente, viendo que el agua ha tenido que rebosar por encima estos días atrás.

Al no ver aquello muy bien señalizado, desisto de encontrar dónde echa sus aguas al río Mayor, y me vuelvo, viendo como el día se va abriendo por momentos.


Desde este punto alejado del pueblo, puedo sacar esta curiosa perspectiva del castillo de Cañete.

       Ahora vuelvo al pueblo, y me subo a ver la cascada del Pozo de la Horca desde arriba, aunque no es la ocasión de cuando la B. Efraín.

Estamos en una de las puertas de entrada a Cañete, y donde podemos observar como su muralla baja de la montaña para proteger al pueblo.

          Un poco más adelante, tenemos otro molino, reconvertido hoy en día en una casa.

El viejo molino aprovechaba otro hermoso salto de agua, al que cuesta sacarle partido fotográfico, debido a la ingente vegetación invernal.

Ahora en la ocasión de dos meses antes de la borrasca Efraín, vamos a ir a buscar el nacimiento del río de Virgen.

             Aún sin saber dónde es, intuyo que en aquel barranco del fondo puede estar.

                                 Desde este lado vemos la parte trasera del castillo.

                                 Cómo se mimetizan la viejas murallas con la roca.


                                   Me voy acercando a la entrada de ese ancho barranco.

Y no tardo en encontrarme un primer manantial, pero esta es poca agua. Deber haber más.

Aparentemente, el barranco no tiene mucho interes, más alla de los frutales y esta campa verde en su interior.

                                Pero el rugido del agua rápidamente me llama a este lugar.

Menuda cantidad de agua para estar en plena sequía, allá a mediados de noviembre del 22. Me hubiera gustado verlo con el Efraín.

                       Remontó un poco para ver la caseta de captación para el pueblo.

     Y como detrás de esa caseta no sale ni gota de agua. Estamos en el paraje de Las Fuentes, el nacimiento del río Tinte.



Desde aquí tenemos una buena vista de la mayor altura del término de Cañete, Cabeza de Don Pedro (1486 m.)

Vamos ahora a subir al castillo de Cañete, en una ocasión con unos familiares hace unos años, siendo un complemento ideal hacer esta ruta del río Tinte con la visita al castillo y luego comer en alguno de los varios restaurantes que hay en Cañete.


                              Entramos en el pueblo y cuando se acaban las casas....


                                             Comienza la subida por esa ladera pared.


                               Por donde el camino va aprovechando repisa y va subiendo.

                              Aquí vemos cómo es el ancho de ese camino de subida.



                                                          Con escaleras en su parte final.

                                     Ya estamos arriba, a punto de entrar al castillo.

Desde aquí se nos muestra una vista del final de la cresta en esa dirección con la hoz del río Tinte y el Postigo ahí debajo.

Al otro lado despunta ese figura que no distingo si es un cristo o, quizás, una virgen que le otorga el nombre al río.


                   Pero veamos el castillo con este principio que vendría a ser el patio.

                                       Entramos en el castillo propiamente dicho.

    Se ven las diferentes dependencias, todas siguiendo la forma alargada de la cresta rocosa.

   Lo que me gusta mucho es ver como las murallas caen en picado al pueblo para protegerlo.



Mi cuñado y yo exploramos todos los recovecos del castillo que es más grande de lo que parece al ver el poco ancho de la cresta rocosa.

                                       La fecunda historia que guarda este castillo roquedo.

Vista del pueblo con la vega del río Mayor al fondo, y de la derecha, por el rastro de chopos, le entra el río Tinte al río Mayor.


                                                 Hay muchas dependencias subterráneas.

En todo caso, es una lástima, al igual que en multitud de sitios, las condiciones del castillo, que de seguir así, será un enorme montón de piedras sin sentido alguno.

El final del castillo por el otro lado muestra que delgado es ya el ancho de la cresta. Al fondo a la izquierda podemos ver el paraje de Las Fuentes, donde nace el río Tinte.


Hasta aquí llega esta entrada para mostraros otro de esos pueblos de la Serranía de Cuenca, que, sin apenas salir del pueblo, dara para una buena visita que a bien seguro no os defraudará, y que se pueden conjuntar con alguna ruta y visita a los bellos parajes que guarda su término municipal.

                                                            Hasta la próxima!

Comentarios

  1. Una gozada sus recorridos, Cañete un lugar para detenerse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Si, esa carretera nacional que une Cuenca con Teruel tiene bastante tráfico y muchas veces se desconoce estos lugares tan accesibles y bonitos para hacer una parada en Cañete.

      Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, Toni. Interesantes rincones conquenses los que discurren por las orillas de ese río. Me gusta un montón el enclave, y me ha gustado tu punto de vista.
    Un saludo, ya sabes que nos vemos por el blog de Dani.
    Buen 2023 para ti y para toda tu familia, chaval.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran.

      Encantado de tenerte por aquí y encantado que te hayan gustado estos paisajes, que como digo, muchas veces están ocultos, y con solo hacer una parada a tomar una cerveza en media hora puedes haber visto un paraje tan chulo como los que hay en este pueblo.

      Ya sabes que te leo en el blog del betxinenc ;-)

      Buen 2023 para vosotros. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni,

    La de veces que habré pasado por Cañete con el coche para ir o volver a Arrancacepas desde Montanejos, y desconocía los preciosos rincones que esconde y su historia.

    Ese paseo por el río y esa preciosa cascada me han cautivado, pero ha sido el castillo lo que he ha dejado boquiabierto, es impresionante el lugar donde está construido, aprovechando toda la cresta, es una lástima que no se invierta en antener en buen estado el patrimonio, quee además, si se promociona correctamente puede atraer mucho turismo que deje buenos euros en las arcas de los negocios del pueblo.

    Yo ya tengo un buen lugar donde hacer una parada la próxima vez que haga el trayecto Montanejos-Arrancacepas.

    Salud y preciosos castillos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      A lo mejor subir al Castillo te lleva mas tiempo, pero recorrer el postigo, con el tramo de las cascadas hasta el puentecillo que enseño te lleva como mucho 25 minutos. Si no encuentras el punto de acceso (pq no está señalizado), preguntas a cualquiera en el pueblo y te lo dicen.

      Saludo y pueblos ocultos.

      Eliminar
  4. Hola Toni, aquí el Betxinenc jeje.

    Pues oye, menudos reclamos que tiene Cañete, con ese paseo fluvial con sus cascadas y ese castillo, que como dice David es una pena que no se encuentre mejor conservado, pues su ubicación es espectacular. Aún así merece la pena subir y explorar todos sus recovecos, además de suponer, dicha subida, una aventurilla para los más peques.

    ¿Ha nevado por la Serranía estos días?, lo digo por si a ver si tras dos entradas fluviales vemos una nival jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues si, otro ejemplo más de lo poco en valor que hay puestas muchas cosas por estas tierras.

      Del invierno, uffs. Ha nevado muy poco, y sobre todo a más altitud, aunque es el problema es el de siempre, que justo después de esas nieves, está haciendo mucho frio, con mínimas en el monte de -12 y cogerte las carreteras para llegar a ver la nieve con el miedo que le tengo al hielo en la carretera me tira para atrás.
      Será la precaución, será la edad, será lo que sea, pero ya no me aventuro como antes para ver nieve o explorar lugares cuando las condiciones son adversas. Por lo que me da a mí que la nieve va a brillar por su ausencia en MS este invierno.

      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares